Mises Wire

Home | Node | Fumadores de tabaco: la minoría más perseguida de América

Fumadores de tabaco: la minoría más perseguida de América

  • menthol cigarettes

Tags Big Government

[Nota del editor: a raíz de los informes de que el gobierno de Biden está planeando prohibir los cigarrillos mentolados y los de sabores, el siguiente es un artículo de Murray Rothbard escrito en agosto de 1994].

Rápido: ¿Cuál es la minoría más perseguida de América? No, se equivoca. (Y tampoco son las grandes empresas: uno de los pronunciamientos más ridículos de Ayn Rand).

Muy bien, consideren esto: ¿Qué grupo ha sido cada vez más ilegalizado, avergonzado y denigrado primero por el establishment y luego, siguiendo su ejemplo, por la sociedad en general? ¿Qué grupo, lejos de salir del «armario», se ha visto literalmente obligado a volver a meterse en él después de siglos de caminar con orgullo por la plaza pública? ¿Y qué grupo ha interiorizado trágicamente el sistema de valores de sus opresores, de modo que se siente profundamente avergonzado y culpable por practicar sus ritos y costumbres? ¿Qué grupo está tan amedrentado que nunca piensa en defenderse, y cualquier intento de hacerlo es condenado y ridiculizado públicamente? ¿Qué grupo se considera tan pecador que el uso de estadísticas amañadas contra él se considera un medio legítimo en una causa digna?

Me refiero, por supuesto, a esa raza antaño orgullosa, los fumadores de tabaco, un grupo antaño venerado y envidiado, pero que ahora no hay ninguno tan pobre como para hacerles reverencia.

Tan bajo ha caído este grupo en la estima pública que, al salir en su defensa, me veo obligado a señalar que yo mismo no soy ni he sido nunca un fumador. ¿Se imaginan tener que poner semejante descargo de responsabilidad contra la defensa especial de los derechos de los negros, los judíos o los homosexuales contra la opresión?

La cruzada contra el tabaquismo es sólo el ejemplo actual más virulento de una de las fuerzas más malignas de la vida americana: el neopuritanismo de izquierdas. El puritanismo fue definido célebremente por mi escritor favorito, H.L. Mencken, como «el inquietante temor de que alguien, en algún lugar, pueda ser feliz». El principal problema de los puritanos no es tanto que fueran un grupo adusto, sino que eran creyentes en la peligrosa herejía cristiana del «posmilenarismo», es decir, que es responsabilidad del hombre establecer un Reino de Dios de mil años (más o menos unos siglos) en la Tierra como condición previa al Segundo Advenimiento de Jesucristo. Dado que el Reino es, por definición, una sociedad perfecta libre de pecado, esto significa que es el deber teológico de los creyentes establecer una sociedad libre de pecado. Pero establecer una sociedad libre de pecado, por supuesto, significa tomar medidas severas para deshacerse de los pecadores, que es donde viene el problema.

Ahora bien, reconozco que al verme obligado a describir a los cruzados como neopuritanos, en el fondo no estoy haciendo justicia a los puritanos originales. Los puritanos originales de Nueva Inglaterra del siglo XVII no eran tanto cruzados como personas que querían establecer su propio Reino libre de pecado en sus propios asentamientos nuevos, su propia «ciudad en una colina». Los puritanos originales también eran calvinistas, que creían en el cristianismo y en una mancomunidad cristiana como un código estricto de la ley bíblica y determinada por Dios. Pero con el paso de los años, el puritanismo original fue sustituido, sobre todo por una oleada de revivalismo pietista a finales de la década de 1820, por una versión del cristianismo protestante mucho más cruzada y, por tanto, amenazante: lo que se conoce técnicamente como «pietismo evangélico posmilenario» (PMEP). Este PMEP arraigó especialmente entre los descendientes etnoculturales de los antiguos puritanos, personas que se conocieron como «yanquis» y que habían emigrado desde Nueva Inglaterra para poblar zonas como el norte del estado de Nueva York, el norte y el este de Ohio, el norte de Indiana y el norte de Illinois. (No, «yanquis», como en «malditos yanquis», no significaba simplemente «norteños»).

Esta nueva, y maligna, forma de PMEP, de neopuritanismo, que literalmente dominó todas las iglesias protestantes de la corriente principal en el Norte durante literalmente cien años, tenía los siguientes rasgos: (1) El credo, o la liturgia, es formalista y sin importancia. Mientras seas protestante, no importa a qué iglesia pertenezcas. Las iglesias no importan; lo único que importa es la salvación del individuo. (2) Para lograr la salvación, el individuo debe creer y debe estar libre de pecado. (3) El «pecado», sin embargo, se define muy ampliamente como prácticamente cualquier práctica que sea agradable, en particular, cualquier cosa que pueda «nublar su mente» para que no pueda alcanzar la salvación: (4) Dado que cada individuo es débil y está sujeto a la tentación, su salvación debe ser ayudada por el gobierno, cuyo deber teológico es erradicar tales ocasiones de pecado como el licor, la actividad de cualquier tipo secular en el sábado, y la Iglesia Católica. Como un historiador resumió acertadamente la actitud del PMEP hacia el Estado: «El gobierno es el principal instrumento de salvación de Dios». Después de todo, ¿cómo se va a acabar con el licor o con los católicos sólo con la persuasión? (5) (la guinda crucial del pastel): No te salvarás a menos que te esfuerces por maximizar la salvación de todos los demás (es decir, conseguir que el gobierno acabe con el pecado).

Armado con este panorama mundial de cinco puntos, el PMEP neopuritano se lanzó (y se lanzó, ¡y de qué manera!) a una cruzada diabólicamente enérgica, saltarina e implacable para erradicar estos males, y establecer un Gran Gobierno paternalista a nivel local, estatal y nacional para aplastar el pecado e introducir un Reino perfecto sin pecado. En política, esto significó un siglo completo de cruzada contra el licor, y para mantener el sábado santo. (¿Sabía usted que en la América jacksoniana libertaria y anti-neopuritana, la Oficina de Correos solía entregar el correo los domingos?) Pero como sería claramente inconstitucional ilegalizar la Iglesia católica, el sustituto del PMEP fue tratar de obligar a todos los niños a asistir a una red de escuelas públicas, cuyo objetivo era inculcar la obediencia al Estado y, según el eslogan popular de la época, «cristianizar a los niños católicos», ya que los adultos católicos estaban claramente condenados.

Fue necesario que el arquetípico neopuritano Woodrow Wilson no sólo trajera la Prohibición a América, y con ello cumpliera los sueños más preciados del PMEP, sino que también llevara la cruzada del PMEP a una escala mundial. Porque después de que el Reino se estableciera en América, el siguiente paso sagrado era lograr un Reino mundial. (Los cruzados prohibicionistas, sin embargo, pronto vieron frustrados sus sueños de una Europa sin alcohol).

El grupo étnico-religioso que sintió la más severa opresión por parte de las fanáticas arpías del PMEP (porque sí, las cruzadas más fanáticas eran las mujeres yanquis, especialmente las solteronas) fueron los católicos germano-americanos y los luteranos de la Alta Iglesia. Ambos grupos importaron a América la encantadora y admirable costumbre de ir a la iglesia los domingos con sus mejores galas, para luego ir a una cervecería por la tarde, donde podían beber cerveza y escuchar a sus queridas bandas de oom-pah-pah. Pueden imaginar la reacción cuando hordas de brujas del PMEP descendían sobre ellos gritando «¡Pecado! ¡Maldad! ¡Aplastar!» por cometer lo que para los alemanes era inofensivo, pero que para los PMEP era el grave doble pecado de beber cerveza, ¡y en domingo! Y, además, tanto los católicos como los luteranos alemanes querían educar a sus hijos en sus propias escuelas parroquiales, ¡y no en el sistema escolar público laicista (o mejor dicho, PMEP)!

El punto álgido de la cruzada del PMEP fue, por supuesto, la prohibición de todo tipo de licor (¡y por medio de una enmienda constitucional, nada menos!). El resultado era de conocimiento público en América; un desastre absoluto: tiranía, corrupción, mercados negros y más alcoholismo, ya que la gente pasaba a la clandestinidad para conseguir «dosis» más intensas, como el licor fuerte, en lugar de la cerveza, antes de que la policía pudiera acercarse. Y, por supuesto, el crimen organizado, que casi no existía antes de la Prohibición. Pero ahora, sólo había grupos dispuestos a ser criminales para suministrar un producto muy deseado y demandado.

Esta sombría lección solía ser conocida por todos los americanos, pero se ha perdido en el entusiasmo por las recientes cruzadas neopuritanas; contra las drogas, y ahora contra el tabaco. Lo que no se sabe es que el motivo actual de la cruzada también estaba presente durante la antigua guerra del PMEP contra el licor. A medida que pasaban las décadas, los neopuritanos utilizaban argumentos tanto teológicos como medicinales; el licor no sólo te enviaría al infierno, sino que también arruinaría tu cuerpo temporal, tu hígado, tu cuerpo-como-un-templo. El licor te haría golpear a tus esposas, tener más accidentes y, un poco más tarde, herirte a ti mismo y a otros en la carretera. Cada vez más, a lo largo de los años, los PMEP casaron la teología y la ciencia en su cruzada.

Entonces, ¿qué pasó con los rasgos agresivamente cristianos del neopuritanismo, con el énfasis en la salvación y en el Reino? Curiosamente, con el paso de las décadas, el aspecto cristiano fue desapareciendo. Al fin y al cabo, si como activista cristiano no te centras en el credo o la liturgia, sino en utilizar el gobierno para moldear a todo el mundo y erradicar el pecado, al final Cristo se desvanece y queda el gobierno. La imagen del Reino de Dios en la Tierra se seculariza o atea, y, en la versión marxista, el Reino secular libre de pecado es traído por la terrible espada rápida de los «santos» del Partido Comunista. Hemos llegado a la espeluznante tierra del Puritanismo de Izquierda, de un Reino de Izquierda que se propone traer un mundo perfecto libre de tabaco, desigualdad, codicia y pensamientos de odio. Hemos llegado, en definitiva, al país de El Enemigo.

Y así, ¡fumadores! ¿Son ratones o son hombres? Fumadores, levántense, esten orgullosos, despojense de la culpa que les imponen los opresores. ¡Levántense y fumen! ¡Defiendan sus derechos! ¿De verdad creen que alguien puede contraer un cáncer de pulmón instantáneamente por inhalar un poco de humo de alguien sentado a seis metros de distancia en un estadio al aire libre? ¿Cómo explicas el hecho de que millones de personas hayan fumado toda su vida sin ningún efecto negativo?

Y recuerda que si hoy vienen a por el fumador, mañana vendrán a por ti. Si hoy cogen tu cigarrillo, mañana te confiscarán tu comida basura, tus carbohidratos, tus deliciosas pero «vacías» calorías. Y no creas que tu licor está a salvo tampoco; el neo-prohibicionismo lleva mucho tiempo en marcha, con los «impuestos al pecado» (término revelador, ¿no?), la prohibición de la publicidad, el aumento de la edad para beber y las arpías neopuritanas de MADD. ¿Estás preparado para el Reino Nutricional de la Izquierda, con todo el mundo obligado a confinar su comida a yogur y tofu y brotes de soja? ¿Estás listo para ser confinado en una jaula, para asegurarte de que tu dieta es perfecta, y que haces el ejercicio obligatorio prescrito? ¿Todo para ser gobernado por una Junta Nacional de Salud de Hillary Clinton?

Fumadores, si tienen las agallas de formar una Liga de defensa de los fumadores, ¡estaré encantado de unirme a un Auxiliar de los no fumadores! ¿Qué tal los fumadores como una importante base de masas para una contrarrevolución populista de derechas?

Artículo publicado en Irreprimible Rothbard.

Author:

Murray N. Rothbard

Murray N. Rothbard made major contributions to economics, history, political philosophy, and legal theory. He combined Austrian economics with a fervent commitment to individual liberty.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Lindsay Fox at EcigaretteReviewed.com | Flickr
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon library