Mises Wire

Home | Wire | La crisis bancaria era previsible. ¿La Fed mentía o estaba ciega?

La crisis bancaria era previsible. ¿La Fed mentía o estaba ciega?

  • powell.png

Etiquetas La FedMercados financierosIntervencionismo

03/13/2023

Bienvenidos a «¿De quién es la economía?», donde las reglas están inventadas y los dólares no importan. O al menos eso parece pensar el régimen de Yellen.

Como señaló Doug French la semana pasada, Silicon Valley Bank (SVB) fue el canario en la mina de carbón. El fin de semana, Signature Bank se convirtió en la tercera mayor quiebra bancaria de la historia moderna, apenas unas semanas después de que ambas entidades recibieran el visto bueno de KPMG, una de las cuatro grandes auditoras.

Mientras que algunos en la comunidad cripto están sugiriendo que el cierre de Signature Bank tiene más que ver con una guerra más grande contra las criptomonedas, la acción reguladora fue suficiente para impulsar la acción coordinada de la Reserva Federal, la Corporación Federal de Seguros de Depósitos (FDIC) y el Tesoro para hacer lo que mejor saben hacer, ignorar las reglas claramente establecidas para inundar una crisis financiera con liquidez.

Fuera: Límites de seguro de la FDIC para depósitos bancarios inferiores a 250.000 dólares, recortes para los mayores depositantes bancarios y la regla de oro de Walter Bagehot para los prestamistas de última instancia: «Prestar libremente, a un tipo de interés alto, contra una buena garantía.» En: financiación de emergencia para garantizar todos los depósitos, aceptando garantías a su valor nominal (en lugar de su actual valor de mercado disminuido) sin comisiones.

No te preocupes, el gobierno promete que se trata sólo de un programa de un año de duración. Definitivamente no se convertirá en una política permanente. Lo prometen.

Resulta poético que Barney Frank fuera director de Signature Bank en el momento de su captura. Esta acción de emergencia de los federales señala el fracaso del logro legislativo clave de Frank, la Ley Dodd-Frank de 2010. El proyecto de ley designaba a las grandes instituciones financieras como «instituciones financieras de importancia sistémica», con una capa adicional de escrutinio regulatorio como medio para acabar con el «demasiado grande para quebrar».

En su lugar, el proyecto de ley consolidó los bancos comunitarios en grandes bancos regionales y facultó a los reguladores financieros que ahora han demostrado ser ciegos a los riesgos subyacentes de los bancos. Después de todo, fueron los reguladores bancarios estaduales, no los federales, los que levantaron la bandera tanto en SVB como en Signature. Mientras tanto, el entorno hiperfrágil de la crisis financiera posterior a 2008 ha creado un entorno en el que la mayoría de las instituciones financieras son tratadas como demasiado grandes para quebrar, sin nadie demasiado pequeño para asumir los costes.

Los reguladores de los bancos federales y los auditores de KPMG no son los únicos ciegos a los problemas subyacentes a los que se enfrentan estas grandes instituciones bancarias regionales. Justo la semana pasada, Jerome Powell dijo que no veía riesgo sistémico en el sector bancario por la agresiva subida de tipos de interés de la Fed y dio señales de confianza en que continuarían en un futuro próximo. Menos de una semana después, pocos compran la proyección de Powell.

Aunque Powell merece cierto reconocimiento por su voluntad de tomarse los riesgos de inflación más en serio que muchos de sus homólogos, la inestabilidad que estamos presenciando era previsible. Como se repite regularmente en Mises Wire, el reinado de más de una década de bajos tipos de interés no sólo incentivó el riesgo financiero, sino que lo hizo necesario. Los beneficiarios fueron las empresas tecnológicas, el mercado inmobiliario y otros mercados financieros. La consecuencia ha sido la consolidación corporativa y la creación de numerosas compañías  zombis excesivamente apalancadas y poco rentables que dependen de la refinanciación a bajos tipos de interés para funcionar. La subida de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal siempre ha sido una amenaza para estas partes de la economía.

En defensa de Powell, mentir sobre el estado de la economía es una parte necesaria del sistema financiero moderno. Independientemente de la opinión de cada uno sobre las virtudes de la banca libre, la intervención estatal ha creado un sistema bancario de reserva fraccionaria saturado de riesgo y peligro moral. Dado que ningún banco está equipado para hacer frente a un aumento significativo de la demanda de depósitos, incluso los bancos relativamente conservadores pueden ser derribados por una crisis de confianza alimentada por la comunicación instantánea de los medios sociales.

Los federales han señalado un rescate para todos porque todos están en riesgo.

No tiene por qué ser así. Caitlin Long lleva años luchando contra el régimen financiero en su intento de crear Custodia Bank, un banco de bitcoins con todas las reservas en Wyoming. Ha habido un intento coordinado para detener sus esfuerzos, irónicamente incluyendo expresar preocupaciones de que Custodia podría alimentar el «riesgo sistémico» Honk honk.

La cuestión a corto plazo es si los esfuerzos de la Fed y el Tesoro bastan para apuntalar la confianza y evitar una escalada de la presión sobre las instituciones financieras. Sin embargo, no son soluciones a los problemas sistémicos subyacentes que estos organismos han creado.

Desgraciadamente, la consecuencia de la completa politización de la economía es que las políticas financieras se centran necesariamente en el corto plazo a expensas del largo plazo.

No habrá una solución seria hasta que exista la voluntad política de hacer frente a nuestro hedonismo monetario.

 

Author:

Contact Tho Bishop

Tho is Editorial and Content Manager for the Mises Institute, and can assist with questions from the press. Prior to working for the Mises Institute, he served as Deputy Communications Director for the House Financial Services Committee. His articles have been featured in The Federalist, the Daily Caller, Business Insider, The Washington Times, and The Rush Limbaugh Show.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.