Mises Wire

Home | Wire | La asistencia médica privada AÚN es un mejor acuerdo que la pública

La asistencia médica privada AÚN es un mejor acuerdo que la pública

  • stethoscope

Etiquetas Burocracia y regulaciónPolítica económicaMercados libresSalud

11/24/2023

La mayoría de la gente tiene una opinión negativa de los monopolios comerciales. Ya sea porque supuestamente explotan a los trabajadores, causan ineficiencia o desplazan a posibles competidores, la mayoría de los monopolios concedidos por el gobierno perjudican sin duda a empresarios y clientes.

Esta desconfianza básica hacia la monopolización desaparece en cuanto uno entra en las salas del Senado o del Congreso de los Estados Unidos. La monopolización forzada por el gobierno se da prácticamente en todas las industrias, pero en ninguna es tan costosa como en la sanidad.

Al igual que el gobierno concede privilegios especiales a las grandes compañías tecnológicas y a las grandes compañías farmacéuticas, el Estado también prefiere los grandes hospitales a las pequeñas clínicas independientes. Pensemos que uno de los mayores programas médicos financiados por el gobierno (Medicare) pagaría a las clínicas privadas casi un 80% menos que si los mismos servicios fueran facturados por un centro hospitalario ambulatorio.

En 2010, los médicos independientes prestaron a sus pacientes un conjunto medio de servicios de Medicare valorados en 141.000 dólares anuales, según un estudio publicado en Health Services Research. Sin embargo, si un centro hospitalario ambulatorio hubiera facturado esos mismos servicios, los ingresos brutos habrían sido de 240.000 dólares. Esta diferencia no hace más que aumentar, incrementándose casi un 20% en sólo seis años.

Lo que separa los pagos de Medicare en las pequeñas consultas privadas de los enormes centros hospitalarios favorecidos por el gobierno se puede generalizar en dos palabras: los honorarios del centro. Cada vez que se acude a uno de estos grandes centros para someterse a un procedimiento, se factura como «HOPD», o servicio ambulatorio hospitalario.

Cuando se trata de HOPDs, Medicare no sólo paga una cuota por lo que el médico ha hecho, sino que también da un poco de dinero en efectivo en la parte superior para el mantenimiento de las instalaciones. Las consultas privadas no reciben este dinero extra por sus instalaciones.

Con estos pagos dobles, no es de extrañar por qué cada vez más médicos optan por renunciar a la práctica privada en favor del empleo en estas enormes firmas. En 2019, la gran mayoría (76%) de los médicos trabajaban en hospitales, muchos de ellos en grandes firmas sanitarias. Como resultado, los hospitales se enfrentan a menos competencia, y la calidad de la atención disminuye a medida que aumentan los precios. Monopolios como estos simplemente no son buenos en medicina.

Estas ayudas adicionales a los grandes hospitales sólo contribuyen a aumentar los costes de la asistencia sanitaria en los Estados Unidos. Casi todos los procedimientos mínimamente invasivos costarían menos si los realizara un médico privado o un centro de cirugía ambulatoria (especializado en atender a personas que permanecen en el centro menos de veinticuatro horas) que un hospital.

Las colonoscopias, por ejemplo, son un 60% más caras en un hospital que en un centro de cirugía ambulatoria. Otros procedimientos de importancia crucial, como las mamografías y la cirugía de cataratas, son un 32% y un 56% más caros, respectivamente.

Las políticas gubernamentales han contribuido a la tendencia a la consolidación de hospitales y médicos, fomentando esta disminución de las opciones sanitarias y el rápido aumento de los precios. La «proporción mínima de pérdidas» de la Ley de Asistencia Sanitaria Asequible favorece a las grandes empresas consolidadas.

Las normas sobre el coeficiente mínimo de pérdidas hacen más probable que las aseguradoras se fusionen para tener una mejor combinación de productos que cumplan los requisitos del coeficiente mínimo de pérdidas (como compartir gastos) o simplemente para ahorrar dinero en administración a través del principio de economías de escala.

Seguir la normativa gubernamental suele ser bastante caro por adelantado. Son costes que las grandes firmas pueden asumir de inmediato, mientras que las pequeñas deben esforzarse al principio, lo que limita artificialmente la competencia. Las leyes sobre certificados de necesidad también limitan artificialmente la capacidad de un médico independiente para competir, lo que eleva los costes y reduce las opciones sanitarias del paciente.

Un desastre causado principalmente por el gobierno puede curarse con menos gobierno. El Congreso puede empezar por eliminar los programas que han resultado ineficaces para resolver los problemas sanitarios del país. Estos programas financiados con fondos públicos matan dos pájaros de un tiro al exigir pagos y desplazar al mercado privado (lo que reduce la calidad de la atención y perjudica la salud de los pacientes) y al financiarse de forma coercitiva mediante presupuestos masivos (lo que perjudica la salud económica del país).

Las reformas del actual sistema de Medicare pueden ser una solución a corto plazo para este problema, con la que podrían ponerse de acuerdo ambos bandos políticos. Estas reformas podrían incluir pagos neutrales, en los que el Estado dejaría de favorecer a las grandes corporaciones médicas con pagos adicionales. De este modo, se igualarían las condiciones entre las grandes organizaciones y las más pequeñas, al tiempo que se reduciría la deuda nacional en unos 279.000 millones de dólares. Sin embargo, sólo una privatización generalizada daría realmente el poder a los médicos.

Mientras exista la burocracia médica en Washington, la asistencia sanitaria verdaderamente individualizada y de libre mercado contará con la oposición de una miríada de intereses especiales. Grupos comerciales (más bien grupos de presión) como la American Hospital Association, la Federation of American Hospitals y la Association of American Medical Colleges han reaccionado negativamente cada vez que se ha planteado en el Congreso la idea de ampliar los pagos neutros.

Las cortes gubernamentales tienen un historial de ponerse del lado de estos grupos comerciales, aunque un número creciente de congresistas e incluso jueces de la Corte Suprema ven las ventajas que el sistema tiene para los contribuyentes, los pacientes e incluso los médicos. En 2021, la Corte Suprema decidió ponerse del lado de los médicos independientes y los contribuyentes al rechazar las súplicas de la Asociación Americana de Hospitales de subvencionar sus precios inflados y fuera de control en los procedimientos.

Aunque se trata de un paso en la buena dirección, América está muy lejos de una sanidad privada competitiva. Las leyes de certificado de necesidad, las patentes médicas, los requisitos para la concesión de licencias a los médicos y otras muchas normativas dificultan aún más el acceso de los americanos a una atención médica de alta calidad.

Cuando un médico o investigador independiente quiere competir con un colega respaldado por el gobierno, los reguladores estatales se aseguran de que fracase. Anestesiólogos de todo el país se enfrentaron a este problema cuando la Comisión Federal de Comercio demandó a US Anesthesia Partners (así como a su socio de capital privado, Welsh, Carson, Anderson & Stowe) por supuestas «prácticas anticompetitivas». En realidad, la firma amplió el acceso a la anestesia a miles de personas en nueve estados, atendiendo sobre todo a comunidades de bajos ingresos.

Incluso los países europeos están viendo las ventajas de reducir la sanidad pública y apostar por la privada. En Noruega, los proveedores privados de asistencia sanitaria, como Aleris, han conseguido el apoyo de 643.000 noruegos, y el número de afiliados crece día a día. Más de ocho mil médicos también se han unido al grupo privado. Numerosos estudios han confirmado también que los grupos de propiedad y financiación privadas (como Aleris) son más eficientes que sus homólogos públicos.

Aunque la mayor presencia de capital privado en la gestión sanitaria y las políticas más competitivas de pagos neutrales son positivas, no deberían ser el paso final para curar los males de la sanidad americana. Los médicos nunca serán verdaderamente independientes o libres hasta que el mercado sanitario se privatice de verdad. Cuando llegue ese día, los trabajadores sanitarios de América estarán libres de ataduras y nuestros mercados serán competitivos.

Author:

Ulyana Kubini

Ulyana Kubini is a Ukrainian-American entrepreneur and healthcare economics analyst. She is the owner and operator of Mezzno, a nutrition e-commerce platform focused on local economies. Kubini is a writer for the mental health testing organization HIGH5, writing over 300 articles on psychology and self improvement. As a member of the board at the libertarian African Objectivist Movement based out of Nigeria, she is an avid reader of libertarian theory.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock