Mises Wire

Facebook icon
LinkedIn icon
Twitter icon
A
A
Home | Wire | Consumismo: no culpe al mercado por entregar lo que la gente quiere

Consumismo: no culpe al mercado por entregar lo que la gente quiere

  • clothes1.PNG
0 Views

Tags Filosofía y MetodologíaSubjetivismoValor e Intercambio

08/28/2018

El Papa Francisco y Ludwig von Mises no se ponen de acuerdo sobre el valor de la elección del consumidor. El Papa condena lo que defiende Mises y su desacuerdo va más allá de lo obvio.

Como todos saben, el Papa condena lo que él llama "consumismo". En un discurso pronunciado en 2015, por ejemplo, dijo: "Hoy el consumismo determina lo que es importante. Consumir relaciones, consumir amistades, consumir religiones, consumir, consumir ... Cualquiera que sea el costo o las consecuencias. Un consumo que no favorece la vinculación, un consumo que tiene poco que ver con las relaciones humanas. Los vínculos sociales son un mero 'medio' para la satisfacción de 'mis necesidades'. Lo importante ya no es nuestro vecino, con su cara, historia y personalidad familiar”. La gente gasta demasiado en bienes materiales, afirmó, e ignora lo que realmente importa en la vida. ¿Por qué gastar dinero en frivolidades inútiles como animales domésticos y cosméticos?.

Por supuesto, Mises no conocía al Papa Francisco pero hace mucho tiempo respondió a quienes plantean este tipo de quejas contra el capitalismo de libre mercado. El capitalismo, señaló, es un sistema de producción en masa para las masas. Da a las personas lo que quieren, siempre que lo que quieran se pueda producir de forma rentable. Si no le gusta lo que quiere la gente, no culpe al capitalismo. Como si hubiera leído los comentarios del Papa, dice en La mentalidad Anticapitalista, "Sin embargo, muchas personas, y especialmente los intelectuales, aborrecen apasionadamente al capitalismo. Como lo ven, este modo espantoso de la organización económica de la sociedad no ha producido más que travesuras y miseria. Los hombres alguna vez fueron felices y prósperos en los buenos viejos tiempos anteriores a la 'Revolución Industrial'. Ahora, bajo el capitalismo, la inmensa mayoría son indigentes hambrientos explotados sin piedad por individualistas duros. Para estos sinvergüenzas nada cuenta sino sus intereses adinerados. No producen cosas buenas y realmente útiles, sino solo lo que producirá las mayores ganancias. Envenenan cuerpos con bebidas alcohólicas y tabaco, y almas y mentes con tabloides, libros lascivos y tontas imágenes en movimiento".

Mises responde que el capitalismo es un sistema de producción en masa para las masas. Le da a las personas lo que quieren, siempre y cuando sea rentable hacerlo. "El rasgo característico del capitalismo moderno es la producción en masa de bienes destinados al consumo de las masas. . . En el mercado de una sociedad capitalista, el hombre común es el consumidor soberano cuya compra o abstención de comprar determina finalmente qué se debe producir y en qué cantidad y calidad".

Es exactamente en este punto que se profundiza la oposición entre Mises y el Papa Francisco. No sé si el Papa ha leído a Mises, pero está familiarizado con el argumento que da Mises. Su respuesta es que incluso si el capitalismo le da a la gente lo que quiere, sigue siendo deficiente. Lo que Mises considera una virtud del capitalismo es, de hecho, un vicio. El Papa dice: "El resultado es una cultura que descarta todo lo que ya no es 'útil' o 'satisfactorio' para los gustos del consumidor. Hemos convertido a nuestra sociedad en una gran vitrina multicultural ligada solo a los gustos de ciertos "consumidores".

En resumen, es incorrecto dar a los consumidores lo que quieren si quieren las cosas equivocadas. Para responder al Papa, debemos abordar dos puntos. En primer lugar, incluso si las personas eligen mal, ¿no están actuando dentro de sus derechos? Forzarlos a un estilo de vida más simple y menos materialista sería interferir con su libertad de gastar su dinero como lo deseen.

Por supuesto, el Papa podría, y sin duda lo haría, responder a esto negando que las personas tengan derechos de propiedad sólidos. Por el contrario, los gastos que se les permite disfrutar deben guiarse por el "bien común".

Aquí, sin embargo, el Papa necesitaría enfrentar otro problema al que Mises llamó la atención. Después de citar a varios teólogos con puntos de vista sobre el capitalismo como el del Papa Francisco, Mises señaló: "No reconocen el carácter especulativo inherente a todos los esfuerzos para proporcionar satisfacción futura de deseos, es decir, en toda acción humana. Ellos ingenuamente suponen que no puede haber ninguna duda sobre las medidas que se aplicarán para el mejor aprovisionamiento posible de los consumidores. . . Los defensores de una economía planificada nunca han concebido que la tarea sea proporcionar necesidades futuras que pueden diferir de las necesidades actuales y emplear los diversos factores de producción disponibles de la manera más expeditiva para la mejor satisfacción posible de estos futuros deseos inciertos ". (La Acción Humana, Scholars Edition, p.672) En resumen, el Papa tendría que resolver el problema del cálculo socialista.

El argumento que acabamos de exponer es que incluso si el Papa tiene razón al criticar el consumismo, no indica un sistema alternativo factible. Sin embargo, también se puede criticar el argumento del Papa más directamente. ¿De hecho es malo para las personas gastar grandes sumas de dinero en bienes de consumo?  Lew Rockwell hábilmente ha argumentado que no lo es. "Claro, es fácil ver todo esto y gritar: ¡consumismo espantoso!... Tal vez piensas que la calidad de vida no es gran cosa. ¿Realmente importa si las personas tienen acceso a vastas tiendas de abarrotes, farmacias, subdivisiones y tecnología?...

Considera la esperanza de vida en la era del consumismo. Las mujeres en 1900 típicamente morían a los 48 años, y los hombres a los 46. ¿Hoy? Las mujeres viven a 80 años, y los hombres a 77. Esto se debe a una mejor dieta, trabajos menos peligrosos, mejores condiciones sanitarias e higiénicas, un mejor acceso a la atención médica, y toda la gama de factores que contribuyen a lo que llamamos nuestro nivel de vida. Recién desde 1950, la tasa de mortalidad infantil ha disminuido en un 77 por ciento. La población está aumentando exponencialmente como resultado.

Es fácil ver estas cifras y sugerir que podríamos haber logrado lo mismo con un plan central de salud, al tiempo que evitamos todo este desagradable consumismo que lo acompaña. Pero tal plan central fue probado en países socialistas, y sus resultados mostraron precisamente lo contrario en las estadísticas de mortalidad. Mientras los soviéticos condenaron nuestra pobreza persistente en medio del consumismo rampante, nuestra pobreza estaba siendo repelida y nuestra longevidad estaba en aumento, en gran parte debido al consumismo por el cual estábamos siendo vilipendiados".

David Gordon is Senior Fellow at the Mises Institute, and editor of The Mises Review.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
iStock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire