Mises Wire

Home | Wire | El problema con «haz lo que dicen los policías y no te pasará nada»

El problema con «haz lo que dicen los policías y no te pasará nada»

  • car

Etiquetas Law

04/17/2021

Han aparecido nuevas pruebas en el caso de Karen Garner, una mujer de 73 años con demencia y afasia sensorial. Un vídeo recién publicado muestra que Garner fue golpeada hasta el punto de tener el brazo roto y el hombro dislocado mientras era detenida por un supuesto intento de robo de 13,88 dólares. En junio de 2020, Garner, al parecer, había intentado salir de un Wal-Mart en Loveland, Colorado, con una bolsa llena de pequeños artículos, pero fue confrontada por el personal de la tienda. Se fue con las manos vacías, y puede que simplemente se olvidara de pagar.

Minutos después, Garner se dirigía a su casa cuando fue abordada por la policía, que le exigió que se detuviera y se sometiera a la detención por el «robo». En pocos minutos, dos policías tiraron al suelo a la anciana —que aparentemente estaba confundida— mientras repetía una y otra vez «me voy a casa».

Después, la policía se negó a prestar atención médica a la mujer y, mientras ésta gemía de agonía, la metieron en una celda de la cárcel durante dos horas, antes de trasladarla al calabozo del condado durante otras tres horas.

El fiscal del distrito se negó a presentar cargos, ya que incluso un fiscal del distrito podía ver que cualquier grupo de personas algo racionales —es decir, no policías sentados en un jurado— probablemente concluiría que esta mujer no era una amenaza real para nadie.

Haz lo que te digan

No es difícil imaginar la previsible reacción a este vídeo de quienes defienden reflexivamente los abusos policiales. Ella «debería haber cumplido», dirán. Algunos insistirán en que si le rompieron el brazo y tiraron su pequeño cuerpo al suelo, se lo «buscó» porque, bueno, puede que haya intentado robar el equivalente a trece dólares.

De hecho, los defensores de los abusos y la incompetencia de la policía a menudo intentan consolarse con la idea de que siempre cumplirían las órdenes de la policía y, por lo tanto, nunca tendrían que preocuparse por ser asesinados a tiros, golpeados o maltratados por la policía.

Esto podría parecer plausible para alguien que no tiene miembros de la familia con autismo severo, enfermedad mental, demencia, discapacidad auditiva, falta de fluidez en inglés o cualquier otra condición que pueda ser inconveniente para los agentes de policía.

Pero para mucha gente, la realidad del «cumplimiento» no es tan clara, limpia y en blanco y negro como quieren creer los defensores de la policía.

Además, a muchas víctimas inocentes y desarmadas de los tiroteos policiales ni siquiera se les da la oportunidad de «obedecer». Simplemente se les dispara sin previo aviso.

Hay que reconocer que estos hechos no servirán de mucho para convencer a los partidarios de «Back the Blue» de que cambien su devoción servil por los empleados públicos bien pagados, casi imposibles de despedir, legalmente inmunes y sindicados en los departamentos de policía.

Pero, de todos modos, repasemos algunas de las pruebas.

Tiro para cumplir

Es un poco difícil cumplir con las órdenes de la policía cuando uno ni siquiera tiene la oportunidad de hacerlo. A algunos les disparan incluso cuando están cumpliendo las órdenes de la policía.

Ese fue ciertamente el caso de Frank Lobato, un hombre de 63 años postrado en una cama que fue asesinado a tiros por la policía. La policía había invadido su casa buscando a otro hombre que no estaba en ella. Lobato no era sospechoso de ningún delito y estaba sentado en la cama viendo la televisión. La policía entró en su habitación a través de una ventana, decidió inmediatamente que su lata de refresco era una pistola y abrió fuego.

También está el caso de Margie Carranza y Emma Hernández. Hernández, de 71 años, y su hija Carranza estaban sentadas en su camioneta en Los Ángeles en 2013 durante una rutina matutina de reparto de periódicos. De repente, la policía disparó más de 100 balas contra la camioneta. La policía creía que la camioneta pertenecía a otra persona. Afortunadamente, las mujeres sobrevivieron. Recibieron un mísero acuerdo de 40.000 dólares de la policía de Los Ángeles, que insiste en que no hizo nada malo.

Más reciente es el caso de Atatania Jefferson, una mujer asesinada a tiros en el salón de su casa por un policía en Fort Worth, Texas, en 2019. Jefferson estaba despierta hasta tarde jugando a videojuegos con su sobrino. La policía recibió una llamada de un vecino pidiendo a la policía que hiciera una «llamada de bienestar» a la casa porque el vecino estaba preocupado de que la puerta delantera abierta de Jefferson indicara juego sucio. Cuando la policía llegó, uno de los agentes se dirigió a la parte trasera de la casa y se asomó a las ventanas de Jefferson. Al ver a Jefferson dentro, el agente de policía la mató inmediatamente de un disparo.

En 2016, Philando Castile fue abatido por la policía en los suburbios de Minneapolis. Castile estaba en posesión legal de un arma oculta, e informó al oficial de este hecho. Esto es lo que se aconseja a los propietarios de armas ocultas cuando tratan con la policía. Castile cumplió todas las órdenes de la policía, pero murió pocos minutos después de que la policía abriera fuego sin una razón clara.

El 18 de enero de 2016, Daniel Shaver fue asesinado a tiros por la policía mientras se arrastraba por el suelo como le ordenó la policía. Shaver sollozaba y suplicaba por su vida. El agente de policía Philip Brailsford le disparó de todos modos. Shaver no había cometido ningún delito. El departamento de policía recompensó a Brailsford con una pensión de 2.500 dólares al mes.

Los discapacitados corren un riesgo especialmente alto

No todas las personas, es decir, los discapacitados, poseen el pleno control de sus facultades y son capaces de responder con la suficiente rapidez para el gusto de la policía.

En septiembre de 2020, por ejemplo, el niño autista de 13 años Lindon Cameron recibió múltiples disparos de la policía mientras Cameron caminaba por una calle de Salt Lake City, desarmado.

En 2013, en Frederick Maryland, Ethan Saylor, un hombre de 26 años con síndrome de Down —y un coeficiente intelectual que probablemente estaba en el rango de 50-60— fue asesinado por la policía después de que Saylor se negara a salir de una sala de cine. La policía tiró a Saylor al suelo y se sentó sobre él hasta que se asfixió.

En enero de 2020, Eric Parsa, de 16 años, fue asesinado de forma similar por la policía en un aparcamiento de Luisiana. La policía encadenó a Parsa, que tenía un autismo severo, lo sometió a una llave de estrangulamiento y luego se sentó sobre él durante 9 minutos hasta que murió.

La policía le atacará por no hablar inglés

Ser discapacitado auditivo o incapaz de hablar inglés ha provocado también ataques policiales.

En enero de 2014, la policía de Oklahoma City detuvo a Pearl Pearson, Jr, un hombre sospechoso de atropello. Pearson, intentó señalar a la policía que era sordo, pero antes de que pudiera hacerlo, fue sacado de su coche y golpeado severamente. Pearson nunca fue acusado de ningún delito.

También está el caso de Sureshbhai Patel, un residente de la India de 58 años que estaba visitando a su hijo en Madison, Alabama, en 2015. Patel estaba dando un paseo por el barrio de su hijo cuando se enfrentó a la policía. Como Patel no hablaba inglés, un agente de policía de Madison perdió rápidamente la paciencia con él, y lo golpeó contra el suelo, paralizándolo, en cuestión de minutos.

Monopolio policial y no rendición de cuentas

La lección de todo esto, por supuesto, es que «cumplir» o «hacer lo que te dicen» no salvará necesariamente a aquellos que tienen la desgracia de encontrarse con agentes de policía con dedos de gatillo picazón, o que simplemente no se molestan en hacer el esfuerzo adicional para trabajar adecuadamente con las personas con discapacidad o con las que tienen problemas de comunicación.

A medida que se acumulan casos como éste, queda más claro que la policía ataca a personas a las que ni siquiera se les da la oportunidad de obedecer, o que son incapaces de hacerlo inmediatamente. Ha llegado el momento de abandonar la idea de que debemos desestimar e ignorar alegremente los abusos policiales contra ciudadanos particulares porque podemos asumir con seguridad que los ciudadanos deben haber hecho algo para «merecerlo».

Ahora bien, nadie pretende que la policía tenga que tener un historial perfecto. Ninguna empresa del sector privado es capaz de conseguirlo. Sin embargo, los que insisten en afirmar que «haz lo que te dicen y estarás bien» parecen incapaces de ir más allá de los eslóganes destinados a desestimar todas y cada una de las peticiones de reforma. Eslóganes más honestos que reflejen esta actitud podrían incluir «oye, nadie es perfecto, así que supéralo» o quizás «no puedes hacer una tortilla sin romper algunos huevos».

Entonces, ¿qué hay que hacer?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que este tipo de comportamiento es exactamente lo que deberíamos esperar de un monopolio gubernamental con agentes que no se juegan nada y no tienen incentivos de mercado para prestar un servicio de calidad a un precio razonable. Cuando es políticamente conveniente, los departamentos de policía afirman que sirven y protegen, pero cuando llega el momento de proporcionar un servicio de calidad real, cambian de tono e insisten en que no tienen ninguna obligación legal de proteger a nadie. Así es como el personal de la policía se sale con la suya al esconderse detrás de sus coches durante los tiroteos en las escuelas. Es la razón por la que la policía gasta una cantidad exagerada de su tiempo en objetivos blandos inofensivos como los niños de los suburbios que cultivan marihuana, pero que en realidad están cultivando tomates. Es por eso que la policía tiene tiempo para ir a acosar a los niños con libros atrasados de la biblioteca. Los departamentos están configurados para recompensar a los agentes que se centran en los delitos menores mientras se ignoran los delitos más graves. En muchas ciudades, sólo un pequeño porcentaje de los recursos policiales se destina a la investigación de asesinatos. De hecho, la policía es notablemente ineficaz a la hora de encontrar y detener a los delincuentes violentos.

Lo ideal sería que una verdadera reforma redujera los poderes de monopolio y las protecciones legales de los departamentos de policía. Esto significa eliminar la inmunidad cualificada de los agentes de policía y abolir los sindicatos policiales.

Una verdadera reforma significa poner fin a la guerra contra las drogas. Significa reducir los encuentros de la policía con ciudadanos privados por infracciones menores. Significa redefinir muchos «delitos» como asuntos que deben tratarse en los tribunales civiles. La verdadera reforma significa centrar los recursos policiales en los delitos violentos graves y en los robos reales (es decir, no un robo de 13 dólares en Wal-Mart).

En el caso de Karen Garner, no había ninguna necesidad de realizar una detención. En un mundo más razonable, como mucho Garner habría recibido una citación por su supuesto intento de hurto. Podría haber sido llevada ante un juez por Wal-Mart, aunque no está claro por qué Wal-Mart la demandaría, ya que en realidad no robó nada.

Dejemos de fingir que todo está bien y que todo el mundo estará a salvo si «sólo haces lo que te dicen». Esa fantasía puede ayudar a algunas personas a dormir por la noche, pero es sólo una fantasía.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power&Market, but read article guidelines first. Ryan has degrees in economics and political science from the University of Colorado and was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire