Mises Wire

Home | Wire | Casi un año después, aún no hay pruebas demostrando que los gobiernos pueden controlar la propagación del covid-19

Casi un año después, aún no hay pruebas demostrando que los gobiernos pueden controlar la propagación del covid-19

  • mask

Etiquetas Salud

A medida que nos acercamos al primer aniversario de los quince días para aplanar la curva, todavía no hemos obtenido ningún dato que sugiera que el último año de encierros que destruyen vidas y mandatos de comportamiento politizados haya hecho algo para mantenernos a salvo del covid-19. Mientras que las discusiones en torno a la reintroducción de los encierros a nivel nacional parecen haber cesado —es imposible ignorar los efectos desproporcionadamente mortales de los confinamientos y los numerosos estudios que demuestran su inutilidad—, los medios de comunicación siguen manteniendo la narrativa de que las intervenciones no farmacéuticas (NPI), como los mandatos de máscara, los toques de queda, las restricciones de capacidad, las restricciones de reunión y otras, siguen siendo necesarias para prevalecer en nuestra lucha contra el covid-19.

Los funcionarios del gobierno, en sintonía con las grandes empresas tecnológicas y casi todos los principales medios de comunicación, han controlado la narrativa de las NPI hasta tal punto que sus defensores simplemente han eludido la carga de la prueba que surge naturalmente de la introducción y el apoyo continuo de nuevas estrategias de mitigación de virus, señalando felizmente el hecho de que sus ideas gozan del apoyo unánime de los medios de comunicación corporativos y los funcionarios del gobierno en todo el mundo. Esta narrativa aparentemente impenetrable se basa, por supuesto, en la suposición crítica de que las NPI, o los mandatos de comportamiento, nos han protegido del covid-19.

El único gráfico que los catastrofistas del covid no pueden explicar

Si hay una visualización con la que el lector debería familiarizarse para poner de manifiesto la ineficacia de un casi año de NPI, sería el siguiente gráfico que compara las hospitalizaciones y muertes por millón en Florida con las de Nueva York y California, sin embargo nos centraremos únicamente en la comparación entre Florida y California.

r

A la luz de todo lo que nuestros funcionarios nos han enseñado sobre cómo se propaga este virus, es un desafío a la realidad que Florida, un destino de viaje totalmente abierto y popular con una de las poblaciones más antiguas del país, tenga actualmente menos hospitalizaciones y muertes por millón que California, un estado con restricciones mucho más fuertes y una de las poblaciones más jóvenes del país. Si bien es cierto que, en general, California es ligeramente mejor que Florida en cuanto a muertes por millón, el simple hecho de tener en cuenta la población mucho más joven de California inclina la balanza a favor de Florida.

Florida no tiene ninguna restricción en cuanto a bares, cervecerías, comedores interiores, gimnasios, lugares de culto, tamaños de reunión, y casi todas las escuelas ofrecen instrucción en persona. California, en cambio, mantiene fuertes restricciones  en cada una de estas áreas. Como mínimo, las hospitalizaciones y muertes por millón de Florida deberían ser sustancialmente peores que las de California. Aquellos que predijeron la muerte y la destrucción como consecuencia de la reapertura de Florida en septiembre simplemente no pueden ver estos resultados como otra cosa que no sea absolutamente notable. Incluso el asesor de la Casa Blanca, Andy Slavitt, para vergüenza de la clase dirigente, no tuvo ninguna explicación para el éxito de Florida en relación con California. Slavitt se vio reducido a repetir como un loro los argumentos del establishment tras admitir que las sorprendentes cifras de Florida estaban «un poco más allá de nuestra explicación».

¿Explica el cumplimiento la discrepancia?

Invariablemente, el gráfico anterior suscitará respuestas que apuntan a la supuesta falta de cumplimiento de los californianos en relación con los floridanos como justificación de sus pobres cifras. A primera vista, esta afirmación es claramente absurda, ya que Florida está totalmente abierta desde septiembre. Pero si indagamos un poco más en los datos, encontramos algunas métricas relevantes que arrojan luz sobre la frecuencia con la que los floridanos y los californianos adoptan comportamientos que supuestamente alimentan la transmisión del covid-19. Los siguientes datos de la encuesta —California se muestra en azul, Florida en gris— están tomados del Grupo de Investigación Delphi de la Universidad Carnegie Mellon. Más allá de la línea vertical roja, Florida ha tenido sistemáticamente menos hospitalizaciones y muertes por millón que California.

Cumplimiento de la máscara

r

Visitas a los bares

r

Viajes

roz

Visitas a restaurantes

r

Podemos ver que, en relación con los floridanos, los californianos han hecho un mejor trabajo al evitar los comportamientos sociales que supuestamente alimentan la propagación del covid-19. Además, en ningún momento se produjo un cambio drástico en los patrones de comportamiento después del 17 de diciembre que indicara que los floridanos hubieran empezado a evitar repentinamente las actividades supuestamente relacionadas con la transmisión del covid.

Un rápido vistazo a la «puntuación de distanciamiento social» de cada estado también indica, una vez más, que los californianos han hecho un mejor trabajo evitando actividades destinadas a facilitar la propagación del covid-19. Además, los informes de movilidad de covid, del 16 de febrero de 2021, muestran que los californianos realizan menos visitas a comercios y actividades recreativas -restaurantes, cafeterías, centros comerciales, parques temáticos, museos, bibliotecas y cines-, así como menos visitas a tiendas de comestibles y farmacias, que incluyen mercados de agricultores, almacenes de alimentos y tiendas de alimentos especializados. Evidentemente, toda la argucia del «incumplimiento» no es más que una excusa fraudulenta para explicar tendencias indeseables.

Más métricas que refutan la narrativa de la corriente principal del covid-19

Pasando de la comparación entre Florida y California, las métricas nacionales también ponen de manifiesto la falta de correlación entre la intensidad de los IPN de los estados —la metodología para determinarla puede encontrarse aquí— y las muertes por millón.

roz

De hecho, si visualizamos las tendencias de los casos en los cincuenta estados, cada uno de los cuales tiene diferentes niveles de restricciones, notaremos rápidamente un patrón que se presenta de manera bastante similar en los cincuenta estados: un aumento de los casos a principios y mediados del año, seguido de un aumento mucho mayor de los casos durante los meses de invierno. Los siguientes datos se obtuvieron del Centro de recursos de coronavirus de Johns Hopkins.

roz

La similitud de los patrones de casos en cincuenta estados no es un indicador de un gobierno capaz de influir en el curso del virus. En cambio, una investigación publicada en Evolutionary Bioinformatics muestra que el recuento de casos y las tasas de mortalidad están fuertemente correlacionados con la temperatura y la latitud, un concepto conocido como «estacionalidad», que, una vez reconocido, explica en gran medida el fracaso de los NPI del año pasado.

Mientras tanto, podemos observar las regiones estacionalmente congruentes para ver si los diferentes grados de mandatos de comportamiento han tenido algún impacto notable en los casos. Lo que encontramos, gracias a la estacionalidad, es que independientemente del momento o la existencia de mandatos de máscara y otros mandatos de comportamiento, las regiones similares siguen patrones de crecimiento de casos similares.

roz
roz
r

Para los firmes creyentes en el IPN, estas fluctuaciones simultáneas y casi idénticas entre ciudades del mismo estado y estados con climas similares son inexplicables. Una vez aceptada la estacionalidad como uno de los factores impulsores de las fluctuaciones de casos, podemos empezar a hablar de «temporada covid» de forma tan pragmática como hablamos de «temporada de gripe». Aquí se puede encontrar una útil visualización de cómo podría ser la temporada covid, basada en el modelo de estacionalidad Hope-Simpson para la gripe.

Actualización de la oleada de vacaciones y de los recientes «superdifusores»

Algunos de ustedes se preguntarán por las «oleadas navideñas» que supuestamente iban a asolar nuestros hospitales tras Acción de Gracias y Navidad. Pues bien, nunca se produjeron. No sólo disminuyó la tasa de crecimiento de las hospitalizaciones por covid-19 después de Acción de Gracias, sino que las hospitalizaciones alcanzaron su punto máximo menos de dos semanas después de Navidad y desde entonces han caído en picado. Como mínimo, deberíamos haber visto un rápido aumento de la tasa de crecimiento de las hospitalizaciones en las semanas posteriores a la Navidad.

roz

Para aquellos que les gusta estar al día con las últimas entregas de Los medios de comunicación que lloraron la superdifusión, Alabama fue recientemente objeto de fuertes críticas después de que miles de aficionados al fútbol sin máscara salieran a la calle para celebrar que su equipo había ganado el título nacional de fútbol universitario. FanSided, entre otros, se apresuró a etiquetar la gran celebración como un evento de superdifusión, y los funcionarios de salud estaban preocupados de que la superdifusión de Alabama fuera a dar lugar a un enorme pico de casos. Esto es lo que realmente ocurrió.

roz

Milagrosamente, los casos cayeron inmediatamente después del evento de «superdifusión» de Alabama y siguen cayendo hasta hoy. Por si fuera poco, Mississippi, el vecino de Alabama, siguió un patrón de casos casi idéntico a pesar de no haber albergado eventos de superdifusión.

Por último, en nuestra más reciente entrega de Los medios de comunicación que lloraron la superdifusión, vemos que dos semanas -dos semanas es el tiempo de referencia del establishment entre las superdifusiones y sus consecuencias- después de que millones de personas se reunieran con amigos y familiares para ver la Superbowl LV, los casos, las hospitalizaciones y las muertes siguen cayendo en picado.

roz

A pesar de las aterradoras advertencias y las sombrías predicciones de las reuniones de la Superbowl, encontramos, una vez más, un enorme agujero en la narrativa del covid-19. Parece seguro concluir que lo peor de la temporada del covid ha quedado atrás.

Los datos muestran que desde las semanas anteriores al 4 de febrero, los casos han disminuido un 45% en Estados Unidos —los casos siguen disminuyendo a un ritmo rápido a pesar de las advertencias de mediados de enero de que la nueva variante crearía un aumento de casos— y un 30% a nivel mundial, y las hospitalizaciones han disminuido un 26% desde su pico de mediados de enero. Sin embargo, parece haber una confusión generalizada sobre cómo hemos alcanzado estas cifras. ¿Comenzaron las poblaciones de todo el mundo a cumplir unánimemente las normas sobre los coronavirus? ¿Se han puesto por fin los gobiernos a hacer cumplir sus mandatos? Estas son algunas de las explicaciones que podríamos escuchar, pero sólo mientras los casos y las hospitalizaciones sigan tendiendo a la baja.

Sin embargo, es muy poco probable que las autoridades sanitarias empiecen a señalar la estacionalidad como una explicación alternativa a la mejora continua de nuestras cifras. Hacerlo sería admitir tácitamente que los mandatos de comportamiento fuertemente politizados de casi un año, los confinamientos destructivos para la vida y las devastadores paralizaciones de negocios no sirvieron para nada. Pero los datos han hablado, y está muy claro que el intento de crear socialmente un virus respiratorio para que deje de existir no es nada más que una tontería.

Author:

Anthony Rozmajzl

Anthony graduated from Grove City College in 2018 with a B.A. in Economics. He has been a student of the Austrian School of Economics for over 8 years and a champion of Rothbardian libertarianism. During the day, Anthony works as a Software Quality Analyst for an ERP software company.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire