Mises Wire

Facebook icon
LinkedIn icon
Twitter icon
A
A
Home | Wire | El Estado de Bienestar sueco conduce a una pobre asimilación de inmigrantes

El Estado de Bienestar sueco conduce a una pobre asimilación de inmigrantes

  • sweden1.PNG
0 Views

Tags Trabajadores y Salarios

08/20/2018

¿Están surgiendo grietas en el Estado de Bienestar sueco?

Los expertos de izquierda elogian rutinariamente al país por su generoso Estado de Bienestar, y arrojan vergüenza a los países de la esfera anglosajona, como Estados Unidos, por no adoptar sistemas de bienestar de estilo Nórdico.

Aunque los países escandinavos cuentan con considerables Estados de bienestar, están lejos de ser socialistas. Sin embargo, la presencia de mecanismos de bienestar en una economía aún puede ser problemática.

Por el momento, Suecia está teniendo problemas para asimilar a su población inmigrante. Informes recientes revelan un creciente número de crímenes violentos en los suburbios de inmigrantes. Aunque las tasas generales de delincuencia de Suecia son bajas, el país está experimentando niveles crecientes de violencia y asaltos de pandillas y la aparición de guetos de inmigrantes.

Esto no es exclusivo de Suecia, ya que otros países europeos como Francia, han tenido numerosos problemas con la asimilación de inmigrantes. Esos problemas de los recién llegados han estimulado un levantamiento populista en toda Europa, con Suecia uniéndose a la mezcla. En Suecia, los Demócratas de Suecia, un partido antiinmigración, han ganado la campaña de inmigración.

El tema de la inmigración se matiza y ambos lados del debate (cerradas frente a fronteras abiertas) plantean preocupaciones válidas. Pero podría haber algo más en este enigma de la asimilación de inmigración de lo que parece.

Suecia no es tan excepcional

El Estado de Bienestar de Suecia podría ser el culpable de la reciente ola de disturbios de inmigrantes. Desde la publicación del Poco Excepcionalismo Escandinavo de Nina Sanandaji, un número creciente de intelectuales ha comenzado a eliminar el aura mágica del modelo de bienestar escandinavo.

El Poco Excepcionalismo Escandinavo, sin embargo, ilumina en un desarrollo pasado por alto: la inmigración y la asimilación. Sanandaji sostiene que el Estado de Bienestar ha perjudicado a los inmigrantes cuando se trata de integrarse en la economía sueca y contribuir a ella.

Proporcionando un enfoque equilibrado del tema, Sanandaji ofrece una descripción positiva de las tendencias de inmigración a mediados del siglo XX, destacando cómo "la tasa de empleo de los residentes nacidos en el extranjero fue un 20 por ciento más alta que la del ciudadano promedio" en la década de 1950.

Pero a medida que el Estado de Bienestar de Suecia creció y se endurecieron sus políticas laborales, la historia de inmigración que alguna vez fue prometedora en Suecia comenzó a producir varias tendencias preocupantes, que Sanandaji cubre en detalle:

Para el año 2000, sin embargo, la tasa de empleo era un 30 por ciento inferior para los residentes nacidos en el extranjero. Otra comparación muestra que, en 1968, las personas nacidas en el extranjero tenían un 22 por ciento más de ingresos del trabajo en comparación con los nacidos en Suecia. En 1999, el ingreso promedio de los residentes nacidos en el extranjero fue un 45% más bajo que el de los nacidos en Suecia.1

Los inmigrantes de Oriente Medio, en particular, han descubierto la peor parte de este dilema de integración.

Desde la década de 1970, Suecia ha atraído a inmigrantes de países del Medio Oriente como Irak, Irán y Turquía. El autor del Poco Excepcionalismo Escandinavo es un sueco de origen iraní. Inicialmente, estos inmigrantes pudieron asimilarse sin problemas.

Sin embargo, en la actualidad, los inmigrantes de Medio Oriente en Suecia no están cosechando los mismos beneficios que sus contrapartes en países más favorables a la mano de obra, como los Estados Unidos. Las acciones de Sanandaji muestran cómo los ingresos de trabajo de los inmigrantes iraníes y turcos se acumulan contra los suecos nativos:

Entre 1993 y 2000, el ingreso del trabajo para el inmigrante iraní promedio fue solo del 61 por ciento, y para el inmigrante turco promedio el 74 por ciento del ingreso promedio de un sueco nativo.2

Por el contrario, los inmigrantes iraníes y turcos en los Estados Unidos han tenido mejores resultados:

Según el censo de los Estados Unidos correspondiente al año 2000, los nacidos en Irán tenían un ingreso que era el 136% del promedio de los residentes nativos de los Estados Unidos. Los nacidos en Turquía tenían un ingreso del 114% del promedio de los residentes nativos.3

Sanandaji reconoce que existen diferencias entre los migrantes iraníes y turcos a los Estados Unidos y aquellos que emigraron a Suecia. Sin embargo, Sanandaji sostiene que las diferencias por sí solas no pueden explicar la enorme brecha en los resultados económicos entre los grupos de inmigrantes, ya que "muchos de los que se marcharon a Suecia habían pertenecido a la clase media turca o iraní".

Llegar a un acuerdo con la toxicidad del estado de bienestar

Por lo tanto, es posible que se pasen por alto factores institucionales en juego cuando se analiza el dilema del inmigrante sueco. Esto es parte de un problema sistémico que se extiende por toda Europa, ya que entidades burocráticas como la Comisión Europea han patrocinado generosos programas de refugiados.

Los incentivos perversos de estos programas han creado una forma de "compra de asilo" donde los refugiados rebotan de un país que les otorga asilo a otro con beneficios de bienestar más generosos.

Una solución más sensata para este problema sería que las organizaciones privadas patrocinen inmigrantes y refugiados sin que el estado se involucre en ninguna forma de provisión de asistencia social. Idealmente, habría movimiento libre de personas a cualquier ubicación que se alinee con sus intereses.

Pero debido a que el estado de bienestar crea distorsiones e incentivos cuestionables, un sistema de frontera abierta, tal como está actualmente construido, no enviaría señales precisas del mercado sobre oportunidades económicas.

Puede ser hora de que los expertos de la corriente admitan que el modelo nórdico de generosos Estados de Bienestar conlleva costos significativos. Aunque los países nórdicos aún disfrutan de altos niveles de libertad económica, sus niveles progresivos de bienestar social aún pueden presentar problemas.

La tendencia natural del gobierno a crecer y la presencia de Estados de Bienestar permiten que los políticos compren votos y sigan políticas miopes en aras de la conveniencia política. Pero al igual que todas las intervenciones del gobierno, las políticas de bienestar tienen un costo, tanto económico como social.

Reconocer esta incómoda verdad nos acercará a la comprensión de que el libre mercado es la solución a los problemas actuales. Coquetear con otra variante de estatismo -la socialdemocracia en este caso- necesita ser descartada por completo, al igual que otros sistemas estatistas que la han precedido.

  • 1. Sanandaji, p. 90.
  • 2. Sanandaji, p. 91.
  • 3. Sanandaji, p. 91.

Jose Nino is a Venezuelan-American political activist based in Fort Collins, Colorado. Contact: twitter or email him here.

 

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
iStock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire