Mises Wire

Home | Wire | La «escasez» no provoca inflación. La creación de dinero sí.

La «escasez» no provoca inflación. La creación de dinero sí.

  • emp

Etiquetas Dinero y bancos

10/07/2021

Para los banqueros centrales y los principales analistas, el reciente estallido de la inflación es sólo un fenómeno transitorio que no tiene nada o muy poco que ver con los masivos estímulos monetarios y fiscales desencadenados durante la pandemia. Aunque la Reserva Federal ha admitido recientemente que las presiones sobre los precios están persistiendo más de lo previsto, el repunte de la inflación se debe supuestamente a los cuellos de botella de la oferta provocados por la pandemia. Este diagnóstico superficial sirve de conveniente excusa a los políticos para mantener en vigor los perjudiciales estímulos al crecimiento y las draconianas medidas de salud pública.

La inflación no se debe a la escasez de oferta

Los economistas convencionales definen la inflación como un aumento de los precios al consumo que se produce cuando el crecimiento de la oferta monetaria supera el crecimiento económico.1 En otras palabras, demasiado dinero persigue muy pocos bienes. Si el reciente aumento de la inflación se debiera a una escasez de bienes y no a un aumento de la oferta monetaria, la producción agregada se reduciría. Pero no es el caso, porque la Organización para la Cooperación y el Desarrollo que la producción económica mundial crezca un 5,7% en 2021, tras haber caído un 3,4% en 2020. Se espera que este año se recupere la producción perdida durante la pandemia, tanto en las economías avanzadas como en las emergentes, incluso en Estados Unidos (gráfico 1). De hecho, la inflación se ha acelerado este año al mismo tiempo que la producción industrial se recuperaba a niveles prepandémicos tanto en EEUU como en la UE (gráfico 2). La supuesta escasez de oferta a nivel agregado parece ser un mito.

Gráfico 1: Crecimiento del PIB real

 

Real GDP growth
Fuente: Perspectivas de la economía mundial del FMI.

Gráfico 2: Inflación y producción industrial

Inflation and Industrial Production
Fuente: FRED y Eurostat.

La invocada escasez de oferta se basa principalmente en pruebas anecdóticas sobre la demanda insatisfecha y el aumento de los precios en sectores económicos concretos, como los semiconductores, los automóviles, los muebles y la energía. Pero quienes afirman que la oferta es insuficiente no se molestan en analizar si el estrangulamiento de las cadenas de suministro se debe a la escasez crónica de producción o al exceso de demanda. Además, incluso si la oferta fuera insuficiente para ciertos bienes debido a los cierres de producción, los cambios en los horarios de los consumidores o las políticas de ecologización del medio ambiente, no se produciría un aumento del nivel de precios agregado si la oferta monetaria y la demanda agregada permanecieran en general sin cambios. La contracción de algunas cadenas de suministro individuales se compensaría con una menor demanda de otros bienes y servicios, y sólo cambiarían los precios relativos en la economía.

Veamos con más detalle casos concretos de cuellos de botella en el suministro ampliamente percibidos. La escasez de contenedores de transporte marítimo y los problemas logísticos en varios puertos de EEUU y países asiáticos parecen ser fundamentales para muchos otros cuellos de botella de la cadena de suministro. En efecto, los costes de envío se han disparado, pero los volúmenes enviados también han aumentado (gráfico 3).2 Esto no indica una falta de oferta, sino más bien una demanda boyante de transporte internacional. Los expertos de los principales grupos navieros informan de que los principales puertos de EEUU, los grupos de contenedores y las empresas de logística apenas pueden hacer frente al aumento del comercio internacional. Esto no es sorprendente, dado que tanto las importaciones de EEUU como su déficit comercial aumentaron más de un 20% interanual en los primeros siete meses de 2021, ya que los consumidores se apresuraron a gastar sus cheques de estímulo. Los expertos de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo afirman que la demanda mundial de bienes de consumo manufacturados aumentó a lo largo de la pandemia, impulsando la demanda de envío de contenedores y elevando los costes de transporte. El aumento de la demanda mundial no sólo ha reordenado los flujos comerciales internacionales en beneficio de China y otras economías asiáticas, sino que también ha impulsado los volúmenes del comercio internacional a nuevos máximos (gráfico 4).

Gráfico 3: Volumen mundial de envíos de TEU e índice de precios

Global TEU Shipping Volume
Fuente: Estadísticas de comercio de contenedores.

Gráfico 4: Volumen global de comercio

Global Volume of Trade
Fuente: Organización Mundial del Comercio.

La escasez de semiconductores, que afecta a la producción de automóviles, también se achaca a la incapacidad de los fabricantes de chips para hacer frente a una cartera de pedidos engrosada por el covid-19 y las interrupciones en los envíos. Pero el mercado mundial de semiconductores se expandió un 7% en 2020 y se prevé que crezca otro 20% este año (gráfico 5) y que casi duplique su tamaño en 2028. Así que, de nuevo, la escasez está siendo causada por una oferta relativamente rígida que no puede acomodar la boyante demanda. Esta última ha aumentado no sólo por parte del sector del automóvil, en particular porque los vehículos eléctricos utilizan más chips, sino también por parte de los fabricantes de ordenadores y otros productos electrónicos de consumo, cuyo consumo se ha disparado durante la pandemia.

Gráfico 5: Mercado mundial de semiconductores

Global Market for Semiconductors
Fuente: Statista 2021.

El reciente repunte de los precios de la energía, con el carbón y el gas europeo alcanzando máximos históricos y el crudo superando los 80 dólares por barril, también se atribuye a una oferta limitada y se percibe como una amenaza para la recuperación económica. Pero la oferta mundial no se ha reducido; al contrario, la producción mundial de energía ha seguido una tendencia al alza (gráfico 6). Tras crecer alrededor de un 2,4% anual durante los últimos tres años, la producción de energía cayó un 3,5% en 2020 debido a los bloqueos, pero se espera que repunte un 4,1% en 2021.

Gráfico 6: Producción mundial de energía

World Energy Production
Fuente: Enerdata.

El suministro mundial de energía habría sido mucho mayor y más equilibrado entre las fuentes y entre las regiones si no fuera por las políticas ecológicas y los objetivos de emisiones de carbono impuestos por los gobiernos. En Europa, las centrales de carbón se han ido eliminando gradualmente, al igual que las centrales nucleares en Alemania. Han sido sustituidas por turbinas eólicas y otras fuentes de energía renovable, cuyo rendimiento ha sido inferior al esperado debido a las condiciones meteorológicas adversas. Junto con la reducción de los suministros de gas de Rusia, esto ha creado una tormenta perfecta en el mercado energético europeo. Al mismo tiempo, los estrictos objetivos de emisiones de China y el aumento de los precios del carbón también han generado una escasez de energía, lo que ha perturbado la actividad de las fábricas.

Del mismo modo que las políticas gubernamentales ecológicas han socavado la producción de energía, los cierres patronales y los cheques de estímulo generosamente repartidos durante la pandemia han creado una escasez artificial de mano de obra que probablemente agravará las presiones inflacionistas. Debido a los cierres forzosos de empresas, la economía de EEUU perdió unos 20 millones de puestos de trabajo hasta abril del año pasado. A pesar de la recuperación económica, todavía no se han cubierto unos 5 millones de puestos de trabajo, ya que millones de americanos han cobrado por quedarse en casa o han abandonado por completo la población activa. En Europa, los sindicatos ya piden aumentos salariales, mientras las encuestas muestran que las expectativas de inflación aumentan.

El estímulo de la demanda y la creación de dinero son los verdaderos culpables

Los estímulos al crecimiento aplicados durante la pandemia han sido realmente sin precedentes en cuanto a su tamaño y alcance. El apoyo masivo del gobierno y los déficits presupuestarios monetizados por los bancos centrales se han vertido sobre las economías debilitadas por los cierres recurrentes. A pesar de la pérdida de puestos de trabajo y de ingresos en el mercado, la riqueza de los hogares de EEUU ha aumentado en la asombrosa cifra de 32 billones de dólares desde el comienzo de la pandemia, alimentando el gasto de los consumidores y la demanda agregada. Junto con un aumento de la oferta monetaria amplia en más de un tercio durante el mismo periodo (gráfico 7), esto indica que la inflación está en realidad impulsada por un exceso de dinero y no por una escasez de bienes.

Gráfico 7: Oferta monetaria

Fuente: FRED.

El rápido aumento de la inflación también eleva las expectativas de inflación.3 La inflación no sólo depende del resultado mecánico de los cambios en la oferta de dinero y bienes, sino también de la demanda de dinero. Si el público se da cuenta de que sus tenencias de dinero en efectivo están siendo devoradas por un aumento significativo de los precios, se alejará del dinero en efectivo. En este caso, la inflación se aceleraría más allá del ritmo de creación de dinero, lo que obviamente es la pesadilla de todos los banqueros centrales.

Conclusiones

El actual repunte de la inflación no se debe a una escasez de oferta ni es transitorio, como quieren hacernos creer los bancos centrales. Se debe principalmente al aumento de la demanda de los consumidores, alimentada por los excesivos estímulos al crecimiento y la creación monetaria. Los cierres impuestos por los gobiernos y las políticas de energía limpia que limitan la producción han exacerbado el aumento de los precios. Estamos asistiendo a un auge del consumo y a persistentes distorsiones en la estructura de la producción, todo ello con un sorprendente parecido al auge que precedió a la Gran Recesión.

  • 1. Esta definición es discutida por los economistas austriacos porque la inflación de los precios agrupa factores causales monetarios y no monetarios, que tienen diferentes consecuencias para la estructura de la producción, las rentas y la riqueza individual. Por lo tanto, los economistas austriacos definen la inflación como un aumento de la oferta de dinero más allá de un aumento de la especie, es decir, del dinero mercancía como el oro o la plata.
  • 2. Según el Financial Times, hoy en día cuesta más de 20.000 dólares enviar un contenedor estándar desde China a la costa este de Estados Unidos, mientras que hace dos años costaba menos de 3.000 dólares.
  • 3. En Estados Unidos, la inflación del Índice de Precios al Consumo avanzó un 5,3% en agosto, los precios de la vivienda crecieron casi un 20% interanual hasta julio, y el índice S&P 500 subió casi un 29% interanual a finales de septiembre.
Author:

Contact Mihai Macovei

Dr. Mihai Macovei (macmih_mf@yahoo.com) is an associated researcher at the Ludwig von Mises Institute Romania and works for an international organization in Brussels, Belgium.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire