Mises Wire

Facebook icon
LinkedIn icon
Twitter icon
A
A
Home | Wire | 4 razones por qué el Socialismo falla

4 razones por qué el Socialismo falla

  • statue.PNG
0 Views

Tags SocialismoHistorial Mundial

Los nuevos "socialistas democráticos" quieren hacer creer a sus seguidores que uno puede redistribuir la riqueza y el ingreso y socializar una gran parte de la economía sin dañar la producción y la productividad. Afirman que un control integral de la economía por parte del gobierno traería más justicia y más prosperidad. Los socialistas democráticos quieren más planificación y menos mercado. Sin embargo, este postulado ignora que el socialismo no falla por accidente o circunstancia. El socialismo fracasa porque adolece de cuatro defectos fundamentales de diseño.

  • En primer lugar, el socialismo erradica la propiedad privada y los mercados y elimina el cálculo racional.
  • En segundo lugar, el socialismo permite presupuestos blandos, por lo que no existe un mecanismo para descartar métodos de producción ineficientes.
  • En tercer lugar, abolir la propiedad privada y reemplazarla por el Estado distorsiona los incentivos.
  • Cuatro, el sistema socialista, con su ausencia de propiedad privada y de mercados libres, inhibe la coordinación económica del sistema de división del trabajo y el capital.

La importancia de los Precios de Mercado

El socialismo no puede traer prosperidad porque destruye las funciones de mercado de la propiedad privada. Bajo el socialismo, la propiedad privada de los medios de producción ya no existe y, por lo tanto, no existen precios de mercado para los bienes de capital disponibles. Institucionalmente, el socialismo consiste en abolir la economía de mercado y reemplazarla por una economía planificada. Al eliminar la propiedad privada de los medios de producción, se elimina la información y la valoración del mercado. Incluso si la administración socialista pone etiquetas de precio en los bienes de consumo y las personas pueden ser propietarias de bienes de consumo, no existe una orientación económica sobre la relativa escasez de bienes de capital.

Muchos partidarios del socialismo suponen que la gestión empresarial no es más que un tipo de registro o simple contabilidad. Vladimir Lenin creía que el conocimiento de la lectura y la escritura, y cierta experiencia en el uso de las operaciones aritméticas básicas y alguna capacitación en contabilidad, sería suficiente para la conducción de las operaciones comerciales. Los socialistas promueven la ingeniería y la ciencia pero creen que no hay necesidad del empresario. El régimen puede gastar mucho en educación pero cuando no hay economía empresarial, la gente seguirá siendo pobre, sin embargo.

El rol de la escasez

Los socialistas ignoran la escasez. Suponen que un plan podría estipular la asignación de bienes y servicios de acuerdo a las necesidades y carencias. Sin embargo, los planificadores deben responder cómo dicho plan debe encontrar sus estándares de valoración. Sin precios y mercados, no hay orientación sobre qué factores de producción son más y cuáles son menos valiosos. Los planificadores socialistas no tienen conocimiento de los costos del proceso de producción. Sin mercados, la estructura de valores prevaleciente sigue siendo desconocida.

La oferta en relación con la necesidad hace que los bienes sean valiosos. En una economía de mercado, los precios relativos muestran los grados de escasez. Al observar los precios, los participantes del mercado reciben la información que los guía para alinear sus decisiones económicas con las señales del mercado. El sistema de precios informa sobre escaseces relativas. No es necesario contar con un sistema integral de información detallada sobre el origen y la naturaleza de la escasez más allá de los precios para tomar una decisión racional. El sistema de precios reduce la complejidad para el tomador de decisiones individual al único número del precio. En una economía de mercado, los participantes económicos solo necesitan un conocimiento parcial para actuar racionalmente. En el capitalismo, la motivación para obtener ganancias y evitar los costos funciona como un incentivo para comportarse racionalmente. En una economía de mercado, los precios proporcionan información e incentivos simultáneamente para el vendedor y el comprador.

Toda la producción enfrenta el problema de un número casi ilimitado de formas de producir un bien. Uno puede fabricar un producto con materias primas muy diferentes, tecnologías, y combinaciones de los factores de producción y en una variedad infinita de diseños.

Estableciendo prioridades

Junto con la viabilidad tecnológica de un proyecto, uno debe calcular su rentabilidad. Sin costos en relación con las ventas, una evaluación técnica no tiene sentido. Que un proyecto sea técnicamente viable no significa que su realización también valga la pena. Lo que parece eficiente desde un punto de vista técnico no tiene que serlo en términos de conveniencia económica. Con los costos que quedan fuera de la consideración, la producción socialista es ciega al riesgo de producir bienes que cuestan más de lo que valen. En una economía socialista, incluso un dictador benévolo no podría proporcionar la combinación correcta de bienes en términos de precio y calidad.

Los socialistas suponen que para implantar su regla sobre la economía todo lo que se necesita es socializar las empresas privadas, reemplazar la administración e instalar consejos de trabajadores, y el nuevo orden económico florecería. Los primeros socialistas esperaban que la abundancia siguiera en gran medida porque ahora los trabajadores obtendrían lo que antes les quedaba en manos de los capitalistas como ganancias. Sin embargo, los socialistas ignoraron que la socialización de los medios de producción era solo el comienzo. Fracasaron miserablemente en el funcionamiento de la economía.

El error de la planificación económica socialista es suponer que la gestión empresarial también podría continuar como antes después de que los operadores socialistas se hicieran cargo de la gestión capitalista. Mientras que el régimen socialista puede formar administradores e ingenieros y poner a los miembros del partido en la posición de directores, estos nuevos líderes no pueden decidir de acuerdo con la escasez relativa porque ya no hay disponible un sistema de precios empresariales basado en la propiedad privada.

La realidad del socialismo es el comando y la obediencia. Sin la orientación de los mercados y los precios, la fuerza bruta rige la asignación de los bienes. La pretensión de combinar el socialismo y la democracia es tanto un fraude como la afirmación de que el socialismo traería prosperidad. El verdadero rostro del socialismo es el despotismo totalitario.

No es de extrañar que incluso un capitalismo degenerado produzca más prosperidad que el mejor socialismo. Por lo tanto, la tarea que tenemos por delante no puede ser eliminar el capitalismo en favor del socialismo sino mejorar el capitalismo. En otras palabras: hazlo más capitalista.

Antony P. Mueller is a German professor of economics who currently teaches in Brazil. See his website www.capitalstudies.org or send e-mail to: antonymueller@gmx.com.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
iStock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire