Mises Wire

Home | Wire | Hamás, Israel y el colapso del orden global fiat

Hamás, Israel y el colapso del orden global fiat

  • air strike

Etiquetas Guerra y política exteriorHistorial mundial

10/12/2023

El pasado fin de semana, el mundo fue testigo de la barbarie más absoluta cuando agentes de Hamás atacaron brutalmente a civiles israelíes. El Estado de Israel, aquejado de una incapacidad histórica para proteger a sus residentes, ha respondido, como era de esperar, con importantes operaciones militares en la franja de Gaza. El resultado es un creciente conflicto regional alimentado por rencillas históricas que superan la escala de las consideraciones geopolíticas tradicionales.

A esto hay que añadir la guerra en Ucrania, un conflicto del que se habla menos, el conflicto entre Armenia y Azerbaiyán, y la amenaza de nuevos nuevos  enfrentamientos entre Kosovo y Serbia, y el mundo asiste al desmoronamiento de un orden mundial establecido por supuestos modernos que están quedando al descubierto.

En la última parte de su carrera, Murray Rothbard identificó la teoría Whig de la historia como una de las trampas intelectuales más peligrosas que existen. La creencia generalizada de que la sociedad avanza constantemente hacia el progreso, de que las nuevas ideas reflejan una mejora natural respecto a la sabiduría del pasado, ha sido aceptada por amplios segmentos de la clase intelectual moderna. Como Hans-Hermann Hoppe ha criticado, esta teoría subyace en una serie de supuestos modernos sobre el mundo.

La arrogancia de los whigs ha dado lugar a un orden mundial que ha sembrado las semillas de la barbarie. El triunfo del dinero fiduciario ha creado un sistema económico que enriquece a los Estados y a las personas con conexiones políticas a expensas del resto de la sociedad. Las iniciativas tecnocráticas de salud pública crearon Estados autoritarios frente a una pandemia global. La histeria climática impulsada políticamente ha dado lugar a una agenda política que se juega el bienestar humano en promesas utópicas de una revolución de la «energía verde».

El más mortífero de estos falsos supuestos ha sido el moderno «orden internacional basado en normas» guiado por la hegemonía de los EEUU posterior a la Guerra Fría. El triunfo de la «democracia liberal» sobre la Unión Soviética alimentó la arrogancia de Washington y sus aliados, que creían que el mundo podía adaptarse a modelos cómodos, que las preocupaciones sobre la etnia, la religión y el pasado podían transformarse mediante el poder de la economía y el cambio intelectual.

Según esta idea, Afganistán e Irak podrían transformarse con la combinación adecuada de guerra y constituciones de bolsillo. Las ambiciones rusas podrían frenarse con la combinación adecuada de tratados regionales de defensa y relaciones económicas. China adoptaría el liberalismo occidental con un comercio mundial suficiente.

El triunfo del dólar, que ha financiado el imperio de EEUU y se ha convertido en la base de la economía mundial, ha sido la base de estos supuestos del poder de América. Con la deuda de EEUU como el activo financiero más fiable del mundo, América ha disfrutado del privilegio de un increíble poder blando a la hora de tratar con las principales naciones, lo que le ha permitido centrar su atención militar en los grupos terroristas no estatales y en los aliados «Estados delincuentes».

Esta creencia en un orden mundial respaldado por el poder económico y militar americano, limitado únicamente por la voluntad política, ha influido en la forma de actuar de otros actores mundiales. Los grupos de presión extranjeros han dedicado ingentes recursos a Washington. Si bien la influencia del lobby israelí es la más visible, con políticos que juran vocalmente su lealtad al Estado judío, desde 2016 naciones como Catar, Arabia Saudí, China, Japón, Corea del Sur y otros también han invertido cientos de millones de dólares en influir en la política de América.

Las suposiciones sobre el apoyo americano han influido sin duda en las decisiones estratégicas de los países sobre su propia seguridad. Ucrania renunció a las armas nucleares soviéticas a cambio de promesas de seguridad occidentales, que durante mucho tiempo pudieron servir como potente elemento disuasorio de una invasión rusa. El gobierno de Japón tras la Segunda Guerra Mundial se desmilitarizó a cambio de las garantías de seguridad de los Estados Unidos. Con la creciente preocupación por China, Washington y Tokio han pivotado hacia el rearme.

Las decisiones tomadas por el Estado de Israel también se han guiado por falsos supuestos, como la creencia de que los movimientos militantes serían más fáciles de deslegitimar internacionalmente que otros actores políticos que pretenden crear un Estado palestino. Como informó el Wall Street Journal  informó en 2009:

«Hamás, muy a mi pesar, es una creación de Israel», afirma Cohen, un judío nacido en Túnez que trabajó en Gaza durante más de dos décadas. Responsable de asuntos religiosos en la región hasta 1994, el Sr. Cohen vio cómo el movimiento islamista tomaba forma, dejaba a un lado a los rivales palestinos laicos y luego se transformaba en lo que es hoy Hamás, un grupo militante que ha jurado la destrucción de Israel.

En lugar de intentar frenar a los islamistas de Gaza desde el principio, dice el Sr. Cohen, Israel los toleró durante años y, en algunos casos, los alentó como contrapeso a los nacionalistas laicos de la Organización para la Liberación de Palestina y su facción dominante, Fatah de Yasser Arafat.

Un análisis de las relaciones que Israel ha mantenido durante décadas con los radicales palestinos —incluidos algunos intentos poco conocidos de cooperar con los islamistas— revela un catálogo de consecuencias imprevistas y a menudo peligrosas. Una y otra vez, los esfuerzos de Israel por encontrar un socio palestino dócil, creíble para los palestinos y dispuesto a evitar la violencia, han resultado contraproducentes. Los posibles socios se han convertido en enemigos o han perdido el apoyo de su pueblo.

La experiencia de Israel es similar a la de los EEUU, que durante la Guerra Fría consideró a los islamistas como un aliado útil contra el comunismo. Las fuerzas antisoviéticas apoyadas por América tras la invasión de Afganistán por Moscú en 1979 mutaron más tarde en Al Qaeda.

Como funcionarios israelíes han reconocido, el apoyo militar americano, que se convirtió en un elemento básico de la estrategia militar de ayuda exterior de los EEUU tras la Guerra de los Seis Días de 1967, ha influido en los objetivos de Israel para las relaciones con Palestina.

Del mismo modo, como menciona el artículo del WSJ, la creencia de que los grupos islámicos no estatales serían más fáciles de controlar que los Estados funcionales ha sido un punto ciego constante y constante para Washington. El derrocamiento de Saddam Hussein y Muammar Gaddafi creó vacíos de poder en Oriente Medio que fueron ocupados por el Estado Islámico y otros grupos yihadistas.

Reconocer estos errores gubernamentales del pasado no debe confundirse con dar cobertura moral a las terribles consecuencias sufridas por los ciudadanos de estos Estados. Comprender las causas y los efectos de la acción del Estado sobre personas inocentes es importante para tomar decisiones que eviten estos desastres en el futuro.

La desafortunada realidad es que el orden mundial —construido sobre el supuesto de que la sangre y el tesoro americano pueden por sí solos mantener la estabilidad y la paz— está sometido a graves tensiones. Los pobres cimientos están empezando a resquebrajarse. En septiembre de 2001, la deuda de EEUU alcanzaba los 3,4 billones de dólares. En 2023, superará los 34 billones de dólares. La prácticamente inexistente supervisión del presupuesto militar de los EEUU ha contribuido a la malinversión y mala asignación de recursos. En los conflictos modernos, armas que cuestan millones de dólares han sido destruidas por drones baratos, una preocupación nada desdeñable cuando los portaaviones de los EEUU se dirigen a Oriente Medio.

La ruptura del viejo orden también significa que debemos esperar un nuevo comportamiento de los Estados que se adaptan a los tiempos. Israel, por ejemplo, ha puesto fin a campañas anteriores contra Hamás a raíz de la presión internacional resultante de las víctimas civiles, que ha condicionado la forma en que el grupo islámico posiciona su ejército y sus armas. ¿Se producirá una condena similar tras el ataque más reciente? ¿Le importará a Israel? ¿Qué vías existen para la desescalada?

Además, la arrogancia creada por la presunción del dominio del dólar, que ha supuesto la militarización del dólar, ha provocado su propio retroceso. Los países BRICS han pedido recientemente alternativas al dólar para el comercio exterior, e incluso el Banco de Inglaterra ha expresado su  preocupación sobre el poder y la influencia que el dólar da a Washington. La preocupación por China y las interrupciones de la cadena de suministro debidas tanto al covid como a la guerra entre Ucrania y Rusia han suscitado nuevas preocupaciones sobre lo estrechas que deberían ser las relaciones comerciales internacionales, lo que podría afectar aún más a la globalización económica.

En el plano interno, las naciones occidentales también se ven afectadas por otro falso supuesto de los Estados modernos: la falta de énfasis en la política exterior. Énfasis de un trasfondo étnico, religioso y cultural común como piedra angular de la sociedad en relación con la política de inmigración. Las grandes concentraciones en apoyo de la «descolonización» de Israel, alimentadas por ideologías de justicia social que equiparan la causa de Hamás con la victimización percibida de otros grupos minoritarios, han suscitado nuevas preocupaciones sobre la estabilidad y el orden social. La forma en que las naciones modernas, cuya experiencia más compartida es la de convertirse en un recaudador de impuestos común, se desenvolverán en tiempos de crisis seguirá siendo una potente cuestión política en el futuro, como atestiguan los crecientes movimientos populistas en Europa.

La historia demuestra que los periodos de crisis pueden transformar radicalmente el orden mundial. Tras la Segunda Guerra Mundial, Ludwig von Mises hizo un llamamiento a la adopción global del dinero sólido, la moderación gubernamental y el conservadurismo cultural. Desgraciadamente, Occidente adoptó en su lugar las ideologías del inflacionismo, el intervencionismo y el izquierdismo cultural. Sin una corrección, advirtió Mises, los supuestos de un bienestar material en constante mejora se revelarían insuficientes.

Como escribió en Planificar la libertad «No es cierto que las condiciones humanas deban mejorar siempre, y que sea imposible una recaída en modos de vida muy insatisfactorios, penuria y barbarie».

Los recientes atentados en Israel son un horrible recordatorio de lo poco protegida que está la civilización del salvajismo.

Author:

Contact Tho Bishop

Tho is Editorial and Content Manager for the Mises Institute, and can assist with questions from the press. Prior to working for the Mises Institute, he served as Deputy Communications Director for the House Financial Services Committee. His articles have been featured in The Federalist, the Daily Caller, Business Insider, The Washington Times, and The Rush Limbaugh Show.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock