Mises Wire

Home | Wire | El caso contra los monopolios de patentes farmacéuticas

El caso contra los monopolios de patentes farmacéuticas

  • harma2.PNG
0 Views

Tags SaludMonopolio y Competencia

11/13/2018

Los empresarios se enfrentan a decisiones en el libre mercado para cualquier bien o servicio, ellos pueden ingresar a nuevos mercados, abandonar los mercados existentes o ajustar la calidad o el precio de los bienes ofrecidos en los mercados. Estas decisiones se basan en la anticipación de los precios y costos futuros. El empresario asume el riesgo de pérdida por malas decisiones y tiene derecho a los beneficios obtenidos de las buenas decisiones.

Los empresarios deben competir con otros proveedores sobre la base de un precio más bajo o de una calidad mejorada. Copiar artículos existentes y ofrecerlos a precios más bajos es un medio común de competencia. Copiar no es robar mientras las materias primas, la mano de obra y el capital necesario para la producción pertenezcan al productor.

El monopolio definido como barrera de entrada no puede existir en un libre mercado. El monopolio requiere un agente para evitar que los competidores compitan. En el mercado farmacéutico de los Estados Unidos, el Estado crea monopolios a través de licencias para vender medicamentos y patentes que hacen que las copias de medicamentos sean ilegales. El privilegio del monopolio le permite al proveedor cobrar un precio más alto del que sería posible en el libre mercado. El beneficio excesivo que se puede alcanzar a través del privilegio de monopolio es una característica de renta no ganada del amiguismo en lugar del capitalismo de libre mercado.

Dado que las rentas del monopolio no se ganan, debe haber alguna justificación para este privilegio. Una justificación es la protección contra el "robo" de una idea o propiedad intelectual. Stephan Kinsella ha presentado un argumento de libre mercado contra la propiedad intelectual. Un auto puede ser usado para ilustrar el argumento. Un carro es una propiedad. Los derechos de propiedad están asignados al auto. Si un ladrón lo robara, estaría al tanto del robo cuando el auto ya no estuviera disponible para mi uso. No lo puedo usar porque me lo han robado. Las ideas no tienen esta característica, por lo que las ideas no deben considerarse como propiedad con derechos de propiedad adjuntos. Si alguien "copia" una molécula de droga, nada ha sido robado. La idea no ha sido borrada de la mente del inventor. El imitador no restringe ni impide el uso de la idea por parte del inventor de ninguna manera. La única pérdida sufrida por el inventor es la capacidad de producir rentas de monopolio, pero estas no son ganadas y no se puede considerar que la pérdida haya sido robada.

Otra justificación para el privilegio del monopolio es que sin la garantía de rentas por la misma, los nuevos productos farmacéuticos no se comercializarían. Esta es una afirmación sin ninguna evidencia. Es indudablemente cierto que se comercializan más productos farmacéuticos con monopolio de patentes de lo que estarían sin estos, pero lo mismo puede decirse de los subsidios. El objetivo de un mercado no es maximizar las transacciones, sino aumentar la riqueza a través de intercambios mutuamente beneficiosos. Si un medicamento no se lleva al mercado sin la capacidad de cobrar precios de monopolio, entonces el mercado le está diciendo a la sociedad que los consumidores tienen necesidades más apremiantes que el nuevo medicamento.

Otra justificación es que los costos de satisfacer los requisitos de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés) para llevar nuevos medicamentos al mercado son tan altos que no se desarrollarían nuevos medicamentos sin rentas de monopolio. Esto puede ser cierto, pero esta es una razón para abolir la FDA en lugar de otorgar privilegios de patente de monopolio. La misión de la FDA es garantizar la seguridad y eficacia de los medicamentos. Hay ejemplos de medicamentos aprobados por la FDA que no fueron eficaces (Xigris) o seguros (Vioxx). Dado que el valor de la eficacia y la seguridad son subjetivos, ni siquiera es posible garantizarlas en todas las circunstancias.

Cada uso de un medicamento por parte de cada paciente es un experimento con un resultado incierto. Ni la eficacia ni la seguridad del fármaco se conocen de antemano. Solo podemos estimarlas en base a la experiencia pasada. El uso de un medicamento puede conducir a un buen resultado la primera vez y un shock anafiláctico la próxima vez. El uso de drogas puede llevar a buenos resultados la mayor parte del tiempo y un efecto secundario catastrófico en raras ocasiones. La anemia aplásica después del uso de cloranfenicol, un antibiótico, es un efecto secundario raro que ocurre de 3 a 6 semanas después de la administración y generalmente es mortal. Algunos medicamentos se vuelven menos eficaces con el uso repetido. La eficacia de los antibióticos dependerá del perfil de sensibilidad de las bacterias ofensivas que cambian con el tiempo. Los efectos secundarios adversos de los medicamentos pueden no ser evidentes durante décadas. Las hijas de mujeres que recibieron dietilestilbestrol (DES) durante el embarazo desarrollaron cáncer de células claras de la vagina hasta 40 años después del nacimiento. Independientemente de los estándares que se usen para definir la eficacia y la seguridad, habrá riesgos atípicos para el público.

La seguridad y la eficacia no pueden considerarse en un vacío. Estas deben compararse con las alternativas disponibles. Los pacientes están mucho más dispuestos a arriesgarse con un nuevo tratamiento si no hay buenas alternativas. En un mundo sin la FDA, los nuevos medicamentos tendrían que ser significativamente menos costosos que las alternativas disponibles. Las compañías farmacéuticas podrían muy bien tener que dar nuevos medicamentos gratis o incluso pagar a los pacientes para que los tomen a fin de establecer un registro de seguridad y eficacia. Con el tiempo, los medicamentos establecerían un registro de seguridad y eficacia. Los medicamentos con ventajas significativas para la seguridad o la eficacia permitirían precios superiores para el reconocimiento de la marca. El mercado debe determinar el precio máximo que los consumidores pagan por las mejoras en la calidad.

Algunos medicamentos siguen siendo utilizados a pesar de los riesgos conocidos. Algunos de estos riesgos dependen de la dosis y requieren un control individual por medio de pruebas de nivel de medicamentos. Algunos de estos riesgos son idiosincrásicos y requieren pruebas periódicas de toxicidad. No existe una forma objetiva de equilibrar los beneficios potenciales y los riesgos inciertos de un medicamento. Los pacientes individuales deben asumir los riesgos (y los costos) para obtener beneficios potenciales. El mercado debe determinar el equilibrio entre eficacia y seguridad.

Gilbert Berdine is an associate professor of medicine at Texas Tech University Health Sciences Center and an affiliate of the Free Market Institute at Texas Tech University.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
iStock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire