Mises Wire

Home | Wire | La deflación no es un problema: revertirla lo es

La deflación no es un problema: revertirla lo es

  • deflation

Etiquetas Bancos centralesInflaciónKeynes

12/01/2022
La tasa de crecimiento anual del Índice de Precios al Consumidor (IPC) bajó al 7,7% en octubre desde el 8,2% de septiembre. Hay que tener en cuenta que en octubre de 2021 la tasa de crecimiento anual se situó en el 6,2%. Algunos expertos opinan que es muy probable que el impulso del IPC haya tocado techo.
Sugerimos que el descenso de la tasa de crecimiento anual del IPC se debe a la fuerte caída del impulso de la oferta monetaria. La tasa de crecimiento anual de nuestra medida monetaria para los EEUU fue de casi el 80% en febrero del año pasado, frente al 13,5% de febrero de este año (véase el gráfico).Debido al desfase entre los cambios en la oferta monetaria y los cambios en el IPC, es muy posible que la tasa de crecimiento anual del IPC esté preparada para un descenso visible en el futuro (véase el gráfico).

Si esto ocurriera, el descenso de la tasa de crecimiento anual del IPC aumenta la probabilidad de que muchos comentaristas empiecen a advertir sobre la deflación, es decir, sobre un descenso general de los precios y la amenaza que va a suponer para la economía.

Un descenso generalizado de los precios de los bienes y servicios se considera una mala noticia, ya que se asocia a grandes depresiones económicas como la Gran Depresión. En julio de 1932, durante la Gran Depresión, la tasa de crecimiento anual de la producción industrial se situaba en el -31%, mientras que en septiembre de 1932 la tasa de crecimiento anual del IPC cerraba en el -10,7% (véase el gráfico).

La deflación es una de las principales preocupaciones de muchos comentaristas. Cuando los precios caen, a los prestatarios les resulta más difícil pagar las deudas existentes, lo que provoca un aumento de los impagos, mientras que los bancos se muestran reacios a conceder créditos.

La mayoría de los economistas y expertos financieros consideran que una caída generalizada de los precios es siempre una mala noticia, ya que frena el gasto, lo que a su vez merma la inversión en instalaciones y maquinaria. Estos factores, según los expertos, conducen a una recesión económica. Además, la caída de los precios de los productos intensifica el ritmo del declive económico.

Por eso la mayoría de los economistas creen que el banco central debe evitar la deflación. En su discurso del 21 de noviembre de 2002 ante el Club Nacional de Economistas, titulado «Deflation-Making Sure 'It' Doesn't Happen Here», Ben Bernanke, entonces gobernador de la Reserva Federal, expuso cómo podría el banco central combatir la deflación, por ejemplo comprando deuda del Tesoro de mayor vencimiento.

En un mercado libre, el aumento del poder adquisitivo del dinero a través de la disminución de los precios reales es la forma en que una gran variedad de bienes se hace accesible a muchas personas. Sobre esto escribió Murray Rothbard:

La mejora del nivel de vida llega al público gracias a los frutos de la inversión de capital. El aumento de la productividad tiende a bajar los precios (y los costes) y, por tanto, a distribuir los frutos de la libre empresa a todo el público, elevando el nivel de vida de todos los consumidores. El apuntalamiento forzoso del nivel de precios impide que se extienda esta mejora del nivel de vida.

Incluso aceptando que el descenso de los precios en respuesta a un aumento de la producción de bienes fomenta el bienestar de los individuos, ¿por qué el descenso de los precios se asocia a una disminución de la actividad económica? Los expertos afirman que este tipo de deflación es mala y debe ser combatida.

Por qué el bombeo monetario de los bancos centrales empeora las cosas

A través de la política monetaria flexible, el banco central crea una clase de personas que se convierten involuntariamente en consumidores sin contribuir al conjunto de la riqueza. El consumo de los que reciben el dinero recién creado se produce a través del desvío de la riqueza de los productores de riqueza.

La política monetaria fácil no sólo hace subir los precios de los bienes existentes, sino que el bombeo monetario también da lugar a la producción de bienes o activos demandados por los productores no pertenecientes a la riqueza. Mientras el conjunto de la riqueza crece, los bienes y servicios que son patrocinados por los productores que no son de la riqueza parecen ser rentables. Una vez que el banco central revierte su postura monetaria flexible, se detiene el desvío de riqueza de los productores de riqueza a los no productores de riqueza.

Esto, a su vez, socava la demanda de bienes y servicios de los productores de riqueza, ejerciendo una presión a la baja sobre sus precios. Una postura monetaria más estricta que socava las actividades que surgieron de la anterior política monetaria flexible detiene la sangría de generadores de riqueza.

La reducción de los precios responde a la ralentización del empobrecimiento de los productores de riqueza, iniciando el saneamiento económico. Sin embargo, por regla general, el banco central intenta estabilizar el llamado índice de precios. El «éxito» de esta política, sin embargo, depende del estado de la reserva de riqueza. Mientras la reserva de riqueza se amplíe, la inversión de la postura más estricta crea la ilusión de que la política monetaria flexible es el remedio correcto porque la postura monetaria flexible renueva el flujo de riqueza hacia los productores de no riqueza, apuntala su demanda de bienes y servicios, deteniendo o incluso invirtiendo la caída de los precios.

Además, como la reserva de riqueza sigue creciendo, el ritmo de crecimiento económico sigue siendo positivo. De ahí la creencia errónea de que una postura monetaria flexible que invierta el descenso de los precios es la clave para reactivar la actividad económica. La ilusión de que el bombeo monetario mantiene la economía en marcha se rompe una vez que la reserva de riqueza disminuye. Una vez que esto sucede, la economía comienza su caída en picado. La política monetaria más agresiva no invertirá esta caída. Incluso si las políticas monetarias laxas consiguieran elevar los precios y las expectativas inflacionistas, esto no podría reactivar la economía mientras la reserva de riqueza esté disminuyendo.

¿Cuál es el estado actual del fondo de riqueza?

Es posible establecer cualitativamente si la reserva de riqueza sigue expandiéndose o disminuyendo. Ahora bien, la Reserva Federal persiguió durante muchas décadas un agresivo bombeo monetario. Esto, unido a las imprudentes políticas fiscales del gobierno, probablemente ha infligido un grave daño al proceso de generación de riqueza (ver gráficos).

Además, hay que tener en cuenta el impacto de los encierros debidos al covid, que provocaron un consumo sin apoyo de la producción. Sugerimos que todo esto aumenta la probabilidad de que la reserva de riqueza esté disminuyendo.

Si este es el caso, el debilitamiento del proceso de generación de riqueza implica que se avecina una grave recesión económica. Esto también aumenta la probabilidad de que continúe la tendencia alcista del rendimiento del bono del Tesoro a diez años desde julio de 2020 (véase el gráfico).

Se espera que cualquier reducción en el impulso del IPC contribuya a un descenso temporal de los rendimientos. Sin embargo, es probable que el aumento de las preferencias temporales de los individuos contrarreste este descenso.

Un efecto contrario al aumento de la preferencia temporal puede ser la próxima respuesta de los funcionarios de la Fed, que adoptaron la teoría del acelerador financiero del ex presidente de la Fed, Ben Bernanke, que sugiere que diversas causas, como un descenso repentino de la actividad económica, podrían desencadenar una reacción ampliamente extendida que podría conducir a una gran caída económica. Si esto ocurriera, es probable que la Fed intervenga con un agresivo bombeo monetario y una bajada de los tipos de interés. Sobre la base de nuestro análisis monetario, esperamos un visible descenso del impulso de la actividad económica en el futuro (véase el gráfico).

Además, es probable que un deterioro continuado de las condiciones económicas debilite los préstamos inflacionistas de los bancos comerciales. Esto, a su vez, va a debilitar la tasa de crecimiento anual de la oferta monetaria. Una probable disminución del impulso de la oferta monetaria va a socavar gravemente diversas actividades no productivas. Ni que decir tiene que una disminución de la reserva de riqueza acompañada de un fuerte descenso de la oferta monetaria también va a socavar gravemente los mercados de valores.

Conclusión

En contra de la opinión popular, la deflación es siempre una buena noticia para la economía. Cuando los precios disminuyen en respuesta a la expansión de la riqueza, esto significa que el nivel de vida de las personas aumenta. Incluso cuando los precios bajan debido al estallido de una burbuja financiera, producto de la creación de dinero previa, esto también es una buena noticia económica, pues indica que se está deteniendo el empobrecimiento de los productores de riqueza.

Sugerimos que hay una probabilidad creciente de que el conjunto de la riqueza esté disminuyendo. Esto aumenta la probabilidad de que la tendencia alcista de los tipos de interés a largo plazo se mantenga intacta. Esto también aumenta la probabilidad de que los mercados de valores sigan bajo presión.

Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here