Mises Wire

Home | Wire | La brecha salarial de los ejecutivos en Japón

La brecha salarial de los ejecutivos en Japón

  • japan pay gap ceo executives

Etiquetas Burocracia y RegulaciónTrabajadores y Salarios

08/01/2020

Una historia tiene a los legisladores japoneses preocupados por el futuro de las empresas japonesas. El premio Nobel Tasuku Honjo, cuya investigación condujo a la creación de la revolucionaria droga contra el cáncer Opdivo, está demandando a la compañía para la que desarrolló la droga; le prometieron una compensación sustancial y posteriormente anularon su oferta.

Hablando del tema en general, el Ministro Naokazu Takemoto, que es el ministro de política informática, dijo que «Hay una gran brecha entre Japón y los Estados Unidos que tenemos que cerrar». Es decir, hay una brecha en la compensación de los ejecutivos que atrae el espíritu empresarial y la innovación fuera de Japón y hacia los Estados Unidos. La historia de Honjo es un ejemplo representativo.

Su historia comienza con una demanda por infracción de patente cuando el fabricante de medicamentos estadounidense Merck & Co. copió el medicamento de Ono Pharmaceutical Co. Ltd. en Japón y su contraparte estadounidense Bristol Myers Squibb Co. La demanda se resolvió en 2017 y dio derecho a Ono-Bristol a 625 millones de dólares y a un porcentaje de las ventas netas de Merck del fármaco hasta 2026. Según Asashi Shimbun, Ono prometió a Honjo el 40 por ciento de las regalías de la patente de Merck pero renunció al acuerdo, informándole de que en su lugar recibiría el 1 por ciento. Honjo está demandando a Ono por no darle la parte del dinero que supuestamente le prometió.

Ono no quiere pagar a Honjo más del 1 por ciento, porque «sería difícil para la empresa cumplir con su demanda, lo que implica un cambio importante en los términos del acuerdo, porque tal revisión influiría en los contratos con otros investigadores y la industria farmacéutica en su conjunto, dijeron fuentes del sector».

Mirando este caso, uno podría preguntarse, ¿Quién en el mundo haría negocios con Ono Pharmaceutical en el futuro? ¿Y es esta una tendencia típica entre las empresas japonesas?

Si observamos otras discrepancias entre Japón y el resto del mundo desarrollado, la brecha de competitividad entre las empresas japonesas y las demás se hace evidente. Los ejecutivos de las empresas son pagados significativamente menos en Japón. El Japan Times informó: «El salario medio de los directores generales de las empresas japonesas con ingresos de más de ¥1 billón es una décima parte de los de los EEUU, y el pago de incentivos es sólo el 14 por ciento del total, frente al 69 por ciento en Estados Unidos».

La brecha salarial se extiende más allá de los ejecutivos. Por ejemplo, los ingenieros de sistemas que salen de la universidad suelen ganar entre 200.000 y 300.000 yenes (2.000 y 3.000 dólares) al mes, mientras que el salario medio anual inicial en los Estados Unidos para el mismo puesto es de casi 6.000 dólares al mes. Sin embargo, sería negligente si no incluyera una cláusula de exención de responsabilidad. Las empresas japonesas tienen una cultura de mejores beneficios como bonos bianuales, transporte y vivienda subvencionada por la empresa, pero no llega a la compensación de los EEUU y limita las opciones que permiten los ingresos adicionales.

En el caso de los recién graduados, no hay negociación con las empresas de contratación; las aptitudes y calificaciones personales no darán lugar a una mayor remuneración o mejores beneficios en la mayoría de las situaciones. Esto se deriva de una estricta mentalidad colectivista. La antigüedad determina el salario en muchas empresas, no las habilidades o los logros. Los trabajadores de nivel bajo a alto también están sujetos a la reubicación arbitraria.

Mi experiencia trabajando en una empresa japonesa en 2018-20 me reveló que los empleados no negocian o no pueden negociar cuando se les asigna un nuevo lugar; su única opción es renunciar. Su departamento y trabajo actual también están sujetos a reasignaciones arbitrarias, a veces no tienen nada que ver con sus intereses o habilidades. Estos traslados pueden ocurrir tan frecuentemente como cada dos o tres años. Esto resulta en un fenómeno conocido como tanshinfunin, donde los empleados se mudan, dejando a sus familias atrás durante años.

Si una palabra pudiera describir el empleo y los negocios en Japón, sería «inflexible». Esto no sólo se aplica a los científicos innovadores como Honjo, sino también a los ejecutivos y empleados de bajo nivel. A medida que la falta de una ventaja competitiva en Japón se hace más evidente, las empresas japonesas perderán capital humano vital en beneficio de otros países. Las personas con ideas y habilidades revolucionarias como Honjo inevitablemente venderán sus habilidades, productos y mano de obra al mejor postor, lo que significa que las empresas en los EEUU y en otros lugares.

Muchas empresas japonesas necesitan reformar sus prácticas comerciales o se enfrentan a una fuga de cerebros y a la pérdida de oportunidades. El gobierno debe facilitar esto haciendo retroceder las regulaciones opresivas, los impuestos y las barreras a la competencia para que las mejores compañías japonesas prosperen y permitan que las ineptas se reestructuren o fracasen. El trato de Ono a Honjo representa la necesidad muy real de cambio para que la economía de Japón no se quede más atrás.

Author:

Matthew Noyes

Matt works for the Japanese Conservative Union, the Japanese counterpart to the ACU, where he promotes free markets and limited government in Asia. A New Hampshire native, he is driven by a passion for liberty to take part in civic discourse and grow the freedom movement worldwide. He holds a bachelor's degree from SUNY Albany where he majored in Political Science and Japanese. He is also a columnist at Lone Conservative.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty Images
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire