Mises Wire

Home | Wire | El lado bueno de los confinamientos: más ahorro

El lado bueno de los confinamientos: más ahorro

  • safe

Etiquetas Dinero y BancosOtras Escuelas de PensamientoTeoría de la Producción

01/14/2021

Algo bueno está saliendo de los calabozos. El economista David Rosenberg publicó un informe especial a través del epónimo Rosenberg Research, concluyendo que «la "norma" preCOVID-19 de una tasa de ahorro personal del 7% se transformará en una norma post-COVID-19 del 10%».

Rosenberg aparece con frecuencia en televisión después de haber sido economista jefe de América del Norte en Merrill Lynch, en Nueva York, de 2002 a 2009, cuando se le incluyó sistemáticamente en el ranking de analistas de Institutional Investor All-Star. Desde allí pasó diez años como economista jefe y estratega en Gluskin Sheff.

Rosenberg no presenta su predicción de un aumento de la tasa de ahorro necesariamente como algo positivo, sino que escribe, «para el 70% de la demanda agregada llamada "el consumidor", esto ejercerá un arrastre eterno en el ritmo de la actividad económica». Pero, rápidamente sigue con, «Por otra parte, también significará una mayor reserva de ahorros para la inversión productiva.»

La primera línea de Rosenberg suena como la teoría de la «paradoja del ahorro» de John Maynard Keynes, que afirma que los ahorros personales son una carga neta para la economía durante una recesión. La segunda línea suena más como Ludwig von Mises, quien escribió, «El capital no es un regalo gratuito de Dios o de la naturaleza. Es el resultado de una providente restricción del consumo por parte del hombre. Es creado e incrementado por el ahorro y mantenido por la abstención de disolverlo».

Rosenberg hace un punto que se ha perdido durante todo este episodio de pandemia convertida en recesión,

Quiero decir, en serio, más de la mitad de los hogares americanos no tenían suficiente dinero a mano para superar tres meses de pérdida de empleo, algo notable si se considera que nos metimos en este lío con una baja tasa de desempleo del 3,5% en 50 años. Sin mencionar el sector corporativo donde, por alguna razón, la palabra «liquidez» se convirtió en una sucia palabra de nueve letras en el último ciclo.

Hubo un tiempo en que los expertos en finanzas personales decían que un hogar debía tener al menos seis meses de activos líquidos a mano por si acaso. El mismo consejo se aplicaba a los que empezaban un negocio. Pero todos y cada uno de los negocios han funcionado como el gobierno, pidiendo prestado no sólo para cosas, sino para los gastos diarios. Así, debido a la codicia, todos, desde las camareras desempleadas hasta United Airlines, están haciendo sonar sus tazas de hojalata para recibir una limosna. Y el Tío Sam está, aunque lentamente, respondiendo. Este empapelamiento de la crisis puede obstaculizar la predicción de Rosenberg. Esperemos que no. Como Murray Rothbard explicó en El hombre, la economía y el Estado,

Todo ahorro está dirigido a disfrutar de más consumo en el futuro; de lo contrario, no tendría ningún sentido ahorrar. Ahorrar es abstenerse del posible consumo actual a cambio de la expectativa de un mayor consumo en algún momento del futuro. Nadie quiere bienes de capital por su propio bien. Son sólo la encarnación del aumento del consumo en el futuro.

Para terminar, Rosenberg ve el tema del ahorro a través de las gafas keynesianas, escribiendo,

Y esto me hizo pensar en cómo el futuro será uno de tratar los «ahorros» como algo sacrosanto. Más allá de un cuarto o dos de la demanda reprimida liberada en 2021, la frugalidad va a emerger como el tema principal. No es el fin del mundo, tampoco, a menos que seas un defensor de una expansión económica sostenible y vigorosa.

Mises lo vio de otra manera, escribiendo en Acción humana,

Al principio de cada paso adelante en el camino hacia una existencia más abundante está el ahorro, es decir, el aprovisionamiento de productos que permite prolongar el período medio de tiempo que transcurre entre el comienzo del proceso de producción y su obtención de un producto listo para su uso y consumo....Sin el ahorro y la acumulación de capital no podría haber ningún esfuerzo hacia fines no materiales.

Primero la frugalidad, luego la prosperidad.

Author:

Doug French

Douglas French is former president of the Mises Institute, author of Early Speculative Bubbles & Increases in the Money Supply, and author of Walk Away: The Rise and Fall of the Home-Ownership Myth. He received his master's degree in economics from UNLV, studying under both Professor Murray Rothbard and Professor Hans-Hermann Hoppe.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire