Mises Wire

La Fed se lo está inventando sobre la marcha, por lo que se deshizo de la orientación futura

Mises Wire Ryan McMaken

El Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de la Reserva Federal anunció el miércoles que va a elevar su tipo de interés clave, el de los fondos federales, en 75 puntos básicos, hasta el 2,5%. Según el comunicado de prensa del FOMC, el comité reconoce que la actividad económica está disminuyendo, pero que la inflación del IPC también «sigue siendo elevada»:

Los indicadores recientes de gasto y producción se han suavizado. No obstante, los aumentos de empleo han sido robustos en los últimos meses, y la tasa de desempleo se ha mantenido baja. La inflación sigue siendo elevada, lo que refleja los desequilibrios de la oferta y la demanda relacionados con la pandemia, el aumento de los precios de los alimentos y la energía y las presiones generales sobre los precios.

El comité continúa afirmando que, teniendo en cuenta estas condiciones, elevará el tipo de interés objetivo para «lograr... una inflación [del IPC] del 2% a largo plazo». Además, el comité afirma que «seguirá reduciendo sus tenencias de valores del Tesoro y de deuda de agencias y valores respaldados por hipotecas de agencias...»

No hubo muchas sorpresas. La mayoría de los observadores de la Fed preveían un aumento de 75 puntos básicos, y eso es lo que la Fed cumplió.

Esto nos deja entonces con la pregunta de «¿y ahora qué?». La Fed no lo sabe, y la debilidad de la economía actual mantendrá a la Fed muy cautelosa de cara al futuro.

Como quedó claro en la conferencia de prensa de Powell el miércoles tras la publicación del comunicado del FOMC, la Fed sigue manteniendo la esperanza de un «aterrizaje suave» en el que pueda reducir significativamente la inflación sin reducir considerablemente el empleo o provocar un gran debilitamiento de la economía.

Sin embargo, la forma en que la economía reaccionará a los cambios de la Fed sigue siendo un completo misterio, como ha quedado claro desde hace tiempo. Al fin y al cabo, sólo han hecho falta seis semanas para que la Fed pase de una postura de «la actividad económica parece haber repuntado» (en la reunión de junio) al informe de julio de cómo «los indicadores recientes de gasto y producción se han suavizado.»

El hecho de que la Fed no tiene ni idea de cómo irán las cosas en respuesta a la política de la Fed se ve enfatizado por la admisión de Powell de que la Fed no planea ofrecer más orientación hacia adelante este año, lo que libera a la Fed para tomar más decisiones de última hora y hacer las cosas más agresivamente sobre la marcha. En concreto, Powell dijo que de cara al futuro «creemos que es el momento de ir reunión por reunión, y no proporcionar el tipo de orientación clara que hicimos en el camino hacia la neutralidad».

Traducción: «las cosas pueden descarrilarse aún más en cualquier momento, así que vamos a tocar de oído».

Powell subrayó además que cree que EEUU no está actualmente en recesión y que «no estamos [es decir, los responsables de la política de la Fed] tratando de tener una recesión y no creemos que tengamos que hacerlo». Powell, sin embargo, admitió que la posibilidad de conseguirlo requiere recorrer un camino muy estrecho. Además, como Powell reconoció que «el crecimiento se va a ralentizar este año», el camino para reducir la inflación del IPC sin una recesión «se ha estrechado» y puede «estrecharse aún más».

Se acabaron las bravuconadas de la Fed

Estas no son las palabras de un hombre con mucha confianza en que puede hacer lo que la Fed ha prometido durante mucho tiempo que haría. La línea de la Fed durante años ha sido que «no permitiría» que la inflación subiera mucho más allá de su estándar del dos por ciento, y que la Fed tiene «muchas herramientas» para asegurar que esto no ocurra. Toda esa palabrería ha quedado atrás.

Powell tampoco dijo qué haría si la situación económica empeorara. Cuando Steve Liesman, de la CNBC, le preguntó qué criterio utilizaba Powell para determinar cómo debería reaccionar la Fed ante peores noticias económicas, Powell no intentó ninguna respuesta real y se limitó a reiterar que el objetivo es la inflación.

La preocupación de la Reserva Federal por la ralentización de la economía ha quedado patente en lo poco que ha hecho la Reserva Federal para endurecer su política monetaria en las últimas semanas.

La política de la Fed en su contexto

Un tipo objetivo del 2,5% ni siquiera supera las tímidas subidas de tipos de la Fed de 2019. Además, cuando la Fed subió los tipos en 2019, la cartera de la Fed estaba en solo 4 billones de dólares. Los activos totales se han duplicado desde entonces, y la Fed no ha hecho prácticamente nada para revertirlo. En otras palabras, un tipo objetivo del 2,5 en 2022 significa mucho menos que el mismo tipo en 2019, dado el colchón de dinero fácil proporcionado por una cartera de la Fed que es el doble de grande ahora.

Desde el punto de vista político, la subida de tipos de hoy puede ser suficiente para que la Fed pueda afirmar que está haciendo algo contra la inflación. Después de todo, la Reserva Federal puede afirmar que el tipo de interés de los fondos federales es ahora el más alto desde 2008. También puede afirmar que está permitiendo que sus activos se retiren del balance, aunque después de meses de conversaciones de halcón sobre el balance, los activos de la Fed sólo se han reducido en menos del uno por ciento.

La pregunta ahora es cuánto tardará la Fed en tirar la toalla y «pivotar» hacia una postura de relajación debido a los temores sobre una nueva recesión. Teniendo en cuenta que la Fed se acobardó en 2019 -cuando dio marcha atrás en las subidas de tipos tras alcanzar solo el 2,5%-, uno podría creer razonablemente que no le costará mucho volver a los «estímulos» en cuanto las noticias económicas empeoren mínimamente.

Sin embargo, una vuelta rápida a la relajación podría poner en peligro aún más la credibilidad de la Fed, que se ha visto muy dañada en los últimos meses, ya que la Fed se ha quedado constantemente por detrás de la curva de la inflación. Como dice Mohamaed El-Erian, se teme que la Fed esté volviendo a la «Fed de stop-go de los años 70». Es decir, a la gente le preocupa que esta Fed sea como la Fed de Arthur Burns, que nunca abordó realmente la inflación de precios alimentada por el dinero fácil de los años 70 y dejó que el problema se convirtiera en una bola de nieve hasta principios de los 80.

El propio Powell puede haber hecho un guiño a esto en la rueda de prensa del miércoles, cuando reconoció que la negativa a abordar la inflación de los precios ahora sólo «eleva el coste de enfrentarse a ella más adelante».

Sin embargo, al igual que el mes pasado, Powell no pudo o no quiso ofrecer ninguna razón de por qué 75 puntos básicos era el aumento «correcto» del tipo de interés objetivo, en lugar de 100 puntos básicos, o 200, o cero. Es sólo un número que el comité inventó.

En última instancia, todo esto no es más que un retoque, y lo que la Fed debería hacer es alejarse de la política monetaria y dejar de «fijar» el tipo de interés por completo. Las operaciones de mercado abierto de la Fed deberían cesar, permitiendo que el mercado descubra cuáles son los tipos de interés reales del mercado. Eso, por desgracia, no está en la lista de opciones de la Fed.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows