Mises Wire

El impresionante poder de golpe verbal de Thomas Paine

La mayoría de los graduados de la escuela pública han oído que Thomas Paine escribió algo que convenció a las colonias de declarar su independencia, aunque si tienen más de veintiún años probablemente necesiten refrescar la memoria. Unos pocos pueden incluso nombrar lo que escribió: Sentido Común. Y algunos incluso pueden atribuir incorrectamente una famosa frase a ese panfleto: «Estos son los tiempos que ponen a prueba las almas de los hombres».

Salvo raras excepciones, a la mayoría de la gente le importa un bledo Paine o lo que escribió. Pero entonces, a la mayoría de la gente no le importa mucho la historia americana. Lo que no les importa no lo saben, como ha demostrado hábilmente Mark Dice. Sólo si algo se publica en las redes sociales cuenta, y probablemente no por mucho tiempo. Sean cuales sean los efectos causales que pudieran haber tenido los días de 1776, hace tiempo que están enterrados en la gran agitación de los acontecimientos que siguieron.

Pero dado que el país ha estado en llamas en los últimos años y dado el adoctrinamiento que pasa por educación formal para explicarlo, haríamos bien en echar un vistazo más de cerca a algunos de los primeros padres de nuestro país, especialmente Thomas Paine, a quien el historiador ganador del Premio Pulitzer Bernard Bailyn describe como el «fabricante de corsés cuáquero en bancarrota, profesor, predicador, tendero y funcionario de Hacienda dos veces despedido, que llamó la atención de Benjamin Franklin en Inglaterra y llegó a América sólo catorce meses antes de que se publicara Common Sense», y que había dejado la escuela a los doce años para trabajar para su padre.

Desde que se encendió la mecha en Lexington en abril de 1775, los colonos habían estado luchando contra un gobernante extranjero que en gran medida estaba incrustado en su entorno. Sus gobernantes inmediatos, incluidos los casacas rojas británicos que los colonos habían recibido la orden de alojar en sus casas, eran también sus vecinos. Bajo Jorge III, sus súplicas de reconciliación habían sido ignoradas, y las perspectivas de paz y armonía con la «madre patria» parecían escasas.

Según Bailyn, otros panfletos notables de la Revolución,

escritas por abogados, ministros, comerciantes y plantadores, [analizaban] cuestiones difíciles, urgentes y controvertidas y formulaban las recomendaciones oportunas . . . El [panfleto] de Paine no tenía nada de la estrecha lógica, la erudición y el tono racional de los mejores panfletistas americanos... no tenía nada de la dura, inquisitiva y granulosa calidad mental que llevó a Madison a sondear las cuestiones más profundas del republicanismo.

Para decirlo sin rodeos, «Paine era un ignorante», escribe Bailyn, «tanto en ideas como en la práctica de la política, al lado de Adams, Jefferson, Madison o [James] Wilson. No podía disciplinar sus pensamientos; eran succionados continuamente del esbozo que aparentemente tenía en mente cuando empezó el panfleto, hacia el vórtice hirviente de sus emociones.»

Y ninguno de los otros pidió la separación de Inglaterra. ¿Y por qué iban a hacerlo? Según el historiador-economista Gary North, «la sociedad más libre del planeta en 1775 era la Norteamérica británica, con la excepción del sistema esclavista. Cualquiera que no fuera esclavo gozaba de una libertad incomparable». ¿Por qué iba alguien a prestar atención a un inmigrante inculto que pedía la independencia?

Según John Adams, había al menos tanta gente a la que no le gustaba Common Sense como la que lo aprobaba. Adams, uno de los principales líderes coloniales, describió más tarde Sentido común como «una masa pobre, ignorante, maliciosa, miope y crapulosa». ¿Le molestaba a Adams el protagonismo que adquirió Paine? Según la historiadora de Harvard Jill LaPore, Adams pensaba que Common Sense «no ofrecía más que 'un resumen tolerable de los argumentos que había estado repitiendo una y otra vez en el Congreso durante nueve meses'».

Pero, ¿cómo llamar a la era de la revolución? Adams se lamentaba amargamente: «Llámenla como quieran, pero no la llamen la edad de la razón». ¿Saben por qué? Porque estuvo dominada por Thomas Paine. Llámala la era de Paine».

Más tarde en su retiro, Adams se quejó a Jefferson, «¡Joel Barlow estaba a punto de registrar a Tom Paine como el gran Autor de la Revolución Americana! Si lo fue; deseo que mi nombre sea borrado para siempre, de sus Registros».

La genialidad de Paine

¿A qué se debe la enorme influencia de Paine? Bailyn llega a esta conclusión:

La fuerza intelectual de Paine no radicaba en su estrecha argumentación sobre puntos específicos, sino en su inversión de las presunciones que subyacían a los argumentos, una inversión que obligaba a los lectores reflexivos a considerar no tanto un punto aquí y una conclusión allá como una forma totalmente nueva de ver toda la gama de problemas implicados. (énfasis mío)

Paine «obligó a la gente a pensar lo impensable, a reflexionar sobre lo supuestamente evidente, y a dar así el primer paso para provocar un cambio radical». ¿Y qué era impensable? Que el amado rey Jorge III de los colonos era en realidad «el bruto real de Gran Bretaña», la última edición del «rufián principal de alguna banda inquieta, cuyos modales salvajes o preeminencia en la sutileza le valieron el título de jefe entre los saqueadores; y que, al aumentar su poder y extender sus depredaciones, intimidó a los tranquilos e indefensos para que compraran su seguridad mediante frecuentes contribuciones».

Además, «la supuesta protección británica de las colonias sólo había sido una forma de engrandecimiento económico egoísta; habría alimentado a Turquía exactamente por las mismas motivaciones».

Y sobre la lealtad a la madre patria, Paine señaló: «Ni siquiera un tercio de los habitantes de esta provincia [Pensilvania] son de ascendencia inglesa. Por lo tanto, repruebo la frase de padre o madre patria aplicada sólo a Inglaterra, por ser falsa, egoísta, estrecha y poco generosa.»

Veía el gobierno republicano como la solución al sistema británico, en el que «la gente no adoraría a un 'faraón endurecido y de temperamento hosco' como Jorge III, sino a la propia ley y a la constitución nacional, 'pues así como en los gobiernos absolutos el rey es la ley, en los países libres la ley debería ser el rey'».

Sorprendentemente, Paine sostenía que las poblaciones más pequeñas tenían ventaja en la guerra:

Las grandes poblaciones generaban prosperidad y una excesiva implicación en los asuntos comerciales, dos factores que en el pasado habían destruido el poder militar de las naciones. La City de Londres, donde se centraba el comercio de Inglaterra, era la comunidad más cobarde del reino: «los ricos son en general esclavos del miedo, y se someten al poder cortesano con la temblorosa doblez de un spaniel». (énfasis mío)

Sentido común rebosaba optimismo por todas partes, pero años después de la Revolución, en una carta a su amiga Kitty Nicholson Few, recién casada, en 1789, Paine se dio de bruces con la realidad del gobierno:

Dentro de mil años (pues debo permitirme algunas reflexiones), tal vez dentro de menos, América podrá ser lo que Inglaterra es ahora. La inocencia de su carácter, que ganó los corazones de todas las naciones a su favor, puede sonar como un romance, y su inimitable virtud como si nunca hubiera existido. Las ruinas de aquella libertad por la que miles de personas sangraron o sufrieron para obtenerla, puede que sólo proporcionen materiales para un cuento de pueblo o arranquen un suspiro de la sensibilidad rústica, mientras que la moda de aquel día, envuelta en la disipación, se burlará del principio y negará el hecho. . . .

Pero cuando caiga el imperio de América, el motivo de dolor contemplativo será infinitamente mayor que el que puedan inspirar el bronce o el mármol desmoronados. No se dirá entonces: aquí se erigió un templo de vasta antigüedad, aquí se levantó una Babel de altura invisible, o allí un palacio de suntuosa extravagancia; sino aquí, ¡ah doloroso pensamiento! la obra más noble de la sabiduría humana, la escena más grandiosa de la gloria humana, ¡la justa causa de la libertad se levantó y cayó!

A estas alturas deberíamos ser lo suficientemente inteligentes como para corregir los errores del pasado. Paine dijo que el gobierno es un mal necesario y que el hombre «encuentra necesario ceder una parte de su propiedad para proporcionar medios para la protección del resto». Cerca, pero no del todo. Le falta un modificador crítico: la propiedad debe ser entregada voluntariamente. Cualquier otro trato en el mercado es voluntario, así que ¿por qué debería ser diferente el gobierno? Hacerlo obligatorio es aceptar una contradicción y conceder al gobierno un poder que usaría contra nosotros.

Los servicios del gobierno, en la medida en que los queremos, deben ser servicios de mercado. De lo contrario, acabaremos donde estamos hoy.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows