No se puede desfinanciar la policía sin desfinanciar el gobierno

No se puede desfinanciar la policía sin desfinanciar el gobierno

06/16/2020Todd Seavey

El eslogan «Desfinanciar la Policía» suena más suave que el anteriormente popular «Que se J— la policía». Aunque visto como radical en este momento, el nuevo eslogan podría resultar ser sólo un paso intermedio en el camino hacia algún tibio plan de reforma como «Modestos recortes presupuestarios para la policía en el próximo año fiscal».

No me entiendes si crees que no estoy dispuesto a pensar más radicalmente que eso. Pero incluso si eres un compañero libertario, lo más probable es que te confundas fácilmente con las estrategias de resistencia radical, confundido sobre cuáles son más compatibles con la libertad.

Por ejemplo, los libertarios que últimamente se han subido al carro de la moda progresista de izquierdas en varias cuestiones «interseccionales» y de «sensibilidad étnica» suelen ser, según mi experiencia, los mismos que se habrían desmayado una década antes si les hubieras dicho, como es lógico, que pensabas que el presidente Lincoln había hecho cosas terribles y bélicas, pero que también pensabas que la rebelión de John Brown, en la que los esclavos se sublevaban y masacraban a los dueños de esclavos, estaba completamente justificada.

Esta simple extrapolación del principio de autodefensa es una que he encontrado que los libertarios de «derecha» sin corrección política, incluyendo los del Instituto Mises, han estado felices de hacer, como deberían. (El cofundador del Instituto Mises, Murray Rothbard, incluso tenía debilidad por algunos grupos revolucionarios de izquierda latinoamericanos, porque luchaban contra terratenientes coactivos, esencialmente aristocráticos).

Así que no oigamos tonterías sobre que esos libertarios que condenan los recientes disturbios y saqueos en términos duros deben ser racistas o apáticos ante la brutalidad policial. Pueden denunciar el bandolerismo mafioso como una amenaza inminente a la civilización y al mismo tiempo denunciar los abusos rutinarios de, como dicen, «la banda de azul».

Las minorías serán probablemente las más afectadas por las consecuencias económicas del saqueo, ya que sus barrios están en llamas. Cuando eso se haga evidente, recuerden a todos los malvados izquierdistas sociópatas que conocen y que decían: «Sólo es propiedad». La propiedad puede ser reemplazada». Qué arrogantes, viciosos, titulados pequeños zombis cuasimarxistas son. Pero los condené en una columna anterior.

El corolario es que puede haber momentos en que hay más razones para temer a los saqueadores y otros criminales que a la policía, pero decirlo no significa descartar cambios radicales y más a largo plazo en la policía. Todo gobierno es violencia, diciendo a la gente que haga cosas que no quiere hacer y evitando que hagan cosas que sí quieren hacer. Esa violencia debe terminar, y la policía —excepto en aquellos casos estrechamente definidos en los que impiden una mayor violencia, como la de los violadores y ladrones— es la punta de la lanza del mal que es el Estado.

Si la gente realmente quiere «desfinanciar a la policía», estoy a favor, pero mejor que lo hagan de la manera correcta.

Eso significa reconocer que las personas, todas las personas, seguirán teniendo derecho a defenderse contra la violencia y el robo. En el mundo de la postpolicía, no debería haber ninguna pretensión de que el derecho de llevar un arma pueda ser restringido. No debería haber ningún límite al derecho de formar servicios policiales privados y voluntarios, desde las milicias hasta las empresas de arbitraje, siempre que a su vez respeten los derechos de los demás. Después de todo, la gente seguirá teniendo que resolver sus disputas, y espero que su deseo, si usted dice «desfinanciar la policía», no sea sólo dejar a los inocentes a merced de los violentos, que inevitablemente seguirán existiendo.

Algunas personas que cantan ese mantra -incluso uno del Consejo de la Ciudad de Minneapolis, en el caso de Lisa Bender que está siendo interrogada por la CNN- parecen no haber pensado más allá del desfinanciamiento. Cuando se le preguntó qué pasa si la casa de alguien es atacada en la noche después de que la policía es desfinanciada, su principal respuesta fue que esa pregunta viene de un lugar de «privilegio». Bueno, sea como sea, el problema práctico no va a desaparecer.

Tampoco las montañas de artículos y libros de izquierdistas antipolicías y antiprisioneros que pretenden responder a la pregunta parecen realmente hacer el trabajo, a pesar de la exasperación y la rabia que se puede provocar de los lectores de tales materiales al sugerir que no tienen buenas respuestas. Usarán la palabra «comunidad». Y normalmente parecen implicar que la gente va a seguir pagando sus impuestos aunque ya no se les pueda meter en la cárcel por no hacerlo, ya que parece que hay muchos programas financiados por impuestos que gustan más a los activistas que a los departamentos de policía. Buena suerte con eso.

Pero la verdad es que todos los programas del gobierno y todas las leyes dejan de ser aplicables si la policía realmente se va, y eso está bien para mí (a un lado de querer leyes contra el asalto, el robo y el fraude). Sólo reconozcan que las respuestas prácticas sobre cómo proporcionar servicios, incluyendo los eternamente necesarios servicios de policía, después de la Gran Desfinanciación tendrán que venir del pensamiento libertario (específicamente del pensamiento anarcocapitalista) y no de la gran izquierda que asume el gobierno, succiona impuestos.

No, ni siquiera de los anarquistas de izquierda, que miran por encima del hombro a los anarcocapitalistas pero que se ven rápidamente reducidos a la incoherencia si se les piden detalles sobre cómo van a tratar espontáneamente pero de forma colectiva a los disidentes y a la violencia, excepto haciendo reglas que reconozcan el derecho de las personas a defender sus cuerpos y sus propiedades, lo que me suena a leyes anarcocapitalistas.

Despídanse, entonces, de los saqueadores, los policías del Estado, el Estado de bienestar, las violentas bandas callejeras, los militares financiados por los impuestos, y todo el sistema coercitivo. Pero no saludes a una ridícula fantasía socialista en la que el Estado sigue estando ahí para atenderte. Saluda a los eficientes guardias de seguridad privada y todas las otras maravillas que el mercado tiene para ofrecer cuando no está siendo regulado o quemado.

Este artículo apareció originalmente en Splice Today

La batalla del aborto que no necesitamos

09/26/2023Ron Paul

El expresidente Donald Trump enfureció a muchos votantes antiabortistas la semana pasada cuando se negó a comprometerse con restricciones nacionales al aborto y pareció culparles de las pérdidas Republicanas en las elecciones de mitad de mandato de 2022. Trump incluso criticó la prohibición del aborto de seis semanas firmada por el gobernador de Florida (y también candidato republicano) Ron DeSantis. Así que Trump no solo se opone a las restricciones nacionales, sino que critica una restricción estadual. ¿Qué deben hacer los votantes provida?

Políticamente, Trump puede pensar que no necesita el voto provida tanto como en sus anteriores campañas presidenciales. Después de todo, va tan por delante en todas las encuestas de las primarias que, salvo que ocurra algo extremadamente inusual, es prácticamente el presunto candidato Republicano. Ni siquiera se ha sentido obligado a participar en ninguno de los debates de las primarias, saltándose el primero para participar en una entrevista muy popular con Tucker Carlson.

Trump ha intentado aplacar a los votantes provida repitiendo que es el presidente más provida de la historia de América y destacando que el Tribunal Supremo revocó Roe v. Wade bajo su mandato y con sus nominados. Se está posicionando como moderador y negociador, prometiendo hacer las paces por fin en la cuestión del aborto tras 52 años de guerra política.

Es comprensible que Trump piense que esta vez tiene más margen de maniobra en la cuestión del aborto. Es probable que los votantes provida estén lo suficientemente enfadados por el rápido avance del marxismo cultural y el caos social de los últimos tres años bajo Biden como para estar dispuestos a saltar incluso ante la posibilidad de un retorno a valores socialmente más conservadores a la Casa Blanca. Si los votantes provida se quedan en casa el día de las elecciones, pueden acabar con algo mucho peor que un ocupante generalmente amistoso en la Casa Blanca.

Pero no tiene por qué ser así. Creo firmemente que cuanto más difícil sea el asunto, más local debe ser su solución. Ese es el verdadero éxito de la decisión Dobbs, porque el aborto nunca debería haber sido una cuestión federal. La anulación de Roe v Wade nos devolvió a donde pertenecíamos, con leyes estaduales y locales que rigen todas las cuestiones que no están reservadas constitucionalmente al Gobierno federal.

Los grandes problemas se deciden mejor cerca de casa. Fíjense, por ejemplo, en lo que ocurrió cuando los padres empezaron a acudir a las reuniones del consejo escolar y a exigir responsabilidades en todos los ámbitos, desde las restricciones Covid hasta la presencia de transexuales en los baños escolares. Los padres fueron extremadamente eficaces porque sólo tuvieron que desplazarse a la reunión del consejo escolar local para exigir —y obtener— resultados. ¿Alguien cree que habrían podido obtener los mismos resultados en el Departamento de Educación en Washington DC?

Del mismo modo, la inmigración está mucho mejor gestionada por los que están más cerca de la acción. Lo ideal sería que fuera una cuestión de derechos de propiedad, pero al menos estados como Texas deberían adoptar un papel activo en la prevención de una invasión extranjera en sus fronteras en lugar de esperar a que Washington tome cartas en el asunto.

Los votantes provida y un Trump aparentemente más moderado están cometiendo un error al trazar líneas de batalla federales sobre el tema. Las puertas están abiertas de par en par para el activismo estadual y local en la cuestión del aborto. En definitiva, es una victoria más que una pérdida que el poder se traslade de Washington a la capital local o al ayuntamiento.

Autobiografías libertarias: avanzando hacia la libertad en el mundo de hoy

Autobiografías libertarias, editado por Jo Ann Cavallo y Walter Block, se adentra en las pruebas, tribulaciones, formación intelectual y logros de 80 libertarios de todo el mundo, ¡con sus propias palabras! Lo que sigue es un extracto modificado de la introducción escrita por los coeditores:

Creemos fervientemente que el libertarismo es la última esperanza para la humanidad en lo que respecta a la economía, la libertad, la justicia, la prosperidad, la paz y, por tanto, incluso la supervivencia (perdón por la hiperventilación, pero mantenemos que es así). Esta creencia nuestra se basa en la importancia crucial del principio de no agresión (PNA): una ley adecuada debería permitir a todas las personas realizar los actos que prefieran, con la única excepción de cualquier comportamiento que viole este precepto o cualquier amenaza del mismo. Así, el asesinato, la violación, el robo, el secuestro, el fraude y otras acciones malvadas similares deberían estar prohibidas, y prácticamente todo lo demás debería estar legalmente permitido.

Pero, ¿por qué reunir una colección de autobiografías escritas por libertarios? ¿Por qué no ofrecer, en cambio, una colección de artículos académicos que demuestren los beneficios de la libertad? Muchos de los colaboradores de este volumen han publicado precisamente ese tipo de trabajos en numerosas ocasiones. ¿Por qué no hacerlo una vez más? Aunque la gente puede llegar a comprender esta filosofía a través de argumentos racionales, no se puede negar que las autobiografías también son importantes para la promoción de la libertad. El toque personal puede llegar a algunas personas a las que no se puede acceder por otros medios. Además, todos queremos conocer las historias libertarias de personas como las que aparecen en estas páginas. De hecho, descubrimos que los libertarios tienen las historias más interesantes que compartir porque a menudo abrazan esta filosofía como resultado de intensos encuentros con textos fundacionales o de experiencias que les han cambiado la vida.

Uno de los grandes «problemas» que tenemos con algunos de los libertarios más conocidos a lo largo de la historia —como John Locke, Lord Acton, Ludwig von Mises, Isabel Paterson, Henry Hazlitt, Friedrich Hayek y Murray Rothbard— es que nunca escribieron una autobiografía. Por supuesto, si lo hubieran hecho, siendo los costes alternativos lo que son, probablemente no habrían podido escribir otras de sus preciadas publicaciones. Pero, ¿qué pasa con los libertarios que viven hoy en día? ¿Estarían dispuestos a compartir sus historias? Ya tenemos el ejemplo de dos volúmenes de autobiografías libertarias: Why Liberty: Personal Journeys Toward Peace & Freedom (Cobden Press), con 54 autobiografías editadas por Marc Guttman, y I Chose Liberty: Autobiographies of Contemporary Libertarians (Instituto Mises), con 82 autobiografías editadas por uno de los coeditores del presente volumen, Walter Block (disponible en pdf gratuito en https://mises.org/library/i-chose-liberty-autobiographies-contemporary-libertarians). Sin embargo, ambos volúmenes se publicaron hace más de una década, en 2010. Queríamos saber más sobre las vidas de los libertarios contemporáneos no cubiertos en estos dos volúmenes y de otros que han surgido desde el momento de estas publicaciones.

Por ello nos pusimos en contacto con una serie de influyentes académicos, activistas, profesores, periodistas e iconos culturales que han trabajado por una sociedad más libre en todo el mundo, invitándoles a escribir una breve autobiografía para esta colección. Les pedimos que explicaran, por ejemplo, cómo eran sus vidas y pensamientos antes de abrazar el libertarismo; qué personas, textos o acontecimientos influyeron más en su formación intelectual; qué experiencias, retos, tribulaciones y logros han tenido como participantes o líderes de este movimiento; y cómo ha afectado esta filosofía a sus vidas personales o profesionales.

Un volumen de autobiografías de libertarios plantea inmediatamente la cuestión de qué constituye precisamente esta filosofía política económica. Desde nuestro punto de vista de «gran carpa», comprende varias vertientes. Todas tienen algo en común, como el aprecio por la libertad individual, los derechos de propiedad privada, el imperio de la ley y la libre empresa, pero también hay diferencias discernibles. Por eso, si se reúne a diez libertarios en una sala y se les formula una pregunta, es probable que se obtengan once (¡o más!) respuestas diferentes. En este volumen, hemos invitado a libertarios de todo el espectro político-filosófico, incluyendo (1) el anarcocapitalismo; (2) el libertarismo de gobierno mínimo, o minarquismo; (3) el constitucionalismo; (4) el liberalismo clásico; (5) el libertarismo denso. Los autores de este volumen abarcan los cinco puntos de vista principales mencionados, y también cubren las lagunas existentes entre ellos. Sus ensayos expresan diferentes perspectivas sobre muchas cuestiones, aunque articulen los mismos principios básicos. De hecho, es nuestro deseo que sus propias diferencias de opinión sobre algunas cuestiones inviten a los lectores a pensar por sí mismos. Lo que hemos tratado de presentar es una muestra de la miríada de trayectorias individuales hacia el libertarismo, sea cual sea su definición.

Aunque la mayoría de los colaboradores del volumen viven en los Estados Unidos, agradecemos a los libertarios de todo el mundo que aceptaron nuestra invitación a compartir sus historias. Así, este volumen incluye voces de Alemania, Argentina, Austria, Brasil, Bulgaria, Canadá, Chile, China, Colombia, Corea, España, Escocia, Inglaterra, Guatemala, India, Irlanda, Israel, Italia, Jamaica, Japón, Kenia, Nigeria, Perú, Polonia, República Checa, Rumanía, Rusia, Sudáfrica, Suecia y Ucrania.

Los editores esperan que, al reunir un abanico de voces contemporáneas ajenas al paradigma dominante izquierda-derecha, este volumen contribuya a la diversidad de puntos de vista que es crucialmente necesaria en el discurso público actual. Además, estos viajes personales e intelectuales no sólo ofrecen una visión convincente de sus autores individuales y del estado del mundo en nuestra época, sino que también pueden servir de inspiración para la próxima generación, que se sentirá llamada a hacer de nuestra sociedad una sociedad más libre.

N.B. El enlace de la editorial al libro es: https://link.springer.com/book/10.1007/978-3-031-29608-6. Tanto el libro impreso como el libro electrónico pueden adquirirse en todo el mundo. Consigue un 20% de descuento en el libro impreso o en el eBook introduciendo el siguiente código de cupón al pagar en link.springer.com: H5DoMQW47RT2HD (válido hasta el 13 de octubre de 2023). Además, la versión MyCopy (libro electrónico impreso) está disponible a bajo coste (39,99 $ en EEUU) para las personas que pertenezcan a una universidad suscrita a SpringerLink. Si su universidad está suscrita a SpringerLink, también puede leer el libro en línea gratuitamente. (Si no estás en un dispositivo patrocinado por la universidad, una VPN o el WiFi de la escuela, es posible que tengas que acceder al libro a través de la página de la biblioteca de tu universidad).

DC busca destruir a quienes dicen lo obvio: la crisis fiscal de América está aquí

09/25/2023Tho Bishop

El reloj de la deuda de América ha superado los 33 billones de dólares, alcanzando un gasto de mil millones de dólares cada hora. Mientras tanto, las condiciones de política monetaria que han envalentonado el desenfreno gastador de Washington han llegado a su fin. Las estimaciones actuales predicen un déficit de 2 billones de dólares para 2023, mientras que la subida de los tipos de interés de la Reserva Federal está obligando rápidamente a que los pagos de esa deuda se conviertan en la partida presupuestaria más elevada del gobierno federal.

La crisis fiscal de América ya está aquí.

Como es lógico, pocos en el Congreso tienen interés en reconocer el monstruo que han creado.

Ahora mismo, la crisis en Washington no es la realidad económica que ha creado el gasto federal, sino el pequeño puñado de legisladores que intentan perturbar el proceso que ha creado estas condiciones. Para las publicaciones basadas en Beltway, la verdadera amenaza es un cierre del gobierno, la erosión del apoyo a otra ronda de financiación ucraniana y los legisladores de «extrema derecha» que tratan de volver a un proceso normal de asignaciones.

El rostro de la oposición es el congresista por Florida Matt Gaetz, que se ha convertido en uno de los hombres más odiados de Washington como resultado de sus implacables críticas al liderazgo republicano, su arraigada oposición al presupuesto por resolución continua que se ha convertido en la norma, y su carisma para compartir hecho para el clip que le permite comunicar eficazmente la corrupción, la hipocresía y la relativa disfunción de la actual élite política.

Gaetz, que ayudó a encabezar la histórica coronación del presidente de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, ha conseguido crear una coalición suficiente de sus colegas para frustrar los recientes intentos de echar la casa por la ventana. Su objetivo declarado es obligar a McCarthy a cumplir las promesas hechas a la bancada del GOP a principios de este año, para obligar a la Cámara a votar sobre doce proyectos de ley de gasto de un solo tema — como exige la Ley de Control Presupuestario de 1974— en lugar de los proyectos de ley de asignación de paquetes juntos que se han convertido en la norma de DC desde la década de 1990.

La realidad es que cualquier vuelta a la normalidad legislativa es una amenaza para el Washington moderno. La mayor parte del Congreso no tiene interés en examinar los proyectos de ley de asignaciones, como ilustra la reacción violenta a la que se enfrentó el congresista Thomas Massie al oponerse a que se permitiera una votación a viva voz para autorizar proyectos de ley de gastos por valor de 2 billones de dólares. El papel de un miembro moderno del Congreso es recaudar fondos y batir al mercado en las operaciones bursátiles, dejando que la clase política profesional incrustada en las burocracias gubernamentales se encargue de gobernar de verdad.

El viernes pasado, la presidenta republicana de la Comisión de Presupuestos, Kay Granger, abandonó antes de tiempo una reunión del Congreso dedicada a las próximas batallas por el gasto para asistir a una recaudación de fondos con grupos de presión para su comité político.

Si bien la batalla de la coalición liderada por Gaetz para restablecer la normalidad en el proceso de asignaciones es encomiable, cabe señalar que en última instancia es insuficiente para abordar los problemas matemáticos básicos a los que se enfrenta DC. Incluso las mayores ambiciones de los halcones fiscales han sido limitar el gasto discrecional —aproximadamente un tercio del gasto federal— a los niveles de 2022, lo que ha provocado los enormes aumentos del gasto observados durante la presidencia de Trump.  Lo que no se ha tocado son los principales motores de la destrucción fiscal: el gasto militar, los derechos y la ya mencionada financiación de la deuda. Incluso la dedicación dogmática del partido único al régimen de Zelenskyy ha hecho que el fruto relativamente fácil de conseguir, poner fin a la futura ayuda a Ucrania, que ha visto su apoyo público desplomarse en los últimos meses, sea una venta política aparentemente imposible en el Capitolio.

En el Washington moderno, cualquier voz responsable sobre cuestiones fiscales se presentará necesariamente como extremismo temerario. Las vacas sagradas del Beltway deben ser sacrificadas. Se exigirá el incumplimiento nacional de las obligaciones de la deuda, incluidas las promesas de prestaciones sociales. Aquellos que sean lo suficientemente valientes como para afirmar lo obvio serán atacados sin piedad por la clase política y la prensa obediente, al igual que Ron Paul lo fue durante su carrera en el Congreso.

La crisis fiscal de América ha requerido décadas de trabajo por parte de ambos partidos políticos para crearla. Los incentivos subyacentes del proceso político americano premian los mitos económicos en lugar de reconocer esta realidad. Las generaciones más jóvenes seguirán empobreciéndose gracias a las políticas autorizadas por el órgano legislativo más antiguo de la historia de los EEUU. Defender un retorno básico a la normalidad procedimental es el reto más fácil al que se enfrenta el Congreso. Cualquiera que no esté dispuesto a adoptar esa postura sólo seguirá alimentando a un Washington que se está cebando con el futuro de sus ciudadanos.

Como comprendió Ludwig von Mises, la destrucción de una nación sólo puede detenerse con un cambio en la ideología subyacente que conduce a su destrucción. Por eso el Instituto Mises se dedica a contar estas verdades impopulares. Si apoyas esta misión, por favor considera hacer una donación de $5 esta semana durante nuestra campaña de otoño.

La responsabilidad de la estabilidad de precios

09/24/2023Robert Aro

Tras no subir los tipos para luchar contra la inflación la semana pasada, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, pronunció su habitual discurso y preguntas y respuestas. Empezó con tres frases muy peculiares sobre la estabilidad de precios, que llevan a unas cuantas conclusiones inquietantes.

Empieza con:

La estabilidad de precios es responsabilidad de la Reserva Federal.

Esta declaración suscita preocupación. En primer lugar, no define lo que significa la estabilidad de precios. Incluso si el Congreso hubiera asignado esta responsabilidad a la Fed, no es algo con lo que muchos estarían de acuerdo si se les diera la oportunidad. Aunque el planteamiento para alcanzar este estado deseado de estabilidad de precios parece bastante absurdo, por el bien del argumento, consideremos que esta afirmación es cierta.

En la siguiente frase de Powell comparte sin querer las nefastas consecuencias de otorgar esta responsabilidad a un banco central, como se explica:

Sin estabilidad de precios, la economía no funciona para nadie.

Se trata de una afirmación bastante atrevida, aunque vacía. En esencia, sugiere que la economía no puede funcionar sin la intervención de la Fed.

El examen de la historia de América revela que la banca central no siempre ha sido un requisito para la prosperidad y el desarrollo. Si nos fijamos en las hiperinflaciones actuales e históricas, se hace evidente que la banca central es en gran parte culpable del colapso de la moneda de una nación. Por lo que hemos visto de la Reserva Federal, hay pocas razones para creer que esta iteración actual del banco central de América sea diferente.

Los austriacos llevan más de un siglo sosteniendo que un monopolio monetario o una autoridad central que controle la moneda de una nación es innecesario, del mismo modo que no necesitamos un zar que regule la producción de zapatos, coches u oro.

Afirmar que la Fed hace que la economía funcione para todos es sencillamente falso. Está claro que los banqueros que reciben rescates y sacan provecho de los préstamos millonarios y los bajos tipos de interés salen ganando; pero el ciudadano medio de a pie que, en última instancia, paga por esta distorsión del mercado, difícilmente puede decir que las políticas de la Reserva Federal le favorecen.

La tercera frase sigue una línea similar a la anterior:

En particular, sin estabilidad de precios no lograremos un periodo sostenido de condiciones sólidas en el mercado laboral que beneficien a todos.

Afirma que la fortaleza del mercado laboral se debe a la gestión de la estabilidad de precios por parte de la Reserva Federal. Se atribuye el mérito de algo que no se puede verificar. Sería útil que, durante la sesión de preguntas y respuestas, un periodista preguntara cómo determina la Fed lo que es un mercado laboral «fuerte» y cómo contribuye la intervención en el mercado a una mano de obra más fuerte. Sin embargo, este tipo de preguntas rara vez se plantean.

Volviendo a un punto crucial: aunque Powell no aborda lo que entiende por estabilidad de precios, la Fed de St. Louis tiene un artículo que lo desarrolla...

La estabilidad de precios significa que la inflación se mantiene baja y estable a largo plazo. Cuando la inflación es baja y estable, la gente puede conservar dinero sin tener que preocuparse de que una inflación elevada erosione su poder adquisitivo.

Además de no utilizar la definición histórica de inflación, la idea de que una reducción gradual del poder adquisitivo pueda ser alguna vez beneficiosa para la sociedad es algo que todo el mundo debería reconocer como falso.

También vale la pena señalar que las mismas tres frases de Powell se han utilizado casi textualmente en discursos en febrero de este año, así como en agosto y noviembre del año pasado. Si uno fuera de los que apuestan, sería razonable apostar que estas tres frases se han reiterado más de cuatro veces durante el mandato de Powell.

Polonia recorta ayuda a Ucrania y dice que Ucrania podría arrastrar a Polonia con ella

09/22/2023Ryan McMaken

El Gobierno de Polonia anunció esta semana que dejará de prestar apoyo armamentístico a Ucrania y que, en su lugar, Varsovia se centrará en aumentar los arsenales polacos.

El Primer Ministro Mateusz Morawiecki declaró el miércoles: «Ya no transferimos armas a Ucrania, porque ahora estamos armando a Polonia con armas más modernas.»

La decisión de Varsovia se produce en un momento en que las relaciones diplomáticas entre Ucrania y Polonia han empeorado debido a una disputa sobre las importaciones de grano ucraniano en Polonia. El conflicto tiene su origen en el hecho de que Rusia ha impedido en gran medida a Ucrania exportar grano a través de sus puertos del Mar Negro. Ucrania recurrió entonces a la exportación de grano por tierra, pasando gran parte de él por Polonia. Sin embargo, Waraw temía que una afluencia masiva de grano ucraniano a los mercados polacos redujera drásticamente los ingresos de los agricultores polacos. Como en muchos países europeos, los agricultores polacos tienen un peso político considerable, y Varsovia intentó convencer a la UE de que restringiera las ventas de grano ucraniano en Europa del Este.

Sin embargo, la semana pasada, la Comisión Europea autorizó la venta de grano ucraniano en todo el bloque, lo que provocó prohibiciones unilaterales de venta en Polonia, Hungría y Eslovaquia. Ucrania demandó entonces a los tres países ante la Organización Mundial del Comercio y ha acusado a Varsovia de «actuar en interés de Moscú».

Así, la decisión de Polonia de retirar su apoyo a Ucrania se produce tras semanas de amenazas por parte de Kiev y el actual conflicto comercial. Sin embargo, es poco probable que la última medida de Varsovia sea un mero farol diseñado para hacer retroceder las exportaciones de grano de Ucrania.  Hay pruebas fehacientes de que el régimen ucraniano está empezando a desgastarse con Polonia. El presidente polaco, Andrzej Duda, comparó esta semana a Ucrania con una persona que se ahoga y tira hacia abajo a quienes intentan salvarle. Duda sugirió que se hace «necesario actuar» para «protegerse de ser dañado por un ahogado» que «puede arrastrarte a las profundidades».

También es destacable el hecho de que estos movimientos de Varsovia se producen en temporada electoral, por lo que comentarios como estos también pueden interpretarse como intentos de apuntalar el apoyo de importantes bloques de votantes dentro del país.

El hecho de que Polonia se esté amargando poco a poco por la infinita generosidad hacia Ucrania es todo un cambio desde 2022, cuando Varsovia era uno de los partidarios más entusiastas de Kiev. De hecho, como señalamos aquí en mises.org, el apoyo polaco a Ucrania fue francamente imprudente, con llamamientos polacos a una «zona de exclusión aérea» y un plan polaco para enviar F-16 a Ucrania en un intento de escalar el conflicto. Polonia también ha sido un socio clave de Kiev a la hora de seguir proporcionando refugio a cerca de un millón de migrantes ucranianos que tratan de escapar del servicio militar obligatorio, la guerra y la devastación económica en Ucrania. Polonia también gastó más de 8.000 millones de euros en apoyar a estos migrantes sólo en 2022.

Es probable que la disminución del apoyo a Ucrania se deba también al hecho de que los observadores más perspicaces han percibido que las predicciones iniciales sobre la posibilidad de una invasión rusa en toda Europa eran claramente erróneas. Obviamente, los tanques rusos no atravesarán Polonia o Hungría en un futuro próximo, aunque la OTAN se retire completamente de Ucrania.

Sin embargo, no es seguro que el actual partido gobernante en Polonia se vea recompensado en las próximas elecciones por su apoyo cada vez menor a Ucrania. Las operaciones de la OTAN en Ucrania —financiadas en su inmensa mayoría por los contribuyentes americanos, por supuesto— siguen teniendo muchos partidarios en Polonia. Sin embargo, si el partido gobernante sale indemne de las elecciones tras su retirada de Ucrania, probablemente serán malas noticias para Kiev, que ya ha perdido su «ofensiva» de verano y sigue soportando pérdidas insostenibles. Los rusos no van a renunciar pronto a su control del sureste de Ucrania. Moscú debe conservar el control del régimen de Cherson para mantener el control de las aguas de riego para Crimea, y el control total sobre el Mar de Azov es clave para los planes en curso de abrir las rutas comerciales con el Mar Caspio y la cuenca del río Volga.

Cuanto más tiempo pase sin que Ucrania progrese en su sur, más probable será que otros regímenes europeos lleguen a la conclusión de que poner en peligro sus propios presupuestos nacionales y sus bases de votos agrícolas ya no merecen la pena.

Image source:
Adobe Images

Los planes quinquenales no funcionan

09/22/2023Dave Arnott

La Administración Biden celebra el primer aniversario de la aprobación de la Ley de Reducción de la Inflación, que asigna billones de dólares en subvenciones de los contribuyentes a las industrias de su elección. Bienvenidos a los planes quinquenales.

Una fría noche de marzo de 1993, mientras daba una conferencia en Moscú, un estudiante me preguntó por qué las empresas occidentales no invertían más en Rusia. Yo acababa de terminar mi tesis doctoral sobre el tema de las empresas conjuntas ruso-EEUU, así que probablemente di una respuesta larga y aburrida, que terminó con la observación de que en Rusia era difícil hacer planes. Un estudiante brillante bromeó: «Solíamos tener planes. Planes quinquenales». Y toda la sala estalló en carcajadas.

Cuando cuento esta historia en mis clases en los EEUU, nadie se ríe. Eso es porque la administración Biden acaba de lanzar su versión de los «planes quinquenales». No funcionarán. Explico el fracaso de los planes quinquenales socialistas soviéticos en el aula preguntando a un estudiante que quizá lleve una camiseta de Patrick Mahomes de los Kansas City Chiefs: «¿Estará Mahomes con los Chiefs dentro de cinco años? ¿Estarán en la Super Bowl dentro de cinco años? Seguirán siendo los Kansas City Chiefs dentro de cinco años o se mudarán a otra ciudad?». Los estudiantes se hacen rápidamente a la idea de que los planes a cinco años son una tontería porque nadie sabe qué camiseta se demandará dentro de cinco años. Sin embargo, los planes quinquenales exigen que hagas esa predicción.

Esta frase del ex presidente de la Cámara de Representantes Dick Armey debería estar en la pared de todos los congresistas de Washington. «La razón por la que los mercados son inteligentes es porque agregan toda la información disponible de todos los productores y consumidores posibles. En los mercados vota todo el mundo». ¿No es una buena manera de resolver los problemas? ¿No fue así como se eligió al representante del Congreso? Oímos continuamente gritos sobre «amenazas a la democracia».  Pues bien, la reciente avalancha de dinero en industrias con especificaciones muy concretas es una amenaza para el medio democrático que llamamos mercado. ¿Por qué sólo deben votar las élites gubernamentales? ¿Qué hay de malo en «una persona, un voto»? Porque eso es lo que ocurre en un mercado. Así lo explicaba el economista Friedrich von Hayek: «La ventaja de un mercado libre es que permite a millones de responsables responder individualmente a precios libremente determinados, asignando los recursos —trabajo, capital e ingenio humano— de una manera que no puede ser imitada por un plan central, por brillante que sea el planificador central.»

Cuando se construyó nuestra casa en 1999, el propietario quería ir «por delante de los demás», así que instaló tres cables físicos en cada habitación: TV, teléfono e Internet. No utilizamos ninguno de ellos. La inversión fue en vano. Como se desperdiciarán los billones de dólares en financiación a través de la Ley de Reducción de la Inflación. La apuesta de la administración Biden por la banda ancha, la red eléctrica y los vehículos eléctricos correrá la misma suerte. Nadie sabe qué tecnología dominará en el futuro.

«Las predicciones son difíciles, sobre todo las que se refieren al futuro», bromeaba el físico danés Nils Bohr. Pero eso no parece frenar el humanismo económico que hay detrás de la motivación que anima a los burócratas gubernamentales a elegir ganadores y perdedores. Hablando de los Kansas City Chiefs, ¿alguna persona razonable sugeriría que el gobierno pusiera sus enormes recursos al servicio de UNO de los 32 equipos de la NFL? Por supuesto que no, eso destruiría la liga. ¿Qué crees que le hará a la industria de los semiconductores proporcionar 28.000 millones de dólares a través de la Ley de Chips?

Cuando Milton Freidman popularizó la frase «No hay almuerzo gratis», estaba señalando que los billones de dólares extraídos a la fuerza de los contribuyentes son dólares que podrían haberse destinado a otras inversiones. Los financieros esperan un rendimiento de su inversión igual o superior a la tasa media de rendimiento. Las subvenciones públicas rinden muy por debajo de esa tasa esperada. Por lo tanto, cada dólar que se destina a una subvención pública, por término medio, tiene un rendimiento inferior al esperado. Eso nos hace a todos más pobres.

Solyndra es un ejemplo clásico de cómo las élites gubernamentales intentan predecir el futuro. El fabricante de paneles solares recibió 535 millones de dólares en garantías de préstamo. Cuando fracasó, el presidente Obama observó que no sabía qué tecnologías prevalecerían. Tiene razón, no lo sabe. Pero el mercado sí lo sabe. Los 500 millones de dólares que el presidente Obama tiró por el retrete de Solyndra fueron extraídos a la fuerza de ciudadanos obedientes que pagan impuestos mediante el uso del poder. Por eso debemos confiar en el mercado.

Cuando el mercado funciona, los inversores aportan voluntariamente sus propios activos, por elección.

Así que es bastante simple: ¿Preferirías tener una sociedad dirigida por el poder, o por la libertad? Por eso se llama capitalismo de libre mercado. Otra advertencia del economista Hayek: «Considero la preservación de los mercados libres, como una condición esencial de la supervivencia misma de la humanidad». O como dijo el fundador de Whole Foods, John Mackey, «El capitalismo es el mayor invento de la humanidad». Entonces, los subsidios gubernamentales son el peor invento de la humanidad.

$33,000,000,000,000

09/21/2023Robert Aro

Hace sólo tres meses, la deuda de EEUU superó la barrera de los 32 billones de dólares. Aquí estamos de nuevo, esta semana superando los 33 billones de dólares, sin que se vislumbre el final. Como de costumbre, los Demócratas culpan a los Republicanos, los Republicanos culpan a los Demócratas, mientras el circo político de Washington perpetúa una interminable crisis del techo de la deuda.

El New York Times intenta arrojar luz sobre algunas de las razones que subyacen a este incesante crecimiento de la deuda.

Anteriormente se calculaba que la Ley de Reducción de la Inflación de 2022 costaría unos 400.000 millones de dólares en una década, pero según las estimaciones de .... podría costar más de un billón de dólares gracias a la fuerte demanda de los generosos créditos fiscales para energías limpias de la ley.

Vincular los créditos fiscales a las energías limpias con la reducción de la inflación sigue siendo una propuesta bastante vaga; y los programas de gasto de billones de dólares tienen fama de cargarse los presupuestos.

Ya es bastante malo que el Estado obligue al pueblo a pagar impuestos, pero la incapacidad de gastar dentro de un presupuesto anual de varios billones de dólares no hace más que agravar la situación.

El New York Times destaca otra cuestión preocupante:

A finales de 2022, Hacienda retrasó un año una nueva política fiscal que obligaría a los usuarios de monederos digitales y plataformas de comercio electrónico a empezar a informar a la agencia sobre pequeñas transacciones. Se preveía que la política recaudaría unos 8.000 millones de dólares en ingresos fiscales adicionales a lo largo de una década.

Ahora, imagínense estar endeudados en 33 billones de dólares mientras se buscan nuevas e innovadoras formas de gravar a los ciudadanos privados en sus criptocarteras para «recaudar» 8.000 millones de dólares en un periodo de 10 años. Es evidente que los impuestos por sí solos nunca resolverán suficientemente los problemas fiscales de Washington.

También se explica:

Un informe del Departamento del Tesoro de la semana pasada mostró que el déficit — la diferencia entre lo que los Estados Unidos gasta y lo que recauda a través de impuestos y otros ingresos— fue de 1,5 billones de dólares en los 11 primeros meses del año fiscal, lo que supone un aumento del 61% respecto al mismo periodo del año anterior.

Debe cuestionarse la viabilidad de extraer 1,5 billones de dólares más en ingresos fiscales anuales. Salvo que aumente significativamente la confiscación de la riqueza de las masas, compensar este déficit anual simplemente gravando más impuestos nunca será suficiente. Incluso si la solución fuera aumentar los impuestos, no debería sorprendernos que persistieran los déficits.

En medio de este alarmante hito de 33 billones de dólares, la Secretaria del Tesoro, Janet Yellen, parece no inmutarse por el nivel de deuda, apareciendo en CNBC, dirigiéndose a la nación con cara seria diciendo:

La estadística o métrica que más utilizo para juzgar nuestro rumbo fiscal es el interés neto como porcentaje del PIB.

Siguiendo la misma lógica, si el gobierno pidiera prestado y gastara 10 billones de dólares al 1% en proyectos inútiles, no pasaría nada, ya que el billón de dólares de gastos de intereses palidece en comparación con el aumento del PIB. Si es así, es cierto que la deuda no importa, siempre y cuando la adquisición de nueva deuda sirva para pagar la deuda anterior.

Rara vez se habla de la naturaleza causal de la Reserva Federal. Pero hay que tener en cuenta que la capacidad de la Fed para comprar deuda pública facilita mucho la capacidad del gobierno de EEUU para gastar dinero que no tiene. Es cierto que la Fed no posee toda la deuda de EEUU. Pero si no fuera por la Reserva Federal, no tendríamos una deuda de 33 billones de dólares.

Image source:
Pixabay

Jugando con las estadísticas oficiales de inflación: un ejemplo de Alemania

El Índice de Precios al Consumidor Armonizado (IPCA) consta de 12 subíndices, que se ponderan en función de su participación en el gasto total de los hogares. Si, por ejemplo, los alimentos y las bebidas no alcohólicas (subíndice 1) representan el 15% de los gastos, también deberían tener una ponderación del 15% en el índice general. De este modo, se daría a cada categoría de gasto la importancia que tiene para un hogar medio. Esta es la pretensión de las estadísticas oficiales. Pero también aquí, como tantas veces, la aspiración y la realidad divergen.

En Alemania, el subíndice tradicionalmente más importante abarca la vivienda, el agua, la electricidad, el gas y otros combustibles (subíndice 4). Siempre ha representado más del 21% del índice general desde mediados de los 1990. Entre 2020 y 2022, su peso había aumentado a algo más del 25%. Las estadísticas oficiales suponen, pues, que los hogares alemanes gastan por término medio alrededor de una cuarta parte de su gasto total en bienes de esta categoría. Esto es demasiado poco a ojos de algunos críticos. Muchos hogares gastan mucho más en este tipo de bienes. En las grandes zonas urbanas, los hogares gastan a menudo más de un tercio de sus ingresos sólo en alquiler.

Ahora se ha producido un cambio inesperado en 2023. La Oficina Federal de Estadística no ha aumentado el peso del subíndice 4, sino que lo ha reducido del 25,2% del año anterior al 16,5%. Todavía no se ha aportado ninguna justificación válida para ello. En el sitio web de las Oficinas Federales de Estadística sólo hay frases vacías: «La pandemia de Corona, que prevalece desde 2020, con sus restricciones en la vida pública y las consecuencias resultantes, hace necesario cambiar el procedimiento habitual de actualización de los pesos de las mercancías también por tercer año consecutivo.» (traducido con DeepL porque la IA es realmente buena traduciendo palabrería burocrática).

¿Cómo se puede justificar un ajuste tan inverosímil? De hecho, el ajuste significa que a partir de ahora las estadísticas oficiales supondrán que el hogar alemán medio gasta sólo el 16,5% de su gasto total en vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles. Si esta suposición es realista es algo que cada cual puede considerar por sí mismo.

Lo que está claro es que el subíndice 4 ponderado a la baja viene mostrando tasas de inflación superiores a la media desde hace algún tiempo. Entre 1996 y 2022, ha subido un 84% en total, pero el IPCA en su conjunto sólo ha subido un 59%. Sólo el subíndice 2 de bebidas alcohólicas, tabaco y estupefacientes ha subido aún más durante este periodo, un 115%.

Durante la fase inflacionista del año pasado, los precios del subíndice 4 fueron los que más subieron de todos. La tasa de inflación aquí fue del 13,9%, más de 5 puntos porcentuales por encima de la inflación media oficial. Que las Oficinas Federales de Estadística hayan decidido ahora rebajar el peso de este subíndice tiene un efecto práctico: la inflación medida oficialmente será menor. Pero mide la realidad pasada.

Image source:

QJAE: Actividad de publicación en revistas austriacas, 2011-20

Resumen: Los recuentos de publicaciones en las revistas académicas de la escuela austriaca de economía se utilizan para clasificar a los académicos y las instituciones según la productividad de la investigación en economía austriaca durante la década anterior. Las revistas analizadas son, por orden alfabético, Advances in Austrian Economics, Cosmos + Taxis, Journal des économistes et des études humaines, Quarterly Journal of Austrian Economics y Review of Austrian Economics. La metodología de la clasificación sigue la corriente principal establecida, pero se centra en las publicaciones en revistas especializadas en la escuela austriaca. Se ofrece una valoración del progreso de la escuela austriaca en la última década y se sugieren implicaciones para el futuro.

JLS: ¿Están justificadas las políticas de equidad salarial?

09/19/2023Bruce Gilley

RESUMEN: Este artículo identifica la falta de análisis de políticas como una importante laguna en la investigación sobre políticas de igualdad salarial. Aplicando un enfoque analítico de las políticas, el artículo aplica pruebas empíricas comparativas a las tareas de estructuración de problemas y prescripción de políticas, así como a tres métodos de evaluación diferentes: eficacia, rentabilidad y análisis coste-beneficio. Los resultados muestran que las políticas de igualdad salarial carecen de justificación fundamental como políticas públicas. A continuación se exponen las implicaciones para la investigación y la revisión de las políticas.

Lee el artículo completo en el Journal of Libertarian Studies.