Mises Wire

Home | Wire | Es hora de romper el estado de Nueva York

Es hora de romper el estado de Nueva York

  • nys

Etiquetas Historia de EEUU

Neil Sedaka lo dijo mejor: «romper es difícil de hacer». Pregúntale a cualquier joven de 16 años y te dirá que eso es cierto, pero la diputada Marjorie Taylor Greene (Republicana de Georgia) recientemente fue noticia cuando sugirió no sólo una ruptura, sino un «divorcio nacional» en las redes sociales. Por supuesto, hubo los típicos chillidos incoherentes y el aferramiento a las perlas por parte de progresistas, neoconservadores y otros lagartos, pero también hubo un reconocimiento general por parte de mucha gente normal de que un «divorcio nacional» puede ser la única solución a largo plazo.

Tenemos que hablar...

No hace falta decir que nuestro acuerdo político actual no funciona. En 2020 no sólo vimos la locura de Covid-19, sino la violencia política en la que la gente se disparaba literalmente en la calle. Si a esto le añadimos los nuevos e inquietantes datos de las encuestas que revelan que el 48% de los Demócratas apoyan los «campos de cuarentena» para aquellos que no toman las «intervenciones médicas» recomendadas, parece que la única solución es salir de esta relación abusiva.

Pero el hecho de centrarse en un divorcio nacional perpetúa la misma insensatez que ha afectado a los libertarios y a nuestros aliados de la derecha durante años: centrarse en lo nacional excluyendo lo estadual y lo local. Puede que el título de «ejecutivo del condado» no sea tan sexy como el de «Presidente de los Estados Unidos», pero si los últimos 22 meses nos han enseñado algo, es que estos cargos locales importan en la medida en que pueden determinar lo «normal» y libre que es tu vida cotidiana. En lugar de hablar estrictamente de un divorcio nacional, deberíamos abogar también por una secesión a pequeña escala.

Los condados que abandonan sus actuales estados y las ciudades que abandonan sus actuales condados para unirse a zonas vecinas que se ajustan más a su política deberían formar parte del discurso político popular. A menudo, la mayor barrera a la que se enfrentan los movimientos de secesión es la creencia generalizada (aunque ridícula) de que nuestro actual conjunto de líneas en un mapa es sagrado y debe ser preservado, y cualquiera que cambie estas líneas de alguna manera sólo añora los buenos tiempos en los que podía poseer a otras personas como propiedad.

Secesión en el Empire State

El estado de Nueva York siempre ha sido propicio para los movimientos de secesión. La extrema división política entre el Downstate («la ciudad») y el Upstate (no «la ciudad») ha impulsado varios movimientos que pretenden dividir el Empire State en dos. El movimiento secesionista de 1969 consideró que los neoyorquinos estaban descontentos de que el norte del estado tuviera tanto control sobre su política a nivel estadual y propuso que la ciudad de Nueva York se convirtiera en el estado número 51. 2003 y 2008 vio presiones similares desde el sur del estado alegando que «pagaban más de lo que recibían» en impuestos.

Las conversaciones sobre la separación no se detuvieron ahí. En 2015, el impulso para la separación fue liderado por el norte del estado, rural y rojo, contra el sur del estado, urbano y azul. El norte del estado no ha estado representado en la política estadual durante algún tiempo: la Ley S.A.F.E. (una serie de leyes draconianas de control de armas) se aprobó en 2013, y en 2014 el gobernador Cuomo prohibió el hidrofracking (una industria importante para los habitantes del norte).

El norte del estado de Nueva York también se ve agobiado por el absurdo esquema normativo implantado y mantenido por los votantes y políticos del sur del estado; por ejemplo, esta gente está hablando de prohibir los equipos de césped a gas, por el amor de Dios. Muchos habitantes del norte culpan de la decadencia de la economía de la región a estas regulaciones.

En otras palabras, los habitantes del norte del estado de Nueva York están siendo gobernados por las élites urbanas, personas que no sólo tienen valores y visiones del mundo completamente diferentes, sino que las miran con desprecio y burla.

Esto debería resultarle familiar. La situación en Nueva York es inquietantemente similar a la de Estados Unidos en su conjunto. La comparación del mapa electoral de las elecciones presidenciales de 2020 y de las elecciones a gobernador de Nueva York de 2018 (ambas victorias de los «Demócratas») lo deja muy claro: las grandes ciudades dictan la política en detrimento de todos los demás.

Aquí está el mapa electoral de 2020 (por condado):

ng

Y aquí está el mapa electoral de la carrera por la gobernación de Nueva York de 2018 (por condado):

ng

El reciente movimiento de secesión generó tres propuestas principales: la primera era la solución genérica de dos estados; la segunda implicaba que varios condados del Southern Tier (justo encima de Pensilvania) pasaran a formar parte de Pensilvania. Ambas ideas se toparon con un enorme obstáculo llamado Constitución. Según el artículo IV, sección III, cada vez que se vaya a crear un nuevo estado a partir de uno ya existente, o que partes de un estado se vayan a otro, se debe obtener la aprobación de las legislaturas de ambos estados y del Congreso. Se trata de una tarea de enormes proporciones, por no decir otra cosa.

La tercera propuesta procede del Divide NY Caucus y eludiría la Constitución, en el buen sentido... no en el sentido de la «Cláusula de Comercio». No hay barreras constitucionales si no se crea un nuevo estado, así que el plan Divide NY dividiría el estado en tres regiones autónomas: Nueva York (NYC), Montauk (los suburbios inmediatos de NYC) y Nueva Ámsterdam (todo lo demás).

¿Partición en lugar de secesión?

Cada región sería básicamente su propio estado, responsable de elegir a su propio gobernador y legislador, así como de dictar sus propias políticas e impuestos. Pero aquí está lo bueno, el «Estado de Nueva York», tal como lo reconoce el gobierno federal, seguiría existiendo. El actual «gobernador» ocuparía un puesto similar al de la Reina de Inglaterra, pero toda la representación federal seguiría siendo la misma. No habría cambios en el número de estados de la Unión ni en el territorio controlado por cada estado, por lo que el Congreso no está implicado, y como tampoco lo está ningún otro estado, el proyecto de ley sólo tendría que sobrevivir a una legislatura.

La propuesta de Divide NY se convirtió en el proyecto de ley S5416 del Senado de Nueva York y aborda muchas de las cuestiones comúnmente asociadas a los movimientos de secesión, es decir, quién se quedaría con qué. El exhaustivo proyecto de ley de 24 páginas detalla cómo se dividiría el sistema universitario del estado, las prisiones y los tribunales, y las carreteras. Lamentablemente, no salió del comité, pero se ha presentado de nuevo para la sesión legislativa de 2022.

La propuesta no es perfecta, ya que probablemente significa que los horribles representantes federales como Chuck Schumer y Kirstin Gillibrand mantendrían sus puestos de trabajo, pero prácticamente todos los neoyorquinos estarían mejor. En el sur del estado se liberarían de lo que perciben como los «gorrones» del norte, y en el norte ya no tendrían que responder ante los hipocondríacos dementes y los ideólogos de izquierdas del sur. Pero aunque no mejorara la situación de todos, el hombre tiene derecho a la autodeterminación, y ese derecho debe respetarse y ejercerse. Y punto.

Algunos se preguntarán qué sentido tiene un artículo sobre una propuesta fallida, aparte de que sea interesante. No se trata de hablar del éxito del movimiento, sino de destacar que hay hambre de soluciones creativas y poco ortodoxas en la América roja. Decenas de millones de personas sienten que los zarcillos del izquierdismo y el autoritarismo les aprietan la garganta. Están dispuestos a considerar soluciones de las que se habrían burlado hace apenas una década. Buscan soluciones a todos los niveles, soluciones que el movimiento por la libertad había adoptado hace tiempo. Puede que nos toque a nosotros difundir el mensaje de separación y reconstrucción. Un mensaje que diga: sí, aunque papá y mamá te quieren mucho, ya no pueden vivir juntos.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire