Mises Wire

Home | Wire | Del auge al declive: cómo la inflación se convierte en deflación

Del auge al declive: cómo la inflación se convierte en deflación

  • deflation soccer ball

Etiquetas Dinero y Banca

05/12/2021

Para entender los efectos de la inflación es útil comprender que la inflación no es un aumento general de los precios como tal, sino un aumento de la oferta de dinero que pone en marcha un aumento general de los precios de los bienes y servicios en términos de dinero.

Consideremos el caso de un stock fijo de dinero. Siempre que la gente aumente su demanda de algunos bienes y servicios, el dinero se destinará a estos bienes y servicios. En respuesta, es probable que los precios de estos bienes y servicios aumenten: se gastará más dinero en ellos.

Dado que tenemos un stock de dinero sin cambios, ahora se puede destinar menos dinero a otros bienes y servicios. Dado que el precio de un bien es la cantidad de dinero que se gasta en él, esto significa que los precios de otros bienes disminuirán, es decir, se gastará menos dinero en ellos.

Para que se produzca una subida generalizada de los precios, debe haber un aumento de la masa monetaria. Con más dinero y sin cambios en la demanda de dinero, la gente puede ahora asignar una mayor cantidad de dinero a todos los bienes y servicios.

Según Mises en Economic Freedom and Interventionism,

La inflación, tal como se ha utilizado siempre este término en todas partes y especialmente en este país, significa el aumento de la cantidad de dinero y de billetes de banco en circulación y de la cantidad de depósitos bancarios sujetos a control. Pero la gente utiliza hoy el término «inflación» para referirse al fenómeno que es una consecuencia inevitable de la inflación, es decir, la tendencia a la subida de todos los precios y salarios. El resultado de esta deplorable confusión es que no queda ningún término para significar la causa de esta subida de precios y salarios. Ya no existe ninguna palabra para significar el fenómeno que hasta ahora se ha llamado inflación. (p. 99)

La inflación es un proceso en el que los últimos receptores del dinero fiduciario recién creado se empobrecen mientras que los primeros receptores de este dinero se enriquecen. Este proceso de empobrecimiento se pone en marcha como resultado de un aumento de la oferta monetaria.

Este aumento activa un intercambio de nada por algo. Esto equivale al desvío de ahorros reales de los últimos receptores del dinero recién generado a los primeros receptores.

Ahora bien, si la tasa de crecimiento de la oferta monetaria es del 10%, mientras que la tasa de crecimiento de la producción de bienes y servicios también es del 10%, los precios de estos bienes y servicios aumentarán por término medio un 0%. En el pensamiento popular, esto se considerará como si no hubiera inflación.

Sin embargo, sabiendo que la inflación es un aumento de la oferta monetaria, está claro que la tasa de inflación es del 10%. Lo que importa aquí no son los cambios en los precios de los bienes y servicios, sino el aumento de la oferta monetaria. Este aumento pone en marcha el proceso de empobrecimiento.

¿Cuánta inflación hay?

¿Cuál es la situación actual de la inflación? Según el pensamiento popular, representado por la tasa de crecimiento anual del Índice de Precios al Consumo (IPC), la inflación se situó en el 2,6 por ciento en marzo, frente al 1,7 por ciento de febrero y el 1,5 por ciento de marzo de 2020. Sin embargo, en términos de oferta monetaria, la tasa de crecimiento de la inflación se situó en el 69,2 por ciento en marzo, frente al 13,4 por ciento de marzo de 2020. Los aumentos monetarios masivos han debilitado el proceso de formación del ahorro real. Como resultado, la capacidad de las empresas para hacer crecer la economía se ha visto gravemente afectada.

Además, la capacidad de las empresas para hacer crecer la economía se ha debilitado aún más debido al enorme gasto público, que ha desviado el ahorro real de las empresas hacia diversos proyectos gubernamentales no productivos. Hay que tener en cuenta que es probable que el gasto público sólo se refuerce a corto plazo. Debido a este gasto fiscal y monetario masivo, la reserva de ahorro real -el corazón del crecimiento económico- podría estar en serios problemas.

Por lo tanto, se espera que una probable disminución de la reserva de ahorro real debilite significativamente la actividad económica en el futuro; posteriormente, la calidad de los activos de los bancos probablemente se deteriorará. Por lo tanto, la tasa de crecimiento anual del crédito inflacionista de los bancos, o de los préstamos «de la nada», está preparada para debilitarse visiblemente, presionando así la tasa de crecimiento de la oferta monetaria. Esto sucede porque a medida que los activos de los bancos disminuyen en calidad, y a medida que los prestatarios potenciales disminuyen en valor, los bancos prestan menos y ejercen una presión a la baja sobre la oferta monetaria.

Obsérvese que la tasa de crecimiento anual de la oferta monetaria ya se ha reducido al 69,2% en marzo, frente al 79,1% del mes anterior. En medio de una burbuja financiera —como probablemente estemos ahora—, incluso una ligera disminución de la tasa de crecimiento de la oferta monetaria podría ser fatal.

shos
Nota: este gráfico muestra la evolución de la medida de la oferta monetaria del TMS.

Esto se debe a que las actividades de la burbuja no pueden valerse por sí mismas; requieren el apoyo de los aumentos de la oferta monetaria que desvían hacia ellas el ahorro real de los generadores de riqueza. Además, obsérvese de nuevo que una de las principales causas de la posible disminución de la reserva de ahorro real es el aumento sin precedentes de la oferta monetaria y el gasto público masivo. Aunque la reserva de ahorro real sigue creciendo, es probable que al aumento masivo de la oferta monetaria le siga una tendencia al alza en la tasa de crecimiento de los precios de los bienes y servicios. Esto podría comenzar a principios del próximo año. Sin embargo, una vez que la reserva de ahorro real comience a disminuir debido al bombeo monetario masivo y a las políticas fiscales imprudentes-, varias actividades de la burbuja se desplomarán. Esto, a su vez, es probable que provoque un gran descenso de la actividad económica y de la oferta monetaria.

Irónicamente, aunque el crecimiento de la masa monetaria es inmenso en este momento, como resultado del posible estallido de las actividades de la burbuja, los precios de los bienes y servicios podrían en realidad disminuir en los próximos años. Es decir, la deflación llegará cuando las burbujas de la industria estallen. Esto podría ocurrir ya en la segunda mitad de 2022. Sin embargo, la posibilidad de deflación depende de si el conjunto de ahorros reales está disminuyendo, y esto es notoriamente difícil de observar.

Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here