Mises Wire

Lo que se ve —y lo que NO se ve: la sabiduría a menudo ignorada de Bastiat

El economista, estadista y escritor francés Frédéric Bastiat escribió en 1850 que «sólo hay una diferencia entre un mal economista y uno bueno: el mal economista se limita al efecto visible; el buen economista tiene en cuenta tanto el efecto que puede verse como los efectos que deben preverse».

Bueno, al parecer, estamos atascados con más de nuestra parte justa de «malos» economistas. Hace unos años leí un artículo en el Huffington Post titulado «El lado positivo del terremoto de Japón», en el que se afirmaba que la tragedia provocada por el terremoto y el tsunami que asolaron Japón el 11 de marzo de 2011 —casi 20.000 muertos, 450.000 personas sin hogar y la destrucción de la central nuclear de Fukushima— podría haber sido positiva para su economía. Según el artículo, la «reconstrucción estimulará el crecimiento interno y la demanda mundial, al tiempo que contribuirá a integrar Asia Oriental.»

Tal vez Thomas Carlyle, el ensayista, historiador y filósofo escocés del siglo XIX que se refirió a la disciplina económica como la «ciencia lúgubre», tuviera razón.

Pero, ¿dónde he oído antes semejante disparate?

Ah, sí, nada menos que del matemático John Maynard Keynes, que escribió que «la construcción de pirámides, los terremotos e incluso las guerras pueden servir para aumentar la riqueza».

La idea de que podemos aumentar la riqueza pública destruyendo la riqueza privada que ya tenemos tiene una larga y tortuosa historia, y ha sido refutada muchas veces. Pero quizá su refutación más clara venga de Bastiat en lo que se ha dado en llamar la «Parábola de la Ventana Rota».

Pregunta,

¿Has visto alguna vez el enfado del buen tendero James Goodfellow cuando a su descuidado hijo se le ocurrió romper un cristal?

Si has asistido a una escena semejante, con toda seguridad serás testigo de que cada uno de los espectadores, si había incluso treinta, de común acuerdo al parecer, ofrecía al desafortunado propietario este consuelo invariable: «Es un mal viento que no sopla bien a nadie. Todo el mundo debe vivir, y ¿qué sería de los vidrieros si nunca se rompieran los cristales?».

Ahora bien, esta forma de condolencia contiene toda una teoría, que será bueno mostrar en este caso sencillo, viendo que es precisamente la misma que, desgraciadamente, regula la mayor parte de nuestras instituciones económicas.

Supongamos que cuesta seis francos reparar el desperfecto, y usted dice que el accidente aporta seis francos al comercio del vidriero, que fomenta ese comercio en la cantidad de seis francos; se lo concedo; no tengo una palabra que decir en contra; usted razona con justicia. El vidriero viene, realiza su tarea, recibe sus seis francos, se frota las manos y, en su corazón, bendice al niño descuidado. Todo esto es lo que se ve.

Pero si, por el contrario, llegáis a la conclusión, como ocurre con demasiada frecuencia, de que es bueno romper ventanas, que eso hace circular el dinero y que el fomento de la industria en general será el resultado de ello, me obligaréis a gritar: «¡Alto ahí! Tu teoría se limita a lo que se ve; no tiene en cuenta lo que no se ve».

No se ve que como nuestro tendero ha gastado seis francos en una cosa, no puede gastarlos en otra. No se ve que si no hubiera tenido un escaparate que reemplazar, tal vez habría reemplazado sus viejos zapatos, o añadido otro libro a su biblioteca. En resumen, habría empleado sus seis francos de alguna manera, que este accidente ha impedido. (el énfasis es mío)

Bastiat tenía toda la razón. Gastar por gastar no crea riqueza. Sólo mueve dinero de un bolsillo a otro. Si se rompe un cristal, el dinero que se habría gastado en un par de zapatos nuevos va a parar al cristalero. No se crea nueva riqueza; sólo hay un desplazamiento de recursos de aquí para allá, el equivalente económico de las sillas musicales.

Pero volvamos a Japón, que ha estado moviendo mucho dinero durante las últimas tres décadas en un vano intento de demostrar que la economía keynesiana es correcta, y cuando los gobiernos gastan, el endeudamiento es seguro. Desde 1980, la deuda pública de Japón ha pasado del 20% del producto interior bruto (PIB) a más del 200% del PIB, ¡un aumento del 900%! En marzo de 2023, la deuda pública japonesa superaba el 226% del PIB nominal, la segunda más alta del mundo después de la de Venezuela (350%).

La deuda de Japón es casi el doble de la de los Estados Unidos (123%), y su deuda ha sido rebajada por Standard and Poor's de su elevada calificación AA a una simple A. A modo de comparación, Australia, Canadá y Dinamarca tienen cada uno una calificación AAA, al igual que Suiza y Alemania. (El 1 de agosto de 2023, Fitch Ratings rebajó la calificación de la deuda de EEUU de AAA a AA+, la primera rebaja de la historia de EEUU por parte de Fitch).

Y ¿qué obtuvo Japón por todo ese supuesto estímulo económico (gran parte del cual se produjo incluso antes del tsunami de 2011)?

Estancamiento económico

Muchos en el sector financiero se refieren al periodo que duró aproximadamente de 1991 a 2001, en el que se produjo una importante ralentización de la hasta entonces robusta economía japonesa, como la «década perdida».

Según Reason, «entre 1992 y 1999, Japón aprobó ocho paquetes de estímulo, por un total aproximado de 840.000 millones de dólares actuales [de 2009]. Durante ese tiempo, la relación deuda-producto interior bruto (PIB) se disparó, el país se vio sacudido por escándalos de corrupción masiva y la economía nunca se recuperó».

Japón construyó carreteras, puentes, túneles, presas, puertos, vías férreas, aeropuertos y mucho más con escasos resultados. Según Facts and Details.com, «las ciudades están llenas de edificios públicos vacíos y museos y salas de conciertos financiados por el gobierno que nadie utiliza. En el campo hay costosos proyectos financiados por el gobierno que han sido bautizados como túneles y puentes a ninguna parte». Quizá deberían haber seguido el consejo de Keynes y haber construido también algunas pirámides. Seguro que eso habría funcionado.

El Banco Mundial informó de que el crecimiento del PIB de Japón en 2012, un año después del tsunami, fue de sólo el 1,37%. Entre 2012 y 2022, la mayor tasa de crecimiento del PIB de Japón se produjo en 2021, con un 2,14%, pero justo después de la caída del 4,28% de 2020. En 2022, la tasa de crecimiento del PIB de Japón fue de sólo el 1,03%, un descenso del 1,11% desde 2021.

Otro barómetro de la economía japonesa es el Nikkei 225, el equivalente japonés al índice de EEUU Standard and Poor's 500 Index. Obsérvese que su mercado bursátil alcanzó su máximo en 1989, con 38.957 yenes, y nunca volvió a su antigua gloria. Desde entonces ha seguido una tendencia a la baja, llegando a perder más del 80% de su valor. Recientemente, cotizaba a 32.060 yenes. Y esto en términos nominales. Si tenemos en cuenta la inflación y el coste de oportunidad (otro invento de Bastiat) de no haber invertido en otra cosa, las inversiones japonesas hasta la fecha han sido un desastre financiero sin paliativos. Sin embargo, Keynes se habría sentido como en casa en este clima de inversión, ya que hizo y perdió dos fortunas especulando con materias primas y divisas. El CFA Institute reveló que tras su segunda fortuna perdida, y debidamente escarmentado, «se convirtió en lo que ahora denominaríamos un inversor de valor de comprar y mantener.»

Se ha informado de que «a finales de la década de 1980, la economía japonesa experimentó una burbuja del precio de los activos de escala masiva. La burbuja fue causada por las excesivas cuotas de crecimiento de los préstamos dictadas a los bancos por el banco central de Japón, el Banco de Japón, a través de un mecanismo político conocido como la «window guidance». En un homenaje a Bastiat, quizá debería haberse llamado la «guía de la ventana rota».

Este desplome de los precios no se limitó al sector financiero, sino que afectó también al mercado inmobiliario residencial. Tomando 2010 como referencia (100), el Banco de Pagos Internacionales informó de que en el segundo trimestre de 1991, el Índice de Precios Residenciales de Japón se situaba en 183, un aumento del 83%, pero en el primer trimestre de 2023, el índice de precios se situaba en tan solo 135, un descenso de más del 26% en 32 años.

Sería negligente por mi parte no señalar que los problemas económicos de Japón van más allá de la mala gestión fiscal y monetaria. Japón tiene una baja tasa de natalidad y una población envejecida (al igual que China y otros países), y la demanda de sus productos se ha visto afectada por la ralentización del crecimiento exterior y el moribundo consumo interno, por mencionar sólo algunos problemas. Pero nada de esto refuta el hecho de que la obstinada confianza de Japón en la economía keynesiana ha demostrado una vez más ser poco más que la aplicación de aceite de serpiente económico a una economía enferma.

Está claro que los problemas fiscales y monetarios de Japón precedieron al tsunami que azotó sus costas en 2011, dejándole un margen de maniobra precioso para hacer frente a la catástrofe inmediata. Tras haber agotado su tarjeta de crédito nacional en un vano intento de estimular su economía, la necesaria reconstrucción de Japón se hizo a riesgo de destruir su moneda y su calificación crediticia. Me temo que puede que la década perdida de Japón se convierta en su siglo perdido. Japón, como ven, ha sido víctima dos veces: primero de la mala economía y luego de la mala suerte. La primera debería haberse previsto.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
What is the Mises Institute?

The Mises Institute is a non-profit organization that exists to promote teaching and research in the Austrian School of economics, individual freedom, honest history, and international peace, in the tradition of Ludwig von Mises and Murray N. Rothbard. 

Non-political, non-partisan, and non-PC, we advocate a radical shift in the intellectual climate, away from statism and toward a private property order. We believe that our foundational ideas are of permanent value, and oppose all efforts at compromise, sellout, and amalgamation of these ideas with fashionable political, cultural, and social doctrines inimical to their spirit.

Become a Member
Mises Institute