Mises Wire

Home | Wire | El indeseado retorno de los verdaderos proveedores de violencia

El indeseado retorno de los verdaderos proveedores de violencia

  • biden

Etiquetas Guerra y Política Exterior

01/20/2021

Con los principales medios de comunicación todavía obsesionados con el «intento de golpe violento» del 6 de enero en el edificio del Capitolio de EEUU, la próxima administración Biden parece estar llena de proveedores reales de golpes violentos. Sin embargo, no miren a los medios principales para informar sobre esto. Algunos de los mismos políticos y burócratas que denuncian la ridícula farsa en el Capitolio como si fuera el equivalente al 11-S han estado involucrados durante décadas en la planificación y ejecución de golpes reales en el extranjero. En sus verdaderos golpes, muchos miles de civiles han muerto.

Tomemos el regreso de la Secretaria de Estado adjunta Victoria Nuland, por ejemplo. Más que nadie, ella es el rostro del violento golpe de estado liderado por EEUU contra un gobierno elegido democráticamente en Ucrania en 2014. Nuland no sólo repartió bocadillos a los líderes del golpe, sino que fue sorprendida en una llamada telefónica planeando el golpe hasta quién tomaría el poder una vez que el humo se despejara.

A diferencia del falso «golpe de Estado» del Capitolio, este fue un derrocamiento real. A diferencia del chiste del cuerno de búfalo que profanó la «sagrada» cámara del Senado, el golpe de Ucrania tenía insurrectos armados reales con un plan real para derrocar al gobierno. Eventualmente, con la ayuda del Secretario de Estado Asistente entrante Nuland, tuvieron éxito, después de que miles de civiles fueron asesinados.

Como desafortunadamente se nos recordó durante los últimos cuatro años de la administración Trump, el personal es la política. Así que mientras el presidente Trump se quejaba de las «guerras estúpidas» y prometía traer las tropas a casa, contrató a gente como John Bolton y Mike Pompeo para hacer el trabajo. Pasaron su tiempo «aclarando» el llamado de Trump para terminar las guerras para significar que él quería realmente continuar las guerras. Fue un fracaso colosal.

Así que es difícil ser optimista acerca de una administración Biden con tantos retornos hiperintervencionistas de Obama.

Aunque a la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) le gusta venderse a sí misma como el brazo compasivo de la política exterior de Estados Unidos, de hecho la USAID es una de las principales agencias de «cambio de régimen» de los Estados Unidos. Biden ha anunciado que un alto «intervencionista humanitario» —Samantha Power— encabezaría esa agencia en su administración.

Power, que formó parte del personal del Consejo de Seguridad Nacional del Presidente Obama y fue embajador de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, argumentó con pasión y éxito que un ataque de Estados Unidos al gobierno de Gaddafi en Libia tendría como resultado la liberación del pueblo y el estallido de la democracia en el país. En realidad, su justificación se basaba en mentiras y el ataque de EEUU no ha dejado nada más que asesinato y caos. El gobierno relativamente pacífico, aunque autoritario, de Gaddafi ha sido reemplazado por terroristas radicales e incluso por mercados de esclavos.

Al final del día, los republicanos de Bush, como la representante Liz Cheney, se unirán a los demócratas de Biden para restablecer el «liderazgo americano». Esto por supuesto significa más guerras abiertas y encubiertas de EEUU en el extranjero. La profana alianza entre la Gran Tecnología y el gobierno de EEUU estará feliz de ayudar al Subsecretario de Estado Tony Blinken y al Subsecretario de Estado Nuland con la tecnología para fomentar más operaciones de «cambio de régimen» dondequiera que la administración Biden considere conveniente. ¿Terminar de destruir a Siria y al secular Assad? ¡Claro! ¿Volver a Irak? Por que no? ¿Afganistán? ¡Esa es la guerra buena! Y Rusia y China deben ser castigadas también.

Estos son momentos graves para nosotros, los no intervencionistas. Pero también tenemos una oportunidad única, informada por la historia, para denunciar a los belicistas y presionar por una política exterior pacífica y no intervencionista.

Author:

Ron Paul

Dr. Ron Paul is a former member of Congress and Distinguished Counselor to the Mises Institute.
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire