Mises Wire

Home | Wire | Keynes y la eutanasia del rentista

Keynes y la eutanasia del rentista

  • Keynes_Rent_Guillotine.png
0 Views

Etiquetas Mercado FinancieroTeoría del Capital y el InterésOtras Escuelas de Pensamiento

Con más de 12 billones de dólares en deuda de rendimiento negativo y el rendimiento del bono del Tesoro a diez años cayendo por debajo del 1 por ciento por primera vez, los días en los que la gente podía contar de manera fiable con un flujo constante de ingresos de sus activos parecen ser cosa del pasado. Y aunque a la mayoría de la gente le costaría encontrar algo positivo en este estado de cosas, es en realidad parte de la gran visión establecida por el padre de la macroeconomía moderna, John Maynard Keynes.

En el último capítulo de su influyente libro de 1936 The General Theory of Employment, Interest, and Money, Keynes concluye deduciendo una serie de lecciones de sus anteriores discusiones. Una de esas lecciones se hizo famosa por la frase que contiene, «la eutanasia del rentista»: la noción de que una vez que los altos tipos de interés pasen a la historia debido a la política monetaria expansiva, la clase de gente que vive de sus ahorros desaparecerá gradual y silenciosamente. ¿Pero por qué Keynes abogó por unos tipos de interés bajos en primer lugar, y aceptó la aniquilación de la clase rentista que ello traería consigo?

La teoría del interés de Keynes

Para Keynes, el interés es un fenómeno puramente monetario, determinado en el mercado por la demanda y la oferta de dinero. Como tal, está divorciado de la capacidad de las personas para ahorrar y así acumular capital. En su lugar, el interés es «la recompensa por separarse de la liquidez», equilibrando la preferencia de liquidez de los individuos con la oferta de dinero.

Si esto es cierto, es bastante fácil ver por qué Keynes favorecía los bajos tipos de interés. Cuando la economía cae por debajo del pleno empleo, la autoridad monetaria podría simplemente aumentar la oferta de dinero, y dado que las preferencias de liquidez se mantienen constantes, el tipo de interés bajaría, estimulando así la inversión privada y devolviendo la economía al pleno empleo.1

¿Qué justificación podría haber, entonces, para las personas que viven de altos pagos de intereses? Ninguna, según Keynes. No debería haber ninguna razón para tolerar la existencia de personas que no contribuyen en nada a la sociedad y sólo «explotan el valor de escasez del capital». Armados con la teoría de Keynes, los gobiernos podrían bajar el tipo de interés a cero, aumentando así «el volumen de capital hasta que deje de ser escaso, de modo que el inversor sin función ya no reciba una bonificación».

Es seguro decir que hoy en día ningún economista serio suscribe esta teoría de interés. De hecho, esta parte de la Teoría General de Keynes fue una de las primeras en ser abandonada por sus seguidores. Sin embargo, en la práctica las cosas no son mucho mejores. Los principales economistas y burócratas todavía ven la tasa de interés como una herramienta política que puede ser manipulada ad libitum. Y como los tipos de interés a corto plazo en todo el mundo son negativos o apenas por encima de cero, nos acercamos cada vez más a la visión de Keynes de un mundo sin rentista.

El punto de vista austriaco

La visión austriaca de la naturaleza y la función del interés no podría ser más diferente. En primer lugar, para los austriacos, el interés es un fenómeno real que precede al uso del dinero e incluso existiría en una economía de Robinson Crusoe. Es el resultado del hecho universal de la preferencia por el tiempo —la prima de la satisfacción presente sobre la satisfacción futura— y, por lo tanto, está incorporado en los precios de todos los bienes duraderos, no sólo en los de los activos financieros. Sin embargo, sólo en la economía de mercado, en la que es posible el cálculo económico en precios monetarios, el tipo de interés recibe su manifestación más descarnada en el mercado de préstamos. En resumen, el interés está determinado por los individuos que intercambian dinero futuro contra dinero presente con un descuento, este descuento se rige por su preferencia temporal.

En segundo lugar, el interés preforma una función de asignación y equilibrio. Si la preferencia temporal de las personas aumenta y, en consecuencia, los tipos de interés suben, significa que las personas están más orientadas al presente y desearían consumir una mayor parte de sus ingresos en un futuro próximo. Los empresarios con ánimo de lucro deben entonces desplazar los recursos de la producción de bienes de producción a la de bienes de consumo, ajustando así la estructura de la producción a las preferencias de los consumidores. Al manipular los tipos de interés, los gobiernos sólo pueden interferir en el proceso de ajuste natural que se produce en el mercado. Y como esta interferencia necesariamente perturba el cálculo económico de los empresarios, también puede dar lugar a la construcción de malinversiones y, en última instancia, al ciclo económico.

Con esto en mente, ¿cuál es la visión «austriaca» del rentista? En primer lugar, hay que señalar que el rentista participa en el intercambio voluntario, beneficiándose así no sólo a sí mismo sino también a los demás. En segundo lugar, debido a su preferencia por el tiempo relativamente bajo, el rentista puede acumular una gran cantidad de capital. Este capital se invierte y se utiliza para aumentar la productividad de los trabajadores, contribuyendo así a aumentar los salarios y el nivel de vida. Al contrario que Keynes, entonces, el rentista, lejos de ser un villano, es en realidad (en el espíritu de Walter Block) un héroe.

Conclusión

Hace más de ochenta años, Keynes condenó al rentista y acogió con satisfacción su desaparición. Siguiendo sus pasos, los políticos y los banqueros centrales de hoy están cada vez más cerca de conseguirlo. La economía austriaca nos enseña que este punto de vista no sólo es erróneo sino también potencialmente peligroso. Celebremos al rentista y deseémosle muchos años más.

  • 1. Cabe señalar que Keynes dudaba de la eficacia de este mecanismo debido a: 1) la renuencia o incapacidad del banco central para reducir los tipos de interés a largo plazo, 2) el aumento de las preferencias de liquidez ante la incertidumbre general y 3) el caso hipotético de una trampa de liquidez.
Author:

Ohad Osterreicher

Ohad Osterreicher is studying undergraduate economics at the University of Bayreuth, Germany. An avid fan of the Austrian school, he runs a large Austro-libertarian online community on social media.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire