Mises Wire

Home | Wire | La Fed ayuda a facilitar desalojos de parques de remolques

La Fed ayuda a facilitar desalojos de parques de remolques

  • trailer park

Etiquetas Auges y caídas

09/13/2021

La Fed está ayudando a los inversores inmobiliarios corporativos a desalojar a los pobres de los parques de casas móviles.

La NPR destacó el creciente número de desalojos de partes de casas móviles. Según el informe, los inversores inmobiliarios siguen comprando parques de casas móviles en todo Estados Unidos. Luego suben los alquileres y las tasas de los lotes, y desalojan a los residentes que no pueden pagar.

Como explica el informe, el gobierno hace posible este esquema con una fácil financiación a través de agencias como Fannie Mae y Freddie Mac. Así es como funciona en pocas palabras.

Una empresa sube las tarifas y las tasas de un parque. Eso hace que el parque sea más valioso. Así que ahora pueden pedir más dinero prestado contra él, algo así como cuando se refinancia la casa y se obtiene dinero en efectivo de la operación. Sacan, digamos, 3 millones de dólares, y los utilizan para comprar otro parque de casas móviles. Y luego lo hacen una y otra vez. Es una cascada de dinero prestado. Y a menudo, estos préstamos están respaldados por el gobierno de Estados Unidos. Proporcionan una deuda de muy bajo costo para que estos inversionistas obtengan suficiente dinero en efectivo para ir a comprar más parques. Los préstamos tienen tipos de interés súper baratos porque están garantizados por Fannie Mae y Freddie Mac, las entidades respaldadas por el gobierno que son el corazón del mercado hipotecario americano».

NPR acierta en parte con la historia. De hecho, es bastante impresionante que no se limiten a culpar a los «codiciosos capitalistas».

Sin embargo, la historia pasa completamente por alto al principal actor en este juego: la Reserva Federal.

NPR afirma que los tipos de interés son bajos porque el gobierno respalda los préstamos. Eso es ciertamente parte de la ecuación. Pero es el banco central el que empuja los tipos de interés a niveles artificialmente bajos. Y la Reserva Federal también hace posible que estas agencias casi gubernamentales sigan comprando préstamos a través de su programa de flexibilización cuantitativa.

Fannie Mae y Freddie Mac no conceden los préstamos. Lo hacen los bancos privados. Los bancos venden las hipotecas en el mercado secundario. Ahí es donde intervienen Freddie y Fannie. Estas empresas respaldadas por el gobierno compran hipotecas y las empaquetan en «valores respaldados por hipotecas» (MBS por sus siglas en inglés). Como explica Investopedia, un MBS «representa un interés en el conjunto de hipotecas. Al igual que los bonos, un MBS realiza pagos de cupones a los inversores».

Al vender hipotecas en el mercado secundario, los bancos también se desprenden del riesgo inherente al préstamo de dinero. Cuando Fannie y Freddie compran una hipoteca, también compran el riesgo de impago. La titulización del riesgo y la venta de valores respaldados por hipotecas diluyen aún más el riesgo. Con múltiples hipotecas agrupadas en un solo valor, uno o dos impagos no tendrán mucho impacto en el MBS. Pero como vimos en 2007, cuando todo el mercado de la vivienda se hunde, las cosas se multiplican rápidamente.

Entra la Fed. Compra estos valores respaldados por hipotecas a Freddie, Fannie y también a Ginnie Mae. Esto proporciona a estas operaciones una infusión de efectivo que les permite comprar aún más hipotecas, lo que significa que los bancos pueden vender más hipotecas a Freddie y Fannie, y luego dar la vuelta y prestar más dinero.

La intervención de la Reserva Federal en los mercados hipotecarios, junto con sus recortes de los tipos de interés, mantiene los tipos hipotecarios muy por debajo de sus niveles naturales. En efecto, alimenta el mercado hipotecario. Esta es una de las principales razones por las que hemos visto el auge de las ventas de casas y el aumento de los precios de la vivienda a medida que la economía de EEUU sale de la pandemia.

Mientras los gobiernos cerraban la economía en respuesta a la COVID-19, la Reserva Federal lanzó lo que hemos llamado «EC infinita». Esa política monetaria en modo de crisis sigue vigente hasta el día de hoy. Como parte de su extraordinaria política monetaria, la Reserva Federal compra cada mes una media de 120.000 millones de dólares en bonos del Tesoro y valores respaldados por hipotecas. De esa cantidad, los bancos centrales gastan unos 40.000 millones de dólares al mes en comprar MBS.

Debo señalar que la Fed crea dinero de la nada para comprar estos valores. Toda esta operación sería imposible si no fuera por la capacidad del banco central de monetizar la deuda: «imprimir» dinero para comprar deuda. En efecto, Freddie y Fannie pueden comprar todas las hipotecas que quieran sabiendo que la Reserva Federalles quitará algunas de ellas de las manos y les infundirá más dinero. El proceso borra cualquier apariencia de restricción en el mercado hipotecario.

NPR tropezó con la verdad cuando identificó el papel de Freddie Mac y Fannie Mae en la facilitación de esta toma de posesión de parques de casas móviles. Pero no fueron lo suficientemente lejos. No vieron al mago detrás de la cortina que mantiene todo el esquema a flote —la Fed.

Esta es otra forma en la que la Fed distorsiona la economía, impulsa la mala asignación de recursos, transfiere la riqueza de los pobres a los ricos y, en general, causa estragos.

Publicado originalmente en SchiffGold.

Author:

Contact Mike Maharrey

Michael Maharrey is the Communications Director for the Tenth Amendment Center. He also runs GodArchy.org and hosts the GodArchy podcast, both of which explore the intersection of Christianity and the state.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire