Mises Wire

Home | Wire | ¿Cuán rápido debe crecer la oferta monetaria?

¿Cuán rápido debe crecer la oferta monetaria?

  • dollar bill with percentage growth

Etiquetas InflaciónPolítica monetariaTeoría Monetaria

01/30/2023

Algunos economistas han sugerido que la inflación se produce cuando la oferta monetaria se expande más rápidamente que el ritmo de producción de bienes y servicios. Señalan acertadamente que esta expansión de la oferta monetaria provocará generalmente un aumento de precios. Pero lo que la mayoría de los economistas no mencionan es que la inflación puede existir incluso cuando los precios son estables.

La estabilidad de los precios puede ocultar una inflación subyacente en los casos en que, de no haber aumentado la oferta monetaria, los precios habrían bajado. De hecho, durante la mayor parte del siglo XIX, en una época de gran expansión industrial y agrícola, los precios bajaron. La caída de precios se consideraba entonces normal —el resultado de una mayor eficiencia en la producción y la distribución— y un beneficio de la Revolución Industrial.

De hecho, durante la última parte del siglo XIX, la economía de los EEUU creció «al ritmo más rápido de su historia, con un rápido aumento de los salarios reales, la riqueza, el PIB y la formación de capital». ¡Y esto ocurrió en una época de caída de precios!

Las eficiencias en la generación, producción y distribución de energía dieron lugar a la fabricación de más y mejores bienes, lo que condujo a una reducción de la semana laboral por hora. Los precios bajaron al necesitarse menos mano de obra, materiales y energía para producir y transportar los bienes. Al mismo tiempo, los salarios reales de los trabajadores aumentaron, lo que les permitió mejorar notablemente su nivel de vida.

Cabe señalar que la economía de los Estados Unidos fue capaz de lograr esta hazaña con su moneda estrechamente ligada al oro y sin un impuesto sobre la renta ni un banco central. Según el economista Milton Friedman, la década de 1880 produjo la mayor tasa de crecimiento de la riqueza per cápita reproducible y tangible de cualquier período de diez años. El crecimiento real anual de esa década fue del 3,8%.

Como puede verse en el gráfico siguiente, prácticamente no hubo inflación durante los primeros cien años de América, salvo un breve periodo durante la Guerra Civil, cuando el gobierno de EEUU recurrió a la impresión de billetes verdes. La inflación comenzó en serio después de la Segunda Guerra Mundial debido al abandono del patrón oro para fines domésticos en 1933 y se disparó a principios de la década de 1970, cuando los EEUU abandonó el patrón oro para los acuerdos internacionales.

La tasa media de inflación anual desde 1913 ha sido del 3,42%. Dado que el aumento de precios es la otra cara de una moneda que se deprecia, cabe preguntarse ¿cuánto falta para que paguemos ocho dólares por un galón de gasolina o cuatro dólares por una barra de pan?

Hoy en día, hemos llegado a ver los aumentos de precios como algo normal, y nos preocupamos cuando, en raras ocasiones, los niveles generales de precios realmente disminuyen. Como señaló el economista Murray Rothbard, cualquier aumento del dinero fiduciario por encima de la cantidad de oro es inflacionista. Como resultado, incluso cuando los precios son estables, la inflación puede estar actuando, robándonos los beneficios de las mejoras en tecnología, producción y distribución.

La inflación también desincentiva el ahorro porque incluso una tasa de inflación relativamente baja destruye el valor del dinero. El objetivo declarado de la Reserva Federal es mantener una tasa de inflación anual del 2%. Pero incluso esta tasa de inflación, aparentemente baja, se come el valor de las cuentas de ahorro denominadas en dólares: un dólar descontado a una tasa del 2% anual sólo valdrá ochenta y dos céntimos dentro de diez años, sesenta y siete céntimos dentro de veinte años y sólo cincuenta y cinco céntimos dentro de treinta años. Ante esta perspectiva, el aspirante a ahorrador desiste o se ve obligado a asumir riesgos desmesurados para contrarrestar los efectos corrosivos de la política monetaria de la Fed.

Sin duda, la inflación produce ganadores y perdedores. Se benefician aquellos que consiguen gastar primero el nuevo dinero falsificado (antes de la inevitable subida de precios). En este afortunado grupo están los que el gobierno considera «demasiado grandes para quebrar». Los deudores se benefician porque pueden saldar sus deudas con dinero «barato» y, por supuesto, los especuladores que son capaces de engañar al sistema. El resto de nosotros, especialmente aquellos con ingresos fijos o que intentan ahorrar para la jubilación, somos castigados. Es lógico que si algunos son demasiado grandes para quebrar, debe haber otros demasiado pequeños para preocuparse por ellos. ¿En qué grupo se encuentra usted?

La Reserva Federal lleva gestionando (o gestionando mal) nuestro sistema monetario desde 1913, y el dólar de EEUU había perdido más del 95% de su valor en 2000. Ese año, se necesitaba un dólar para comprar lo que se necesitaba cuatro centavos en 1913, antes de la creación del Sistema de la Reserva Federal, el banco central privado de los Estados Unidos. ¿Fue por diseño o por accidente? Yo aún no me he decidido, pero no parece accidental. Después de todo, ¿quién es el mayor deudor de todos y, por tanto, el que más se beneficia del dinero barato y los bajos tipos de interés?

¿CUÁN BIEN LA FED HA GESTIONADO NUESTRO DINERO?

En 2022, se necesitaban casi treinta dólares para comprar lo que un solo dólar podía comprar en 1913. Eso significa que un dólar ahora sólo vale 3,3 céntimos. La variación acumulada de los precios entre 1913 y 2022 fue de un asombroso 2.856%. Pensemos que un Ford Modelo T costaba inicialmente 825 dólares cuando salió a la venta en 1908. En la actualidad cuesta 24.750 dólares, el mismo coche, pero en otra moneda.

La tasa de inflación oficial para 2022 fue del 8% (calculadora de inflación del IPC). La mayoría de los comentaristas promercado coinciden en que las tasas oficiales de inflación han sido manipuladas para dar una pátina más favorable a nuestras fracasadas políticas fiscales y monetarias. El gobierno está destruyendo lentamente lo poco que queda del valor de nuestro dinero. Tal vez algún día, pronto, tengamos que retirar el dólar de EEUU y sustituirlo por otra cosa, de la misma forma que Alemania retiró el inflado y devaluado papiermark, primero con el reichsmark en 1924 y luego con el deutsche mark tras la Segunda Guerra Mundial. Con la conversión al marco alemán, los alemanes perdieron el 90% del valor de sus tenencias monetarias.

Por supuesto, todo esto plantea la pregunta: ¿Por qué necesitamos ampliar la oferta monetaria? Si cuatro céntimos en 1913 podían comprar más de un dólar de bienes y servicios hoy en día, ¿por qué necesito un nuevo dólar falso para ir de compras? ¿Por qué no dejar de lado la falsificación de dinero nuevo y acuñar en su lugar medios peniques para facilitar la devolución del cambio?

Murray Rothbard llegó a la perspicaz conclusión de que «no importa cuál sea la oferta de dinero. Cualquier oferta será tan buena como cualquier otra». Señaló además que, a diferencia de un aumento de la calidad y la cantidad de bienes y servicios, un aumento de la cantidad de dinero fiduciario reduce su calidad y no confiere ningún beneficio social general. La moneda fiduciaria, al no tener valor intrínseco, es simplemente una vara de medir. Añadir una pulgada a la vara de medir para que una yarda sea ahora de treinta y siete pulgadas no hace que uno sea más rápido, más alto o más delgado, ¡simplemente da gas a aquellos que quieren (o necesitan) ser engañados!

Al parecer, el principal cometido de la Fed es falsificar dinero para el Tesoro de EEUU cada vez que surge la necesidad, y la necesidad ha surgido mucho últimamente. Esto se hace bajo el disfraz de «estímulo económico», pero a mí no me engaña esta treta. Se está estimulando el bolsillo de alguien, pero seguro que no es el mío. Recientemente, la Reserva Federal poseía unos 9 billones de dólares en «activos» de papel, consistentes en su mayor parte en bonos del Tesoro de EEUU, valores respaldados por hipotecas y otras baratijas financieras similares: un intercambio masivo de papel por papel.

La Fed se metió en el tinglado de la «relajación cuantitativa» en 2008 y, según todos los indicios, después de haberse metido en un lío, está buscando una salida fácil, pero aparentemente no existe ninguna. Cada vez que la Fed intenta deshacerse de algunos de sus títulos, asusta a los mercados financieros.

Author:

Stephen Apolito

Stephen Apolito is a CPA living in Bronxville, New York. A veteran of the US Air Force, Apolito is a graduate of Washington and Lee University and has taught in the New York City public schools.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock