Mises Wire

Home | Wire | ¿Una línea más dura con Beijing? Esperemos que no.

¿Una línea más dura con Beijing? Esperemos que no.

  • summer palace

Etiquetas Guerra y política exterior

Al principio se esperaba que las reuniones de alto nivel celebradas esta semana entre Washington y Beijing pudieran contribuir a poner fin a la crisis de Ucrania. En lugar de ello, tanto en la conversación del viernes del presidente Joe Biden con el presidente Xi Jinping como en las largas reuniones anteriores de Jake Sullivan en Roma con el miembro más importante del Politburó, Yang Jiechi, la parte americana dedicó su tiempo a exponer las diversas formas en que iba a castigar a Rusia económicamente —un tratamiento que Beijing dijo después que consideraba cada vez más «indignante». «El hecho de que Washington hiciera hincapié en esto, omitiendo totalmente cualquier llamamiento a los chinos para que utilicen su influencia con el Kremlin para forzar el fin de la crisis, sugiere que Washington está dispuesto a escalar contra Beijing —algo que ha insinuado durante semanas que haría.

Dado que los órganos de propaganda estatal de China promueven una narrativa de los acontecimientos firmemente pro rusa y, de hecho, las declaraciones oficiales del Partido Comunista Chino responsabilizan a la expansión de la Organización del Tratado del Atlántico Norte y a las acciones occidentales en general de la crisis actual, Biden está poniendo a Xi en lo que probablemente sea una posición innecesariamente difícil. Después de haber hecho un compromiso muy público con Rusia, declarando esencialmente que la amistad entre los dos estados «no tiene límites», Xi se enfrenta ahora a la posibilidad de sanciones financieras de gravedad desconocida, pero probablemente significativa, o a aranceles en caso de que proporcione cualquier ayuda al Kremlin percibida por Washington como una ayuda al esfuerzo de guerra en Ucrania. Esto incluye el suministro de cualquier equipo militar, algo que el Secretario de Estado Antony Blinken afirma que Vladimir Putin ha solicitado, aunque Beijing lo ha negado.

Si bien es cierto que Rusia no está tan aislada como Washington y los medios de comunicación corporativos americanos quieren hacer creer al público, la narrativa es correcta en un aspecto crucial: en lo que respecta a las posibles sanciones contra China. A diferencia de Rusia, un exportador de materias primas, China es el mayor exportador de manufacturas del mundo. Por tanto, si bien es cierto que países como Brasil e India pueden ignorar las sanciones de Occidente contra la compra de petróleo ruso, estos países nunca podrían aspirar a llenar el vacío de las compras de bienes duraderos de los Estados euroatlánticos. La superposición de los mapas de los países más ricos per cápita y los que participan en las sanciones contra Rusia ofrece un ejemplo visual descarnado de cuáles son los mercados más valorados—al menos por ahora.

Es cierto que cualquier medida de este tipo corre el riesgo de una destrucción económica mutuamente asegurada, algo que muchos han sostenido durante mucho tiempo que sería una salvaguarda contra cualquier agriamiento real de las relaciones entre Beijing y Washington. Pero la relación está posiblemente en su punto más bajo desde la crisis del estrecho de Taiwán, la plaza de Tiananmen—posiblemente incluso la muerte de Mao Zedong. Dado que la administración Biden se ha negado hasta ahora a articular con precisión qué tipo de sanciones o aranceles podrían aplicarse en caso de que Beijing violara las diversas prescripciones de Washington, sólo podemos especular, pero la opinión pública americana ya se ha mostrado sorprendentemente dispuesta a comprometerse agresivamente tanto económica como militarmente en Europa del Este—y no es precisamente un secreto que Washington considera la crisis actual como análoga a una hipotética crisis futura sobre Taiwán.

Entonces, ¿qué es lo más probable que ocurra?

Por un lado, Beijing promulgó recientemente un proyecto de ley antisanciones que amenaza a cualquier entidad china con la expropiación o con multas por cumplir con las sanciones internacionales sin el consentimiento de Beijing. Por otro lado, Beijing ha declarado públicamente que quiere evitar las sanciones de Estados Unidos por lo que está ocurriendo en Ucrania, y dada la naturaleza de las sanciones, sería relativamente fácil para China hacerlo si optara por alejarse ligeramente de Moscú en este momento. Sin embargo, Beijing está cada vez más enfadado por lo que considera una presión agresiva de Estados Unidos para incluir de algún modo a China entre las partes ofensivas en la invasión rusa de Ucrania.

Como explica Nicholas Mulder en su reciente libro The Economic Weapon, el primero que analiza la evolución histórica y jurídica de las sanciones, éstas se concibieron en su sentido moderno—como un medio alternativo e incluso más eficaz de hacer la guerra—a finales del siglo XIX. Aparte de las críticas de Beijing, Putin ha calificado las amplias sanciones de Occidente contra la economía rusa como una auténtica declaración de guerra. Por lo tanto, la aplicación de nuevas sanciones debería ser objeto de un serio debate, y no algo que se dé por sentado o a la ligera. Aunque se ha convertido en una especie de reacción por defecto de Washington el imponer sanciones a países como Irán, Venezuela, Corea del Norte o Rusia, se trata de economías en las que Estados Unidos tiene poco en juego.

Este no es el caso de China.

El desarrollo de las sanciones como herramienta jurídicamente distinta de la guerra de bloqueo de la que surgió ha sido un rasgo distintivo del orden liberal basado en normas, y el uso de las sanciones ha aumentado constantemente a lo largo del tiempo. A pesar de este aumento, la mayoría de los observadores, incluido Mulder, admiten que las sanciones rara vez funcionan como se pretende, es decir, que rara vez impiden o cambian el comportamiento, especialmente cuando el país objetivo es grande o poderoso. La verdad es que a menudo se han utilizado en exceso y han sido contraproducentes.

Aparte de la aversión mutua a un EEUU entrometido, Moscú y Beijing tienen objetivos diferentes, a veces contradictorios, y se sitúan de forma distinta en el actual orden mundial. Mientras que Moscú necesita ahora a Beijing más que nunca, Beijing sólo quería a Moscú de su lado en la medida en que le ayudara a equilibrarse frente a los americanos. Si se ve que Estados Unidos busca abiertamente castigar a Beijing, esto sólo lo acercará a Moscú.

Por lo tanto, como mínimo, los dirigentes americanos deberían ser más moderados en sus intentos de asfixiar a Rusia, aunque sólo sea por interés propio. Las acciones de Estados Unidos ya han alienado a sus antiguos aliados en la Península Arábiga y en otros lugares. En las circunstancias adecuadas, la desdolarización podría ganar altura. Con la posibilidad de que en el futuro el comercio de materias primas se realice cada vez más como alternativa al dólar y que el comercio mundial se fragmente en bloques hostiles, el futuro sería mucho más pobre para todos nosotros—sobre todo aquí, si los dirigentes americanos siguen acumulando deuda en un entorno de tipos de interés más altos.

La respuesta, sea cual sea, no es ampliar el alcance de un conflicto ya indeseable e innecesario lejos de nuestras costas.

Author:

Joseph Solis-Mullen

A graduate of Spring Arbor University and the University of Illinois, Joseph Solis-Mullen is a political scientist and graduate student in the economics department at the University of Missouri. An independent researcher and journalist, his work can be found at the Ludwig Von Mises Institute, Eurasian Review, Libertarian Institute, Journal of the American Revolution, Antiwar.com, and the Journal of Libertarian Studies. You can contact him through his website http://www.jsmwritings.com or find him on Twitter @solis_mullen.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here