Mises Wire

Home | Wire | Greta Thunberg a los países pobres: muéranse

Greta Thunberg a los países pobres: muéranse

  • thunberg_0.PNG

Etiquetas El Medio AmbienteEconomía Global

09/26/2019

El lunes, la célebre activista climática Greta Thunberg pronunció un discurso en la Cumbre de Acción Climática de la ONU en Nueva York. Thunberg exigió reducciones drásticas en las emisiones de carbono de más del 50 por ciento en los próximos diez años.

No está claro a quién estaba dirigiendo exactamente sus comentarios, aunque también presentó una queja legal ante la ONU el lunes, exigiendo que cinco países (Argentina, Brasil, Francia, Alemania y Turquía) adoptaran más rápidamente reducciones mayores en las emisiones de carbono. La denuncia se basa legalmente en un acuerdo de 1989, la Convención sobre los Derechos del Niño, en virtud del cual Thunberg afirma que los derechos humanos de los niños están siendo violados por emisiones de carbono demasiado altas.

Thunberg parece no ser consciente, sin embargo, de que en los países pobres y en desarrollo, las emisiones de carbono son más un salvavidas para los niños que una amenaza.

Países ricos y pobres

Una cosa es criticar a Francia y Alemania por sus emisiones de carbono. Se trata de países relativamente ricos en los que pocas familias se ven reducidas a una pobreza absoluta al estilo del tercer mundo cuando sus gobiernos encarecen la producción de energía –y, por lo tanto, la mayoría de los bienes y servicios de consumo– mediante mandatos y reglamentos de reducción de las emisiones de carbono. Pero incluso en el mundo rico, un recorte drástico como el exigido por Thunberg relegaría a muchos hogares que ahora viven al margen a una vida mucho más dura.

Ese es un precio que Thunberg está claramente dispuesto a hacer pagar a los pobres del primer mundo.

Pero su inclusión de países como Brasil y Turquía en esta lista es extraña y raya en lo sádico, suponiendo que realmente conozca la situación en esos lugares.

Mientras que algunas zonas de Brasil y Turquía contienen algunas zonas que se acercan a las condiciones del primer mundo, ambos países todavía se caracterizan por grandes poblaciones que viven en el tipo de pobreza que las colegialas europeas difícilmente podrían comprender.

Ganar la guerra contra la pobreza con combustibles fósiles

Pero gracias a la industrialización y a la globalización económica, los países pueden salir de la pobreza, y de hecho lo hacen.

En las últimas décadas, países como Turquía, Malasia, Brasil, Tailandia y México –que en su día fueron países del tercer mundo asolados por la pobreza– son ahora países de ingresos medios. Además, en estos países, la mayor parte de la población alcanzará en las próximas décadas lo que consideramos que son los niveles de vida del primer mundo en el siglo XX.

Al menos, eso es lo que pasará si la gente como Greta Thunberg no se sale con la suya.

El desafío aquí es que para un país de ingresos medios o pobres, el consumo de energía barata –que posiblemente se debe en gran medida a los combustibles fósiles– es a menudo un indicador del crecimiento económico.

Después de todo, si un país quiere enriquecerse, tiene que crear cosas de valor para otros países. En el nivel de ingresos bajo y medio, eso generalmente significa hacer cosas como vehículos, computadoras u otro tipo de maquinaria. Este ha sido ciertamente el caso de México, Malasia y Turquía.

Pero para países como estos, la única manera económica de producir estas cosas es utilizando combustibles fósiles.

Por lo tanto, no es una coincidencia que el crecimiento de las emisiones de carbono y el crecimiento económico sigan juntos. Vemos esta relación en Brasil, por ejemplo:

Brazil co2 emissions

Brazil co2 emissions

Y en Malasia:

malaysia.PNG

Y también en Turquía:

turkey.PNG

Fuente1

Ya no vemos esta estrecha relación entre los dos factores en los países ricos. Esto se debe al hecho de que muchos países del primer mundo (y post-soviéticos) hacen un uso más amplio de la energía nuclear, y porque los países de altos ingresos han abandonado más el carbón en favor de combustibles menos intensivos en carbono como el gas natural.2

Es gracias a esta industrialización impulsada por los combustibles fósiles durante los últimos treinta años que la pobreza extrema y otros síntomas de subdesarrollo económico se han reducido tanto.

Por ejemplo, según el Banco Mundial, la pobreza extrema mundial se redujo del 35% al 11% entre 1990 y 2013. También encontramos que el acceso al agua potable ha aumentado, la alfabetización ha aumentado y la esperanza de vida ha aumentado, especialmente en las zonas de bajos ingresos que se han industrializado más rápidamente en las últimas décadas.

Al igual que las emisiones de carbono siguen el rastro del crecimiento económico en los países de ingresos medios, la mortalidad infantil tiende a disminuir a medida que aumentan las emisiones de carbono.

Vemos esto en todo el mundo en desarrollo, incluida la India,

ndia_mortality.PNG

Y en China:

emissions_mortality_china.PNG

Fuente3

La industrialización no es el único factor que contribuye a reducir la mortalidad infantil, por supuesto. Pero sin duda es un factor importante. La industrialización sostiene los servicios modernos de atención de la salud, como los hospitales climatizados, y aumenta el acceso al agua potable y a los sistemas de saneamiento.

Greta Thunberg, ignora todo esto, burlándose de la idea del crecimiento económico como un «cuento de hadas», pero para la gente en el mundo en desarrollo, el dinero y el crecimiento económico –dos cosas que Greta Thunberg considera despreciables– se traduce en una vida más larga y mejor. En otras palabras, el desarrollo económico significa felicidad, ya que, como señaló Ludwig von Mises, «la mayoría de las madres se sienten más felices si sus hijos sobreviven, y la mayoría de las personas se sienten más felices sin tuberculosis que con ella».

La despreocupación alegre de Thunberg por los beneficios del crecimiento económico no es infrecuente para las personas de países ricos que ya viven en un mundo industrializado construido por los combustibles fósiles de antaño. Para ellos, asocian el crecimiento económico adicional con el acceso a los coches de alta moda y de lujo. Pero para los miles de millones de seres humanos que viven fuera de estos lugares, la industrialización impulsada por los combustibles fósiles puede ser la diferencia entre la vida y la muerte.

Sin embargo, Greta Thunberg ha considerado oportuno atacar a países como Brasil y Turquía por no cortar con más entusiasmo sus medios primarios para ofrecer rápidamente una forma de vida más sanitaria, mejor alimentada y menos mortal a la gente común.

Los chinos conocen especialmente bien los beneficios del crecimiento económico. Un país que literalmente se estaba muriendo de hambre durante la década de los setenta, China se industrializó rápidamente después de abandonar el comunismo de Mao por un sistema de capitalismo de mercado limitado y regulado. Pero incluso esta pequeña cuerda de salvamento basada en el mercado –sostenida por los combustibles fósiles– sacó rápida y sustancialmente a mil millones de personas de una existencia frágil que antes estaba amenazada regularmente por el hambre y la privación económica.

Hoy en día, China es el mayor emisor de carbono del mundo, con diferencia, y sus emisiones totales de carbono duplican las de Estados Unidos. Y mientras Estados Unidos y la UE han estado reduciendo sus emisiones, China ni siquiera se compromete a limitarlas antes de 2030. India, mientras tanto, más del doble de sus emisiones de carbono entre 2000 y 2014, y su primer ministro se niega a comprometerse a reducir la generación de electricidad a partir de carbón.

totalemissions.PNG

Fuente4

¿Y quién puede culpar a estos países? Los escolares del primer mundo pueden pensar que está bien sermonear a los obreros de las fábricas chinas sobre la necesidad de reducir su nivel de vida, pero es probable que tales comentarios caigan en oídos sordos si la política climática significa destruir el llamado «cuento de hadas» del crecimiento económico.5

Como dijo un residente chino en la plataforma china de medios sociales Weibo: «Si la economía no crece, ¿qué comemos los que vivimos en los países en desarrollo?»

La medición de los costos netos del calentamiento global

Los defensores de recortes drásticos en las emisiones podrían replicar: «¡Incluso si nuestras políticas empobrecieran a la gente, estarían mucho peor con el calentamiento global!»

¿Acaso lo estarían?

En la ONU, Thunberg tronó: «La gente está sufriendo. La gente está muriendo [a causa del cambio climático]» Pero esa afirmación aislada no nos dice lo que necesitamos saber cuando se trata de políticas de cambio climático.

La pregunta que importa es la suya: si el mundo aplica las drásticas políticas de cambio climático Thunbergianas, ¿las políticas en sí mismas harán más daño que bien?

La respuesta podría no estar a favor de los activistas climáticos. Después de todo, los costes del cambio climático deben medirse en comparación con los costes de la política de cambio climático. Si el crecimiento económico se ve sofocado por la política climática –y cien millones de personas pierden agua limpia y vivienda segura como resultado de ello– eso es un costo bastante grande.

Después de todo, los beneficios de la energía barata –la mayor parte de la cual proviene de los combustibles fósiles– ya son evidentes. La esperanza de vida sigue aumentando, y se espera que siga obteniendo los mayores beneficios en el mundo en desarrollo. La mortalidad infantil sigue disminuyendo. Por primera vez en la historia, el campesino chino medio no se ve obligado a tachar una existencia de subsistencia en un arrozal. Gracias a la electricidad barata, las mujeres de los países de ingresos medios no tienen que pasar sus días limpiando ropa a mano sin lavadoras. Los niños no tienen que beber agua contaminada con cólera.

Es fácil sentarse ante un grupo de políticos ricos y decir «cómo te atreves» por no implementar la política climática deseada. Podría ser un poco más difícil decirle a una trabajadora de una fábrica de camisetas de Bangladesh que lo ha hecho demasiado bien, y tenemos que frenar el crecimiento económico. Por su propio bien, por supuesto.

Y este ha sido el problema con la política de cambio climático desde el principio. Aunque la carga de la prueba recae sobre ellos por querer coaccionar a miles de millones en su esquema de gestión económica global, los activistas del cambio climático nunca han argumentado de manera convincente que el lado negativo del cambio climático es peor que el lado negativo de las economías industrializadas paralizantes.

Esta es la razón por la que los activistas se basan tan comúnmente en afirmaciones exageradas de destrucción total a nivel mundial. No hay que perder el tiempo sopesando las opciones si las únicas opciones que se presentan son «hacer lo que queramos» o «enfrentarnos a la extinción total del mundo».

Pero incluso los activistas del cambio climático no pueden estar de acuerdo en que el enfoque de Armaggedon sea exacto. El año pasado, por ejemplo, la revista Scientific American publicó «Should We Chill Out About Global Warming» de John Horgan, que explora la idea de»que el progreso continuo en la ciencia y otros ámbitos nos ayudará a superar los problemas ambientales».

Específicamente, Horgan examina a dos escritores recientes sobre el tema, Steven Pinker y Will Boisvert. Ni Pinker ni Boisvert tienen credenciales libertarias, ni tampoco la posición de que no hay cambio climático. Ambos asumen que el cambio climático provocará dificultades.

Ambos, sin embargo, también concluyen que los desafíos que plantea el cambio climático no requieren la presencia de una dictadura climática global. Además, las sociedades humanas ya están motivadas para hacer el tipo de cosas que serán esenciales para superar los desafíos del cambio climático que puedan surgir.

Es decir, perseguir un mayor nivel de vida mediante la innovación tecnológica es la clave para hacer frente al cambio climático.

Pero esa innovación no se fomenta cuando los niños agitan los dedos ante los trabajadores brasileños y les dicen que se olviden de un coche familiar o de los electrodomésticos o que viajen durante las vacaciones.

No es probable que esa sea una estrategia ganadora fuera del mundo de los suburbios del primer mundo que se odian a sí mismos. Parece que muchos indios, brasileños y chinos están dispuestos a arriesgar el calentamiento global para tener la oportunidad de experimentar incluso una pequeña parte de lo que los ricos activistas climáticos del primer mundo han estado disfrutando durante toda su vida.

  • 1. Del banco de datos del Banco Mundial: Emisiones de CO2 per cápita (eje derecho) en toneladas métricas; PIB per cápita (eje izquierdo), en dólares estadounidenses constantes de 2010.
  • 2. Véase «share of electricity production from fossil fuels» (https://ourworldindata.org/fossil-fuels). Los países de ingresos medios y medios-bajos siguen dependiendo mucho más del carbón, que al ser quemado libera casi el doble de carbono que el gas natural. (https://www.eia.gov/tools/faqs/faq.php?id=73=11)
  • 3. Del banco de datos del Banco Mundial: CO2 per cápita (eje izquierdo), en toneladas métricas. UNESCO: tasa de moralidad de los menores de cinco años, por cada 100, (https://data.unicef.org/wp-content/uploads/2018/09/U5MR_mortality_rate_2019.xlsx)
  • 4. Del banco de datos del Banco Mundial: Calculado utilizando los totales de población y las emisiones de CO2 per cápita en toneladas métricas.
  • 5. No es de extrañar que la revista Foreign Policy informe: «Casi no existe una preocupación pública diaria por el cambio climático en China. El tema está bastante silenciado en los medios de comunicación de habla china, más allá de la cobertura de los propios programas de Pekín, y hay poca preocupación individual sobre el uso de la electricidad o el transporte aéreo» (https://foreignpolicy.com/2019/09/25/why-doesnt-china-have-its-own-greta-thunberg-un-climate-change-action-summit-hong-kong-police-beijing-hiv-whistleblower/).
Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and The Austrian, but read article guidelines first. Ryan has degrees in economics and political science from the University of Colorado and was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Wikipedia
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire