Mises Wire

Home | Wire | El populismo funcionó para el partido prolibertad en el pasado. ¿Puede funcionar de nuevo?

El populismo funcionó para el partido prolibertad en el pasado. ¿Puede funcionar de nuevo?

  • pop

Etiquetas Estrategia

10/29/2020

Aunque era un erudito con títulos en matemáticas y economía, Murray Rothbard era un gran fanático del lego americano. De hecho, era un populista tanto por su temperamento como por sus opiniones políticas. En una columna de 1992 en la que esbozaba su estrategia populista, Rothbard señaló la importancia de llegar al público en general y especialmente a los grupos más afectados por el poder del Estado:

Esta estrategia doble es (a) construir un cuadro de nuestros propios libertarios, formadores de opinión de gobierno mínimo, basados en ideas correctas; y (b) intervenir directamente a las masas, cortocircuitar los medios de comunicación dominantes y las élites intelectuales, despertar a las masas populares contra las élites que las están saqueando, confundiendo y oprimiendo, tanto social como económicamente. Pero esta estrategia debe fusionar lo abstracto y lo concreto; no debe atacar simplemente a las élites en lo abstracto, sino que debe centrarse específicamente en el sistema estatista existente, en aquellos que ahora mismo constituyen las clases dominantes.

Los libertarios han estado desconcertados por mucho tiempo sobre quién, sobre qué grupos, para llegar a ellos. La respuesta simple: todos, no es suficiente, porque para ser relevantes políticamente, debemos concentrarnos estratégicamente en aquellos grupos más oprimidos y que también tienen más influencia social.

La realidad del sistema actual es que constituye una alianza impía de las élites de las grandes empresas «progres corporativas» y de los medios de comunicación, que, a través del gran gobierno, han privilegiado y provocado el surgimiento de una subclase parasitaria, que, entre todos ellos, están saqueando y oprimiendo al grueso de las clases medias y trabajadoras de América. Por lo tanto, la estrategia adecuada de los libertarios y paleos es una estrategia de «populismo de derecha», es decir: exponer y denunciar esta alianza impía, y llamar a sacar esta alianza mediática preppie-marginal-progre de las espaldas del resto de nosotros: las clases medias y trabajadoras.

Rothbard reconoció consistentemente que la batalla más grande era una batalla ideológica en la que los defensores del laissez-faire debían comunicar a las masas la verdadera naturaleza de las clases dominantes y sus esfuerzos por empobrecer y ejercer control sobre los dueños de negocios, los contribuyentes y los trabajadores de todos los días.

Pero Rothbard también entendió que en el contexto de un sistema político con sufragio adulto casi universal, el programa educativo e ideológico debía manifestarse también en términos de un público votante que se opusiera a los planes de la élite gobernante.

Funcionó en el siglo XIX

¿Ha funcionado alguna vez un ataque populista contra una minoría de la clase dirigente? Rothbard, con su íntimo conocimiento de la historia política americana, sabía que, al menos en el pasado, podía ser una estrategia ganadora.

Por ejemplo, la descripción de Rothbard de la clase dirigente americana como «una alianza impía de grandes empresas 'progres corporativas'» habría sido bastante reconocible para los Demócratas de finales del siglo XIX. Los Demócratas de esa época eran (relativamente hablando) el partido del dinero sano, los bajos impuestos, la descentralización y el laissez-faire. Esto contrastaba con los Republicanos de la época, que estaban a favor de los altos aranceles, el alto gasto gubernamental, el dinero inflacionario y el poder federal concentrado.

Esto no fue sólo un accidente, sino que tuvo un origen ideológico. Los Demócratas del siglo XIX emplearon una narrativa histórica que sostenía que las libertades de los americanos estaban en peligro por una pequeña élite gobernante que buscaba usar los poderes federales para enriquecerse a sí misma y a sus compinches.

Esta narración se tejió a través de la ideología de los Demócratas de la época, desde los jeffersonianos de la época de la fundación a través de los jacksonianos y en la época del resurgimiento del Partido Demócrata bajo Grover Cleveland.

En su descripción de los jacksonianos, el historiador Marvin Meyers describió la narración de esta manera:

Lo que da el tono feroz a la política jacksoniana es la sensación de que fuerzas extrañas dentro de la sociedad, impotentes por sí mismas para prosperar y persuadir, conspiran para apoderarse del gobierno y convertirlo en un motor de despotismo, robo y corrupción.

El historiador Robert Kelley añade que los jacksonianos «vieron a su alrededor una conspiración de hombres inteligentes que vivían de su ingenio, beneficiándose del trabajo de aquellos que vivían del sudor de su frente».

En gran medida, estos hombres «inteligentes» que no habían ganado sus riquezas por sus propios méritos eran las élites financieras —especialmente los banqueros centrales— y otros receptores de la generosidad del gobierno que se beneficiaban de los gastos gubernamentales, las tarifas protectoras y los planes inflacionarios.

Pero esta ideología no terminó con la implosión del Partido Demócrata en la década de 1860. El partido fue revivido a finales del siglo XIX, y se las arreglaron para tomar el control del Senado de los EEUU durante gran parte de la década de 1870 y 1880. Además, los Demócratas ganaron el voto popular en las elecciones presidenciales de 1876, 1884, 1888 y 1892.

En efecto, como señala Rothbard en su ensayo «El triunfo demócrata de 1892», los Demócratas obtuvieron una victoria decisiva con una plataforma que defendía el dinero duro, un arancel bajo y una política exterior relativamente restringida. Sólo se vino abajo con el fin del Sistema de Terceros y la deserción de muchos Demócratas a la posición de dinero fácil bajo William Jennings Bryan.

Pero la experiencia demostró que no hay una incompatibilidad inherente entre una estrategia populista y una agenda política que favorece el laissez faire.

También fue significativo el hecho de que el Partido Demócrata buscara de muchas maneras ampliar el voto. Fueron los Demócratas los que defendieron el derecho al voto de los nuevos inmigrantes y católicos, muchos de los cuales estaban entre las filas de los odiados irlandeses. Fue Cleveland quien vetó un proyecto de ley para imponer pruebas de alfabetización a los nuevos inmigrantes. Y, por supuesto, como todos los partidos de la época, los Demócratas de la era de Cleveland se involucraron en vigorosos esfuerzos de sacar el voto para maximizar el impacto del partido.1

Se creía que todo esto se hacía para contrarrestar las élites corruptas que eran apoyadas por los Republicanos. O, como dijo un observador de la época: «Los Demócratas eran el partido de las masas mientras que los Republicanos eran el partido de las clases.»

Así pues, no es difícil ver cómo Rothbard reconoció en esta época un ejemplo histórico de alineamientos políticos y de política de partidos que podría utilizarse efectivamente para apoyar, al menos en cierta medida, a una facción del laissez-faire contra una facción del privilegio y el poder estatal centralizado. Sus escritos históricos demuestran regularmente un entusiasmo por la narrativa antielitista transmitida por los jeffersonianos, los jacksonianos y sus herederos. Vio en ellos una vibrante tradición política que a menudo tuvo éxito en bloquear los peores excesos del régimen americano.

¿Podría funcionar el populismo en el siglo XXI?

Al menos hasta 1992, Rothbard creía que una estrategia populista podía funcionar aprovechando el poder electoral de ciertos grupos que, según Rothbard, estarían al menos favorablemente dispuestos al laissez faire. Si esto podría hacerse o no en este momento es una cuestión empírica. ¿Es todavía posible «despertar a las masas populares contra las élites que las están saqueando» en números efectivos? El impresionante alcance de las campañas de Ron Paul de 2008 y 2012 sugiere que todavía hay algo de vida en las antiguas alianzas laissez faire. Pero eso puede no ser suficiente.

En esto Rothbard no fue ingenuo. Entendió que si los números en un momento dado no apoyan la idea de un partido efectivo para el laissez faire, entonces la respuesta está en llegar al público a través de los medios de comunicación y la educación «para captar a las masas directamente, para cortocircuitar a los medios de comunicación dominantes y a las élites intelectuales». El tiempo que se tardaría en lograr este objetivo depende del éxito que hayan tenido estos gobiernos, medios de comunicación y elites empresariales en volver a los votantes a su favor. Invertir la tendencia podría llevar décadas. Pero si ese es el caso, difícilmente desalentaría a Rothbard, quien siempre tuvo una visión a largo plazo y optimista. Si la tarea que tenemos por delante es comenzar un largo camino de agitación intelectual, educativa y política orientada a exponer la malevolencia del régimen, entonces el momento adecuado para comenzar es ahora mismo.

  • 1. Como todos los partidos y regímenes políticos, los demócratas buscaron limitar el voto de los grupos que no los favorecían. Mientras los republicanos buscaban expandir la franquicia para los negros libres, limitando el voto para muchos inmigrantes, los demócratas hicieron lo contrario. No obstante, este ejemplo ilustra que la expansión de la franquicia no es un problema en sí mismo para un partido que impulsa una ideología laissez-faire.
Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
TheaDesign via Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire