Mises Wire

Home | Node | El nuevo plan de estímulo verde de Alemania no salvará su economía

El nuevo plan de estímulo verde de Alemania no salvará su economía

  • windmills

Tags Taxes and Spending

01/19/2022

Recientemente, se ha producido un debate en Alemania sobre la constitucionalidad de un endeudamiento público adicional de 60.000 millones de euros. El endeudamiento se debate porque Alemania tiene un freno constitucional de la deuda. El freno de la deuda limita la posibilidad de que el gobierno se endeude y lo empuja hacia un presupuesto equilibrado en tiempos normales. En tiempos de emergencia, sin embargo, el freno de la deuda permite excepciones y mayores déficits para combatir la emergencia. No es de extrañar que se hayan emitido enormes cantidades de deuda para hacer frente a la crisis del coronavirus.

El gobierno alemán tiene previsto presentar un proyecto de ley que transfiere una autorización de endeudamiento no utilizada de 60.000 millones de euros de fondos por covid del pasado ejercicio fiscal a un fondo especial denominado «Fondo de Energía y Clima», a pesar de que el gasto climático por sí mismo no estaría exceptuado del freno de la deuda. El razonamiento para justificar la constitucionalidad del plan es puramente keynesiano. Los proponentes argumentan que el Estado debe invertir o dar las subvenciones correspondientes para activar la inversión privada tras la crisis del coronavirus. El gasto estimulará la economía. De este modo, se salvarán o asegurarán los ingresos y los puestos de trabajo. Y si debe haber un plan de estímulo keynesiano para superar la crisis del coronavirus, ¿por qué no gastar el dinero de los impuestos en «proyectos verdes»? Así que se trata de un gasto verde para hacer frente a una emergencia.

Inversión gubernamental para hacer frente a la crisis del coronavirus

Analicemos la justificación keynesiana para eludir el freno de la deuda alemana. En el caso del presente proyecto de ley, el gasto gubernamental adicional se financia con una mayor deuda de 60.000 millones de euros. Con toda probabilidad, el Banco Central Europeo y el sistema bancario europeo monetizarán esta deuda (es decir, la masa monetaria aumentará). El nuevo poder adquisitivo permitirá al gobierno alemán beneficiarse de los factores de producción y utilizarlos para proyectos climáticos. Así, estos factores de producción absorbidos por el gobierno dejarán de estar disponibles para proyectos alternativos. En otras palabras, un poder adquisitivo de 60.000 millones de euros se retirará de la sociedad civil y dejará de estar disponible para proyectos del sector privado.

Los 60.000 millones de euros de gasto adicional hacen subir los precios de los factores de producción. Los factores de producción serán más caros de lo que habrían sido sin el gasto gubernamental adicional. Esto aumentará los costes para las empresas privadas, que tendrán que pagar salarios más altos, precios de la energía y otros costes. Los proyectos que habrían sido rentables con costes más bajos de energía, salarios y otros factores de producción ya no lo serán, gracias a los 60.000 millones de euros de gasto gubernamental adicional.

En consecuencia, hay más proyectos deseados por el gobierno y menos proyectos del sector privado. Los beneficiarios directos son las empresas favorecidas por el subsidio gubernamental. Los perdedores son los empresarios que ya no pueden realizar sus proyectos debido a los mayores costes y sus posibles clientes. Los proyectos visibles apoyados por la subvención se compensan con los proyectos impedidos, no visibles. Los proyectos climáticos subvencionados serán visibles; los proyectos impedidos seguirán siendo desconocidos.

Y lo que es más importante, el gasto gubernamental adicional no ayudará a las empresas que tienen problemas con la crisis del coronavirus. Imaginemos al dueño de un restaurante que ha perdido ventas por culpa de los pasaportes covid y otras restricciones. No le sirve de nada que se subvencione algún proyecto climático. Lo que necesita es la abolición de las restricciones por el coronavirus. O imaginemos una empresa que tiene problemas en la cadena de suministro. Los microchips no llegan porque no se cargan en contenedores en los puertos chinos. Esta empresa con problemas tampoco se beneficia del subsidio de proyectos verdes. No trae ninguno de los microchips necesarios. Por el contrario, cuando estos nuevos proyectos verdes se pongan en marcha, es probable que también demanden los mismos factores de producción que la empresa en apuros necesita, como los microchips. El cuello de botella aumenta, así como el precio de los factores de producción que la empresa en dificultades necesita.

Desde el punto de vista económico, no existe ninguna relación entre el gasto gubernamental adicional y la superación de las consecuencias económicas de la emergencia del coronavirus. Lejos de activar la inversión privada sostenible, la inversión pública y las subvenciones la desalientan al aumentar los costes para las empresas. En lugar de utilizarse en proyectos privados deseados por los consumidores, los recursos se utilizan cada vez más en proyectos deseados y protegidos por el Estado. Para alcanzar el objetivo autoimpuesto por el proyecto de ley y situar rápidamente a Alemania en la senda del crecimiento sostenible, sería más adecuado reducir el gasto gubernamental y los impuestos. Esto pondría a disposición del sector privado los recursos que actualmente están secuestrados por el Estado.

Además, una liberalización completa sería útil. Una desregulación de gran alcance haría posibles proyectos que actualmente se ven impedidos por las restricciones y proporcionaría un fuerte impulso. El mero hecho de poner fin a las restricciones del coronavirus ayudaría a poner en marcha el crecimiento por completo, sin necesidad de recurrir al endeudamiento de emergencia.

Gestión de los recursos públicos y preferencias de los consumidores

Ahora bien, se podría argumentar que es importante que el Estado decida qué proyectos se llevan a cabo con los factores de producción disponibles, y qué industrias prosperan y cuáles no. Esto implica que los consumidores ya no pueden decidir sobre el uso de los recursos (que ascienden a 60.000 millones de euros), como ocurriría en una economía de mercado. En una economía de mercado, los emprendedores tratan de anticiparse a las necesidades más acuciantes de los consumidores y asignan sus recursos en consecuencia. Los emprendedores compiten con sus rivales para desplegar mejor los recursos y satisfacer las necesidades de los consumidores, para producir productos cada vez mejores a precios cada vez más bajos. Si tienen éxito, se ven recompensados con beneficios. Si fracasan, sufren pérdidas.

El modelo de planificación central, por el contrario, implica que los políticos y los burócratas decidan cómo utilizar los recursos y qué proyectos merecen ser ejecutados. Esto conlleva problemas de incentivos e información. Los políticos y los burócratas carecen de incentivos para actuar eficazmente en interés de los consumidores. Los burócratas no arriesgan su propio capital para obtener beneficios y evitar pérdidas, sino que utilizan el dinero de los contribuyentes. Los políticos tienen en mente las próximas elecciones. Están aislados de la competencia del mercado que obliga a los agentes del mismo a innovar y economizar.

Además del problema de los incentivos, pesa aún más el problema del conocimiento o del cálculo. De la infinidad de proyectos concebibles que podrían llevarse a cabo con los recursos disponibles, deben seleccionarse los más urgentes o importantes para los ciudadanos. La competencia es un proceso de descubrimiento que produce dinámicamente este conocimiento de lo que es más apremiante utilizando los precios del mercado. En cambio, los políticos deciden la cuestión de los proyectos más importantes («proyectos verdes» en este caso) según sus preferencias, de forma arbitraria. Según Friedrich A. von Hayek, la creencia de que el Estado sabe mejor dónde invertir puede describirse como un engreimiento fatal.

Implicaciones para la crisis de la deuda soberana y el euro

Es cierto que todos los Estados miembros de la UE —muchos en mayor medida que Alemania— emiten nueva deuda, que es comprada y monetizada por el Banco Central Europeo. Dado que en el proceso de redistribución monetaria intraeuropea, el Estado que incurre en menos deuda que los demás Estados miembros está en desventaja, se podría pensar que ahora le toca a Alemania incurrir en deuda.

Sin embargo, es responsabilidad de Alemania dar un buen ejemplo. En la eurozona, la aversión de Alemania a la inflación y a los déficits ha frenado las políticas fiscales de otros Estados. Es cierto que el freno alemán ha tenido a veces más éxito, a veces menos. Pero siempre ha estado ahí. Si se elimina el freno alemán a los déficits públicos de la eurozona, si la propia Alemania recurre a trucos para eludir las normas de política fiscal, participa activamente en una carrera de endeudamiento y pierde su autoridad, existe el riesgo de que no se pueda frenar el gasto gubernamental, los déficits públicos y la inflación en la eurozona.

La opción de salida de Alemania del euro—si no explícita, al menos implícita—ha disciplinado a los Estados miembros del sur, manteniéndolos dentro de ciertos límites, y así—paradójicamente—ha permitido la cohesión de la zona del euro. Para que esta modesta disciplina continúe, una opción de salida de Alemania de la zona del euro debe seguir siendo creíble. Pero una salida alemana de la zona del euro sólo puede seguir siendo realista y defenderse políticamente si Alemania puede demostrar que ha respetado las normas de política fiscal y ha minimizado los déficits, mientras que los demás Estados no han hecho exactamente eso. En ese caso, Alemania podría justificar su salida del euro con el deseo de tener una moneda más estable de lo que es posible dentro de la zona del euro. Si, por el contrario, Alemania sigue el camino de la factura creando 60.000 millones de euros de nueva deuda y la carrera de la deuda, entonces este razonamiento ya no funciona y la puerta se cierra.

Conclusión

El aumento del gasto gubernamental alemán no alivia las consecuencias económicas de la crisis del coronavirus como afirman los economistas keynesianos. Por el contrario, reduce los recursos disponibles para las verdaderas iniciativas privadas. Además, contribuye a la carrera de la deuda en la eurozona, poniendo en peligro el futuro de la moneda común. En lugar de emprender planes de estímulo y endeudamiento, el gobierno debería reducir los impuestos y el gasto y suprimir las restricciones para fomentar el crecimiento económico.

Author:

Contact Philipp Bagus

Philipp Bagus is professor at Universidad Rey Juan Carlos. He is a Fellow of the Mises Institute, an IREF scholar, and the author of numerous books including In Defense of Deflation and The Tragedy of the Euro, and is coauthor of Blind Robbery!, Small States. Big Possibilities.: Small States Are Simply Better!, and Deep Freeze: Iceland's Economic Collapse.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon library