Mises Wire

Home | Wire | El mercantilismo chino es una receta para el estancamiento

El mercantilismo chino es una receta para el estancamiento

  • mao1.PNG
0 Views

12/04/2019

En las últimas dos décadas, los temores sobre el rápido avance económico y tecnológico de China han crecido exponencialmente y han culminado en la reciente guerra comercial desatada por el Presidente Trump. Pero sólo los partidarios de la intervención del gobierno podían pensar en el socialismo de mercado de China como un gran desafío para una economía orientada al mercado. Pero no es así como funciona. Murray Rothbard, por ejemplo, ha demostrado claramente que las intervenciones del Estado se traducen en más intervenciones para hacer frente a las consecuencias negativas no deseadas de las primeras.1 Además, las intervenciones destinadas a restablecer las condiciones iniciales del mercado perturban aún más el proceso del mercado. El caso de China ilustra muy bien este carácter acumulativo de las intervenciones gubernamentales.

Tras unas tasas de crecimiento muy elevadas al principio de su transición a una economía de mercado, el dinamismo económico de China disminuyó hacia finales de los años noventa. El crecimiento sólo recibió un nuevo impulso cuando China redujo significativamente las barreras al comercio exterior y a la inversión como condición para adherirse a la OMC en 2001. A continuación se produjo un auge económico impulsado por las exportaciones, ya que las exportaciones de bienes y servicios pasaron de alrededor del 20% del PIB a finales de los años noventa al 36% del PIB en 2006. El crecimiento del PIB real ascendió al 14% interanual en el 2007 (véase gráfico 1).

Las entradas de inversión extranjera directa (IED) se cuadruplicaron, pasando de unos 40.000 millones de dólares en 2000 a 170.000 millones de dólares en 2008. Esto significó que la inversión interna, la acumulación de capital y la productividad despegaron a tasas de crecimiento impresionantes (véase el gráfico 2). China se convirtió realmente en un taller de fabricación para el resto del mundo, ayudado por el auge económico mundial a principios de la década de 2000.

Gráfico 1: PIB real y exportaciones

mihai1_1.PNG

Gráfico 2: Inversión y productividad

mihai2_1.PNG

La liberalización comercial de China se vio socavada por las políticas mercantilistas diseñadas para acaparar una gran cantidad de reservas de divisas. A principios de la década de 2000, China tenía una vinculación monetaria con el dólar estadounidense y el Banco Popular de China (BPC) estaba obligado a comprar o vender divisas a un tipo de cambio fijo. Al comprar entradas de divisas procedentes de la creciente IED y del aumento de las exportaciones, el BPC acumuló casi 2 billones de dólares en reservas (más del 40% del PIB) hasta 2008 (véase el gráfico 3). Sin embargo, las simples operaciones de cambio no habrían dado lugar automáticamente a una acumulación tan grande de reservas. La cantidad equivalente de RMB vendidos en el mercado habría aumentado la oferta monetaria y el nivel de precios nacionales, aumentando las importaciones y las salidas de capital. A su vez, esto habría reducido las reservas de divisas y reequilibrado el superávit de la balanza por cuenta corriente, que alcanzó un máximo del 10% del PIB en 2007 y 2008. Sin embargo, el BPC esterilizó el aumento de la oferta monetaria interna, inicialmente a través de operaciones de mercado abierto, venta de letras del Banco Central y disposición de depósitos del gobierno, y posteriormente aumentando las reservas obligatorias de los bancos del 6% en el 2000 al 17,5% en el 2008.2 De este modo, mantuvo el tipo de cambio real infravalorado y éste se depreció casi un 20% entre el 2001 y el 2004, en lugar de apreciarse bajo la presión de fuertes entradas de fondos (véase el gráfico 4). Las subvenciones a las empresas estatales también impulsaron las exportaciones, en particular en sectores como el acero y los paneles solares. Mientras tanto, los altos aranceles restringieron las importaciones, especialmente de alimentos y otros bienes de consumo. Al mismo tiempo, el capital controla las salidas financieras limitadas y mantiene la moneda extranjera en el país.

Gráfico 3: Reservas de divisas

mihai3_1.PNG

Gráfico 4: Evolución de los tipos de cambio

mihai4_0.PNG

Las políticas mercantilistas, incluidas las devaluaciones monetarias, tienen consecuencias negativas significativas, principalmente en términos de pérdida de bienestar. Según Mises en Acción Humana «...los ciudadanos del país devaluado están recibiendo menos por lo que venden en el extranjero y pagan más por lo que compran en el extranjero; concomitantemente deben restringir su consumo». De hecho, el consumo privado disminuyó notablemente, del 47% del PIB en 2000 a un nivel bastante bajo del 36% del PIB en 2008. Además, el rendimiento de los altos ahorros de los hogares se reprimió deliberadamente en el sector financiero, dominado por los bancos de propiedad estatal y a través de estrictos controles de la inversión privada en bienes raíces y en el extranjero.

Además, China desarrolló una estructura de producción alineada con una demanda externa artificialmente inflada que colapsó cuando el auge del crédito se detuvo en el resto del mundo. La política mercantilista de China y los elevados superávit en cuenta corriente resultantes no habrían sido posibles sin la expansión monetaria de las principales economías desarrolladas. Si las importaciones se reducen, las exportaciones también deberían disminuir, a menos que los compradores extranjeros estén dispuestos a reducir significativamente sus balances de activos extranjeros. En el caso de China, las exportaciones se compraron en gran medida con dinero impreso en el extranjero, ya que el gobierno chino acumuló una gran cantidad de bonos del Tesoro estadounidense. No era una inversión segura ni rentable y, desde luego, no merecía la pena reducir el consumo privado ni distorsionar la inversión privada.

Después de la Gran Recesión

Cuando la recesión mundial golpeó, China duplicó sus intervenciones. No sólo siguió acumulando reservas de divisas, que crecieron en otros 1,9 billones de dólares durante el período 2008-2014, sino que también impulsó el crecimiento recurrente para sostener la demanda interna. China ha implementado estímulos de crecimiento aproximadamente cada dos años desde la Gran Recesión. Cada vez que se endurecieron las políticas macroeconómicas para reducir los desequilibrios internos, el crecimiento disminuyó y los planificadores chinos recurrieron a una nueva ronda de flexibilización.

Los estímulos al crecimiento se dirigieron principalmente a proyectos de infraestructura e inmobiliarios, con una gran parte de la financiación proporcionada por los gobiernos locales, ya sea directamente a través de la venta de terrenos y bonos especiales o, indirectamente, a través de vehículos financieros especiales (los LGFV). Aunque el déficit presupuestario anual de China parecía benigno, con una media del 2,5% del PIB entre 2008 y 2018, el «déficit fiscal aumentado» calculado por el FMI, que incluye el gasto extrapresupuestario, promedió un asombroso 8,5% del PIB. Al mismo tiempo, se llevó a cabo una agresiva relajación monetaria mediante recortes de los tipos de interés y de las reservas obligatorias de los bancos, que pasaron del 17,5% en 2008 al 10,5% en octubre de 2019. Mientras que el multiplicador del crédito bancario (M2/M0) aumentó moderadamente de 10 en 2001 a 13 en 2008, casi se duplicó a 25 a finales de 2018. Como resultado, el stock de crédito privado interno se elevó al 210% del PIB en 2018, después de haberse mantenido prácticamente estable en torno al 120% del PIB en el período 2002-2008 (véase el gráfico 5). Como resultado, la deuda interna total alcanzó alrededor del 300% del PIB en 2018, una de las más altas entre las economías en desarrollo.

Gráfico 5: Crédito y deuda total al PIB

mihai5.PNG

Gráfico 6: Crecimiento de la masa monetaria (Ene 2000=100)

mihai6_0.PNG

A medida que la expansión monetaria aumentó exponencialmente, se desarmó con respecto a la de Estados Unidos, en particular cuando la Reserva Federal comenzó a normalizar los tipos de interés (véase el gráfico 6). El RMB se apreció casi un 60% en términos reales entre 2005 y 2015. Tras el anuncio de una nueva ronda de estímulos en 2015, se produjeron fuertes salidas de capital por valor de 1,3 billones de dólares, ya que los controles de capital se habían relajado parcialmente entretanto. Finalmente, la Comisión de Consolidación de la Paz gastó alrededor de 830.000 millones de dólares en reservas durante el período 2015-2016 para facilitar la depreciación del RMB.

Además de la crisis de la balanza de pagos de 2015-2016, la expansión artificial del crédito provocó una considerable distorsión en la asignación de los factores de producción. Cada vez más recursos se desviaron hacia actividades financieras, inmobiliarias y de construcción, cuya participación en el PIB aumentó significativamente en detrimento de la industria manufacturera. La sobreconstrucción creó las llamadas «ciudades fantasmas», donde se estima que 80 millones de unidades de vivienda, más del 20% del total, están vacías. Estas tasas de vacantes se han visto en otros lugares sólo después del colapso de los auge de la construcción, como el de España. Además, el aumento del crédito hipotecario infló las burbujas de los precios de la vivienda, que se desplomaron en varias ocasiones, la más reciente en 2012 y 2015 (Gráfico 7).

mihai7_0.PNG

Gráfico 8: Salarios y productividad laboral

mihai8.PNG

La expansión monetaria impulsó al alza los precios y los salarios internos, que avanzaron mucho más rápido que la productividad laboral, lo que no había ocurrido antes de 2008 (véanse los gráficos 7 y 8). La competitividad de precios de China se deterioró visiblemente y las entradas de IED disminuyeron significativamente en los últimos años (véase el gráfico 9). Además, fueron superadas por las salidas de IED desde 2016, impulsadas por la llamada Iniciativa Belt and Road, una nueva estrategia gubernamental para diversificar los activos extranjeros en detrimento de los bonos del Tesoro de los Estados Unidos. Además de estar mal distribuido, el crecimiento de la inversión se desplomó, en particular en el sector manufacturero, lo que ralentizó la productividad de la mano de obra (véase el gráfico 2). Las exportaciones disminuyeron del 35% del PIB en 2007 al 21% del PIB en 2008 y el superávit en cuenta corriente casi desapareció en 2018 (Gráfico 10). Las tasas de crecimiento del PIB real casi se redujeron a la mitad, pasando de alrededor del 10% del PIB en 2010 al 6% en el tercer trimestre de 2019. Cuando el presidente Trump decidió enfrentarse a China en 2018, su capacidad económica ya estaba asediada por sus propias intervenciones gubernamentales mal dirigidas.

Gráfico 9: Flujos de IED

mihai9.PNG

Gráfico 10: Balance por cuenta corriente

miahi10.PNG

Conclusión

Las dos últimas décadas de crecimiento en las montañas rusas de China, el aumento de la deuda interna y la mala inversión son un buen ejemplo de que la continua manipulación del proceso del mercado es ineficiente y tiene un efecto de bola de nieve. La primera intervención mercantilista en el período 2001-2008 condujo a una mala asignación de recursos en una estructura de producción orientada a la exportación para la que la demanda externa resultó ser ilusoria. La represión del consumo privado y la distorsión de la inversión se tradujeron en una notable pérdida de bienestar. Después de 2008, la intervención del Gobierno continuó de forma aún más contundente a través de estímulos recurrentes al crecimiento, en un intento de estimular también artificialmente la demanda interna. El consumo privado no se benefició mucho y sólo creció alrededor del 3% del PIB en el período 2008-2018 porque los recursos se despilfarraron en malversaciones de infraestructura y bienes raíces. Al mismo tiempo, la competitividad de los precios, la productividad de la mano de obra y el crecimiento sufrieron un gran golpe, mientras que el endeudamiento se disparó, socavando las ambiciones de China de alcanzar rápidamente a las economías avanzadas. Sin embargo, la economía de China puede volver a crecer si se abre incondicionalmente a la inversión extranjera y permite que los mercados asignen los recursos de manera eficiente. Sólo la inversión privada en instalaciones de producción orientadas al mercado podría dar trabajo y vida a las, de otro modo, condenadas «ciudades fantasmas» de China.

Author:

Contact Mihai Macovei

Dr. Mihai Macovei (macmih_mf@yahoo.com) is an associated researcher at the Ludwig von Mises Institute Romania and works for an international organization in Brussels, Belgium.

Image source:

Add Comment

Shield icon wire