Mises Wire

Home | Wire | La distópica «cuarta revolución industrial» será muy diferente de la primera

La distópica «cuarta revolución industrial» será muy diferente de la primera

  • green future

Etiquetas Gran GobiernoCapitalismoSocialismo

Si se toman las publicaciones del Foro Económico Mundial (FEM) como una indicación de cómo la «cuarta revolución industrial» cambiará la sociedad, el mundo se enfrenta a un ataque masivo contra la libertad individual y la propiedad privada. Un nuevo tipo de colectivismo está a punto de surgir. Al igual que el comunismo del pasado, el nuevo proyecto apela al público con la seguridad del avance tecnológico y la inclusión social. Además, la sostenibilidad ecológica y la promesa de la longevidad o incluso la inmortalidad se utilizan para atraer al público. En realidad, sin embargo, estas promesas son profundamente distópicas.

La cuarta revolución industrial

Según Klaus Schwab, fundador y actual presidente ejecutivo del FEM, la «Cuarta revolución industrial» (2016) representa una nueva etapa de los avances tecnológicos perturbadores que comenzaron a finales del siglo XVIII con la industria textil y el uso de la energía de vapor. La Segunda revolución industrial tuvo lugar en las décadas anteriores y posteriores a 1900. Creó una plétora de nuevos bienes de consumo y tecnologías de producción que permitieron la producción en masa. La tercera Revolución Industrial comenzó alrededor de 1950 con los avances en las tecnologías digitales. Ahora, según Klaus Schwab, la cuarta Revolución Industrial significa que el mundo se mueve hacia «una verdadera civilización global».

La cuarta Revolución industrial provee el potencial «para robotizar la humanidad, y así comprometer nuestras fuentes tradicionales de significado—trabajo, comunidad, familia, identidad». Schwab predice que la cuarta Revolución Industrial «elevará a la humanidad a una nueva conciencia colectiva y moral».

El transhumanismo es parte de la transformación que viene con la cuarta Revolución industrial, ya que la inteligencia artificial (IA) superará incluso las mejores actuaciones humanas en tareas específicas. Las nuevas tecnologías no se detendrán en formar parte del mundo físico que nos rodea, sino que se convertirán en parte de nosotros—declara Schwab.

En el prefacio del último libro de Schwab, Shaping the Future of the Fourth Industrial Revolution (2018), el director general de Microsoft, Satya Nadella, afirma que la evolución de las nuevas tecnologías «está completamente dentro de nuestro poder». Microsoft y las otras compañías de alta tecnología «apuestan por la convergencia de varios cambios tecnológicos importantes—realidad mixta, inteligencia artificial y computación cuántica».

Satya Nadella informa a los lectores que Microsoft, Amazon, Google, Facebook e IBM cooperarán en una asociación de IA que trabajará para desarrollar y probar la tecnología en campos como «automóviles y salud, colaboración entre humanos e IA, desplazamiento económico y cómo la IA puede ser usada para el bien social».

Transformación integral

En el prefacio de su último libro, Klaus Schwab predice que la cuarta Revolución industrial «pondrá patas arriba las formas existentes de sentir, calcular, organizar, actuar y entregar». Afirma que «las externalidades negativas» de la actual economía mundial dañan «el medio ambiente natural y las poblaciones vulnerables».

Los cambios que vienen con las nuevas tecnologías serán amplios y derribarán «la forma en que producimos y transportamos bienes y servicios». La revolución alterará «la forma en que nos comunicamos, la forma en que colaboramos y la forma en que experimentamos el mundo que nos rodea». El cambio será tan profundo que los avances en las neurotecnologías y biotecnologías «nos obligan a cuestionar lo que significa ser humano».

Como el prólogo de Satya Nadella, el texto de Schwab reitera varias veces la afirmación de que la «evolución de la cuarta Revolución Industrial» está «completamente dentro de nuestro poder» cuando «nosotros» usamos la «ventana de oportunidad» y el impulso de «empoderamiento». El «nosotros» del que hablan ambos autores es la élite tecnocrática mundial que reclama el control central y el intervencionismo estatal (llamado «configurar el futuro») en un nuevo sistema que se caracteriza por la cooperación íntima entre las empresas y el gobierno, o, más específicamente, entre la alta tecnología y un puñado de estados clave.

La página web del Foro Económico Mundial sobre el «Gran reinicio» proclama que «la crisis de Covid-19» presenta «una ventana de oportunidad única para dar forma a la recuperación». En la actual «encrucijada histórica», los líderes mundiales deben abordar «las inconsistencias, insuficiencias y contradicciones» que van desde la salud y la educación hasta las finanzas y la energía. El foro define el «desarrollo sostenible» como el objetivo central de las actividades de gestión mundial.

El «Gran reinicio» hace un llamamiento a la cooperación mundial para alcanzar objetivos como «aprovechar la cuarta Revolución industrial», «restaurar la salud del medio ambiente», «rediseñar los contratos sociales, las aptitudes y los empleos» y «dar forma a la recuperación económica». Tal como se tematizó en la «Cumbre de reinicio de empleos» del 20 al 23 de octubre de 2020, una «recuperación verde» de la crisis del covid-19 promete un «horizonte verde». La cumbre del FEM en enero de 2021 abordará específicamente las transformaciones que están por venir. Entre los principales temas se incluyen el «clima estable», el «desarrollo sostenible», una economía de «cero carbono» y la producción agrícola que reduciría la ganadería en sintonía con la reducción mundial del consumo de carne.

La alternativa

El aumento del nivel de vida junto con el crecimiento de la población mundial fue posible gracias a la Revolución Industrial. Aquellos que quieren derribar la sociedad y la economía capitalista deben necesariamente optar por la disminución del nivel de vida y la despoblación. Los promotores de los planes para crear un nuevo orden mundial con la fuerza del estado niegan que el capitalismo radical pueda proporcionar mucho mejor los medios para pasar a un mundo mejor, como ha sido el caso desde el inicio de la primera revolución industrial.

Lo que provocó las revoluciones industriales del pasado fueron los mercados libres y la elección individual. Como explica Mises, fue la ideología de laissez faire la que produjo la primera revolución industrial. Primero hubo una revolución espiritual que puso fin al «orden social en el que un número cada vez mayor de personas estaban condenadas a la necesidad y la indigencia» y donde la actividad manufacturera «había atendido casi exclusivamente los deseos de los ricos» y su «expansión estaba limitada por la cantidad de lujos que los estratos más ricos de la población podían permitirse».

La ideología del Foro Económico Mundial es la de la era preindustrial. Mientras que el sitio web del foro (FEM) está repleto de términos como «poder», «organización» y «desarrollo sostenible» gestionado, conceptos como «libertad», «coordinación de mercado» y «elección individual» están descaradamente ausentes. El foro esconde el hecho de que, en lugar del progreso humano, el empobrecimiento y la supresión es el futuro de la humanidad. La consecuencia implícita de la «economía ecológica» planificada es la reducción drástica de la población mundial.

Con la abolición de los mercados y la supresión de la elección individual, que los planes colectivistas del FEM proponen, una nueva era oscura vendría. A diferencia de lo que los planificadores suponen, el progreso tecnológico en sí mismo se paralizaría. Sin la creatividad humana que surge de la mentalidad del individualismo, ningún progreso económico ha sido posible.

Conclusión

Las nuevas tecnologías que vienen con la cuarta Revolución Industrial pueden ser de inmenso beneficio para la humanidad. Las tecnologías en sí no son el problema, sino cómo se utilizan. Un futuro distópico nos espera si la élite global del Foro Económico Mundial tiene su opinión. El resultado sería un régimen de terror tecnocrático enmascarado como un gobierno mundial benévolo. Sin embargo, hay una alternativa. Como se ha demostrado ampliamente en los últimos doscientos años, el libre mercado y la elección individual son las fuentes del avance tecnológico, el progreso humano y la prosperidad económica. No hay razones racionales para suponer que la cuarta Revolución Industrial requiera colectivismo. Los libres mercados son la mejor manera de hacer frente a los desafíos que vienen con las nuevas tecnologías. No menos sino más capitalismo es la respuesta.

Author:

Antony P. Mueller

Dr. Antony P. Mueller is a German professor of economics who currently teaches in Brazil. Write an email. See his website and blog.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here