Mises Wire

Home | Wire | Cómo la teoría de Murray Rothbard sobre el progreso impulsado por los empresarios se puede aplicar a los negocios modernos

Cómo la teoría de Murray Rothbard sobre el progreso impulsado por los empresarios se puede aplicar a los negocios modernos

  • innovation entrepreneurship profit

Etiquetas CapitalismEmpresarialidadTeoría de la Producción

08/05/2020

Recientemente, en el Human Action Podcast, Jeff Deist y yo discutimos la teoría rothbardiana de la economía empresarial en el capítulo 8 de El hombre, la economía y el Estado, titulado «Producción: empresarialidad y cambio». En este artículo ilustraré cómo esta teoría austriaca se aplica efectivamente en el mundo de los negocios.

En el capítulo 8, Rothbard establece los principios de lo que denomina la economía progresista, en la que la inversión bruta en bienes de capital aumenta, la productividad crece y las empresas obtienen beneficios, lo que indica la afirmación social de que están desplegando los recursos de la manera que mejor se ajusta a las necesidades más urgentes y cambiantes de los consumidores. Concretamente, las empresas están obteniendo un beneficio económico —retornos más altos que el tipo de interés vigente derivado de la preferencia social por el tiempo.

Es importante señalar que los beneficios económicos (rendimientos superiores al costo del capital) son difíciles de lograr y aún más difíciles de mantener. Rothbard señala que, para tener éxito en este desafío, los empresarios deben demostrar una previsión y un juicio superiores, y practicar una mejora dinámica continua en su ensamblaje y reensamblaje de activos para servir al consumidor. Esta urgencia se ve agudizada por la competencia de los nuevos empresarios que ven los altos rendimientos que el empresario pionero ha logrado y están dispuestos a entrar en el mismo espacio para obtener márgenes más bajos, siempre y cuando los rendimientos sigan siendo más altos que el tipo de interés vigente. Con el tiempo, todos los rendimientos superiores se competirán entre sí, a menos que el primer empresario siga cambiando y avanzando para atender a las necesidades de los consumidores, cada vez más numerosas y de mayor valor.

Más específicamente, la construcción de Rothbard es que el beneficio económico es el resultado de que los empresarios identifiquen discrepancias en la estructura de capital donde el capital está sobre-desplegado al servicio de deseos menos agudos de los consumidores y subdesplegado al servicio de algunos deseos más agudos de los consumidores. La función del empresariado es hacer el ajuste que los consumidores están exigiendo. Los empresarios compran los factores que están infravalorados debido a la discrepancia y los recombinan para atender las necesidades actualmente desatendidas. Los ajustes siempre van en la dirección de una productividad cada vez mayor. Los precios de los nuevos bienes y servicios de consumo generan una ganancia y un rendimiento que es mayor en la nueva disposición ajustada de los factores que en las disposiciones anteriores.

Rothbard también deduce que el margen de beneficio económico se erosionará con el tiempo porque más empresarios, al ver el alto rendimiento del nuevo acuerdo, entrarán en el espacio económico y competirán con los altos rendimientos, tirando de ellos hacia la tasa de interés vigente. Los empresarios deben seguir encontrando nuevas necesidades urgentes de consumo que atender, reorganizar aún más su estructura de capital y mantener un dinamismo continuo tanto en su estructura de capital como en sus ofertas de consumo.

El hombre, la economía y el Estado es un tratado de la teoría económica austriaca. ¿Hasta qué punto es traducible y aplicable a las realidades de los negocios en 2020? La respuesta es que los agudos conocimientos teóricos de Rothbard pueden aplicarse directamente en la estrategia de negocios con gran efecto.

Un reciente artículo de McKinsey Insights confirma cada uno de los puntos teóricos de Rothbard en el análisis del mundo real.

En primer lugar, los consultores de McKinsey confirman los desafíos inherentes al esfuerzo por lograr un beneficio económico. Su distribución en forma de curva en S (la llaman «curva de potencia» con fines de comercialización) ilustra cómo muy pocas empresas obtienen altos rendimientos económicos y la mayoría se sitúan cerca, o en algunos casos por debajo, de la línea de equilibrio (es decir, de cero beneficios económicos).

Author:

Hunter Hastings

Hunter Hastings is a member of the Mises Institute, Business Consultant, and co-chair of the Rescue California Educational Foundation. He is also host of the Economics for Entrepreneurs podcast. You can find Hunter’s writings on entrepreneurship at hunterhastings.com.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty Images
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire