Mises Wire

Home | Node | Podría ser hora de escuchar a los austriacos

Podría ser hora de escuchar a los austriacos

  • austrians_hayek_block_rothbard.jpg

Tags InflationKeynesBusiness Cycles

Aunque a veces se presenta como un surtido trivial de anécdotas y experimentos extraños o erróneos, despojada de su hipérbole y debidamente contextualizada, la economía del comportamiento puede ofrecer ideas a los austriacos que buscan optimizar sus propios resultados.

En su nivel más básico, la economía del comportamiento argumenta simplemente que cuando los individuos persiguen intencionadamente sus fines determinados, a veces se encuentran con una arquitectura de elección que conduce a un error de cálculo sistémico. Un ejemplo bien conocido que se ha confirmado en docenas de estudios en todo el mundo durante los últimos cincuenta años es la teoría de la perspectiva: la tendencia de los individuos a sobrestimar la probabilidad de sucesos extremadamente raros, a subestimar la ocurrencia de sucesos más probables bajo ciertas condiciones y a tomar decisiones económicas subóptimas como resultado.

El encuadre, otro sesgo cognitivo bien documentado, desempeña un papel importante en estos casos. Por ejemplo, los individuos a los que se les mostraban cifras más altas que a otro grupo eran más propensos a sobrestimar el precio de un artículo determinado, el llamado efecto de anclaje. Los participantes que no lo sabían en un juego de grupo fijo en el que todos los demás participantes elegían subrepticiamente, pero a propósito, respuestas incorrectas, también mostraron su disposición a elegir respuestas erróneas a sabiendas —el efecto manada— y en el proceso empezaron a recablear sus propios cerebros, ¡haciendo que la mentira fuera cierta!

Estos son sólo algunos ejemplos de una serie de heurísticos y sesgos que los economistas y psicólogos del comportamiento han documentado. Uno de los supuestos de los modelos neoclásicos es que los errores se distribuyen aleatoriamente en la conocida forma de campana, es decir, que cualquier error en la fijación de precios de los activos, por ejemplo, tenderá naturalmente a volver a la media. Esta conclusión tiene importantes consecuencias.

Por poner un solo ejemplo, el de la gran crisis financiera, el nivel de riesgo sistemático que la mayoría de los principales actores del mercado asignaron a su propia posición fue sistémicamente erróneo: resultó que combinar un montón de malas inversiones, dividirlas en trozos y luego dividirlas en tramos no alteró el hecho fundamental de que todas habían sido malas inversiones. Y en el caso del modelo de valor en riesgo y de los mercados de valores respaldados por hipotecas de alto riesgo, la agregación produjo monstruosidades sobreapalancadas que paralizaron y luego arruinaron gran parte de la economía mundial desarrollada.

Sin embargo, lo que hay que tener en cuenta en el ejemplo anterior es que, aunque todo el sector de las hipotecas de alto riesgo estaba lleno de malos incentivos de arriba a abajo —desde su respaldo final por parte del gobierno hasta el modelo de préstamos hipotecarios de origen a distribución— desde la naturaleza opaca de los derivados sintetizados que se negociaban hasta los obvios conflictos de intereses entre las agencias de calificación y sus clientes, que venían exigiendo calificaciones de grado de inversión para unos bonos que incluso ellos sabían a veces que eran pura basura. Estos valores respaldados por hipotecas fueron la inversión más rentable durante toda la década anterior al choque.

Este sentimiento estaba impulsado por una historia: que los precios de la vivienda en los EEUU históricamente sólo subían. En el mercado inmobiliario real, esta suposición de que el precio de la vivienda era más elevado se vio confirmada por numerosos ejemplos de compradores que compraban con la intención de revenderla seis meses después. En 2007, ¡la reventa se había convertido en una industria artesanal nacional!

Conceptualizado el juego teóricamente, la situación a la que se enfrentaba el posible inversor austriaco era la siguiente:

Si se participa en un mercado «irracional»

Actores del mercado poskeynesiano/neoclásico

Participa

No participa

Actores del mercado austriaco

Participa

100, 100

100, 0

No participa

0, 100

0, 0

En esta configuración de juego común, está claro que la única opción racional para cualquiera que desee obtener una rentabilidad es participar —en el caso de los austriacos, imitar la irracionalidad del grueso de los participantes en el mercado. Por supuesto, esto sólo es cierto si se tiene un cierto nivel de tolerancia al riesgo. Incluso si uno prefiere el riesgo, el equilibrio de Nash podría cambiar radicalmente, y finalmente lo hizo, cuando un número suficiente de participantes en el mercado se dieron cuenta de los valores reales y los niveles de riesgo de sus participaciones.

En retrospectiva, está claro que un bucle recursivo peculiar, aunque familiar, alimentó la crisis: los rendimientos de los valores respaldados por hipotecas estimularon el aumento de la demanda, lo que provocó la búsqueda de más oferta hasta que los originadores de hipotecas finalmente se quedaron sin candidatos a préstamos de primera calidad e incluso a préstamos subprime razonables. Pero incluso en ese momento, cuando los precios de la vivienda subieron vertiginosamente, varios economistas prominentes advirtieron públicamente de una caída inminente, y algunos inversores individuales e institucionales tomaron grandes posiciones contra el mercado de valores respaldados por hipotecas a través de swaps de incumplimiento crediticio. Esos pocos perspicaces y atrevidos cobraron, mientras que el resto salió perdiendo.

Para el austriaco, este ejemplo puede aplicarse de forma más amplia: ¿Qué hay que hacer cuando, desde su punto de vista, la inmensa mayoría de los participantes en el mercado cometen errores sistemáticos no sólo en la fijación de los precios de los activos, sino en sus hipótesis sobre el dinero, los tipos de interés e incluso el valor?

Porque realmente, desde la perspectiva austriaca, uno debe comportarse irracionalmente de principio a fin para participar en los mercados financieros modernos. Pero sabiendo, o más bien asumiendo de forma probabilística, que la mayoría de los participantes en el mercado actuarán de forma irracional al seguir el statu quo de la locura monetaria moderna, los austriacos también deben participar si quieren obtener ganancias óptimas —al menos, deben participar hasta que sientan que el riesgo de seguir haciéndolo supera el probable beneficio de seguir imitando el comportamiento irracional del panorama financiero poskeynesiano.

Pensar en el experimento mental de Menger que ilustra el poder de la teoría subjetiva del valor ayuda a clarificar aún más la dinámica: varado en una isla desierta en medio del océano, uno valora más un vaso de agua que un diamante, pero probablemente sólo allí o en algunas otras circunstancias muy limitadas.

Los austriacos entienden el valor real, el beneficio, mejor que cualquier otra escuela económica —pero eso no significa que sean inmunes a la arquitectura de la elección o a la locura de las multitudes. Aunque a largo plazo el valor real siempre gana, a corto y medio plazo los precios están ligados al sentimiento del mercado, al impulso y a muchas otras cosas que hacen que todos los precios sean «siempre erróneos en retrospectiva», como admitió el teórico de la hipótesis del mercado eficiente Eugene Fama. Esto se debe a que la información completa es difícil de obtener en retrospectiva, e imposible de obtener en el momento actual.

La economía conductual ofrece a los austriacos conceptos claros para identificar y comprender los distintos tipos de comportamiento erróneo que pueden darse y se han dado en los mercados financieros. Con esta comprensión, los austriacos pueden evitar mejor ser absorbidos por modas de inversión arriesgadas como los memes o las fichas no fungibles. Además, dado que la economía del comportamiento puede ayudar a revelar cuándo y cómo es probable que los participantes en el mercado se equivoquen sistemáticamente sobre el valor de algo, los austriacos conscientes pueden aprovechar las oportunidades de arbitraje de precios a largo plazo manteniéndose centrados en las demandas de los consumidores y las respuestas de las empresas.

En cuanto a los conductistas que buscan un macroentorno más predecible para su arquitectura de elección, la teoría austriaca del ciclo económico ofrece precisamente esa matriz. Después de todo, ¿cómo se puede predecir un tipo de interés mundial fijado por un puñado de miembros no elegidos de un monopolio privado? ¿No serían preferibles las puras fuerzas del mercado y un medio menos elástico?

Desde el punto de vista de la limitación del riesgo, ¡incontestablemente sí!

Para abordar preventivamente cualquier objeción conductista ante la aparente contradicción dentro de la TACE de que los prestamistas seguirían prestando a pesar de reconocer que la economía estaba creciendo demasiado, como ha explicado Joseph Salerno, no se trata de ninguna contradicción. La razón la expuso perfectamente un gestor de inversiones en la CNBC hace unos meses: «Mientras la música siga sonando, tenemos que levantarnos y bailar, y la música sigue sonando».

La demanda de rendimientos por parte de los clientes puede crear burbujas, pero una mala política monetaria es lo que les permite crecer hasta alcanzar proporciones verdaderamente peligrosas. Hoy en día, debería estar claro para todos que la Reserva Federal mantuvo la última fiesta durante demasiado tiempo.

La pregunta ahora es cuánto queda por bajar.

Author:

Joseph Solis-Mullen

A graduate of Spring Arbor University and the University of Illinois, Joseph Solis-Mullen is a political scientist and graduate student in the economics department at the University of Missouri. An independent researcher and journalist, his work can be found at the Ludwig Von Mises Institute, Eurasian Review, Libertarian Institute, Journal of the American Revolution, Antiwar.com, and the Journal of Libertarian Studies. You can contact him through his website http://www.jsmwritings.com or find him on Twitter @solis_mullen.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here