Mises Wire

Home | Wire | Deflación de precios y los horrores de la caída de precios de los televisores

Deflación de precios y los horrores de la caída de precios de los televisores

  • tv hand

Etiquetas Dinero y bancos

12/14/2021

Durante casi un siglo, el Estado y sus diversos aliados han propagado a generaciones de universitarios la creencia de que la caída de los precios es un perjuicio para la sociedad. Esto parecería una tarea difícil dado lo absurdo de la afirmación, pero esta conveniente mentira ha justificado décadas de robo a los pobres para las mismas élites que la suscriben. Como tal, es fácil ver el atractivo.

Como dijo Upton Sinclair: «Es difícil conseguir que un hombre entienda algo, cuando su salario depende de que no lo entienda».

Para muchos de los que leen habitualmente estas páginas, este artículo puede no ser nada nuevo. Los hechos y conceptos expuestos son tan obvios que no necesitan ser explicados y, sin embargo, décadas de política estatal demuestran lo contrario. Por ello, este artículo utilizará el ejemplo concreto de los televisores para demostrar que la caída de los precios no conduce al desastre. Al contrario, la caída de los precios nos hace más ricos. Es el Estado, enterrado en la deuda, el que teme la deflación.

Empezaremos por dejar que CBS News exponga el quid del argumento inflacionista: «Si estás pensando en comprar un coche nuevo y esperas que el precio sea mucho más bajo dentro de seis meses, ¿por qué no esperar? Así, la caída de los precios desplaza el consumo del presente al futuro, ya que los consumidores esperan a que los precios bajen, y la caída de la demanda puede deprimir aún más la economía, provocar más bajadas de precios, más recortes del gasto y una espiral descendente hacia la recesión.»

«¿Por qué no esperar?», se pregunta CBS News. Quizá porque necesitas un coche para ir a trabajar mañana y sustituir la transmisión de tu coche actual cuesta más de lo que vale el vehículo. ¿Dejaría también la gente de comer por la caída de los precios de los alimentos? Es difícil imaginar a la persona media haciéndose preguntas tan absurdas, pero para ganar realmente la discusión, hay que tener en cuenta también los bienes de lujo, como los televisores.

En un mundo en el que los precios de los televisores bajan, ¿por qué no íbamos a esperar siempre para comprar un televisor? Para empezar, nunca tendríamos un televisor. En general, los individuos harán un cálculo económico. Compararán el beneficio de tener el televisor ahora con el ahorro que supone esperar un año.

El siguiente gráfico muestra el índice de precios de los televisores en EEUU desde 1950 hasta 2021. En ese tiempo, el precio de un televisor cayó un 99%. Desde el año 2000, la caída de los precios ha sido especialmente pronunciada.

ward
Fuente: Oficina de Estadísticas Laborales.

En lugar de provocar una espiral de retraso en el gasto, el número de hogares con televisión ha seguido aumentando hasta alcanzar máximos históricos.

La propaganda de la inflación contiene un núcleo de verdad. Las mejores mentiras suelen hacerlo. El consumo será ciertamente mayor en un régimen inflacionista que en uno deflacionista. Esto es una consecuencia natural de que la gente intente evitar que le roben su riqueza. Mire cualquier evento de hiperinflación para ver este comportamiento en su punto más extremo. Durante estos eventos, es mejor comprar activos duros que no puedan ser cuantitativamente aliviados. Cuando sólo se enfrenta a una inflación «modesta», se fomenta el consumo, pero en menor medida. Esta relación no implica en absoluto una espiral de muerte deflacionaria. Por el contrario, una deflación modesta implicaría una modesta propensión a ahorrar en lugar de consumir. Esto es algo que deberíamos fomentar, pero imaginar bucles de retroalimentación positiva donde no existen es un tema común en el alarmismo estatista.

En un mercado libre, los precios tienden a bajar debido a las ganancias de productividad derivadas de la acumulación de capital. Un tractor, por ejemplo, puede sustituir el trabajo manual de muchos hombres, y la abundancia resultante conduce a precios más bajos. En los últimos setenta años, los empresarios han desarrollado métodos que requieren mucho capital para producir más y mejores televisores por menos dinero. Esto ha dado lugar a que se compren más televisores y a una mayor calidad de vida para el ciudadano medio. Y ello a pesar de los miles de tesis doctorales que se han escrito en sentido contrario durante el mismo periodo.

¿Por qué, entonces, la mentira? Ante dos visiones del mundo que compiten entre sí, el Estado siempre promoverá la que aumente su poder para extraer la riqueza de sus ciudadanos. La elección entre inflación y deflación es fácil. La deflación da poder al ciudadano al permitir que sus modestos ahorros compren más bienes con el tiempo. Pedir la inflación da poder al Estado al permitirle imprimir más dinero y reducir el tamaño de sus enormes deudas en términos reales. No debería sorprender que las instituciones académicas financiadas por el Estado prediquen las virtudes de la inflación. Tampoco debería sorprendernos que los bancos y corporaciones bien conectados, los más cercanos a la espita del dinero libre, canten sus alabanzas en las redes de noticias que financian. No sólo son los primeros en acceder al nuevo dinero, sino que la inflación anima a la gente media a comprar sus acciones para proteger sus ahorros. Esto eleva el precio de las acciones, enriqueciendo aún más a los líderes corporativos.

No hay ninguna gran conspiración que impulse políticas inflacionistas. Ojalá la hubiera para poder erradicarla y destruirla. Por el contrario, es el comportamiento emergente de innumerables actores estatales y adyacentes al Estado que buscan maximizar su poder, riqueza y prestigio. La única manera de retrasar el inexorable envilecimiento de la moneda y de la ciudadanía es hacerla consciente del robo y agitarla lo suficiente como para luchar contra él. Incluso esto sólo puede retrasar lo inevitable. Sólo la completa separación entre el dinero y el Estado nos salvará. Puede que el votante medio no tenga un título en economía, pero sí entiende el aumento de los precios de los alimentos y la energía. Debemos dejarles claro que el objetivo declarado públicamente por las élites y el cártel bancario es precisamente el aumento de los precios que ahora están sufriendo. Las televisiones nos dan un ejemplo fácil para contrarrestar la propaganda de que la caída de los precios es «realmente» mala para nosotros.

Author:

Kyle Ward

Kyle Ward (@dkyleward) is a data scientist with degrees in engineering and statistics. He uses machine learning and econometrics to inform transportation and redistricting decisions. He avidly consumes all things Mises institute on his (almost) daily runs.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire