Mises Wire

Home | Wire | El «viejo» contra el «nuevo» liberalismo

El «viejo» contra el «nuevo» liberalismo

  • liberalism social democrats socialism new left
0 Views

07/08/2020

No se discute que el significado popular de liberal ha cambiado drásticamente con el tiempo. Es una historia bien conocida cómo, alrededor de 1900, en los países de habla inglesa y en otros lugares, el término fue capturado por escritores que eran esencialmente socialdemócratas. Joseph Schumpeter (1954: p. 394) observó irónicamente que los enemigos del sistema de la libre empresa le hacían un cumplido involuntario cuando aplicaban el nombre de liberal a su propio credo, históricamente lo contrario de lo que el liberalismo representaba desde el principio.

Desde hace un siglo, la controversia se ha desatado sobre el verdadero significado del liberalismo (Meadowcroft 1996b: p. 2). Stephen Holmes (1988: pág. 101) se burla de la controversia por considerar que no es más que un «derecho de jactancia», lo cual no le impide unirse a otros del campo al que Schumpeter se refirió en su lucha por asegurarse la etiqueta. Hay una profunda verdad en la propuesta de Thomas Szasz (1973: p. 20): «En el reino animal, la regla es, comer o ser comido; en el reino humano, definir o ser definido». Esto no es en ningún lugar más claro que en el «reino político».

¿Cómo se produjo esta transformación trascendental del término liberal, que Paul Gottfried (1999: pág. 29) llama «un robo semántico»?

Esta es la interpretación convencional-liberal desde el siglo XVIII en adelante caracterizada por el laissez-faire. Sin embargo, a partir de los últimos decenios del siglo XIX, pensadores británicos como T.H. Green y L.T. Hobhouse (y sus homólogos de los Estados Unidos, Alemania y otros lugares) se dieron cuenta de que el laissez-faire era totalmente inadecuado para las condiciones de la sociedad moderna. Inspirándose a menudo en las reverentes palabras de John Stuart Mill-en Hobhouse (1964: pág. 63), «La enseñanza de Mill nos acerca al corazón del liberalismo»-se comprometieron a dar al liberalismo una forma más actualizada. Como ha escrito un expositor del punto de vista convencional,

El valor central del individuo liberado, del hombre en la medida de lo posible su propio soberano, no cambió; la comprensión de ese valor y los medios para alcanzarlo sí lo hicieron. (Smith 1968: p. 280)1

En particular, el Estado, que los liberales anteriores habían temido como el enemigo de la libertad individual, era ahora visto como un potente motor para promoverla de manera vital. El viejo liberalismo dio paso al nuevo.

Lo primero que hay que señalar es el propósito político que hay detrás del cambio semántico. Era facilitar el camino para la extensión revolucionaria de la agenda del estado (en última instancia, esto se ha convertido en principio en una agenda sin límites). La necesidad urgente de tal extensión, sin embargo, se basó en una teoría muy cuestionable, que todavía es operativa. Es que el «viejo» liberalismo del laissez-faire se había vuelto obsoleto por los cambios profundos de la sociedad. Los pioneros del «nuevo liberalismo» y sus sucesores basaron sus reivindicaciones en el poder supuestamente abrumador de las empresas comerciales sobre los consumidores y los trabajadores. Pero, a pesar de toda su propaganda, no se puede demostrar, empírica o teóricamente, que ese poder exista (Rothbard 1970: págs. 168-73; Hutt 1954; Armentano 1982; Reynolds 1984: págs. 56-68; DiLorenzo y High, 1988).

Además, y de manera decisiva, la justificación estándar para hablar de un «nuevo liberalismo» es analíticamente defectuosa. Porque el fin de lograr «el individuo liberado» no puede ser definitivo del liberalismo. Otras ideologías, entre ellas el anarquismo comunista y muchas variedades de socialismo, comparten ese fin.

Considere esta declaración de Eduard Bernstein, el fundador del socialismo revisionista (1909: págs. 129, énfasis en el original):

El desarrollo y la protección de la personalidad libre es el objetivo de todas las medidas socialistas, incluso de aquellas que superficialmente parecen ser coercitivas. Un examen más detenido siempre mostrará que se trata de una coacción que aumenta la suma de la libertad en la sociedad, que da más libertad, y a un grupo más amplio, que la que quita.2

¿Cómo difiere esto del punto de vista de los «nuevos liberales» del siglo pasado y más?3 Lo que divide al liberalismo de las ideologías opuestas es precisamente su programa sustantivo, los medios que defiende -la propiedad privada, la economía de mercado y la minimización del poder del Estado y de las instituciones respaldadas por el Estado.4

En los países anglófonos, aquellos que en cualquier otro lugar serían identificados directamente como socialdemócratas o socialistas democráticos rehúyen reconocer su nombre propio. Es difícil evitar la conclusión de que esto es esencialmente una cuestión de conveniencia política. Por alguna razón, las etiquetas que sugieren socialismo no han sido populares en los países de herencia inglesa (cf. Gottfried 1999: p. 9).

Este hecho político fue claro para Edward Bellamy, autor del clásico socialista Looking Backward. En 1888, en una carta a William Dean Howells, Bellamy sopesó cómo llamar a su doctrina. Rechazó el término «socialista», una palabra que «nunca pudo soportar», ya que es ajena «en sí misma e igualmente ajena en todas sus sugerencias» «Independientemente de cómo se llamen los reformistas alemanes y franceses, socialista no es un buen nombre para que un partido tenga éxito en Estados Unidos», le confió a Howells (Schiffman 1958: pp. 370-71). Bellamy eligió en su lugar el nombre de «nacionalista». Otros, por motivos similares, han preferido la etiqueta «liberal».

El dominio socialdemócrata de los liberales tuvo un gran éxito, lo que llevó a algunos liberales del laissez-faire a inclinarse hacia la descripción de sí mismos como individualistas (Raico 1997). Curiosamente, el siguiente paso fue que socialistas como John Dewey también trataron de capturar ese término. Resultó, según Dewey, que había un viejo individualismo antes de la era de las grandes corporaciones y de la ciencia social moderna; ese tipo de individualismo debe ser reemplazado ahora por un nuevo individualismo (Dewey 1930).

Un producto de este «nuevo individualismo» sería «un consejo de coordinación y dirección en el que los capitanes de la industria y las finanzas se reunirían con los representantes de los trabajadores y los funcionarios públicos para planificar la regulación» de la economía. Aunque esto era obviamente una réplica del estado corporativo que Mussolini estaba erigiendo en Italia, Dewey eligió ignorar ese paralelo. El centro de poder que él propuso tendría un sesgo voluntarista, y por lo tanto apropiadamente americano, ya que los Estados Unidos se establecieron constructivamente «en el camino que la Rusia Soviética está recorriendo» de una manera tan deplorablemente destructiva (Dewey 1930: p. 118).5 Así pues, después de que el concepto de liberalismo se transformara para excluir a los partidarios de la economía de mercado y de la propiedad privada, ahora también había que redefinir el individualismo, con el mismo fin. Es casi como si los socialistas como Dewey trataran simplemente de definir a los defensores de la libre empresa fuera de la existencia y del debate, en conjunto.6

[Adaptado de «Liberalism: True and False», en Classical Liberalism and the Austrian School.]

  • 1. Esto es de la entrada de David G. Smith sobre el liberalismo en la he International Encyclopedia of the Social Sciences. Es una lástima que un tema tan importante se haya dejado en manos de Smith, cuyo tratamiento es a menudo irremediablemente confuso; por ejemplo, afirma que Ludwig von Mises no puede ser considerado un liberal porque fue demasiado «extremo» al dejar «al individuo a merced de la naturaleza, la sociedad y el grupo y el poder económico», y sin embargo califica a J.-B. Say y Bastiat «economistas liberales» (Smith 1968: p. 277, 280).
  • 2. Cf. Pierre Angel 1961, especialmente las páginas 7, 9, 287, 332, 382-87, 411-15, y 420-33. Bernstein rechazó los conceptos económicos centrales del marxismo así como la propiedad estatal, y se resignó a la existencia indefinida del orden capitalista. Sin embargo, insistió en que debía evolucionar hacia un capitalismo «democratizado», con una legislación «social» en expansión (consideró que el «estado social» de Weimar era un buen comienzo). El revisionismo de Bernstein terminó absorbiendo el socialismo alemán y, para todos los fines prácticos, el socialismo occidental en su totalidad, excepto para aquellos que se conocieron como comunistas.
  • 3. Véase también Lukes 1973: pág. 12, donde el autor cita a Jean Jaurès para afirmar que «el socialismo es la culminación lógica del individualismo», en el sentido de que realiza fines individualistas a través de medios más adecuados a la edad moderna. Lukes está de acuerdo y afirma que «la única manera de realizar los valores del individualismo es a través de una forma humana de socialismo». Debemos agradecerle que al menos mantenga el individualismo (en este contexto, el equivalente del liberalismo político y económico) y el socialismo conceptualmente distintos.
  • 4. Cf. R.W. Davis (1995: págs. vii-viii), en su prólogo a la distinguida serie The Making of Modern Freedom: «Utilizamos la libertad en el sentido tradicional y restringido de libertad civil y política -libertad de religión, libertad de expresión y de reunión, libertad del individuo de una autoridad arbitraria y caprichosa sobre las personas y la propiedad, libertad de producir e intercambiar bienes y servicios, y la libertad de participar en el proceso político.»Davis, director del Centro de Historia de la Libertad de la Universidad de Washington, patrocinador de la serie, añade que esta «moderna y conceptualmente distinta idea de libertad» debe diferenciarse claramente de «los ilimitados llamamientos a la libertad frente a la necesidad y la libertad frente al miedo» de las Cuatro Libertades de Franklin Roosevelt.
  • 5. Un año más tarde, Rexford Tugwell, del «Brain Trust» de Roosevelt, escribió en The New Republic que «el interés de los liberales entre nosotros por las instituciones de la nueva Rusia de los soviéticos ha creado un amplio interés popular en la "planificación"» (Gottfried 1999: p. 66).
  • 6. Cf. Gottfried 1999: p. 13: «Cuando Dewey decidió caracterizar sus propuestas de reformas sociales como "liberales", ya había probado "progresistas", "corporativas" y "orgánicas"».
Author:

Ralph Raico

Ralph Raico (1936–2016) was professor emeritus in European history at Buffalo State College and a senior fellow of the Mises Institute. He was a specialist on the history of liberty, the liberal tradition in Europe, and the relationship between war and the rise of the state. He is the author of The Place of Religion in the Liberal Philosophy of Constant, Tocqueville, and Lord Acton.

A bibliography of Ralph Raico's work, compiled by Tyler Kubik, is found here.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire