Mises Wire

Home | Wire | Justicia social y el surgimiento de la tiranía covid

Justicia social y el surgimiento de la tiranía covid

  • shutting door

Etiquetas Medios y culturaFilosofía

Las señales de los incipientes impulsos totalitarios han sido evidentes desde el surgimiento de la corrección política.1 Sin embargo, las advertencias de quienes vieron el carácter de la «justicia social» contemporánea fueron en gran medida desatendidas. Sin embargo, incluso antes de degenerar en «wokeness», la justicia social llevaba las semillas de la decadencia de la civilización y el aumento simultáneo de la tiranía social y política. El armamento de la fragilidad mayormente fingida por parte de los totalitarios copos de nieve ha sido utilizado para abrogar los derechos de aquellos considerados ofensivos, perjudiciales e incluso «peligrosos». También ha evidenciado un «discurso paralogístico», o «un discurso alejado de la realidad, que implica premisas y conclusiones ilógicas, falaces e injustificadas».2 Este tipo de pensamiento es característico de la histeria social.3 Este armamentismo se intensificó, germinando la «cultura de la cancelación», cuyos brotes han florecido desde entonces en las purgas neo-estalinistas.

Como fui el primero en señalar, la justicia social equivale a un «posmodernismo práctico».4 El relativismo, el subjetivismo y la antiobjetividad de la teoría posmoderna, así como la prioridad que otorga al lenguaje, han sido aprovechados por los activistas de la justicia social y sus seguidores y puestos al servicio de fines políticos. La ideología de la justicia social afirma que las «narrativas», «mi verdad» y el lenguaje superan o producen la realidad. En lo que respecta a la ideología transgénero, esto significa que declarar el propio género, o simplemente (re)nombrarlo, sustituye y anula la biología. En cuanto a la teoría racial crítica y el movimiento Black Lives Matter, significa que las historias personales de opresión anulan las pruebas, las estadísticas y el arco de la historia. Dado que las apelaciones a los criterios objetivos están desterradas, cuando están respaldadas por el poder necesario, tales afirmaciones son necesariamente autoritarias. Sin criterios objetivos, no hay más tribunal de apelación que el poder, por lo que tales «verdades» se consideran incontrovertibles.5 Las ramificaciones jurídicas del posmodernismo práctico han sido nada menos que sorprendentes.

Las políticas de la llamada diversidad, equidad e inclusión (DEI) aceleraron el ya frecuente movimiento ascendente de las personas no cualificadas, aquellas que han alcanzado puestos importantes gracias a la discriminación positiva y a la adhesión a la ideología política. La DEI (o DIE) hizo metástasis en toda la cultura, con signos de la movilidad ascendente de las personas no cualificadas en el gobierno, el mundo académico y el empresarial. En Twitter, las cuentas de los activistas poco destacados y de los izquierdistas que no tienen éxito reciben la marca azul oficial de autoridad e importancia.

Históricamente, el movimiento ascendente de los no cualificados ha sido un presagio del aumento del autoritarismo; los no cualificados favorecen el autoritarismo, que protege su estatus inmerecido, y el autoritarismo selecciona a los no cualificados, que se convierten en ávidos leales del régimen autoritario.6 Por lo tanto, el movimiento ascendente de los no cualificados debe tomarse como una señal reveladora.

El régimen del covid ha ampliado y profundizado la crisis epistémica inaugurada por el posmodernismo y el posmodernismo práctico. El discurso paralógico ha penetrado ahora en «la ciencia», que ha devenido en una serie de non sequiturs respaldados por la fuerza. La ciencia se ha convertido en posmoderna, lo que demuestra la afirmación del sociólogo de la ciencia Bruno Latour: en el mundo posmoderno, los hechos científicos no son más que afirmaciones construidas socialmente que resultan «demasiado costosas» para derribarlas.7 La ciencia es ahora una táctica de poder que se basa en inscribir a los «aliados» en un proceso de «caja negra» de afirmaciones. Los hechos no son más que «cajas negras» que se resisten a ser abiertas. Dicha resistencia proviene del número y la fuerza de otros hechos y aliados —otros científicos, empresarios, medios de comunicación, etc.— que los científicos pueden vincular a sus propias afirmaciones, haciendo que las cajas negras sean demasiado difíciles de abrir. La fuerza de un hecho es el resultado de la red social que se crea en el proceso de afirmación.8

El régimen del covid es la «ciencia en acción» posmoderna, por citar a Latour. Nunca se ha tratado de ciencia legítima ni de salud pública. De lo contrario, nunca se habrían suprimido los remedios conocidos para el covid-19 ni los peligros de las vacunas.

El wokedad preparó el terreno para la tiranía covid en toda regla: los confinamientos, el enmascaramiento y ahora la demonización de los no vacunados y la institución del pasaporte vacunal. La militarización de la fragilidad por parte de los totalitarios copos de nieve ha sido extendida y amplificada por el régimen del covid, que interpreta a todos los que se oponen a él como «extremistas violentos domésticos». Los no vacunados son las nuevas «personas peligrosas», réprobos que deben ser encerrados, puestos en cuarentena y, según algunos, fusilados.

Los woke y los covid han demostrado ser la misma gente, y las dos preocupaciones han convergido en todo momento. Por ejemplo, el régimen covid salió en defensa del movimiento Black Lives Matter cuando más de mil doscientos funcionarios sanitarios firmaron una carta abierta defendiendo las protestas de BLM, afirmando que, al igual que covid, la supremacía blanca supone un gran peligro para la salud pública, las protestas de BLM deberían continuar sin ser molestadas. Como soldados de a pie involuntarios de la Gran Farmacia y agentes del Estado, los «miembros» de Antifa han acosado y disparado a manifestantes antivacunas. Mientras tanto, la Unión Americana de Libertades Civiles, ahora totalmente despierta, ha guardado silencio sobre la cultura de la cancelación y las libertades civiles de los no izquierdistas. Recientemente, la organización argumentó que «lejos de comprometer las libertades civiles, los mandatos de vacunación en realidad promueven las libertades civiles» (énfasis en el original). Hasta aquí el significado de «libertades civiles» y la defensa de la autonomía corporal de la ACLU. Al igual que muchas empresas y asociaciones comerciales, la Liga Nacional de Fútbol Americano también es una broma. La organización exige a sus jugadores que se vacunen o que sean aislados y sancionados. Recientemente canceló la actuación en el himno nacional de la ganadora de un premio Grammy, Victory Boyd, por su rechazo, por motivos religiosos, a las vacunas del covid, a pesar de que la cantante habría estado a cientos de metros de cualquier persona en el campo. La lista de conexiones woke-covid podría ser interminable.

El totalitarismo del covid implica la inversión posmoderna de la realidad y la moral. Ahora hay que proteger a los vacunados de los no vacunados, a pesar de que se supone que la vacuna proporciona esa protección. Ahora es «moral» exigir que otros se inyecten contra su voluntad e «inmoral» resistirse a tales exigencias.

El régimen del covid implica la ciencia práctica posmoderna. «La ciencia» es lo que las autoridades afirman que es verdad, y toda otra investigación científica está prohibida de antemano. Aquellos que se dedican a la investigación y al debate científico abierto son ridiculizados y descartados a priori, y su reputación es destruida.

Al igual que la asamblea de teóricos posmodernos, el régimen del covid es una convención de charlatanes. Lord Fauci hace declaraciones ex cathedra, a pesar de que contradicen las normas epidemiológicas aceptadas y sus propias declaraciones anteriores, mientras que el estamento médico y los medios de comunicación le siguen la corriente.

El régimen del covid es un consenso de histéricos posmodernos. Los cumplidores observan rituales supersticiosos y dirigen su indignación a los no vacunados en lugar de a las autoridades responsables de su locura.

Todo esto se suma a la continua eliminación de los derechos individuales y al creciente poder de un estado burocrático delirante.

Sólo un giro posposmoderno puede provocar el derrocamiento del totalitarismo  del covid. La marea debe girar en contra del consenso práctico posmoderno, lo que conducirá a un restablecimiento de los competentes por encima de la promoción de los no cualificados, el restablecimiento de la ciencia legítima, una renovada consideración del valor de la verdad y la consiguiente eliminación del autoritarismo de la esfera pública. En resumen, será necesaria la reconstrucción completa del orden social.

  • 1. Michael Rectenwald, «Why Political Correctness Is Incorrect», International Business Times, 22 de noviembre de 2020, https://www.ibtimes.com/why-political-correctness-incorrect-2645346.
  • 2. Andrew M. Łobaczewski, Political Ponerology: The Science of Evil, Psychopathy, and the Origins of Totalitarianism, rev. ed., ed. Harrison Koehli (Otto, NC: Red Pill Press), de próxima publicación, p. 87n173. (Los números de página están sujetos a cambios).
  • 3. Andrew M. Łobaczewski, Political Ponerology, p. 87.
  • 4. Michael Rectenwald, Springtime for Snowflakes: «Social Justice» and Its Postmodern Parentage: A Memoir (Nashville, TN: New English Review Press, 2018), pp. xii, y 114-15.
  • 5. Michael Rectenwald, «Why Postmodernism Is Incompatible with a Politics of Liberty», Mises Wire, 5 de abril, 2021. https://mises.org/wire/why-postmodernism-incompatible-politics-liberty. (Por qué el posmodernismo es incompatible con una política de la libertad)
  • 6. Łobaczewski, Political Ponerology, p. 72.
  • 7. Bruno Latour y Steve Woolgar, Laboratory Life: The Construction of Scientific Facts (Princeton, NJ: Princeton University Press, 2006), p. 243.
  • 8. Bruno Latour, Science in Action: How to Follow Scientists and Engineers through Society (Cambridge, MA: Harvard University Press, 2015).
Author:

Contact Michael Rectenwald

Michael Rectenwald is the author of eleven books, including Thought Criminal, Beyond Woke, Google Archipelago, and Springtime for Snowflakes.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire