Mises Wire

Home | Wire | El dinero sólido puede prevenir lo que la democracia representativa no hace

El dinero sólido puede prevenir lo que la democracia representativa no hace

  • Hungarian cash

Etiquetas Libertad económicaLa FedPolítica monetaria

08/29/2022

Una de las arrogancias de las naciones «occidentales» es que nuestro modo de vida y nuestras libertades están protegidos por elecciones periódicas, tal como exigen las constituciones, escritas (América) o no (Gran Bretaña), que contienen declaraciones de derechos, etc. El pueblo manda, se afirma, y obtenemos exactamente lo que queremos, incluso si los que están en minoría no están contentos con el resultado. Las minorías siempre pueden convertirse en la mayoría de mañana e instituir políticas alternativas. Por lo tanto, las naciones occidentales no pueden meterse en demasiados problemas, ya que todo el mundo quiere la paz, la libertad y la prosperidad, aunque no estemos de acuerdo en la ruta adecuada para llegar a ellas.

Pero, ¿y si te dijera que hay un defecto fatal incrustado en la propia estructura de las naciones occidentales que socava esta visión? ¿Y si los ciudadanos comunes pudiéramos votar, cambiar de líder, cambiar de partido, y todo ello no tuviera sentido? Se puede argumentar que Ludwig von Mises creía exactamente eso y advirtió a las naciones en repetidas ocasiones, libro tras libro, que debían eliminar este defecto fatal o sufrir un completo colapso social. Mises sabía que esto podía ocurrir, porque lo había visto de primera mano. Suplicó a los dirigentes electos de Austria, su querida patria, que tomaran medidas para evitar lo que había ocurrido en la Alemania de Weimar.

La causa del colapso social en la Alemania de la República de Weimar

Lo que ocurrió en la Alemania de Weimar —una verdadera república con elecciones democráticas, por cierto— fue un caso de prueba que no debe ser ignorado. El colapso de la República alemana de Weimar condujo directamente al ascenso del nacionalsocialismo. La causa fue el dinero inseguro; es decir, el dinero impreso (literalmente en aquella época) en cantidades tales que el papiermark no tenía ningún valor. La sociedad se sumió en el caos. Alemania había perdido dos millones de hombres en la Primera Guerra Mundial de una población total de sesenta y ocho millones. La nación estaba llena de viudas, huérfanos y ancianos que dependían casi por completo de los ahorros que habían acumulado. Estos ahorros dejaron de tener valor. Las viudas se prostituyeron, los niños se convirtieron en ladrones y los padres ancianos se suicidaron. Una de las mejores descripciones de este desastre es el libro de Adam Fergusson When Money Dies: The Nightmare of Deficit Spending, Devaluation, and Hyperinflation in Weimar Germany. El libro no es para los aprensivos.

Mises escribió en repetidas ocasiones que el dinero inseguro era tan importante, o quizás más, que los adornos del gobierno popular. Quizás su cita más conocida se encuentra en la página 455 de La teoría del dinero y el crédito:

Es imposible comprender el significado de la idea de la moneda sólida si no se comprende que fue concebida como un instrumento para la protección de las libertades civiles contra las incursiones despóticas de los gobiernos. Ideológicamente pertenece a la misma clase que las constituciones políticas y las declaraciones de derechos.

Nótese que Mises no califica el tipo de gobiernos que pueden sucumbir al despotismo de la impresión de dinero. Esto es muy importante. Todos los gobiernos, ya sean repúblicas democráticas o Estados totalitarios, son susceptibles al despotismo de la impresión de dinero. Mises vuelve sobre este tema una y otra vez. He aquí una cita de Política económica, página 65.

El patrón oro tiene una enorme virtud: la cantidad de la oferta monetaria, bajo el patrón oro, es independiente de las políticas de los gobiernos y los partidos políticos. Esta es su principal ventaja. Es una forma de protección contra los gobiernos derrochadores.

Una alternativa en ciernes al dólar fiat

Irán, de entre todas las naciones, recientemente aceptada como miembro de la Organización de Cooperación de Shanghai, ha propuesto que la organización establezca una nueva moneda con el fin de evitar el dólar para liquidar el comercio entre sus miembros. Alasdair Macleod ha estudiado este proceso y ha escrito dos doctos artículos, aquí y aquí, que se refieren a sus avances. Los puntos clave:

La Unión Económica Euroasiática (UEE), formada principalmente por un subconjunto de Asia Central de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS), ha anunciado sus planes para crear una moneda de liquidación comercial respaldada por una mezcla de productos básicos y las monedas de los Estados miembros.

... una moneda de liquidación comercial exitosa de la UEE puede extenderse desde las naciones de la UEE tanto a las de la OCS más amplia como a las de los miembros del BRICS que no están en la OCS. También podría ser un sustituto aceptable del petrodólar para los pagos de las exportaciones de petróleo a Oriente Medio.

Los miembros de la OCS están negociando la estructura de la nueva moneda, pero lo importante es que tendrá un componente muy importante basado en las materias primas, incluido el oro. El concepto de dinero de la OCS está más en consonancia con el de Ludwig von Mises, que definió el dinero de la siguiente manera en la página 425 de su obra magna Human Action: «Bajo el patrón oro el oro es dinero y el dinero es oro».

El dinero sólido previene la guerra

Una de las razones más importantes para el dinero sólido es que milita contra las guerras innecesarias. Las guerras son tremendamente caras, por supuesto, y normalmente se emprenden sólo como último recurso o como acción puramente defensiva. Pero el dinero no sano hace que parezca, durante un tiempo, que la guerra es gratuita.

EEUU es el ejemplo de entrar en guerras no como último recurso, sino por otras razones. Cuando Eisenhower dejó el cargo a principios de 1961, el dólar EEUU era, bueno, tan sólido como un dólar. Ocho años más tarde, tras la política de Lyndon Johnson de «armas y mantequilla», el valor del dólar estaba amenazado, como lo ilustraban ampliamente las menguantes reservas de oro de EEUU . Dos años y medio más tarde, en lugar de poner fin a la guerra de Vietnam y a otros programas de bienestar de la era de Johnson, Richard Nixon puso fin al rescate de oro por parte de nuestros socios comerciales. La guerra continuó hasta su ignominioso final. Si hubiera cumplido con su deber, los EEUU habrían permanecido en el patrón oro y habrían evitado otras aventuras militares fallidas, una lista tan larga que resulta embarazoso enumerarlas todas.

¿Qué funciona mejor —el oro o la democracia representativa?

En otras palabras, el oro habría cumplido con su deber principal —es decir, dejar perfectamente claro el coste real del gasto gubernamental para que el pueblo, a través de sus representantes elegidos, pueda decidir el alcance del gasto gubernamental. En cambio, la ausencia total de cualquier tipo de barómetro objetivo del coste real del gobierno simplemente animó a los neoconservadores EEUU a buscar en el mundo dragones que matar y, si los dragones eran difíciles de encontrar, a convencer a la gente de que los dragones existían en lugares muy lejanos —Libia, Irak, Siria, Somalia, Afganistán, Ucrania... ¿me he perdido alguno?— y que eran una amenaza para nuestro modo de vida. Pocas, si es que alguna, de estas aventuras fallidas se habrían emprendido si los EEUU estuvieran en un patrón oro aplicable.

La democracia representativa es importante, sí, pero no evita el colapso de la sociedad por la irresponsabilidad fiscal y monetaria. Mientras que un dólar con patrón oro muestra rápidamente el verdadero coste del gobierno y puede evitar la mayoría de las locuras. Para decirlo sin rodeos, hay miles de madres que hoy tendrían a sus hijos a su lado antes que una estrella de oro en sus ventanas.

Pero, ¡espera! Hay más! como decían los vendedores nocturnos de chucherías para los crédulos. Imprimir dinero de la nada provoca múltiples efectos adversos, pero la mayoría se retrasan un poco. Precios más altos. El ciclo crediticio de auge y caída. La mala asignación de recursos. Y muchos más, y todos conducen a un nivel de vida más bajo. Pero un estándar monetario sólido revela los sacrificios que el público debe hacer para financiar más gasto gubernamental.

Hay que subir los impuestos, aumentar los préstamos o desfinanciar otros programas. Estas consecuencias adversas se producen casi inmediatamente y son visibles para todos. Si el público piensa que la guerra u otro programa de gasto es necesario, entonces el gobierno obtendrá su aprobación. Pero, en realidad, ¿cuántos ciudadanos de a pie pueden siquiera encontrar la ubicación en un mapa de nuestras numerosas guerras de los últimos sesenta años o entender y apoyar los programas de gastos superfluos que nunca mueren y, en la mayoría de los casos, obtienen una mayor financiación?

Los peores programas de gasto de los últimos años fueron los llamados cheques de estímulo. Incluso los grandes derrochadores se cuestionarían la lógica de gravar al público para enviarle cheques, menos la tasa de tramitación burocrática del gobierno, por supuesto. Señoras y señores, esto no tiene sentido y en un entorno de dinero sano nunca ocurriría. Sin embargo, ¡nuestro gobierno federal envió tres de ellos! Y ahora nuestros gobernantes tratan de convencernos de que el aumento de la masa monetaria para financiar todos estos fiascos no tuvo nada que ver con el aumento de los precios y la escasez. Claro, ¡pero también esos vendedores nocturnos de la televisión como Ron Popeil vendieron muchos Vegematics¡

Author:

Contact Patrick Barron

Patrick Barron is a private consultant to the banking industry. He has taught an introductory course in Austrian economics for several years at the University of Iowa. He has also taught at the Graduate School of Banking at the University of Wisconsin for over twenty-five years, and has delivered many presentations at the European Parliament.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock