Mises Wire

Home | Wire | Esta crisis no unirá a los estadounidenses y tal vez eso sea algo bueno

Esta crisis no unirá a los estadounidenses y tal vez eso sea algo bueno

  • Diversification of News Sources
0 Views

Etiquetas Descentralización y SecesiónEstrategia

04/30/2020

Escuchen la versión de Audio Mises Wire de este artículo.

Hacia finales de marzo, cuando se hizo cada vez más evidente lo perturbador y grave que iba a ser el brote de COVID-19, muchas personas expresaron la esperanza de que, aunque la situación fuera una dura prueba, por lo menos daría la oportunidad de que el país se uniera para derrotar a un enemigo común. Algunos incluso pueden haber hecho referencia al 11-S, tras el cual se dejaron de lado los debates internos en aras de la unidad para hacer frente a una amenaza externa.

Sin embargo, en el último mes, nuestro hiperpartidismo ha logrado de alguna manera superar incluso la fiebre que se presenció durante el proceso de destitución, y la esperada unidad no ha surgido. En retrospectiva, las razones de esto son bastante claras cuando se hace algo más que una comparación histórica a nivel de superficie.

Hay muchas pruebas que respaldan la idea de que cuando se enfrentan amenazas externas, especialmente las existenciales, el nivel de cohesión de una sociedad aumentará y la importancia de los desacuerdos internos disminuirá por la necesidad de hacer frente a la amenaza. La guerra es la forma definitiva de la amenaza existencial externa y produce el bien establecido efecto «rally round the flag» (unirse en torno a la bandera). Considere la forma en que la oposición a la Primera y Segunda Guerra Mundial se desvaneció prácticamente de la noche a la mañana una vez que los EEUU entraron oficialmente en los conflictos.

Sin embargo, hay varias diferencias clave entre el virus actual y una guerra existencial. Por un lado, el virus no es una amenaza externa que pueda unificar al país como un enemigo «en grupo» contra un enemigo externo «fuera de grupo». Aunque el temor a que el bombardeo de la marina japonesa en San Francisco uniera a todos en su defensa, el virus ha transformado a amigos, vecinos y familiares en potenciales enemigos mortales portadores del virus. Esto obviamente llevará a una ruptura de la confianza social y la armonía, no a ayudarla, y es por eso que hemos visto un brote de pánico de soplones a las autoridades de todo el país.

Otra diferencia clave es que la proliferación de fuentes de noticias ha creado vías para que las narrativas «oficiales» sean socavadas y suplantadas. Mientras que al principio de la crisis había mucha incertidumbre e incógnitas sobre el peligro del virus, desde entonces ha quedado claro que no nos enfrentamos al regreso de la Peste Negra. Esto ha hecho que la gente se pregunte si las respuestas políticas oficiales han sido justificadas. De igual modo, la proliferación de información ha facilitado mucho el aprendizaje de los costos potenciales y ya realizados de las actividades de mitigación y su inclusión en los análisis de costo-beneficio. Sin embargo, como esas valoraciones son subjetivas, habrá necesariamente desacuerdos sobre el resultado del cálculo de la relación costo-beneficio.

Por el contrario, durante las guerras existenciales anteriores, el gobierno censuró fuertemente la prensa y el libre flujo de información, lo que impidió que la ya diminuta minoría de disidentes creciera más y también impidió el debate inflamatorio entre las diferentes perspectivas.

Hay muchas razones para preocuparse por la intensa división en los EEUU. La confianza social es un ingrediente clave para una sociedad feliz, saludable y rica, sin embargo, una encuesta de octubre de 2019 del Instituto de Política y Servicio Público de la Universidad de Georgetown encontró «que el votante promedio cree que los EEUU. está a dos tercios del camino al borde de una guerra civil». La política se está convirtiendo cada vez más en un juego de suma cero en el que los perdedores temen ser destruidos por sus enemigos. Esto puede incentivar una acción desesperada si la situación se vuelve lo suficientemente grave.

Es evidente que sería deseable un aumento de la confianza y la cohesión social; sin embargo, el método para lograr esa cohesión también es muy importante.

El siglo pasado fue, hasta cierto punto, una larga serie de amenazas existenciales percibidas, comenzando con la Primera Guerra Mundial y continuando hasta la Segunda Guerra Mundial, que a su vez dio origen a la Guerra Fría. El politólogo Michael Desch teoriza en su trabajo «War and Strong States, Peace and Weak States?» (¿Guerra y Estados fuertes, paz y Estados débiles?) que esta serie de crisis desempeñó un papel importante en la formación de los poderosos Estados centralizados que conocemos hoy en día. Las amenazas externas no sólo conducen a la cohesión interna, sino que también provocan un aumento del poder estatal para hacer frente a la amenaza. Como sabemos por la idea del «efecto de trinquete» de Robert Higgs, cada crisis conduce a un aumento del poder estatal que a su vez no vuelve a los niveles anteriores a la crisis. El resultado, argumenta Desch, es que desde el final de la Guerra Fría nos hemos quedado con un enigma. Tenemos estados muy poderosos gracias a las amenazas anteriores, pero ahora esas amenazas han desaparecido, y con ellas la cohesión social que facilitaban. Como resultado, las diferencias internas están emergiendo de nuevo, pero el campo de juego es diferente. Gracias al crecimiento del estado, las apuestas son mucho más altas, y los grupos temen ser aplastados por el otro lado si pierden.

Cualquier cohesión que traiga consigo el virus sólo facilitaría que todos los niveles del gobierno se apoderaran y centralizaran más poder y control, control al que no se renunciaría por completo una vez que la pandemia terminara. Por desagradable que sea, puede ser que nuestro partidismo fuera de control sea el mejor cuando se trata de asegurar que haya un retroceso en las tomas de poder.

A largo plazo, es imperativo que se restablezca algún tipo de confianza social en los EEUU. Sin embargo, a menos que esa unidad y confianza se cultiven correctamente, en lugar de ser golpeada crudamente a través de una crisis, las cosas sólo empeorarán con el tiempo. En la raíz de la desconfianza social está la centralización del poder dentro del gobierno federal. La única forma de difuminar la situación es descentralizar ese poder. Ryan McMaken ha señalado que incluso los gobernadores demócratas están adoptando el federalismo en medio de la crisis. Una mayor aceptación del federalismo sería sin duda útil, pero no es suficiente. El poder existe fuera del estado en varias instituciones que han existido durante toda la historia, como la familia, la iglesia y el mercado. Hasta que ese poder se restaure y se mantenga en equilibrio en todas las instituciones de la sociedad, la desconfianza y el conflicto latente continuarán. La cohesión inducida por la crisis no es una bala de plata, sino una bomba de tiempo.

Author:

Zachary Yost

Zachary Yost is a Mises U alum and freelance writer.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire