Mises Wire

Home | Wire | La fuerza militar de China se ha exagerado enormemente

La fuerza militar de China se ha exagerado enormemente

  • china

09/01/2021

Unrivaled: Why America Will Remain the World's Sole
por Michael Beckley
Cornell University Press
, 2018
xi + 231 páginas

A estas alturas, casi todo el mundo está familiarizado con una determinada narrativa sobre China. A saber, la narrativa sobre cómo China pronto será el país económicamente más poderoso del mundo, y cómo su poder militar pronto eclipsará al de Estados Unidos.

Muchos creen que esto ya ha ocurrido. Según una encuesta de Gallup de marzo, por ejemplo, la mitad de los americanos encuestados creen que China es la «principal potencia económica del mundo», y más del 60% cree que China es una «amenaza crítica».

Pero, ¿está China realmente preparada para rivalizar con Estados Unidos como gran potencia mundial?

En su libro, Unrivaled: Why America Will Remain the World's Sole Superpower, Michael Beckley no cree que China esté en condiciones de hacerlo.

Beckley, miembro del Programa de Seguridad Internacional de la Escuela Kennedy de Harvard, profundiza en los datos económicos, demográficos y militares disponibles sobre China para determinar si el régimen chino puede realmente esperar convertirse en una potencia mundial de la misma categoría que Estados Unidos.

¿Su respuesta? Tal escenario es extremadamente improbable. En lugar de ir en dirección a rivalizar con Estados Unidos, China es un país que envejece rápidamente, es ineficiente, está plagado de conflictos y es relativamente pobre, y simplemente no está en camino de desafiar seriamente la hegemonía de Estados Unidos.

Pero, ¿por qué hay tantos convencidos de que China es inmensamente poderosa?

El tamaño no equivale al poder

Gran parte de esto, muestra Beckley, se debe a los malentendidos sobre cómo medir el poder militar. A menudo se asume, por ejemplo, que el producto interior bruto (PIB) es el factor clave para determinar el poder geopolítico global. China, por supuesto, tiene un enorme PIB comparable al de Estados Unidos. Pero como observa Beckley, un gran PIB no es necesariamente una gran ventaja cuando un país tiene más de mil millones de habitantes. En la práctica, un gran PIB no significa que un régimen disponga de inmensas cantidades de recursos para hacer la guerra. Más bien, una gran parte del PIB de un país muy poblado debe destinarse a proporcionar alimentos, vivienda y necesidades básicas a su enorme población. Lo que es al menos igual de importante, señala Beckley, es el PIB per cápita, que es un mejor indicador de los recursos netos.

Podemos comprobarlo comparando a EEUU y China en la actualidad. EEUU y China tienen medidas globales de PIB similares, dependiendo de la estadística que se utilice. Pero EEUU consigue su enorme PIB con una población que es un tercio de la de China. Esto significa que sólo una pequeña parte del PIB americano se destina a necesidades básicas como la alimentación y la vivienda. En otras palabras, Estados Unidos tiene una economía del tamaño de la de China, pero esa enorme economía es producida por un número mucho menor de personas que viven mucho más allá de la subsistencia que el chino medio. Esto significa que EEUU podría, si fuera necesario, dedicar mucho más de su riqueza y recursos a hacer la guerra antes de que la población en general tuviera que soportar descensos significativos en el nivel de vida. Un país que vive más cerca de los niveles de subsistencia—como China—no puede permitirse ese lujo.

En muchos sentidos, es mejor ser rico que grande. Por ejemplo, la economía de Gran Bretaña era mucho más pequeña que la de China durante el siglo XIX y, sin embargo, Gran Bretaña derrotó repetidamente a China en las Guerras del Opio. Del mismo modo, Japón humilló repetidamente a China desde finales del siglo XIX hasta mediados del siglo XX. Esto fue posible porque tanto Japón como Gran Bretaña eran mucho más eficientes, productivos y ricos en términos per cápita. El tamaño global de la economía china durante estos periodos no fue un factor decisivo.

Estados Unidos, por supuesto, es a la vez rico y grande.

Una economía de segunda categoría

Pero, ¿quizás China se encamina rápidamente hacia el dominio económico y pronto será casi tan rica como Estados Unidos?

«No es así», dice Beckley, que señala numerosas tendencias en el crecimiento económico y la demografía de Estados Unidos y China.

Incluso suponiendo que las cifras oficiales de China sean exactas—una suposición cuestionable, señala Beckley—el crecimiento de China se está ralentizando y la deuda está aumentando. La deuda ha aumentado «del 100% del PIB en la década de 1990 a más del 255% en 2017». Esto hace que China sea ahora comparable a Estados Unidos en carga de deuda, pero la deuda de China está creciendo mucho más rápido que la de Estados Unidos, y el crecimiento de la deuda de China es el más grande jamás registrado por un país en desarrollo.

Además, gran parte del PIB de China es un artefacto de los enormes programas de infraestructura financiados por el gobierno, que son inmensamente derrochadores: «Los megaproyectos de infraestructuras de China parecen impresionantes, pero aproximadamente el 60% de ellos cuestan más de lo que generarán en rendimiento económico».

Pero incluso cuando el crecimiento existe, es poco probable que sea suficiente para superar el dominio económico de Estados Unidos. Después de todo, Estados Unidos ya es rico y rebosa de capital productivo. China, en cambio, es un país en desarrollo, y aunque ahora mismo goce de tasas de crecimiento más altas que las de Estados Unidos, estas tasas de crecimiento deberán persistir durante muchos años antes de que el stock de capital de China empiece a parecerse al de Estados Unidos. Tampoco existe una ley de hierro que establezca que los países en desarrollo crezcan más rápido que los países ricos. En los últimos doscientos años, los países ricos han crecido generalmente más rápido que los países pobres.

Así que, aunque China pueda estar creciendo, todavía está muy atrasada en cuanto al capital productivo al que los chinos pueden acceder ahora mismo. Como ejemplo de la falta de capital productivo de China, podríamos señalar que «China dedica el 30% de su mano de obra a la agricultura». En Estados Unidos, el uno por ciento de la mano de obra es necesaria para la producción de alimentos, en parte gracias a un capital extremadamente productivo. Pero en China, el 40 por ciento de los agricultores siguen utilizando la fuerza animal o el músculo humano para arar sus campos.

A China le queda un largo camino por recorrer.

El crecimiento y el desarrollo económico también se ven obstaculizados por el hecho de que la economía china no es una economía libre. Las empresas estatales siguen dominando la economía, y Beckley escribe

El capitalismo de amiguetes—ya sea medido por índices de corrupción, análisis de redes sociales o informes de investigación—es varias veces mayor en China que en Estados Unidos.... Las principales empresas estatales reciben el 75 por ciento de los préstamos bancarios del país y el 95 por ciento del gasto de estímulo del gobierno.

Además, el desarrollo de los recursos—un factor importante para el desarrollo económico de China—está paralizado por la propiedad gubernamental de los derechos minerales. Esto contrasta fuertemente con el sistema americano, mucho más emprendedor e innovador, de bienes inmuebles y recursos de petróleo y gas de propiedad privada. La expropiación gubernamental de la propiedad privada está mucho más extendida en China, y el espíritu empresarial chino no es comparable al de Estados Unidos.

Estados Unidos, a pesar de todos sus movimientos hacia una mayor limitación y control de los mercados en su país en las últimas décadas, sigue siendo mucho más avanzado que China en términos de protección de los derechos de propiedad y, por tanto, de fomento del progreso económico. Esa es una de las principales razones por las que Estados Unidos es más próspero.

Problemas demográficos

China también se enfrenta a una serie de problemas demográficos. «China está envejeciendo más rápidamente que cualquier otra sociedad en la historia», señala Beckley. China se está convirtiendo rápidamente en un país de ancianos y discapacitados. China también es menos saludable: «Las tasas de diabetes y prediabetes de China también han superado recientemente a las de Estados Unidos, principalmente debido a la mala alimentación».

Otros problemas de salud persisten porque el agua y el aire están muy contaminados en China, y «el 90% de las aguas subterráneas de China están contaminadas en algún grado.... La contaminación del aire es siete veces peor en China que en Estados Unidos.... Respirar el aire de Pekín equivale a fumar cuarenta cigarrillos al día».

Estados Unidos es mucho más joven, más fértil y más saludable que la población china. Sus trabajadores están mejor formados. Tal vez no deba sorprender entonces que «los trabajadores americanos sean los más productivos del mundo y generen aproximadamente siete veces la producción de los trabajadores chinos en promedio».

La fuerza militar de China

Pero, ¿acaso a pesar de todo esto China sigue siendo más poderosa militarmente que Estados Unidos?

Muy pocos indicadores clave apuntan a esa realidad. Según Beckley, «Estados Unidos tiene entre cinco y diez veces más activos militares netos que China». Las tropas americanas están mejor equipadas y mejor armadas que las chinas. Beckley describe cómo los submarinos nucleares americanos superan con creces a los chinos. No hay comparación en términos de tecnología militar. El número de aviones y buques navales avanzados de los que dispone Estados Unidos—y que pueden repostar y reabastecerse con facilidad y frecuencia—es mucho mayor.

Mientras tanto, China se enfrenta a muchas más limitaciones geopolíticas en su propio patio trasero que en el caso de Estados Unidos. China está en parte acorralada por vecinos ricos y bien armados como Taiwán y Japón. Los intentos de China de anexionarse el Mar de la China Meridional se han ganado la ira de Filipinas, Vietnam y Malasia. Además, la mayoría de los vecinos de China tienen la capacidad de infligir un daño real a las tropas y otros recursos militares de China.

En comparación con EEUU, China debe gastar mucho más de su ejército en el trato con los vecinos: «China debe asegurar sus fronteras terrestres, que se extienden catorce mil millas e incluyen límites con quince países.... China comparte una frontera de catorce millas, amargamente disputada, con India». La frontera con Vietnam «sigue siendo tensa». En 2014 y 2015, las fuerzas chinas y vietnamitas intercambiaron disparos. China limita con Corea del Norte, lo que no es precisamente una fuente de serenidad para el Estado chino.

Estados Unidos, por su parte, limita con dos naciones amigas y, por lo demás, está rodeado de enormes océanos.

China no está en condiciones de proyectar su poder fuera de su propia región y, por tanto, concluye Beckley, «no puede mantener el control marítimo o aéreo en sus mares cercanos; hacerlo en el Océano Pacífico o cerca de la costa americana está fuera de lugar».

¿Qué hacer?

Como antialarmista respecto a China, quizá no sorprenda que Beckley ofrezca una serie de recomendaciones sensatas para una política exterior contenida. Sugiere que Estados Unidos se mueva para permitir un papel importante de los chinos en una Corea reunificada, con la posibilidad de retirar completamente las tropas americanas. Beckley recomienda una postura más defensiva para EEUU, en lugar de una que intente repetidamente proyectar el poder americano en áreas de interés crítico para China o para otras grandes potencias como Rusia. El propósito sería «aumentar los costes de la agresión militar para China y Rusia, pero sin arrinconarlas».

Para Beckley, la moderación es prudente, y «el principal peligro estaría en hacer demasiado en lugar de hacer demasiado poco». Y quizá la clave para adoptar esta postura sea superar la idea de que Estados Unidos está en medio de otra Guerra Fría. «Estados Unidos es excepcionalmente seguro», afirma Beckley, y por ello puede adoptar una postura de «esperar y ver» a la hora de responder a los movimientos de China. No hay necesidad de actuar como si se tratara de los años 60, cuando los Guerreros del Frío de antaño exigían una respuesta rápida y a gran escala a cada acto de los soviéticos durante la Guerra Fría.

Sin duda, Unrivaled no está exento de defectos. Escrito durante la administración Trump, gran parte del capítulo final ya se siente anticuado con Beckley reflexionando sobre los efectos del proteccionismo de Trump y las acciones unilaterales en la esfera internacional. Y cuando se trata de política interna, las recomendaciones de Beckley se leen como una lista de políticas de centro-izquierda, incluyendo mayores tasas de gasto social y esfuerzos para aumentar la participación de los votantes. Además, el contexto ideológico general del libro es dudoso, ya que se da por sentado que la hegemonía y el dominio mundial de Estados Unidos son una bendición evidente para la humanidad.

Sin embargo, como recurso para contrarrestar el militarismo antichino, Unrivaled es un recurso inestimable repleto de una miríada de estadísticas, hechos y explicaciones útiles sobre las tendencias demográficas, económicas y militares. Beckley incluso aborda las realidades militares de casos específicos como una posible invasión futura de Taiwán, o el intento de China de apoderarse del Mar de China Meridional. Pero en todos los casos, los sueños de hegemonía regional o mundial del régimen chino siguen resquebrajándose sobre las rocas de los considerables problemas económicos y demográficos de China. Se trata de problemas que deben ser reconocidos por cualquier político o experto que pretenda utilizar a China como excusa para continuar con la agresiva política exterior americana.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire