Mises Wire

Home | Wire | Educación obligatoria vs. libre

Educación obligatoria vs. libre

  • fence

Etiquetas Educación

El reverendo George Harris describió los efectos de la educación obligatoria en la imposición de la uniformidad y la igualdad forzada (poco después del establecimiento de la obligatoriedad):

La educación ya se imparte de manera tan general en Estados Unidos y en otros países [1897], que, sin prever condiciones imaginarias, no hay dificultad en ver cuánta igualdad se da por esa oportunidad.... Se da el mismo tiempo a todos; se prescriben los mismos cursos para todos; se nombran los mismos profesores para todos. La oportunidad no sólo está abierta, sino que se impone a todos. Incluso bajo un programa socialista es difícil imaginar cualquier arreglo para proporcionar la educación que se supone que todos necesitan más casi igual que el sistema existente de escuelas públicas. Incluso el Sr. Bellamy [un prominente socialista totalitario de la época] encuentra escuelas en el año 2000 d.C. modeladas según las del siglo XIX. Todas las cosas han cambiado excepto las escuelas…Detrás de cincuenta pupitres exactamente iguales, cincuenta niños y niñas están sentados para recitar una lección prescrita a todos…Pero el álgebra no es una oportunidad para el niño que no tiene turno para las matemáticas…De hecho, cuanto más casi igualada es la oportunidad en el exterior, más desigual es realmente. Cuando la misma instrucción por el mismo número de horas al día por los mismos profesores se proporciona a cincuenta niños y niñas, la mayoría no tiene casi ninguna oportunidad. Los eruditos brillantes se ven frenados... los aburridos son incapaces de seguir el ritmo... los eruditos medios se desaniman porque los alumnos más brillantes realizan sus tareas con tanta facilidad.1

En la década de los cuarenta, el escritor y crítico inglés Herbert Read enfatizó la diversidad del hombre señalando la objeción «psicológica» a un «sistema nacional de educación» obligatorio:

La humanidad se diferencia naturalmente en muchos tipos, y presionar a todos estos tipos en el mismo molde debe conducir inevitablemente a distorsiones y represiones. Las escuelas deben ser de muchos tipos, siguiendo métodos diferentes y atendiendo a diferentes disposiciones. Se podría argumentar que incluso un Estado totalitario debe reconocer este principio, pero la verdad es que la diferenciación es un proceso orgánico, las asociaciones espontáneas e itinerantes de los individuos para fines particulares. Dividir y segregar no es lo mismo que unir y agregar. Es justo el proceso opuesto. Toda la estructura de la educación como proceso natural que hemos previsto, se cae a pedazos si intentamos que esa estructura sea... artificial.2

El gran filósofo Herbert Spencer señaló el despotismo inherente a la educación obligatoria:

Porque, ¿qué significa decir que el Estado debe educar al pueblo? ¿Por qué debería ser educado? ¿Para qué sirve la educación? Claramente, para adecuar al pueblo a la vida social—para hacerlos buenos ciudadanos. ¿Y quién debe decir qué son los buenos ciudadanos? El Estado: no hay otro juez. ¿Y quién va a decir cómo se pueden hacer estos buenos ciudadanos? El Estado: no hay otro juez. Por lo tanto, la propuesta es convertible en esto—un Estado debe moldear a los niños para convertirlos en buenos ciudadanos…. Primero debe formar por sí mismo una concepción definida de un modelo de ciudadano; y, una vez hecho esto, debe elaborar el sistema de disciplina que parezca mejor calculado para producir ciudadanos según ese modelo. Este sistema de disciplina está obligado a aplicar al máximo. Porque si lo hace de otra manera, permite que los hombres se vuelvan diferentes de lo que a su juicio deberían llegar a ser, y por lo tanto falla en el deber que se le ha encomendado cumplir.3

La Sra. Isabel Paterson resume brillantemente la tiranía de la educación estatal obligatoria, y la superioridad de la libre elección de la educación privada:

el control político está... por su naturaleza, obligado a legislar en contra de las declaraciones tanto de hechos como de opiniones, al prescribir un plan de estudios escolar, a largo plazo. Los conocimientos científicos más exactos y demostrables serán sin duda alguna objetables para la autoridad política en algún momento, porque expondrán la locura de dicha autoridad y sus efectos perversos. A nadie se le permitiría mostrar el absurdo sin sentido del «materialismo dialéctico» en Rusia, por medio de un examen lógico... y si la autoridad política se considera competente para controlar la educación, ese debe ser el resultado en cualquier país.

Los textos educativos son necesariamente selectivos, en cuanto al tema, el idioma y el punto de vista. Cuando la enseñanza se imparte en escuelas privadas, habrá una variación considerable en las distintas escuelas; los padres deben juzgar lo que quieren que se enseñe a sus hijos, según el programa de estudios que se ofrece. Luego, cada uno debe esforzarse por alcanzar la verdad objetiva…. En ningún lugar habrá ningún incentivo para enseñar la «supremacía del Estado» como filosofía obligatoria. Pero todo sistema educativo controlado políticamente inculcará la doctrina de la supremacía del estado tarde o temprano, ya sea como el derecho divino de los reyes, o la «voluntad del pueblo» en la «democracia». Una vez que esa doctrina ha sido aceptada, se convierte en una tarea casi sobrehumana romper el dominio del poder político sobre la vida del ciudadano. Ha tenido su cuerpo, propiedad y mente en sus garras desde la infancia. Un pulpo preferiría liberar a su presa.

Un sistema educativo obligatorio y apoyado por los impuestos es el modelo completo del estado totalitario.4

Aquí debemos añadir que, en el sistema actual, el Estado ha encontrado una manera en los Estados Unidos, de inducir a las escuelas privadas a enseñar la supremacía del Estado sin proscribir las escuelas privadas, como en algunos otros países.

Al imponer la certificación de normas mínimas, el Estado domina efectivamente, aunque sutilmente, las escuelas privadas y las convierte, en efecto, en extensiones del sistema escolar público. Sólo la eliminación de la escolaridad obligatoria y la aplicación de normas permitirá liberar a las escuelas privadas y que éstas funcionen con independencia.

La Sra. Paterson trata sucintamente el problema de la educación obligatoria y la alfabetización:

¿Pero no seguirían siendo analfabetos algunos niños? Podrían, como algunos lo hacen ahora, y como lo hicieron en el pasado. Estados Unidos ha tenido un presidente que no aprendió a leer y escribir hasta después de ser adulto, pero que se casó y se ganó la vida. La verdad es que en un país libre cualquiera que permanezca analfabeto podría también quedar así; aunque la simple alfabetización no es una educación suficiente en sí misma, sino la clave elemental de una parte indispensable de la educación en la civilización. Pero esa educación ulterior en la civilización no puede obtenerse en absoluto bajo el control político total de las escuelas. Sólo es posible con un cierto estado de ánimo en el que el conocimiento se persigue voluntariamente.

Y la Sra. Paterson responde a los maestros y educadores que tenderían a responder en epítetos a sus críticas:

¿Cree que nadie le confiaría voluntariamente sus hijos para pagarle por enseñarles? ¿Por qué tiene que extorsionar sus honorarios y cobrar a sus alumnos por obligación?5

Una de las mejores maneras de considerar el problema de la enseñanza obligatoria es pensar en la analogía casi exacta en el ámbito de ese otro gran medio educativo—el periódico. ¿Qué pensaríamos de una propuesta para que el gobierno, federal o estatal, utilice el dinero de los contribuyentes para establecer una cadena nacional de periódicos públicos, y obligar a todas las personas, o a todos los niños, a leerlos? ¿Qué pensaríamos además de que el gobierno prohibiera todos los demás periódicos, o incluso que prohibiera todos los periódicos que no cumplen con las «normas» de lo que una comisión gubernamental piensa que los niños deben leer? Tal propuesta sería vista con horror en Estados Unidos, y sin embargo este es exactamente el tipo de régimen que el gobierno ha establecido en la esfera de la instrucción escolar.

La prensa pública obligatoria se consideraría una invasión de la libertad básica de la prensa; sin embargo, ¿no es la libertad escolar al menos tan importante como la libertad de prensa? ¿No son ambos medios vitales para la información y educación pública, para la libre investigación y la búsqueda de la verdad? Está claro que la supresión de la libre instrucción debe ser considerada con un horror aún mayor que la supresión de la libertad de prensa, ya que aquí están implicadas las mentes no formadas de los niños.

  • 1. Harris, Inequality and Progress, pp. 42-43.
  • 2. Herbert Read, The Education of Free Men (Londres: Freedom Press, 1944), págs. 27-28.
  • 3. Spencer, Social Statics, pág. 297.
  • 4. Isabel Paterson, The God of the Machine (Caldwell, ID: Caxton Printers, 1943), págs. 271-72.
  • 5. Ibid., págs. 273 y 274; énfasis en el original.
Author:

Murray N. Rothbard

Murray N. Rothbard made major contributions to economics, history, political philosophy, and legal theory. He combined Austrian economics with a fervent commitment to individual liberty.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire