Mises Wire

Home | Wire | El activismo climático, capturado en un post de Instagram

El activismo climático, capturado en un post de Instagram

  • temperature rising

Etiquetas El medio ambienteMedios y cultura

01/07/2021

El otro día, durante mi dosis diaria de inmersión en el pozo negro de la propaganda izquierdista que es Instagram, me encontré con un puesto que capta perfectamente la esencia del activismo climático. El post viene de Bill Nye, el hombre que una vez fue una personalidad muy querida y entretenida de la televisión y educador de ciencias de los niños. Muchos jóvenes americanos durante su educación primaria vieron episodios de su programa de PBS, Bill Nye the Science Guy. Desde sus días de gloria como sustituto de veinte minutos de nuestros agotados profesores de ciencias de la escuela media, ha entrado en el abismo interminable de lo que me gusta llamar «absolutismo científico», una táctica que los fanáticos del clima, y la izquierda administrativa en general, tienen cerca y querida.

En el puesto, Nye se para frente a un termómetro que indica 108 grados. Debajo está la leyenda, «108 Fahrenheit, 30 de septiembre. No es realmente un asunto de gestión forestal... ¿verdad? Es el cambio climático. Hay trabajo que hacer. #VoteforScience». Un examen más detallado de la imagen y el lenguaje que la acompaña, usado por Nye, ilustrará los paisajes políticos y académicos a los que nos enfrentamos actualmente.

Primero, para aquellos que no conocen las complejidades del dialecto de Instagram, «#VoteforScience» puede ser traducido como «Vote por Joe Biden». En segundo lugar, cabe señalar que el post responde a los (en ese momento) recientes y extensos incendios forestales en California. Nye afirma que los violentos incendios no son el resultado de una mala gestión forestal, sino del supuesto aumento de la temperatura global. Sin embargo, esto por sí solo no es suficiente para satisfacerlo, ya que si la temperatura de la Tierra fuera una variable fuera de nuestro control, no habría necesidad de hacer hincapié en sus efectos. Más bien, al señalar que «hay trabajo que hacer», da a entender que el supuesto aumento de la temperatura mundial, que también es supuestamente responsable de los incendios forestales, es producto de la acción humana y puede invertirse mediante ésta.

Al conectar esto con su punto anterior, está haciendo una declaración normativa en su hashtag, afirmando que debemos votar por Joe Biden. Al hacerlo, hace dos suposiciones. Nye asume que debemos someternos totalmente a sus hipótesis científicas sobre los incendios forestales, el aumento de las temperaturas globales y la influencia humana en estas variables. Luego asume que una vez que hagamos esto, debemos necesariamente valorar también su supuesto fin, a saber, la preservación de los bosques, por encima de otros objetivos, a los que hay que renunciar en la búsqueda de la reducción de la tasa de aumento de la temperatura mundial.

Sin embargo, hay que ser deliberadamente ignorante para negar que hay que hacer muchos sacrificios para adoptar la peculiar mezcla de medios y fines de Nye. Tercero, al escribir «Hay trabajo que hacer», también exige que el gobierno te coaccione y a todos los demás a seguir su plan. Esto puede deducirse del hecho de que el «trabajo» que exige que se haga es de naturaleza colectiva; él cree que el aumento de la temperatura global sólo puede ser frenado cuando todos sigan su plan.

Ciencia vs. propaganda

El post de Nye muestra que sus ideas no difieren de aquellas a las que hemos estado expuestos durante muchos años. Los cultistas del clima han estado impulsando tal agenda durante mucho tiempo. En cambio, lo que llama la atención de este post es su naturaleza propagandística. El hecho de que la temperatura exceda los 100 grados durante un día justo después del final del verano en California —un lugar no ajeno a las olas de calor fuera de temporada— no nos lleva necesariamente a las conclusiones de Nye. Pero al asumir que este punto de datos «prueba» su punto, Nye deja claro que esto es poco más que un eslogan.

Sin embargo, mucho más preocupante que la falta de pruebas rigurosas de sus hipótesis es la incomprensión de Nye del propósito fundamental de la ciencia. La ciencia es una herramienta empírica para obtener conocimiento de los fenómenos naturales. Sólo puede emitir declaraciones positivas, nunca normativas. Nunca puede decirle a uno lo que debe hacer. Para usar un ejemplo de Mises, la ciencia puede decirle a un hombre que beber alcohol aumentará su susceptibilidad a varias enfermedades. Pero la ciencia no le dice de ninguna manera que debe dejar de beber; si valora el disfrute de la bebida más que su buena salud, seguirá bebiendo. Esta elección no es «anti-científica», es simplemente el resultado de su escala subjetiva de preferencias. Una vez que la ciencia escapa a la esfera de las afirmaciones puramente positivas, pierde credibilidad, y ya no puede transmitir el conocimiento universal sobre los fenómenos naturales. Como señaló Jörg Guido Hülsmann en su reciente artículo «Hacia una economía política del cambio climático», cuando los investigadores del clima recomiendan medidas políticas, se desplazan rápidamente del ámbito de la ciencia del clima al de la filosofía política, un ámbito en el que carecen de conocimientos especializados. Mientras Nye nos presenta un claro ejemplo, tal mal uso y abuso de la ciencia caracteriza el comportamiento de los activistas del clima. El público, buscando ansiosamente el consuelo de confiar en aquellos con «un plan», es decir, las élites y la burocracia, mientras temen debates filosóficos y económicos más profundos, se apresura a pasar por alto este salto a través de los campos en nombre de los científicos. De ahí que veamos una propaganda tan polémica como la de Nye, que llega a millones de jóvenes mentes impresionables en los medios sociales bajo el disfraz de la ciencia objetiva. A pesar de renunciar a la fuente de la que la ciencia deriva su credibilidad, tales élites académicas pretenden que sus declaraciones sigan siendo objetivas y utilizan su forma pervertida de ciencia para promover sus planes específicos, aquellos que deberían ser examinados con razón a través de los lentes políticos y económicos.

Author:

Nick Stiles

Nick Stiles is an eighteen-year-old college student who enjoys studying and advocating the principles of liberty and the free market.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire