Mises Wire

Home | Wire | Grover Cleveland presentó el mejor ejemplo de un verdadero populista liberal

Grover Cleveland presentó el mejor ejemplo de un verdadero populista liberal

  • grover cleveland

Etiquetas Política económicaHistoria de EEUU

12/22/2022

Seis años después de la elección de Donald Trump, el Partido Republicano sigue a la deriva. Por un lado, el GOP ha abrazado un mensaje antiestablishment y populista. Por otro lado, los Republicanos no acaban de encontrar la manera de equilibrar el populismo con valores clásicamente liberales como el constitucionalismo y el libre mercado. De hecho, el populismo y el liberalismo clásico parecen estar en conflicto directo.

Sigue habiendo dudas sobre cómo los populistas Republicanos regularán (o no regularán) las grandes empresas tecnológicas, cómo protegerán los empleos manuales sin limitar la libertad económica y cómo se opondrán a las élites políticas sin destruir instituciones vitales.

Irónicamente, el político al que los Republicanos de mentalidad populista debían buscar como guía era un Demócrata: Grover Cleveland (1837-1908). Elegido alcalde de Buffalo, Nueva York, en 1880, Cleveland era un outsider político que se montó en una ola de sentimiento populista para llegar a la mansión del gobernador y luego a la Casa Blanca en 1884. Tras superar muchos de los retos a los que nos enfrentamos hoy en día, Cleveland forjó un modelo político único: uno que era firmemente populista, pero fiel a los principios liberales clásicos.

Cleveland, más conocido hoy por ser el único presidente que ocupó el cargo durante dos mandatos no consecutivos, saltó a la fama en una época de corrupción política generalizada. Durante la llamada Edad Dorada de la década de 1880, los políticos participaban habitualmente en chanchullos, sobornos y connivencias. Sin embargo, esta época brindó a un outsider político como Cleveland la oportunidad de ganar votos luchando contra las élites y su maquinaria política.

Como alcalde de Búfalo, se esforzó por cumplir sus obligaciones sin mostrar favoritismo hacia ningún individuo o grupo en particular, incluidos sus propios amigos. En una sorprendente muestra de fidelidad profesional, Cleveland vetó un contrato de limpieza viaria que el regidor de la ciudad había adjudicado a su íntimo amigo y antiguo cliente, George Talbot. La oferta de Talbot no era la más baja y estaba claro para todos que pretendía conceder sobornos a los concejales, un ejemplo clásico de la corrupción de la Edad Dorada. Tras su veto, Cleveland escribió a su amigo: «Mientras fui tu abogado, fui leal a tus intereses. Ahora el pueblo es mi cliente y debo serle leal».

Como escribe Troy Senik en su excelente nueva biografía, A Man of Iron: The Turbulent Life and Improbable Presidency of Grover Cleveland, «en un entorno tan corrupto como Buffalo, ser un liberal clásico le convirtió también en un populista de facto».

El liberalismo clásico con sabor populista de Cleveland puede apreciarse con mayor claridad en las dos controversias que definieron sus presidencias: la reforma arancelaria y el debate sobre la plata. Aunque hoy resulte difícil de imaginar, en el siglo XIX los aranceles eran un tema candente. Los aranceles no sólo eran la mayor fuente de ingresos federales, representando el 60% de los ingresos totales en 1884, sino que también se utilizaban como instrumentos de planificación económica y privilegio. Los aranceles elevados protegían a las poderosas corporaciones de la competencia extranjera.

Dado que el gobierno federal gozaba de un gran superávit presupuestario en 1884, nadie podía aducir el aumento de los ingresos como justificación de unos aranceles elevados. Para el presidente Cleveland, gravar a los consumidores americanos más de lo necesario era moralmente aborrecible y violaba la autoridad constitucional del gobierno. «El derecho del gobierno a exigir tributos a los ciudadanos», dijo durante un discurso de campaña, «se limita a sus necesidades reales, y cada centavo tomado del pueblo más allá de lo requerido para su protección por el gobierno no es mejor que un robo».

El hecho de que los aranceles elevados se utilizaran también para enriquecer a las élites económicas no hizo sino empeorar la situación. Como escribe Troy Senik en su biografía, «a diferencia de cómo se enmarcaría a menudo la cuestión en las generaciones futuras, Cleveland llegó a la conclusión de que bajar los aranceles era la verdadera postura populista». Aunque Cleveland acabó insatisfecho con ella, finalmente se aprobó un proyecto de ley de compromiso que rebajaba los aranceles de algunos productos importantes.

Más exitosa fue su lucha contra los inflacionistas. En el momento de la elección de Cleveland, había un intenso debate sobre la base del dólar de EEUU. Ya con un patrón bimetálico, muchos querían que se añadiera aún más plata a la base monetaria para inflar la oferta monetaria, devaluando el dólar y facilitando así a la clase trabajadora (en su mayoría agricultores) el pago de las deudas. En los 1890, la inflación se había convertido en la causa célebre de populistas como William Jennings Bryan, que pensaban que el patrón oro frenaba a la clase trabajadora.

Pero Cleveland no cedió tan fácilmente al ángulo populista. Argumentó que, contrariamente a lo que afirmaban los inflacionistas, la devaluación perjudicaría a los trabajadores pobres. Prometió con firmeza que protegería al obrero y al agricultor contra cualquier política que condujera a una «disminución del poder adquisitivo del dólar por un dólar completo de trabajo». Durante su segundo mandato, derogó con éxito la Ley Sherman de Compra de Plata y restableció el patrón oro en América. Aunque los populistas inflacionistas rugían, para Cleveland no había contradicción: proteger la integridad monetaria de América era la clave para ayudar a la clase trabajadora.

Cleveland no se habría calificado a sí mismo de populista y desde luego no encajaba en el estereotipo. Nunca alborotó a las multitudes con grandes discursos ni se dedicó a hacer demagogia. La forma en que entendía su papel difería de la de otros populistas famosos que arremetían contra el statu quo, pero que no tenían verdaderos principios propios.

Cleveland tenía principios rígidos e hizo todo lo posible por atenerse a ellos. No se veía a sí mismo como un mero portavoz de las quejas de grupos específicos, sino como un administrador contratado por el pueblo para servir a los intereses de todo el país. Sirvió como baluarte del hombre común frente a las élites, pero se aseguró de mantenerse dentro de sus límites constitucionales. De hecho, los Republicanos modernos que quieran reclamar para sí la etiqueta de populistas harían bien en seguir el ejemplo de Cleveland.

Author:

Tyler Curtis

Tyler Curtis received a bachelor's degree in economics from Missouri S&T and currently works as a loan officer at a Missouri bank. He has also written for USA TodayNational Review, and the Washington Examiner. Follow him on X @tylercurtis42.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock