Mises Wire

Home | Wire | Una permanente economía de guerra

Una permanente economía de guerra

  • Mazzucato

Etiquetas MacroeconomíaTeoría Monetaria

03/08/2023

«Los gobiernos crean dinero todo el tiempo. Lo hacemos para la guerra».

Canalizando a Warren Mosler, el padrino de la teoría monetaria moderna, la Dra. Mazzucato se opone a la «austeridad», es decir, a cualquier restricción natural del gasto público. Para gastar, los Estados soberanos no necesitan «ganar» ingresos fiscales como un hogar debe ganar dinero, ni necesitan pedir prestado.1 Hay una tercera opción: pueden imprimir dinero nuevo a voluntad y disfrutar del beneficio del señoreaje. No hay más que ver a Alemania, dice con aprobación, que hace poco conjuró 100.000 millones de euros por decreto ejecutivo para el esfuerzo bélico en Ucrania.

Es cierto que los gobiernos imprimen dinero para pagar las guerras. América nació efectivamente endeudada durante la Guerra de la Independencia, y pidió prestado/imprimió dinero para todas las guerras posteriores.

Pero más allá de eso está total y vergonzosamente equivocada. La realidad fundamental es que más dinero no crea nuevos bienes o servicios en la economía. El dinero no es riqueza. La riqueza es la capacidad productiva, la capacidad de crear bienes y servicios reales. Alemania y el Banco Central Europeo pueden crear euros que lleguen hasta la luna, pero eso no producirá ni un solo misil o avión para los ucranianos.

La producción real requiere la asignación de recursos reales y capital real. La asignación de recursos exige tomar decisiones, ya sea por edicto político o en el mercado. En ambos casos hay costes de oportunidad inherentes a la no asignación de esos recursos y capital a otros usos. La política no elimina por arte de magia las compensaciones. Los recursos son escasos aunque el dinero no lo sea.

Un ejemplo, cortesía del economista Peter Schmidt: «Durante la Segunda Guerra Mundial, los alemanes lanzaron un avión que dejó obsoletos a todos los demás: el ME262. Aunque el gobierno alemán no tenía límites en cuanto a la cantidad de divisas que podía crear, no podía conjurar la existencia del combustible que necesitaban los aviones». De hecho, ¡los alemanes utilizaban bueyes para poner este avión de combate tan avanzado en posición de despegue para ahorrar combustible!

Uno tiene la sensación de que toda la economía moderna se dedica a refutar la ley de Say. La fusión de economía y política promete el proverbial almuerzo gratis, en el que la demanda crea su propia producción. Mazzucato es un digno ejemplo de este pensamiento.

Economista del University College de Londres, Mazzucato escribió un libro de título oximorónico, El Estado empresarial. No es sorprendente que inste a los gobiernos a «invertir» más para innovar allí donde el sector privado supuestamente no puede o no quiere. También es licenciada por la New School for Social Research, una institución que hace honor a su historia de progresismo radical. Una de sus primeras figuras, el nocivo reformista John Dewey, fue una bête noire particular en la crítica de Murray Rothbard al pietismo posmilenarista. Por supuesto, ni los antecedentes de Mazzucato ni sus opiniones políticas niegan por sí solos sus argumentos. Pero vale la pena señalar cómo la izquierda eleva constantemente a sus radicales y cómo los principales medios de comunicación como la BBC se sienten totalmente cómodos presentándolos. Esto sólo funciona en un sentido. No podemos imaginar un escenario en el que la BBC entreviste a Per Bylund sobre el tema de la eliminación total de los bancos centrales en favor del dinero privado. Sin embargo, la receta de la TMM de Mazzucato para la provisión política casi ilimitada de dinero es al menos igual de radical en relación con el status quo de la política monetaria y fiscal.2

Pero la creación de dinero no es mágica. Ciertamente no crea ninguna riqueza nueva y, de hecho, destruye riqueza al dirigir los recursos hacia usos inherentemente ineficientes (no de mercado). Beneficia a los primeros receptores y a la clase política a costa de precios más altos y terribles distorsiones en la inestimable estructura de producción que hace tan rico a Occidente.

Los progresistas de todas las tendencias políticas estarían encantados de poner a América y a Occidente en permanente pie de guerra. Mazzucato y sus contemporáneos son gente política, y la política es la guerra por otros medios. La desigualdad, el cambio climático, el racismo, la transfobia, las pandemias y un sinfín de otras cuestiones —ninguna de las cuales debería haberse politizado nunca— equivalen ahora a campos de batalla. La guerra cuesta dinero, y la economía mágica nos quiere hacer creer que los tesoros nacionales y los bancos centrales pueden pagar cualquier factura.

  • 1. Según Mosler, los impuestos son simplemente una herramienta para enfriar la economía cuando se «recalienta». Sacan dinero (y por tanto demanda) de la economía en periodos inflacionistas y la estimulan (mediante recortes fiscales) en periodos deflacionistas. De su artículo «Siete fraudes inocentes mortales de la política económica»:
    Pregunta: Si el gobierno no grava porque necesita el dinero para gastar, ¿para qué gravar?
    Respuesta: El gobierno federal grava para regular lo que los economistas llaman «demanda agregada», que es una palabra elegante para «poder adquisitivo». En pocas palabras, eso significa que si la economía está «demasiado caliente», subir los impuestos la enfriará, y si está «demasiado fría», del mismo modo, recortar los impuestos la calentará. El objetivo de los impuestos no es conseguir dinero para gastar, sino regular nuestro poder adquisitivo para asegurarnos de que no tenemos demasiado y provocamos inflación, o demasiado poco, lo que causa desempleo y recesiones.
  • 2. Y cuando se trata de mostrar a las mujeres en el campo de la economía, dominado por los hombres, sólo las mujeres de izquierda reciben atención o tiempo en antena: Lael Brainard, Janet Yellen y Stephanie Kelton, por ejemplo.
Author:

Contact Jeff Deist

Jeff Deist is former president of the Mises Institute. He is a writer, public speaker, and advocate for property, markets, and civil society. Jeff was chief of staff to Congressman Ron Paul. Contact: email; Twitter.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Simon Fraser University – Communications & Marketing via Flickr