Mises Wire

Resulta que a las élites les gusta más el Estado administrativo que la democracia

Si hay un mantra entre las élites políticas y mediáticas progresistas americanas, sería «nuestra democracia», normalmente precedido de lo que consideran una amenaza de la derecha. Por ejemplo, los progresistas consideraron que la reciente revocación de la sentencia Roe era «una amenaza para nuestra democracia» porque sacaba las leyes que regulaban el aborto de la jurisdicción de la Corte Suprema y devolvía la cuestión a las legislaturas elegidas democráticamente.

Parecería incoherente invocar el proceso electoral democrático para tratar un tema polémico como el aborto, pero los progresistas no son nada si no son incoherentes. Pero incluso al desafiar la lógica en cuestiones políticas, los progresistas al menos intentan atenerse al lenguaje de la democracia, y especialmente al de «nuestra democracia».

Sin embargo, en ocasiones las élites progresistas demuestran su desprecio por la democracia porque se dan cuenta de que el proceso democrático no va a tener los resultados progresistas deseados porque los votantes y sus representantes no quieren perjudicarse a sabiendas.

Recientemente, el New York Times, en un momento de verdad progresista, reaccionó a la decisión de la Corte Suprema de EEUU en el caso Virginia Occidental v. EPA, en el que el tribunal dictaminó que, dado que el dióxido de carbono no se encuentra entre los contaminantes regulados por las Enmiendas a la Ley de Aire Limpio de 1990, la Agencia de Protección Ambiental no podía aplicar las normas sobre emisiones de CO2 a las centrales eléctricas.

En su sentencia de 6-3, la Corte Suprema indicó que el Congreso era libre de aprobar leyes para regular el dióxido de carbono, pero que la EPA no era libre de añadirlo por su cuenta a su lista de emisiones reguladas de las centrales eléctricas. En otras palabras, el alto tribunal declaró que los miembros democráticamente elegidos de la Cámara de Representantes y el Senado de EEUU son libres de redactar (y aprobar) cualquier legislación contra el cambio climático que deseen. Esto es lo que los antiguos llamaban democracia.

No es de extrañar que el NYT se pusiera furioso, y al hacerlo expusiera la mentalidad progresista, con su afinidad por el gobierno de los «expertos». Declaró el consejo editorial del periódico:

La sentencia del jueves también tiene consecuencias que van más allá de la regulación medioambiental. Amenaza la capacidad de las agencias federales para dictar normas de cualquier tipo, incluidas las que garantizan la seguridad de los alimentos, los medicamentos y otros productos de consumo, que protegen a los trabajadores de las lesiones y que evitan los pánicos financieros.

La sentencia no hizo tal cosa. En cambio, el tribunal dijo que las agencias reguladoras federales no son libres de crear y aplicar normas fuera de su autoridad legal. La EPA se había autoproclamado regulador oficial de las emisiones de CO2 de las centrales eléctricas bajo el gobierno de Obama, a pesar de que los demócratas tenían una supermayoría en el Senado de EEUU y una enorme mayoría en la Cámara de Representantes y, en teoría, podrían haber aprobado una ley que otorgara nuevos poderes reguladores a la EPA. El hecho de que el Congreso no lo hiciera es instructivo.

En otras palabras, se trataba de una toma de poder extralegal, pero aprobada por las élites porque, bueno, las élites saben más que los demás. El editorial del NYT continúa:

En 1984, una generación anterior de jueces conservadores de la Corte Suprema formalizó una doctrina de deferencia al juicio de las agencias reguladoras, concluyendo modestamente que los jueces no eran ni expertos ni funcionarios elegidos, y que por tanto debían dejar esas decisiones en otras manos. En la decisión del jueves, el tribunal afirmó que la política de deferencia sólo se aplica a las regulaciones supuestamente poco importantes. Cuando se trata de «cuestiones importantes» de política regulatoria, el tribunal dijo que no dudaría en cuestionar a los reguladores—y en suprimir las normas que, a su juicio, no tienen una clara justificación del Congreso.

La decisión supone un disparo de advertencia en la proa del Estado administrativo. La actual mayoría conservadora del tribunal, inmersa en una contrarrevolución contra las normas de la sociedad americana, trata de restringir los esfuerzos de los reguladores federales para proteger la salud y la seguridad del público. El tribunal ya invocó una lógica similar durante la pandemia de Covid para anular los requisitos de las pruebas de Covid en el lugar de trabajo y una moratoria federal sobre los desahucios. Y al abstenerse de definir un umbral para lo que constituye una «cuestión importante», el tribunal está dejando una espada colgando sobre cada nueva norma. (el énfasis es mío)

El «Estado administrativo», por supuesto, es cualquier cosa menos democrático; es autocrático hasta la médula. A pesar de todo el amor que profesan por la democracia, los progresistas han exigido durante mucho tiempo el gobierno de los expertos, o al menos el gobierno de los «expertos» que cumplen con la aprobación progresista. Como señalé el año pasado, cuando los científicos reales estudiaron los efectos de la llamada lluvia ácida y concluyeron que no estaba causando la acidificación de los lagos y ríos, los progresistas en los medios de comunicación, así como los administradores de la EPA, inmediatamente trataron de destruir las carreras de los científicos que no se hicieron eco de la línea del partido. No es de extrañar que una de las voces más ruidosas contra la ciencia en el asunto de la lluvia ácida fuera el New York Times.

Además, a pesar de toda la retórica de «los expertos saben más» del editorial del NYT, no hay ninguna prueba de que el Estado administrativo gobierne con tanta eficacia como la democracia, que las élites fingen amar. Los «expertos» de la Reserva Federal creían que podían sustituir la producción real de bienes por billones de dólares impresos sin crear un caos monetario. En los bosques occidentales, los «expertos» del Servicio Forestal de EEUU han aplicado políticas de supresión de incendios durante más de un siglo, y el resultado ha sido que lo que antes eran meros incendios forestales se han convertido en conflagraciones destructivas que arden a tal temperatura que a menudo destruyen la capacidad del suelo calcinado para generar crecimiento tras el incendio.

Los «expertos» de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades impusieron políticas que precipitaron la pérdida masiva de puestos de trabajo, causaron muertes prematuras innecesarias por dolencias distintas al covid-19 y siguieron sin promover una información adecuada sobre el virus y sus orígenes. Los «expertos» en educación han creado una crisis educativa tras otra, y así sucesivamente. El gobierno de los expertos—el estado administrativo—ha causado destrucción cada vez que se invoca, pero los editores del «periódico oficial» no se han dado cuenta.

En cambio, proclaman una lealtad eterna a lo que sólo puede llamarse un experimento fallido de gobierno, por no decir que es antidemocrático. Sin embargo, los editores del NYT no pueden dejar de proclamar su lealtad a ambas formas de gobierno, incluso cuando se contradicen:

El Congreso ha decidido, y con razón, que las agencias reguladoras dotadas de expertos son el mejor mecanismo disponible para que una democracia representativa tome decisiones en áreas de complejidad técnica. La EPA. es la entidad en la que el Congreso confía para determinar el grado de limpieza del aire y cómo conseguirlo. Afirmar que carece de poder para desempeñar sus responsabilidades básicas es simplemente un sabotaje.

Hay mucho que diseccionar en esas palabras, pero basta con decir que suponer que los responsables de la toma de decisiones de la EPA tienen el tipo de conocimiento y experiencia que implica ese editorial es demostrar tontamente la fe en algo que inevitablemente falla. Lejos de ser sabios casi omniscientes de la ciencia, los burócratas que toman las decisiones que alteran la vida en la EPA son personas que no soportan ningún coste si imponen cargas innecesarias en la vida de la gente corriente, pero que también encuentran que cuanto más draconianos son sus edictos, mayores son los elogios de los grupos de interés ambiental y, por supuesto, del New York Times. ¿Qué puede salir mal?

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows