Mises Wire

Home | Wire | Cinco razones sobre la debilidad de la economía argentina

Cinco razones sobre la debilidad de la economía argentina

  • GettyImages-478007236_0.jpg
0 Views

Tags Mercado FinancieroEconomía GlobalDinero y Bancos

05/01/2019

Argentina ha estado «imprimiendo dinero para la gente» al estilo de la TMM durante muchos años. Su erróneamente llamada «política monetaria inclusiva» del dinero impreso en el pasado para financiar gastos masivos del Estado, ha llevado al país a una inflación y depresión masivas.

Esta es la razón principal por la que un país con una excelente educación, capital humano y alto potencial económico tiene tasas de inflación del tercer mundo.

La inflación argentina subió a 54% anualizada la semana pasada. Los diferenciales de los bonos se dispararon a 854 bps, la permuta de incumplimiento crediticio de dos años está a 1094 bps; y los cinco años a 948 bps. Pero los gobiernos del país culpan a la inflación por cualquier cosa, excepto por su insólita política monetaria.

La economía argentina es más frágil y vulnerable que otras similares. Sin embargo, Argentina es también uno de los países con mayor potencial económico. Hay cinco factores esenciales para entender la debilidad de la economía:

  • El peso. A pesar de las políticas moderadas de la Reserva Federal y el cambio de rumbo en el proceso de normalización, el peso es, nuevamente, la moneda con peor desempeño frente al dólar en 2019. El índice del dólar no se ha movido mucho contra su cesta de monedas, por lo tanto, es la desastrosa política monetaria que hizo caer al peso. Una moneda débil es un peligro para la estabilidad del país y los gobiernos sucesivos solo parecen querer arreglar la política monetaria errónea del Banco Central. Un peso débil no hace que la economía argentina sea más competitiva o exporte más, como muestra la realidad. Si el país no aborda de manera seria y decidida el error de mantener una moneda en un proceso constante de destrucción de su poder de compra, simplemente pasará de una crisis a otra.
  • La política monetaria también es gravemente inflacionaria. No por error, sino por diseño. Los gobiernos prefieren ver una alta inflación y culpar a un enemigo externo inexistente que dejar de financiar el gasto público abultado con la moneda recién impresa. La pérdida de poder adquisitivo de la moneda se suma a una tasa de inflación que no debe corresponder a un país con el potencial y el capital humano de Argentina. Argentina ha sido, durante muchos años, un país con el potencial de una economía desarrollada y una política monetaria de un país del tercer mundo. Ha seguido las recomendaciones de la TMM durante años. Muchos afirman que la dolarización sería peor porque ya se intentó y llevó a una crisis, excepto que este argumento es falso. Argentina no se dolarizó, realizó un subterfugio de tipo de cambio al vincular el peso con el dólar estadounidense con un tipo de cambio completamente inflado que llevó a la acumulación de desequilibrios. Argentina no tenía dólares, tenía pesos disfrazados. La dolarización es lo que hizo Ecuador, abandonando el sucre, lo que permitió al país evitar una hiperinflación al estilo venezolano.
  • Impuestos muy altos. La cuña fiscal de Argentina sigue siendo la más alta de la región y una de las más altas para las empresas del mundo. Esta constante expropiación de riqueza a través de la devaluación de la moneda, la inflación y los impuestos funciona como una gran barrera para la inversión internacional, el crecimiento y la creación de empleo. En Argentina, uno siempre escucha que «los ingresos fiscales son bajos» y que, por lo tanto, los impuestos no se pueden recortar. Sin embargo, aumentarlos pone un límite a la creación de empleo, la inversión productiva y la atracción de capital, y los ingresos son aún más bajos.
  • Alto gasto del Estado. Negar el efecto depresivo del gasto político extractivo, dentro de un gasto público que ya alcanza más del 45% del PIB, es un problema para un país con un alto potencial. No solo es el gasto público más alto de la región, sino también el más ineficiente según el Banco Interamericano de Desarrollo. La ineficiencia del gasto público en Argentina alcanza el 7,2% del PIB.
  • Las lagunas del proteccionismo. Según el índice de competitividad global del Foro Económico Mundial, Argentina ocupa el puesto 92 de 137 países. La tendencia al deterioro generado entre 2012 y 2015 se ha reducido durante tres años, pero los desafíos son importantes. Una de ellas es eliminar las lagunas de las medidas contra el comercio y proteccionistas impuestas por la visión de corto plazo de que el proteccionismo reemplazaría las importaciones y fortalecería la economía, mientras que la impresión de dinero estimularía el crecimiento. Todavía hay recesos importantes de ese período que actúan como un desincentivo para el crecimiento y, sobre todo, como una advertencia para los inversionistas globales que prefieren evitar inversiones a largo plazo y de capital intensivo en Argentina.

Es cierto que se han tomado algunas medidas para revertir estos elementos de fragilidad, pero las reformas deben ser más valientes para evitar que la economía siga cayendo en 2019 y 2020.

No es fácil cambiar las políticas «neo-keynesianas» equivocadas de la era Kirchner sin reconocer el enorme agujero monetario y fiscal creado por la administración anterior, pero si las reformas no son decisivas y claras, la economía argentina seguirá siendo frágil y más vulnerables a los ciclos económicos que otros similares. Argentina es un gran país con terribles políticas monetarias y fiscales. Con tal potencial de crecimiento y empleo, vale la pena ser valiente y poner fin a los remanentes de políticas erróneas pasadas.

 

Daniel Lacalle has a PhD in Economics and is author of Escape from the Central Bank Trap, Life In The Financial Markets and The Energy World Is Flat.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire