Mises Wire

Anhelando por belleza en la verdad del pensamiento económico

Como raza humana, tenemos un deseo natural de belleza, y nosotros, como académicos, tenemos tendencia a perdernos en la maleza y olvidarlo. El presidente del Instituto Mises, Jeff Deist, lo ha expresado mejor que quizá nadie antes que él en un discurso («Necesitamos verdad y belleza») en el que afirmaba:

Sabemos que la economía austriaca es fundamentalmente verdadera; de hecho, la verdad es su responsabilidad más importante y fundamental. Sin embargo, no podemos permitirnos ignorar el corolario de la verdad, es decir, la belleza. Sin belleza, divorciada de cualquier anhelo humano superior, la economía pasa de ser un bello edificio teórico a convertirse en un primo bastardo de la contabilidad y las finanzas, una disciplina empresarial. O peor aún, se convierte en un mero barniz intelectual para las llamadas políticas públicas, que en realidad no son más que un eufemismo aséptico de la política.

 

Este es el estado actual de la economía. Somos, en el mejor de los casos, el primo bastardo de las disciplinas empresariales y, en el peor —y más común—, un apoyo inútil para la política, que ciertamente carece de belleza hoy en día. Henry Hazlitt habló incluso de esta falta de belleza en la economía en su novela Time Will Run Back. Hazlitt escribe sobre un mundo en el que el comunismo se ha apoderado de la vida tal y como la conocemos, y los líderes de esta nación —mediante un diálogo socrático— deben reinventar el capitalismo, casi como por accidente, para rescatar al mundo de los peligros de este sistema bajo el que ahora se encuentran. Pero para explicar cómo llegó a triunfar el comunismo, Hazlitt escribe a través de su personaje comunista Bolshekov:

Empezamos aparentemente con todas las desventajas posibles. El enemigo empezó con mejores armas, más avances técnicos, más producción, más recursos. Y, sin embargo, al final les vencimos porque teníamos la única arma tremenda de la que ellos carecían. Teníamos fe. Fe en nuestra propia causa. ¡Fe que nunca vaciló ni flaqueó! Sabíamos que teníamos razón. ¡Teníamos razón en todo! Sabíamos que ellos estaban equivocados. Equivocados en todo. El enemigo nunca tuvo verdadera fe en el capitalismo. Comenzaron con poco y empezaron rápidamente a perder lo que tenían. Los que una vez abrazaron el evangelio del comunismo estaban dispuestos a morir por él; pero nadie estaba dispuesto a morir por el capitalismo. Eso se habría considerado una especie de broma. Por último, lo mejor que se les ocurrió decir a nuestros enemigos en favor del capitalismo fue que ¡no era comunismo! Ni siquiera ellos parecían pensar que el capitalismo tuviera virtudes positivas propias. Así que se limitaron a denunciar el comunismo.

Nosotros, como economistas, nos enfrentamos hoy a un problema similar. Ofrecemos que el capitalismo es lo mejor que hemos tenido, y ponemos excusas para cosas que parecen deficiencias. Cuando oímos que alguien piensa que se queda corto, cometemos la falacia del «no true Scotsman» con la misma rapidez que los comunistas para decir que no era verdadero capitalismo. En cambio, nuestra defensa de la economía debería parecerse mucho más a la afirmación de Frédéric Bastiat sobre las armonías económicas: «Seguramente se rendirían en sus aburridas y estúpidas utopías si conocieran las bellas armonías del dinámico mecanismo social instituido por Dios».

Bastiat comprende claramente la lección expresada por Deist al afirmar que la belleza es el corolario de la verdad. Algo no puede ser simplemente verdad en los libros antiguos, sino que debe ser verdaderamente bello y apreciado. Pero austriacos como Bastiat, Hazlitt y Deist no son los únicos que han visto la importancia de la belleza. El anhelo de belleza se ha remontado a lo largo de toda la historia, hasta el punto de que los grandes hombres y los grandes líderes siempre han luchado por la belleza al frente de sus imperios. En el libro de Andrew Roberts Napoleón: A Life, de Andrew Roberts, explica:

En su apogeo, la casa imperial de Napoleón abarcaba treinta y nueve lugares, casi como un Estado dentro del Estado, aunque él nunca visitara varios de ellos. Tomando como modelo a Luis XIV, reintrodujo las misas públicas, las comidas y levées, las galas musicales y muchos otros adornos del Rey Sol. Estaba seguro de que tales muestras de esplendor inspiraban temor en la población: «Hay que hablar a los ojos», decía.

Ese asombro inspirado en la población les motiva para una causa que los hechos por sí solos no pueden. No podemos tener sólo la verdad porque la verdad no puede existir sin la belleza. Por eso Deist tiene toda la razón en su llamamiento. Necesitamos verdad y belleza. Intelectuales brillantes como Hazlitt y Bastiat nos han mostrado la verdad de esto, y grandes hombres como Deist y Napoleón nos han mostrado la belleza de esta verdad.

Napoleón declaró una vez: «No he destronado a nadie. Encontré la corona tirada en la cuneta. La recogí y el pueblo me la puso en la cabeza». En una línea similar, la belleza está actualmente tirada en la cuneta. Como ha afirmado Deist, «los progresistas abandonaron la belleza hace mucho tiempo». Con ella tirada en la cuneta, hace tiempo que es hora de que la recojamos y empujemos hacia adelante tanto por la verdad como por la belleza.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows