Mises Wire

Home | Wire | Cuestionando la necesidad militar de lanzar bombas atómicas sobre ciudades japonesas

Cuestionando la necesidad militar de lanzar bombas atómicas sobre ciudades japonesas

  • atomic bomb blast

Etiquetas Historia de EEUUGuerra y política exteriorHistorial mundial

01/27/2023

Uno de los momentos más devastadores de la historia de América tuvo lugar los días 6 y 9 de agosto de 1945, con los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki. Aproximadamente trescientos mil civiles, cuarenta y tres mil soldados, cuarenta y cinco mil trabajadores esclavos coreanos y más de mil ciudadanos americanos (incluidos veintitrés prisioneros de guerra) morirían.

Los pilotos observaron horrorizados. El artillero de cola Bob Caron describió la horrible aniquilación como un «vistazo al infierno». El capitán Paul Tibbets, recordaba haber pensado: «¡Dios mío, están matando a mujeres y niños!». El locutor de radio Abe Spitzer presenció el bombardeo en el avión de acompañamiento, y su descripción del humo que cubría Hiroshima es realmente sobrecogedora. Dwight D. Eisenhower confesó que «nunca ha dejado de preocuparme el asunto».

Aunque no hay duda de que los bombardeos fueron horribles, se han justificado como necesarios para lograr la rendición de Japón. Sin embargo, este no es el caso.

La cultura japonesa consideraba que rendirse era lo más débil que podía hacer un hombre y que morir en la batalla era lo más honorable. A pesar de estos valores, parecía que la rendición era su única oportunidad. A finales de 1944, la armada japonesa había quedado diezmada por la pérdida de un número considerable de acorazados, portaaviones, submarinos, cruceros y destructores. Los suministros de alimentos disminuían tan rápidamente como la moral pública.

«Lamento decir que la derrota de Japón es inevitable», dijo el príncipe Fumimaro Konoe al emperador Hirohito en febrero de 1945. Una de sus mayores preocupaciones era «una revolución comunista que podría acompañar a la derrota». Henry Mace, que había visitado el Pacífico en la primavera de 1945, vio cómo estaban «listos para rendirse».

El razonamiento de su aparente falta de voluntad para rendirse fue su negativa a aceptar los términos de «rendición incondicional». El término utilizado por los presidentes Franklin D. Roosevelt y Harry S. Truman sorprendió a líderes como el primer ministro británico Winston Churchill.

Para muchos japoneses, la rendición incondicional sugería que su emperador sería juzgado como criminal de guerra y ejecutado. Ese escenario era demasiado para ellos. Debido a la tradición japonesa de venerar a sus emperadores, la ejecución del emperador habría sido comparable a la crucifixión de Jesucristo para los cristianos, según Oliver Stone y el historiador Peter Kuznick en The Untold History of the United States.

Muchos miembros de su gabinete instaron a Truman a suavizar sus condiciones para conseguir la rendición de los japoneses. Los funcionarios de los EEUU no habían dejado de entender la enfática voluntad de rendición de los codificadores japoneses interceptados. Ha habido montones de pruebas que demuestran que Truman y el gobierno sabían que los japoneses estaban dispuestos a rendirse. Se lo presentaron a Truman.

Truman escuchó a su viejo amigo James Byrnes, que le instó a cambiar los términos de la rendición para permitir que Japón mantuviera a su emperador. Truman y Byrnes mantenían una relación de una década, que le había llevado a convertirse en asesor de política exterior y secretario de Estado en 1945. Truman le hizo caso, como ha quedado demostrado.

El principal motivo para lanzar la bomba no fue sólo la influencia de Byrnes, sino también el profundo odio que la nación y Truman sentían hacia los japoneses.

El historiador John Dower ha demostrado que los americanos creían que los japoneses eran el equivalente a las cucarachas, las serpientes de cascabel y las ratas. El corresponsal de guerra Ernie Pyle señaló que, aunque los americanos sentían odio por nuestros enemigos europeos, creían que los japoneses eran mucho más repulsivos.

El racismo antijaponés realmente comenzó a aumentar debido a la victoria japonesa sobre Rusia en la Guerra Ruso-Japonesa. En 1906, California obligó a los descendientes de japoneses a ser segregados en sus escuelas. Otras formas de racismo estuvieron presentes en la Ley de Inmigración de 1924, que restringía severamente la emigración a los Estados Unidos, incluidos los inmigrantes japoneses. La invasión japonesa de China en 1937 agravó aún más el racismo contra los japoneses con las muertes y los crímenes de guerra.

Obviamente, las acciones y la crueldad gratuita de Japón eran injustificables, pero no justifican el racismo hacia los japoneses ni el deseo de bombardear a innumerables civiles japoneses inocentes.

Semanas antes de que se lanzaran las bombas, los oficiales de los EEUU fueron informados de nuevo de que los japoneses se rendirían si los términos eran condicionales. Que reconocieron las señales que emanaban de Tokio es indiscutible. Pero Truman decidió interpretar su mensaje en el sentido de que la rendición incondicional era el único obstáculo para la paz. Funcionarios de la Oficina de Servicios Estratégicos y el futuro jefe de la Agencia Central de Inteligencia, Allen Dulles, comunicaron esta información al Secretario Henry L. Stimson. Truman optó por ignorar las súplicas, queriendo negar a Stalin las concesiones territoriales y económicas prometidas en Japón.

Cuando Truman fue informado del éxito de los bombardeos, exclamó: «¡Esto es lo más grande de la historia!». Afirmó que el anuncio del bombardeo en Hiroshima fue el más feliz que jamás había hecho. Poco después, los soviéticos invadieron Japón.

Cuando los dirigentes japoneses se reunieron el 9 de agosto de 1945, no tenían nada que ver con Hiroshima o Nagasaki, sino con la invasión soviética. Se ha informado de que los oficiales de los EEUU creían que un solo bombardeo atómico equivalía al lanzamiento de miles de bombas. Podían quemar las ciudades todo lo que quisieran si los soviéticos no invadían. Una vez iniciada la invasión, la moral que le quedaba al ejército soviético quedó completamente aniquilada.

En palabras de Tsuyoshi Hasegawa, «La participación soviética en la guerra fue lo que más influyó en la decisión japonesa de rendirse». Aunque los bombardeos pueden haber aumentado la urgencia de la rendición, el resultado de una rendición japonesa podría haberse logrado sin los bombardeos.

Merece la pena mencionarlo de nuevo debido al actual conflicto en Ucrania. El presidente Joe Biden firmó una versión de una política de la administración Obama que deja sobre la mesa la opción de las armas nucleares y moderniza el arsenal nuclear. Las armas nucleares pueden usarse ahora en « circunstancias extremas». Biden ha afirmado que promulgará respuestas contundentes contra Rusia en respuesta a su ataque.

La situación es demasiado parecida a la de 1945, especialmente con el repunte del sentimiento antirruso: un país cometió horribles atrocidades contra otro, los descendientes de los habitantes del país agresor se enfrentan a prejuicios raciales y, en el fragor de la guerra, se han sacado a relucir las armas nucleares. En el caso de Japón, se utilizaron. Aunque los Estados Unidos no ha utilizado armas nucleares contra Rusia, la situación y el lenguaje utilizado son demasiado similares. Cabe mencionar que las armas nucleares no fueron necesarias la primera vez, y estoy dispuesto a apostar que tampoco lo serán esta vez.

Author:

Trenton Hale

Trenton Hale is a young libertarian researcher and author. 

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock