Friday Philosophy

¿Capitalismo jacobino?

En su importante libro El fracaso del conservadurismo americano (2023), el teórico político y filósofo Claes G. Ryn ofrece algunas críticas al libertarismo y al capitalismo de libre mercado, y en la columna de esta semana me gustaría examinarlas.

Ryn no se opone a todas las formas de libre mercado, pero teme que una versión extrema del mismo pueda ser peligrosa. Defiende lo que denomina «historicismo centrado en los valores», según el cual los valores de las personas no proceden de la razón abstracta, sino de las particularidades concretas de sus vidas y tradiciones. Desde esta perspectiva, se opone a las ideologías que proponen dejar de lado las costumbres y prácticas sociales existentes para remodelar todas las instituciones sociales según un plan. Sostiene que los jacobinos de la Revolución francesa actuaron de este modo; convencidos de su racionalidad superior y sin ataduras, sus políticas condujeron a masacres generalizadas. (Por cierto, su ataque al «jacobinismo» es bastante similar a la crítica de Friedrich Hayek al racionalismo constructivista, pero no menciona a Hayek a este respecto).

Ryn explica así su visión del jacobinismo:

Los jacobinos franceses, en su afán por transmitir a todo el mundo sus supuestas nobles ideas, combinaban la adhesión a ideales abstractos con la rectitud moralista. Las advertencias de otros, como Edmund Burke, de que en la reforma de la sociedad había que tener en cuenta y respetar las circunstancias concretas y la experiencia histórica, les parecían a los revolucionarios franceses moralmente perversas y reaccionarias. No necesitaban más guía que sus propios principios revolucionarios. Para liberar a la humanidad de la opresión y promulgar la libertad, era necesaria una ruptura limpia con el pasado.

Los lectores probablemente se preguntarán qué tiene que ver todo esto con el libre mercado, y el escepticismo al respecto está ampliamente justificado. La economía es una ciencia libre de valores, y el funcionamiento del mercado no depende de si los valores proceden de principios abstractos o de circunstancias concretas. Independientemente de sus valores, los miembros de una sociedad necesitan un método para producir y distribuir bienes y servicios. Esto es válido tanto para las sociedades tradicionales como para las revolucionarias. Según la economía austriaca, sólo existe un método viable para cualquier economía a gran escala: el libre mercado. El socialismo se hundirá en el caos, y las medidas intervencionistas, desde el punto de vista de sus propios defensores, no alcanzarán sus objetivos. Ryn podría responder que este argumento apela a leyes abstractas, pero esta respuesta sería errónea. Incluso si se acepta el historicismo centrado en los valores, la respuesta es irrelevante: las leyes de la economía no tienen que ver con los valores. No es «ideológico» sostener que las leyes científicas son universales y objetivas.

Ryn pasa por alto lo que está en juego porque atribuye al libre mercado un conjunto particular de valores que podrían sostener algunos defensores del mercado. Afirma que los defensores del libre mercado quieren derribar sin piedad todas las instituciones que no faciliten ganar tanto dinero como sea posible:

En la sociedad occidental actual, el deseo de libertad económica ha sido llevado al extremo por varios «libertarios» radicales. Hay que tener muy en cuenta que un mercado libre sólo sería universal si la circulación de bienes y servicios no estuviera restringida en absoluto, no sólo por controles «externos», legales o institucionales, sino también por restricciones «internas», como las inhibiciones y los gustos de las personas civilizadas. El deseo rousseaunista y jacobino de destruir las restricciones culturales y morales tradicionales y las correspondientes estructuras sociopolíticas puede contribuir a la creación de un mercado verdaderamente libre.

Se trata de un argumento escandalosamente débil. Ryn ha «demostrado» la naturaleza jacobina del libre mercado uniendo arbitrariamente el mercado con el jacobinismo y luego derivando triunfalmente el jacobinismo como conclusión. Se podría demostrar con la misma validez que el béisbol es jacobino definiendo el béisbol como béisbol + jacobinismo y señalando a continuación que la premisa implica jacobinismo.

Ryn apoya su argumento citando el argumento de Karl Marx de que el mercado tiene el efecto revolucionario de derrocar las instituciones sociales. Señala que un jacobino podría estar de acuerdo con Marx en este resultado final del proceso histórico, pero negar que necesitemos la revolución para llegar a él: podemos llegar al jacobinismo pacíficamente permitiendo que el capitalismo desarrolle todo su potencial.

Una persona puede apoyar el capitalismo porque dejar que el mercado haga su trabajo es la mejor manera de desarraigar las creencias retrógradas y las estructuras sociales relacionadas. . . . Un jacobino de espíritu podría convertirse así en un entusiasta defensor del capitalismo, siempre que se espere que el capitalismo funcione de una determinada manera. La destrucción de la anticuada vida civilizada que conlleva el capitalismo de este tipo es similar a la que efectúa la democracia plebiscitaria.

Para sostener este argumento, Ryn tendría que demostrar que el libre mercado tiene estos efectos destructivos, y no basta con citar a Marx. Ciertamente Ludwig von Mises, ardiente defensor del libre mercado, también apoyaba la «vida civilizada».

El propio Ryn reconoce que los defensores de los valores sociales tradicionales también pueden apoyar el libre mercado, y cita a Wilhelm Röpke como economista que hizo exactamente eso.

«La economía de mercado es una cosa en una sociedad en la que imperan la proletarización y la concentración de masas», en la que el desarraigo despoja a la competencia de las restricciones morales tradicionales. . . . El mercado puede ser otra cosa muy distinta, insistió Röpke, en el tipo de sociedad descentralizada y centrada en el grupo que se ha descrito anteriormente en este libro como promotora del carácter del que depende el constitucionalismo.

Pero esta admisión, ¿no socava todo el argumento de Ryn de que el libre mercado conduce al jacobinismo? Aquí está defendiendo un argumento diferente y mucho más plausible: el sistema social que acompaña al libre mercado puede ser jacobino o tradicional, dependiendo de los valores de la gente en una sociedad de mercado concreta.

Se puede imaginar un contraargumento a esto. Ryn podría afirmar que la tendencia natural del libre mercado es hacia el jacobinismo y que sólo se obtendría un resultado diferente si la gente restringiera el mercado. Pero también refuta este argumento. Dice: «En realidad, el capitalismo y la democracia no tienen una definición fija o una 'esencia'. Sólo existen en determinadas manifestaciones históricas. Éstas pueden ser muy diferentes dependiendo de la salud ética y cultural de la sociedad en la que operan».

Ryn nos ha dado un argumento sobre el capitalismo y el jacobinismo y luego lo ha echado abajo. Parece un ejercicio inútil. Nos recuerda al gran Duque de York. «Tenía diez mil hombres. Los hizo marchar hasta la cima de la colina. Y los bajó de nuevo».

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
What is the Mises Institute?

The Mises Institute is a non-profit organization that exists to promote teaching and research in the Austrian School of economics, individual freedom, honest history, and international peace, in the tradition of Ludwig von Mises and Murray N. Rothbard. 

Non-political, non-partisan, and non-PC, we advocate a radical shift in the intellectual climate, away from statism and toward a private property order. We believe that our foundational ideas are of permanent value, and oppose all efforts at compromise, sellout, and amalgamation of these ideas with fashionable political, cultural, and social doctrines inimical to their spirit.

Become a Member
Mises Institute