Mises Wire

Home | Wire | Cómo podríamos responder a una epidemia si la sociedad no estuviera tan dominada por el Estado

Cómo podríamos responder a una epidemia si la sociedad no estuviera tan dominada por el Estado

  • Pandemic Covid Health Private Insurance
0 Views

Etiquetas SaludEstrategia

05/26/2020

«No hay libertarios en una epidemia» cacareó el reportero del Atlántico Peter Nicholas el 10 de marzo, al enumerar las numerosas intervenciones económicas que la administración Trump estaba llevando a cabo a raíz de la creciente crisis de COVID-19. Esta intervención, declaró Nicholas, sólo va a demostrar que, independientemente de lo que se diga en contra del gobierno, la intervención del gobierno en la economía «no es nada nuevo y, como bien puede probar el caso esta vez, a menudo es necesaria». Dejando de lado el hecho de que es simplemente absurdo referirse a Donald Trump como un libertario, numerosos comentaristas han señalado que lejos de no haber libertarios durante una crisis, todos los niveles del gobierno han estado en una loca carrera para recortar las regulaciones y reglas sin sentido que simplemente se están interponiendo en el camino de la respuesta.

Pero más allá de los problemas tan obvios de afirmar que no hay libertarios en una pandemia, muchas personas se apresuran a argumentar que el Estado no tiene más remedio que involucrarse en la solución de todos los problemas del mundo, especialmente durante una crisis como la actual pandemia, porque ninguna otra institución de la sociedad tiene el poder de hacerlo.

Aunque, sí, el Estado disfruta actualmente de una parte muy desequilibrada del poder dentro de una sociedad, tal arreglo no está en modo alguno predestinado, y la suposición de que así debe ser revela una estrechez de miras y una falta de conocimiento histórico. La historia está llena de ejemplos en los que el equilibrio del poder social se ha ponderado a favor de otras instituciones de la sociedad, como la Iglesia Católica durante ciertos períodos de la historia europea o lo que el sociólogo Carle Zimmerman llama la forma fiduciaria de la familia, en la que el clan extendido ejerce el mayor poder. El poder ha crecido y disminuido entre varios polos de la sociedad a lo largo de la historia, y es un error asumir que el arreglo bajo el que vivimos es como la vida siempre ha sido y será.

El estado tiene actualmente tanto poder en la sociedad, simplemente porque lo ha absorbido a propósito y lo ha tomado a expensas de todo lo demás. El gran liberal clásico americano Albert J. Nock comenzó su obra clásica  Our Enemy the State declarando que «Si miramos bajo la superficie de nuestros asuntos públicos, podemos discernir un hecho fundamental, a saber: una gran redistribución del poder entre la sociedad y el Estado. Este es el hecho que interesa al estudiante de la civilización».

Teniendo esto en cuenta, hay que preguntarse cómo reaccionaría a una pandemia una sociedad en la que el poder social está más equilibrado entre las diversas instituciones y grupos que la componen, en contraste con nuestra sociedad actual en la que tanto poder se concentra en el Estado.

Una de las diferencias más evidentes es que los sistemas de salud desempeñarían un papel mucho más importante en la planificación de la salud pública. En la crisis actual, los burócratas del estado están haciendo recomendaciones y emitiendo órdenes y regulaciones al sistema de salud. Sin embargo, los sistemas de salud son, tal vez junto con las víctimas y sus familias, las instituciones más afectadas por el brote de la enfermedad, no el alcalde, el gobernador o el gobierno federal.

Bajo el actual sistema dominado por el estado, abundan los malos incentivos. Los políticos y burócratas siempre están incentivados a aparentar que están haciendo algo. Se enfrentan a pocos riesgos al ir demasiado lejos, siempre y cuando puedan dar conferencias de prensa y cotorrear sobre todos los pasos que están tomando para arreglar la situación. Las consecuencias reales de las políticas son irrelevantes.

Los sistemas de salud, en cambio, tienen un interés personal en gestionar un brote de enfermedad de la manera más eficiente y eficaz posible. Por un lado, corren el riesgo de quebrar y dejar de funcionar, a diferencia de los gobiernos. ¿Quién hubiera imaginado hace seis meses que en medio de una pandemia los hospitales de todo el país correrían el riesgo de cerrar por no poder tratar a ningún paciente? En un sistema en el que el poder social se equilibra armoniosamente en toda la sociedad, las instituciones que tienen la estructura de incentivos correcta podrán llevar a cabo las funciones sociales necesarias, en lugar de ser dejadas de lado por el Estado.

En mi propia ciudad natal de Pittsburgh, uno de los principales sistemas de salud, el Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh (UPMC), que es también el mayor empleador del estado, ha mantenido un tono claramente diferente al del gobierno del estado durante toda la crisis. Debido al hecho de que ha mantenido una cantidad significativa de poder social (gracias a su tamaño y a sus miles de millones de dólares de ingresos), el UMPC ha podido trazar su propio curso, hasta cierto punto. Al hacerlo, ha proporcionado una visión de lo que podría ser una respuesta no estatal a una pandemia.

Cuando el Instituto de Salud Global de Harvard publicó el 17 de marzo un estudio que predecía un desastre apocalíptico cercano para el oeste de Pensilvania, con la capacidad de camas de hospital y de la UCI desbordada en más de un 1.000 por ciento en algunos escenarios, el UPMC no expresó ninguna preocupación por su capacidad hospitalaria y, en contraste con el pánico del momento, declaró: «Anticipamos que la mayoría de los pacientes con COVID-19 sospechoso o confirmado no necesitarán ser admitidos y se recuperarán en casa».

La UPMC continuó con las cirugías electivas durante algún tiempo después de que el gobernador ordenara el cese de tales procedimientos, afirmando que había muchos procedimientos que no podían retrasarse. Luego, después de cesar por unas semanas, emitieron una declaración el 22 de abril diciendo que la UPMC reanudaría las cirugías electivas y simplemente informando al gobierno del estado de la decisión y siguieron adelante. El 7 de mayo, el jefe de la división de medicina de emergencia del UPMC, el Dr. Don Yealy, contradijo rotundamente al secretario de salud de Pensilvania y declaró que era aceptable que la gente visitara a sus familiares el Día de la Madre. Yealy declaró que dado lo que se sabe ahora sobre el virus, el hecho de que casi no conlleva ningún riesgo para la gran mayoría de la población, y la necesidad de reducir los efectos nocivos para la salud derivados del cierre, «estamos listos para una reapertura inteligente de la sociedad».

Yealy también señaló durante la conferencia de prensa que hasta el 7 de mayo no había habido ningún caso positivo del virus en ninguna de las comunidades de ancianos de la UPMC debido a las salvaguardias que tenían. Esto es digno de mención a la luz del hecho de que en Pensilvania casi el 70 por ciento de las muertes por virus han sido en hogares de ancianos y que el gobierno estatal ha hecho un trabajo desastroso de protección de los residentes de los hogares de ancianos, llegando incluso a ordenar que los hogares de ancianos sigan admitiendo nuevos pacientes, incluyendo a las personas que dieron positivo por el virus.

Nadie puede predecir con certeza cómo se vería el panorama si el estado no controlara tanto poder social. Sin duda, los sistemas de salud existentes deben parte de su forma actual a las condiciones que el estado ha creado. Pero el Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh sirve como ejemplo de un polo alternativo de poder social que ha hecho las cosas de manera diferente a lo que el Estado ha ordenado y al hacerlo ha demostrado una mejor comprensión de las compensaciones involucradas en la mitigación de la enfermedad y un enfoque más sólido que el del Departamento de Salud del Estado.

¿Cómo habrían respondido los asilos si no hubiera una burocracia de salud del gobierno emitiendo una guía, sino que los sistemas de salud locales como el UPMC estuvieran emitiendo la guía? ¿Qué acciones habrían tomado los alcaldes y administradores si hubiesen recibido orientación de los expertos con la piel en el juego en lugar de los burócratas del Estado? Una mayor comprensión de esas posibilidades y de los arreglos sociales alternativos puede resultar un fructífero campo de estudio en los años venideros.

Nuevas enfermedades continuarán indudablemente molestando a la humanidad, y como la carnicería del intento del estado de lidiar con este brote deja en claro, el costo de dejar tal poder en sus manos es astronómicamente alto. La tradición liberal clásica no está cegada por el poder del Estado y, por lo tanto, es la única capaz de prever disposiciones sociales alternativas que podrían evitar la repetición de una catástrofe de tal magnitud la próxima vez que llegue un nuevo patógeno. Es imperativo que lo haga.

Author:

Zachary Yost

Zachary Yost is a Mises U alum and freelance writer.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire