Mises Wire

Burocracia: aplicando las ideas de Mises a nuestro presente

La prosperidad humana, contrariamente a las creencias de aquellos fanáticamente obsesionados con ver al gobierno como salvador de la humanidad, no está garantizada. Durante la mayor parte de su existencia, la humanidad ha estado empobrecida, y sólo recientemente ha experimentado niveles de prosperidad y florecimiento sin precedentes. No está garantizado que este reciente estado de cosas continúe para siempre; su crecimiento podría detenerse o podría hacer retroceder al mundo de nuevo al empobrecimiento generalizado si se dan las circunstancias adecuadas.

Este conflicto se manifiesta más claramente en la elección entre una sociedad capitalista o socialista. ¿Debe organizarse la sociedad en torno a un sistema de transacciones voluntarias guiadas por la herramienta del cálculo económico? ¿O, tal vez, debería estar rígidamente dictada por las normas arbitrarias de un pequeño grupo de élites designadas, ajenas a dónde se asignarían mejor los recursos? El mundo sintió esto último de forma más evidente durante los cierres covid-19 que duraron casi tres años, con una avalancha de dictados y resoluciones que estrangulaban la libertad económica, todo ello creado con la excusa de proteger la salud y la seguridad públicas. El libro de Ludwig von Mises de 1944, Bureaucracy, analiza fenomenalmente este marcado contraste entre la gestión eficiente bajo el sistema de lucro y pérdida del libre mercado y el sistema gubernamental de burocracia inherente e ineficiencia causada por la falta de señales de precios.

Dado que el hombre no vive en el Jardín del Edén, hay que responder a la pregunta de dónde deben asignarse los recursos. En el capitalismo, esta pregunta se responde mediante el sistema de lucro y pérdida. Si los productores desean obtener lucros, deben obedecer las demandas de los consumidores produciendo bienes que los individuos estén interesados en comprar. Cualquier desviación de los deseos del consumidor —produciendo bienes que cuestan más de lo que valen— acarrea una pérdida financiera. Cualquier desobediencia prolongada significa la ruina financiera. Como dijo Mises sucintamente,

Los productores no producen para su propio consumo, sino para el mercado. Su objetivo es vender sus productos. Si los consumidores no compran los bienes que se les ofrecen, el empresario no puede recuperar los desembolsos realizados. Pierde su dinero. Si no ajusta su procedimiento a los deseos de los consumidores, pronto será destituido de su eminente puesto al frente del timón. (2007, 17)

Así, el capitalismo, al hacer que la única forma de que los productores obtengan lucros sea satisfaciendo los deseos de la gente, crea automáticamente un sistema en el que los recursos se asignan allí donde son más necesarios.

En un sistema socialista, sin embargo, la herramienta de lucro y pérdida no existe porque no hay forma posible de saber si lo que se produce vale más que los recursos utilizados para producirlo. El cálculo económico —es decir, la contabilidad para ver si los recursos se asignan a donde más se necesitan— es imposible cuando lo que se produce no se puede comprar ni vender. La exigencia de un sistema capitalista de que los productores produzcan lo que los consumidores desean ya no existe, por lo que el sistema socialista debe recurrir a otras herramientas para determinar dónde deben asignarse los recursos. Mises lo expresó mejor cuando señaló cómo «en la administración pública no existe un precio de mercado para los logros. Esto hace indispensable que las oficinas públicas funcionen de acuerdo con principios totalmente distintos de los que se aplican bajo el afán de lucro» (2007, 38-39).

Esta falta de un sistema de cálculo económico y, por tanto, la necesidad de otra herramienta que lo sustituya se manifiesta en la necesidad de que la gestión gubernamental sea burocrática, de crear un sistema con vastas normas y reglamentos, que garantice que los recursos se asignen de la forma que el gobierno considere más adecuada. No hay posibilidad de ordenar, por ejemplo, a un juzgado o a una comisaría de policía que funcionen con el objetivo de obtener lucros cuando los fondos que reciben ambos servicios no proceden voluntariamente de los consumidores que valoran esos servicios, sino que se reciben mediante la extorsión forzosa de la población. Incluso si todos los habitantes de una zona determinada están de acuerdo en querer una comisaría de policía, no existe ningún sistema que les permita abandonar el negocio si hacen un mal trabajo o que les permita gastar su dinero en otro cuerpo de policía que les ofrezca más valor. Que la población se quede con esos servicios es parte inherente de la burocracia.

Los cierres covid-19, administrados de forma totalmente vertical y burocrática debido a los mandatos decretados e impuestos por el gobierno, son una representación perfecta del sistema socialista en plena exhibición. A los propietarios de negocios no se les dio la opción de elegir qué procedimientos consideraban más rentables poner en marcha, y a los consumidores no se les dio la opción de dar dinero a aquellos negocios que tuvieran los procedimientos o carecieran de ellos que ellos preferían. Más bien, se obligó a los negocios a cumplir las normas y reglamentos que arbitrariamente les impuso el gobierno para «ayudar a minimizar» la propagación del covid-19. No importaba si los empresarios tenían sus propias ideas sobre qué hacer o si los consumidores preferían otra cosa y estaban dispuestos a gastar dinero para demostrarlo; a todos los empresarios se les dijo que tenían que seguir las directrices o, de lo contrario, sus negocios serían cerrados y sus propietarios multados.

Como ya no se permitía utilizar el cálculo económico para determinar si los consumidores querían que se aplicaran estos mandatos, el resultado fue que el gobierno tomó el control y cerró los negocios que consideraba «no esenciales». Mises describió brillantemente países con situaciones similares: lugares en los que la burocracia había acabado con la mayor parte de la libre empresa, si no con toda:

Bajo este sistema, el gobierno tiene un poder ilimitado para arruinar cualquier empresa o para prodigarle favores. El éxito o el fracaso de cada negocio depende enteramente de la libre discreción de los gobernantes. . . . Pueden quitarle todos sus bienes y encarcelarlo. Por otro lado, pueden hacerlo rico. (2007, 59)

Si tú y tu familia quieren asistir al funeral de su abuela, es una elección que no se les permite hacer porque el Estado lo considera inseguro.

¿Y qué ocurre entonces cuando los burócratas toman una decisión equivocada? En un sistema capitalista, los productores pierden dinero si malgastan recursos, lo que les disuade de tomar decisiones precipitadas que vayan en contra de lo que quieren los consumidores. Mises lo explica,

Los consumidores son el pueblo soberano. Los capitalistas, los empresarios y los agricultores son los mandatarios del pueblo. Si no obedecen, si no producen, al menor coste posible, lo que piden los consumidores, pierden su cargo. Su tarea es servir al consumidor. Lucro y pérdida son los instrumentos con los que los consumidores controlan todas las actividades empresariales. (2007, 18)

Al malgastar los recursos y perjudicar así la prosperidad humana, los productores son castigados con prontitud, manteniendo a raya cualquier hábito derrochador que tengan.

¿Se da el mismo sistema de castigar a los que toman decisiones irracionales en una burocracia? Dado que en un sistema socialista no existe un sistema de lucro y pérdida, al igual que no se pueden asignar lucros a quienes utilizan los recursos de forma eficiente, tampoco se pueden asignar pérdidas a quienes los despilfarran. En el socialismo no existe ningún sistema para castigar a aquellos cuyas acciones dan lugar a una asignación derrochadora de los recursos.

Los burócratas que impusieron los cierres covid-19 a pesar de su inutilidad, que provocaron la pérdida de millones de puestos de trabajo y negocios, que se enorgullecían de aplastar cualquier cosa que se pareciera mínimamente al florecimiento humano, ¿sufrieron alguna consecuencia por su asignación de recursos? No, porque los burócratas no se parecen en nada a los empresarios. No sufren pérdidas cuando toman continuamente decisiones temerarias, y rara vez o nunca se les hace responsables de sus actos. Ha pasado casi un año desde que la «emergencia de salud pública» covid-19 terminó el 11 de mayo de 2023, y lo único que han recibido estos perpetradores de tan grave injusticia sobre las vidas de todo el mundo son llamadas al perdón por parte de sus mansos defensores, rogando a la gente que supere el hecho de que les arrebataron tres años de sus vidas. Las vidas de los jóvenes se vieron profundamente afectadas durante sus años de formación, por no mencionar el repunte de sus tasas de suicidio. Pero como estos burócratas llegan a controlar todo el país en lugar de los negocios que poseen, se nos dice que lo único que tenemos que hacer es poner la otra mejilla, aceptar lo que hicieron y perdonarles aunque inevitablemente intenten volver a hacerlo.

Así pues, la pregunta sigue en pie: ¿Qué hay que hacer para impedir que vuelvan a producirse estas intrusiones en el sistema capitalista? En el párrafo final de La burocracia, Mises dice: «Contra todo este frenesí de agitación sólo hay un arma disponible: la razón. Sólo se necesita sentido común para evitar que el hombre caiga presa de fantasías ilusorias y eslóganes vacíos» (2007, 101). La única forma de evitar otro bloqueo, junto con la posibilidad de que los que perpetraron el primero rindan finalmente cuentas de lo que hicieron, es persuadiendo a la gente para que se dé cuenta de que estaban siendo utilizados como peones. Sólo a través de la razón prevalecerá el sistema capitalista y continuará la prosperidad humana.

Referencias

Mises, Ludwig von. 2007. Bureaucracy. New Haven, CT: Yale University Press. Carmel, IN: Liberty Fund. https://mises.org/library/book/bureaucracy.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows