Mises Wire

Home | Wire | Donde se esconde la verdad: debate sobre el estado actual de las fuerzas armadas de EEUU

Donde se esconde la verdad: debate sobre el estado actual de las fuerzas armadas de EEUU

  • mil base

Etiquetas Gran GobiernoGuerra y política exterior

04/28/2022

Con los Demócratas y los Republicanos cayendo unos sobre otros para aumentar el gasto en defensa de Estados Unidos, los comentarios y debates serios que existen se centran principalmente en la mejor manera de asignar los miles de millones de dólares adicionales de los contribuyentes que se verterán en el agujero negro del Pentágono. Un analista, en Reason, se atrevió a sugerir que el Congreso no se tomaba en serio el asunto, quejándose de que lo único que les preocupaba era salvaguardar los puestos de trabajo en el sector de la defensa en sus distritos y las contribuciones a sus propias campañas.

Y aunque esto es cierto desde hace mucho tiempo, el hecho es que la conversación sobre el gasto en defensa de EEUU no es seria porque no nos enfrentamos a amenazas serias a nuestros intereses nacionales reales —y no lo hemos hecho en más de una generación. Como explicó Richard Cummings en «Lockheed Stock and Two Smoking Barrels», y como ha señalado el politólogo John Mearsheimer, la política exterior de Estados Unidos en la era posterior a la Guerra Fría ha sido impulsada en gran medida por intereses corporativos e institucionales, así como por la política interna.

A medida que el público americano es asustado para que acepte la Segunda Guerra Fría, es importante contrarrestar las narrativas del declive y la incapacidad militar de Estados Unidos con la verdad. Lejos de ser una prueba de que necesitamos gastar más, la actuación rusa en la invasión de Ucrania demuestra claramente que gastamos mucho, y que deberíamos gastar menos. Con la ayuda más marginal de Estados Unidos, uno de los estados más pobres y débiles de Europa está ensangrentando a Rusia, nuestra supuesta penúltima némesis después de Beijing.

Independientemente de que lo crea o no, o de que sus estrechos vínculos con el complejo militar-industrial le obliguen a decirlo, el senador de EEUU Tom Cotton seguramente está soñando cuando pronostica que una invasión rusa de Ucrania significa que Rusia amenaza a la tierra natal de EEUU.

Imagínese que Rusia y China, que apenas cuentan con dos portaaviones diésel funcionales, y que juntos no gastan ni la mitad de lo que gasta EEUU en defensa, cruzan los gigantescos fosos del Atlántico y el Pacífico, escoltan la mayor flotilla de transportes de tropas de la historia y se enfrentan a los once grupos de ataque de portaaviones nucleares de EEUU, que además de contar con sus propios complementos completos de más de cincuenta cazas de alta tecnología están escoltados por dos cruceros de misiles guiados y cuatro destructores. La marina de superficie más poderosa del mundo, con diferencia, merodea bajo la superficie del océano sus más de cincuenta submarinos nucleares de ataque rápido y de misiles balísticos. Se calcula que en un hipotético combate podrían aportar una potencia de fuego de diez mil misiles, sin contar los cientos de cazas armados con misiles de los propios portaaviones.

Aparte del hecho de que ni China ni Rusia la han amenazado nunca, ni tienen ninguna razón para hacerlo, la supremacía militar de Estados Unidos en nuestro hemisferio es una conclusión inevitable.

¿Qué más podría requerir la seguridad americana?

¿Qué podría hacer la presencia permanente de más de un millón de personas en servicio activo, muchas de ellas desplegadas en más de setecientas bases militares en más de sesenta países de todo el mundo, sino invitar a la participación de Estados Unidos en todos los conflictos del mundo para siempre?

¿Cómo hace esto que los americanos estén más seguros?

Como no pueden señalar ninguna intervención exitosa en los últimos veinte años -desde Irak hasta Afganistán, Libia y Siria, por nombrar sólo algunas-, la política exterior y los medios de comunicación se apoyan en tropos vacíos, como «salvaguardar el orden internacional basado en reglas» o hacer que el mundo sea «seguro para la democracia», para justificar la continuación de una política incoherente y poco realista de intento de hegemonía global permanente.

Los defensores de la supremacía global permanente de EEUU omiten convenientemente, como siempre hacen, que EEUU siempre ha rechazado la aplicación de esas mismas reglas a sí mismo y, además, que muchos de los aliados estratégicamente más importantes de EEUU, ahora y en la primera Guerra Fría, no eran/son demócratas o han/están cometiendo abusos de los derechos humanos.

Desde su rechazo a una sentencia del Tribunal Mundial en su contra por minar los puertos nicaragüenses en la década de 1980 hasta la aprobación por el Congreso de una ley que autoriza al ejército de EEUU a invadir Bélgica en caso de que La Haya intente juzgar a algún americano por los crímenes cometidos en la invasión y ocupación de Irak, es fácil ver por qué muchos gobiernos de todo el mundo no están dispuestos a unirse a Estados Unidos en la imposición de sanciones a Rusia: para ellos parece otra invasión ilegal de un país soberano por parte de una gran potencia entrometida.

Las políticas de nuestro gobierno no sólo hacen que los americanos estén menos seguros y erosionan nuestra posición moral, sino que además cuestan una fortuna. Doug Bandow seguramente tiene razón cuando dice que ya es hora de que nuestros ricos aliados europeos empiecen a ocuparse de su propia seguridad. Para aquellos que se preguntan por qué Europa optó por renunciar a un rumbo independiente tras el final de la Guerra Fría y, en cambio, seguir siendo esencialmente un socio menor en la actual arquitectura de seguridad dominada por Estados Unidos, consideren que el salario base de un alistado del ejército de EEUU es de más de 1.500 dólares al mes, mientras que el coste de sólo operar los grupos de ataque de portaaviones del ejército cuesta a los contribuyentes de EEUU 21.000 millones de dólares al año.

De repente, el generoso modelo del Estado benefactor europeo de la posguerra parece menos defendible.

Los próximos años lo dirán.

Pero así como el debate en Europa sobre la realidad de su cambiante entorno de seguridad será mortalmente serio, implicando importantes cambios de política, el debate en Estados Unidos será cualquier cosa menos centrado en la mejor manera de gastar otros mil millones aquí y allá, ignorando el hecho obvio de que los propios Estados Unidos podrían ser defendidos a una fracción del coste, y que cada intervención y política de la generación anterior fue un completo fracaso y ha hecho el mundo más peligroso, no menos.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here